Nuevas recetas

Sándwich de la semana: berenjena empanada de Mario's Bohemian Cigar Shop

Sándwich de la semana: berenjena empanada de Mario's Bohemian Cigar Shop

No se deje engañar por el nombre, este legendario café no vende puros.

Ubicado en un vecindario al noreste de San Francisco llamado North Beach, el café fue originalmente propiedad por Mario Crismani y su esposa, Liliana a principios de la década de 1920. El Marina Times informó que el café era "una combinación poco probable de la vieja escuela, el italiano de North Beach y la cultura pop joven y emocionante", llegando tanto a la audiencia mayor como a la joven.

Con una matriz de ensaladas, sándwiches de focaccia horneados al horno, pizza, platos calientes, pasteles y numerosas cervezas, vinos, cafés y tés, este animado café es más conocido por sus sándwiches de focaccia horneados al horno.

Uno de sus sándwiches más populares es el de berenjena empanizada, que se vende por $ 10,50. En la focacia tostada, la berenjena empanizada y frita crujiente se coloca suavemente debajo de pimientos rojos asados, queso suizo derretido y cebollas. La salsa marinara dulce está pintada en ambas rebanadas de pan para humedecer el sándwich y unir todos los sabores.

No se preocupe si desea personalizar su sándwich; puedes optar por otras opciones como berenjena a la plancha, queso feta o aderezo balsámico. Otros artículos populares incluyen panini de pollo con tomates secados al sol, pesto, pepper jack y rúcula, o el combo con jamón, queso suizo, salami, cebollas y mayonesa o mostaza.


Barrio de North Beach

North Beach es el famoso barrio de los poetas beat de San Francisco. Lo primero que hay que hacer aquí es ir a la librería City Lights, donde todo sucedió allá por los años 50. Aquí todavía tienen una sala en el piso de arriba dedicada a los poetas que desearían vivir en los años 50. Puede escucharlos recitar mientras hojea los estantes de libros de la planta baja. Hay algunos libros geniales que se pueden encontrar aquí, especialmente de escritores locales en el estante a la derecha al entrar. Es una tienda pequeña y original repleta de cosas.
Lo siguiente que se debe notar sobre North Beach es que fue el vecindario donde los inmigrantes italianos se asentaron durante la Fiebre del Oro, ¡y por eso tiene cafés al aire libre de estilo europeo tan fantásticos! Casi te sientes como si estuvieras en París mientras caminas por las calles aquí y ves todos los rostros jóvenes y modernos en los cafés.
North Beach también era un área con una escena nocturna salvaje en el siglo XIX, con muchos burdeles. En aquel entonces, si un hombre caminaba borracho por las calles, podía ser capturado y obligado a trabajar en un barco desagradable en condiciones horribles. No te preocupes, ¡esto no te sucederá en estos días!
La Catedral de San Pedro y San Pablo se puede encontrar en North Beach, una hermosa catedral blanca que también recuerda a una de las mejores de Europa. Frente a él se encuentra el parque de la ciudad, Washington Square Park, que es el hogar del North Beach Festival a mediados de junio. Este festival celebra la historia Beat e italiana de North Beach y aquí escucharás buena música de jazz antigua.
Para empaparse de la historia de la música, diríjase a Vesuvio, un magnífico bar con vidrieras, donde Jack Kerouac y Dylan Thomas solían pasar el rato. Elija entre asientos en la planta baja o en la planta superior. Para un poco de historia meticulosa, diríjase a The Saloon, uno de los bares más antiguos de San Francisco, donde ocurrieron muchos sucesos salvajes en el siglo XIX. La multitud aquí todavía es bastante ruidosa y tienen grandes músicos de blues. Janis Joplin solía ir de fiesta aquí.
Un bar bohemio y relajado es Specs, en el callejón frente a la librería City Lights. Echa un vistazo a la extraña colección de recuerdos en las paredes.
Si tiene hambre, hay algunos cafés excelentes para elegir. Puedes encontrar buena comida italiana en North Beach. Pruebe Acquolina, con sopa, ensaladas, pizza y pasta. Aquí puede sentarse en la terraza al aire libre o sentarse dentro y disfrutar de las vistas del Washington Square Park a través de los enormes ventanales.
Para una pizza siciliana de corteza gruesa perfecta, pruebe Golden Boy Pizza. Pida una cerveza con su pizza, relájese y disfrute de la buena selección de música.
Para un picnic a la hora del almuerzo, tome un pan de foccacio en Liguria Bakery y cómelo al otro lado de la calle en el parque. Se agotan temprano, así que llegue antes que los demás. O diríjase a Molinari Delicatessen, que ha estado en el negocio durante un siglo, y elija entre su increíble selección de quesos, fiambres y postres importados. También puedes comprar bocadillos allí para comer en el parque.
Mario's Bohemian Cigar Shop es un pequeño bar y cafetería histórico, donde puedes sentir los maravillosos días de la década de 1950. Su berenjena a la parrilla con pan Foccacio es deliciosa, pero puede haber mucha gente en este pequeño café, así que venga durante la semana.


Ofertas dulces

Puede ser difícil ceñirse a un presupuesto en San Francisco, con nuestros alquileres astronómicos y tostadas artesanales de $ 4. Pero comer fuera no tiene por qué arruinar el banco. Aquí están nuestros 10 lugares favoritos para comer barato, presentados sin ningún orden en particular:

Pakwan en la Misión
San Francisco es pésimo con comida india barata, pero no hay nada mejor que Pakwan en sabor (o precio). Obtenga una porción abundante de curry o verduras por menos de $ 8 y mdash, nos encanta el saag de pollo ($ 7,99), espinacas cremosas con especias tachonadas con tiernos trozos de carne. Bono: es BYOB.

Mario's Bohemian Cigar Store Cafe en North Beach
Los sándwiches horneados melty de Mario son legendarios en San Francisco por una razón y mdashfresh Liguria focaccia. El pan hace maravillas con salchichas, albóndigas y berenjenas empanizadas, lo que lo convierte en una comida abundante que apenas inclina nuestra balanza a $ 10,75. Y Mario's es barato solo en precio y mdash, el ambiente encantador también hace que sea fácil quedarse durante horas con una cerveza o un café.

Torre de la tortuga en el Tenderloin
No hay duda de que el pho ga al estilo Hanoi de Turtle Tower ($ 6.75 pequeño, $ 8.25 grande) curará lo que te aflige y mdash, el caldo de pollo de sabor inmaculado está repleto de carne tierna y fideos de arroz perfectamente elásticos. A menos que esté en el mercado para un banquete épico de pho, tenga en cuenta que el grande alimenta a dos fácilmente.

Puerto Alegre en la Misión
Nos encanta un buen taco barato o un burrito de gran tamaño. Pero hay algo en un plato combinado de la vieja escuela que simplemente no puede ser mejor. Los platos en Puerto Alegre ($ 7.35 por un artículo, $ 8.35 por dos, $ 10.35 por tres) nos recuerdan por qué nos metimos en la comida mexicana en primer lugar y mdashenchiladas, sopes y más, servidos con frijoles perfectamente al dente y arroz sazonado en tonos anaranjados.

Rosamunde Sausage Grill en Lower Haight
Cuando se trata de salchichas artesanales de San Francisco, todavía estamos obsesionados con las ofertas ($ 6.50 a $ 7) en Rosamunde. Realmente no hay ningún mal orden aquí. Todas las salchichas y mdash, desde la clásica versión de cerveza ahumada hasta el rico y dulce pato e higos y mdash, se comparten picantes, jugosos y servidos en panecillos recién tostados. Hágalo una comida con una guarnición de ensalada de papa alemana con un alto contenido de mostaza ($ 3.75).

Yamo en la Misión
Si la línea que sale de la puerta es una indicación, esta articulación birmana de agujero en la pared es tan buena como barata. Nada cuesta más de $ 6, y platos tradicionales como los fideos fríos Yamo, mohiga (estofado de pescado) y ensalada crujiente de hojas de té fermentadas lo harán volver por más.

Frisco Fried en Bayview
Hay pollo frito, y luego está el pollo frito con el que sueñas, anhelando incluso mientras duermes. Frisco Fried cae en el último campo. Las aves exquisitamente jugosas y muy sazonadas tienen una piel tremendamente crujiente y una carne tierna en su interior. Obtenga la cena de pollo (dos piezas por $ 8,99, 3 piezas por $ 10,99), que viene con acompañamientos igualmente valiosos como col berza y ​​puré de papas con salsa.

Guerrero de terracota en el atardecer exterior
¿Podemos conseguir un "¡Aleluya!" para la tan esperada llegada de la cocina de Shaanxi a San Francisco? Lo mejor de lo mejor está en Terra Cotta Warrior, donde el ambiente es encantador, los sabores son grandes y los fideos son increíblemente frescos. Ah, y todo lo que hay en el menú cuesta menos de $ 10. Pruebe los fideos de cerdo picados Qishan ($ 8.25), con un enorme fideo estirado a mano en un caldo profundamente sabroso y ligeramente ácido, con la cantidad justa de aceite de chile.

Balompi & eacute Cafe # 3 en Bernal Heights
¿Hay algo mejor que una pupusa humeante? No cuando vienen de Balompi & eacute caf & eacute. Los tiernos pasteles de maíz apenas dulce ($ 2.50 a $ 3.50 cada uno) están rellenos con una gran variedad de rellenos, tanto tradicionales como no, que van desde los clásicos frijoles y queso hasta jamón serrano y camarones. Dos son lo suficientemente grandes como para hacer una comida, especialmente con su ensalada fresca y ágil a un lado.

Lers Ros en el solomillo
Es posible que Lers Ros no haga la comida tailandesa más barata de la ciudad, pero es fácilmente la mejor. No se pierda la panceta de cerdo salteada con albahaca tailandesa ($ 10.95 por un plato de arroz), el pad thai estilo callejero de Bangkok ($ 9.95) o la salchicha a la parrilla del norte de Tailandia rica en galanga ($ 8.95).


Seis lugares donde puedes ver la Serie Mundial y comer bien también

¿Qué tal los gigantes? Es hora de la Serie Mundial, y ahora solo necesitas algunos lugares interesantes para ver el juego. Esa inmersión a la vuelta de la esquina es increíble, pero los juegos de béisbol son largos: necesitas lugares con comida para mantenerte activo y bebidas que justifiquen pedir más de una ronda (¡y algunas ofertas no vendrían mal!). Aquí hay algunos para agregar a su lista:

Brasserie Bluestem
Bluestem Brasserie en SoMa es un lugar elegante para disfrutar de los juegos. Además, han preparado una bebida especial para celebrar a los Gigantes: el negro y naranja, que es tequila, Cointreau, lima y jugo de limón con un borde de sal negra por $ 10. También puede disfrutar del Happy Hour de lunes a viernes de 4:00 p. M. A 6:30 p. M., Con vino a $ 5, cócteles a $ 7, cervezas a $ 3 y Hamm's por solo $ 1.

Hog & amp Rocks
¿En la Misión? Dirígete a Hog & amp Rocks para ver sus especiales de la Serie Mundial. Puede obtener alitas de $ 8, papas fritas con queso y chile a $ 8, una cerveza y un trago por $ 9, y ostras a $ 1 durante todos los juegos. Además, puede pedir cualquiera de los elementos de su menú habitual y disfrutar de la escena.

Mario's Bohemian Cigar Café

Este pequeño lugar de la vieja escuela en North Beach es lindo como un botón, pero no demasiado precioso. Tendrán a los Giants en la pantalla y se asegurarán de que pidas un sándwich de focaccia caliente para que sigas en las nueve entradas. (¿Será la albóndiga o la berenjena empanizada? Oh, decisiones).

Mission Rock Resort
Mission Rock tiene un bar completo en dos pisos, balcones y ostras. El único problema posible es que la vista increíble puede distraerte del juego, pero apuesto a que lo lograrás. Su Happy Hour comienza de lunes a viernes por la noche de 4:00 p. M. A 6:00 p. M., Que coincidirá con algunos Juegos de la Serie Mundial, y puede obtener vasos de vino a $ 5, cerveza de barril a $ 4, cócteles a $ 7 y ostras a $ 1. Sí, no está mal.

Nombe
¡Este Mission izakaya acaba de arreglar su proyector, por lo que los juegos se mostrarán en HD en el bar y en la pared! El menú está lleno de sabrosos bocados fritos (desde pollo hasta mollejas) y las opciones de cerveza y sake son abundantes.

Presidio Social Club

Si estás en la Marina pero evitas Union Street como la plaga cuando el juego está encendido, dirígete a este elegante lugar. Mostrarán los juegos en su bar de inspiración vintage, además de servir una oferta especial de comida y cerveza en el bar durante todos los juegos de la Serie Mundial: por diez dólares obtienes una pinta de Trumer Pils y un sándwich de salchicha.


Empresa de pastelería Victoria

Café, comida y ahora postre. Cruzamos Washington Park hasta Victoria Pastry Company. Tom llamó mientras caminábamos y la pastelería solo entonces llenó nuestros cannoli & # 8217 para obtener la máxima frescura. Los cannoli & # 8217 eran la perfección con una cáscara crujiente y el relleno dulce.

Victoria Pastry ha estado en el negocio desde 1914 y es otro hito de North Beach y también una de las panaderías más antiguas de San Francisco. También probamos algunos panecillos cruzados que eran un pan de frutas elaborado solo en esta época del año como postre previo a la Pascua.

[vision_one_half][/ vision_one_half] [vision_one_half][/ vision_one_half]


12 fotos del "Pan de sándwich de recetas vintage"


FOCACCIA / Ancient Italian flstbread alcanza el estatus de estrella

. De repente, está en todas partes: brillando en los graneros de los restaurantes, atrayendo a los compradores de los supermercados, dominando el menú en las tiendas de sándwiches italianos, llamando desde las páginas de un nuevo libro brillante de la escritora de San Francisco Carol Field.

Focaccia, uno de los primeros panes registrados en el mundo, es el pan del momento.

"Es un artículo muy caliente", dice Field, un desarrollo inesperado para un pan con orígenes en el Neolítico. Pero no hay duda de que tiene razón. Las panaderías del Área de la Bahía reportan un aumento vertiginoso de las ventas del pan plano bañado en aceite. San Francisco ahora tiene dos panaderías que no producen prácticamente nada más. Paninoteche (tiendas de sándwiches de estilo italiano) están haciendo un buen negocio en sándwiches de focaccia, y varios cafés y restaurantes locales ahora hacen su propia focaccia.

Pero los panes planos con alcachofas, champiñones y tomates que salen de los hornos locales hoy en día se parecen poco a su humilde antepasado, una masa sin levadura horneada bajo brasas o encima de piedras calientes. De ahí el nombre: Focaccia deriva de foco, la palabra latina para chimenea. Mucho antes de los hornos, los cocineros hornean focaccia en el piso del hogar.

Los antiguos griegos y romanos hacían panes planos durante su larga trayectoria en el sur de Italia, los etruscos los hacían en el norte. Y estas tres civilizaciones dejaron atrás una tradición que no se ha alejado mucho de esas regiones.

Los viajeros de hoy a Italia encontrarán focaccia en Toscana y Umbría, donde puede llamarse schiacciata en Sicilia y Puglia, el "talón" de la bota de Italia, donde la focaccia a menudo contiene patatas cocidas y en Venecia, donde se llama fugassa. Pero la verdadera meca de los fanáticos de la focaccia es Liguria, el área alrededor de Génova, donde está el pan dos veces al día en la mesa.

Muchos inmigrantes italianos en San Francisco a principios de siglo eran genoveses, y no es de extrañar que hubiera panaderos en el grupo. Lo sorprendente es encontrar Liguria Bakery en la misma esquina de North Beach donde tres hermanos la abrieron en 1911 y encontrar a sus descendientes todavía haciendo focaccia a mano y horneando en el horno de ladrillos original.

Su pan plano no ha cambiado en décadas, dicen George y Michael Soracco, hijo y nieto, respectivamente, de uno de los fundadores. Pero su clientela lo ha hecho. Hace treinta años, la tienda hacía la mayor parte de sus negocios con los italianos de San Francisco, que salían temprano de la misa en la vecina Iglesia de San Pedro y San Pablo para hacer cola para la focaccia. "Si esperabas hasta que terminara la misa", dice Michael Soracco, "no podrías entrar a la tienda".

Los clientes de hoy van desde colegialas chinas vestidas con cuadros escoceses de la escuela parroquial que compran focaccia para meterse en sus mochilas hasta jóvenes delgados con ropa de ciclismo que necesitan una para la carretera.

A pesar de la mayor demanda, los Soracco se han resistido a la expansión y la panadería se queda sin su único producto a primera hora de la tarde. ¿Por qué no hacen más?

"¿Por qué no haces más?" responde George Soracco. "Focaccia es simple, pero no es fácil". Padre e hijo llegan a la panadería a las 5:30 a. M. (3 a. M. Los fines de semana) para mezclar la masa y dejarla a un lado para que se levante en lo que parece una gran bañera de acero inoxidable. A las 7 a.m., está listo para dar forma, estirar y hornear a tiempo para la apertura de la tienda a las 8 a.m.

George pesa bolitas suaves de masa, les da forma de almohadillas gruesas y las deja reposar unos 15 minutos. Luego, él y Michael estiran la masa a mano sobre grandes bandejas para hornear, hacen hoyuelos en la superficie con un rodillo de madera con puntas y aplican condimentos.

VERSIONES FAVORITAS

Una versión simple se espolvorea con sal y se rocía generosamente con aceite de oliva. Algunas hojas también reciben una ducha de cebollas verdes en rodajas. Otros se untan con salsa de tomate antes de su bautismo con aceite, un invento que los Soraccos llaman "pan de pizza". Un cuarto tipo, una focaccia de pasas, tiene fruta amasada en la masa, con azúcar encima.

Todos tienen una superficie con hoyuelos que permite que el aceite se acumule en pequeñas piscinas, una característica distintiva de la focaccia.

¿De qué otra manera sabrías que estás comiendo focaccia y no pizza? La diferencia más básica, según Field, es que casi siempre comes pizza caliente, mientras que rara vez comes focaccia, inmediatamente después del horno. "La focaccia es pan, y cuando el pan aún está caliente, si lo muerdes, aplastas su estructura".

Dígaselo a las hordas que llegaron a Liguria Bakery en la mañana del Super Bowl. Sam Mogannam, propietario de Rendezvous du Monde en San Francisco, estaba entre ellos. "La fila tenía probablemente 30 personas de profundidad", dice Mogannam, "y todos querían pan de pizza. Solo estaban esperando a que saliera del horno. Pero cuando finalmente lo hizo, la señora dijo que aún no podemos tocarlo, Hace demasiado calor. Todo el mundo decía: "No nos importa, dénoslo". "

¡MÚDATE, BAGUETTE!

Mogannam, fanático de Liguria Bakery desde hace mucho tiempo, así como del atún derretido en focaccia en la cercana Mario's Bohemian Cigar Store, comenzó a hacer focaccia en su propio restaurante hace unos tres años. Lo usa para sándwiches, rellenándolo con pollo a la parrilla y alioli de hierbas, o con mozzarella, berenjena a la parrilla y tomates. A los clientes les encanta, dice Mogannam. Muchos de ellos piden que sustituyan la baguette de su mesa por focaccia.

En L'Osteria del Forno de San Francisco, de 4 años, la focaccia toma el lugar de las baguettes. Calentada y cortada en tiras, la focaccia hecha en el local es el "pan de la casa" del restaurante. Cortado por la mitad y relleno con cerdo asado o con mozzarella y tomate, produce sándwiches que han hecho de este pequeño café un éxito casi abrumador para los propietarios Susanna Borgatti y Wally Tettamanti.

En Kuleto's en San Francisco, la focaccia casera que se sirve con la cena es tan popular que el restaurante la vende en sábanas para llevar. Y en Pane e Vino en Pacific Heights, el chef y propietario Bruno Quercini también vende su focaccia a los clientes para fiestas privadas en el restaurante, remata el pan plano con champiñones salteados o berenjena, prosciutto o mariscos, además de usarlo para apaciguar la espera. huéspedes.

En Ristorante Ecco en San Francisco, la chef ejecutiva y copropietaria Susan Walter dice que las ventas de sándwiches se han recuperado desde que comenzó a ofrecerlos en focaccia casera en lugar de baguettes. "Creo que a la gente le encanta la focaccia", dice. "No es tan duro como una barra de pan y tiene mucho sabor". Y se está volviendo tan familiar como el pan francés. “Cuando decimos sándwiches de focaccia, los clientes no nos piden que les expliquemos de qué se trata. Creo que ahora casi todo el mundo puede deletrearlo ".

DULCE Y SABROSO

En Ristorante Ecco, la focaccia viene en hojas o en focaccette redonda pequeña. Se cubren con aceitunas, cebollas caramelizadas y parmesano con tomates asados ​​al horno, parmesano y albahaca con chiles, ajo y perejil o, en versión dulce, con arándanos, cerezas, pasas doradas y piñones secados al sol.

Con su focaccia, una nueva parrilla de sándwiches italiana y una ventana de comida para llevar recién abierta, el restaurante es ahora un proveedor serio de panini (sándwiches italianos). De hecho, muchos restauradores dicen que son los populares panini los que han llevado a la focaccia a un primer plano.

"Ha habido una explosión en el tipo de negocio que estamos haciendo", dice Angela Flitner de Paninoteca Palio d'Asti de San Francisco, que se especializa en sándwiches italianos con focaccia casera. Para probar el punto, la Paninoteca está abriendo una segunda ubicación al sur del mercado.

En Pasticceria Rulli en Larkspur, Gary Rulli ha estado haciendo focaccia durante dos años a partir de una receta milanesa calentada en una prensa de panini, un primo de una gofrera, los sándwiches de focaccia son ahora una parte muy popular de esta elegante pastelería.

La historia es la misma en Il Fornaio en Levi Plaza de San Francisco, donde la ventanilla de comida para llevar vende un flujo constante de sándwiches de queso a la parrilla en focaccia. "Focaccia sigue despegando para nosotros", dice el director de marketing Michael Mindel. "Los clientes nos han dicho que necesitamos más focaccia. Están entrando en las panaderías minoristas y la piden por su nombre". Para satisfacer la demanda tanto de los clientes de las tiendas como de las cuentas mayoristas, las panaderías de la empresa planean introducir una variedad cambiante de focaccia con ingredientes de temporada.

Si esperan mantenerse fieles al modelo italiano, lo mantendrán simple. "Los estadounidenses tienden a poner demasiado de todo encima de la focaccia", dice Field. La actitud, erróneamente, es "más es mejor, tanto en cantidad como en número de ingredientes. Los italianos simplemente no hacen eso".

ADORNOS SIMPLES

Los cocineros italianos cubren la focaccia con quizás solo un poco de sal marina y romero fresco, o algunas tiras de pimiento rojo, o unas rodajas de tomate, o trozos de panceta, o algunas aceitunas negras, pero nunca todas a la vez.

Sus sándwiches de focaccia también son simples, dice Field, tal vez una pequeña focaccina redonda, partida por la mitad, rellena con un queso cremoso y una rebanada o dos de prosciutto, luego se pone en un horno caliente hasta que el queso se derrita.

Pero incluso los italianos tienen vuelos de fantasía. Field recuerda haber encontrado en un restaurante toscano la fantasía poco convencional de un chef de focaccia dulce cubierta con fruta fresca. Incluso el camarero trató de apartarla.

En este país, sin embargo, no es fácil preservar las viejas costumbres.

"No puedes ceñirte demasiado a la tradición italiana", dice Roberto Blundo, quien, con su hermano Piero, abrió Antico Forno hace 18 meses. La panadería mayorista de San Francisco se especializa en focaccia.

PANADEROS NACIDOS

Los hermanos conocen la focaccia. Crecieron en Prato, cerca de Florencia, donde sus padres tenían una panadería. Al encontrar un nicho aquí, se instalaron y comenzaron a buscar cuentas al por mayor, ofreciendo su focaccia llana, con hierbas o con tomate.

Pero ahora los clientes quieren coberturas. Por eso los Blundos han elaborado coberturas: berenjena y queso de cabra, tomate, queso Taleggio y aceitunas, pimientos, champiñones, tomate y aceitunas. Es posible que su focaccia adornada generosamente no suene en Prato, pero están encontrando una audiencia entusiasta en los supermercados del Área de la Bahía.

Deje que California "descubra" este antiguo pan y lo haga suyo. Los orígenes de Focaccia pueden estar envueltos en el tiempo, pero su futuro cercano puede estar en sándwiches de moda como los que se sirven en el Caffe Museo en el nuevo Museo de Arte Moderno de San Francisco. Allí, el chef Gordon Drysdale pone focaccia alrededor de pechuga de pollo marinada con naranja sanguina con rúcula y mermelada de cebolla, o tocino ahumado en madera de manzano con queso fontina y cebollas balsámicas.

Ahora que los chefs de California se han apoderado de él, este pan plano milenario puede estar a punto de sufrir más cambios de los que ha experimentado en 2.500 años.

FOCACCIA DE GORGONZOLA, CEBOLLA ROJA Y NOGAL

De "Focaccia: Panes simples del horno italiano", de Carol Field (Chronicle Books).

INGREDIENTES:

MASA:

ADICIÓN:

MODO DE EMPLEO: Coloque la leche tibia en un bol para mezclar, espolvoree la levadura por encima y bátala, déjela reposar hasta que esté cremosa, unos 10 minutos. Agrega el agua y el aceite de oliva. Mezcle la harina y la sal y revuelva, 1 taza a la vez, mezclando bien con una cuchara de madera hasta que se forme una masa. Amasar en una superficie de trabajo ligeramente enharinada durante 6 a 8 minutos, o hasta que la masa esté suave y elástica.

Primera subida: Transfiera la masa a un recipiente ligeramente engrasado, cúbralo bien con una envoltura de plástico y déjelo crecer hasta que se duplique, aproximadamente 1 hora. La masa debe quedar esponjosa pero aún pegajosa y llena de burbujas de aire.

Aderezo: Mientras la masa se eleva, tuesta las nueces en un horno a 350 grados durante 10 a 15 minutos. Dejar enfriar. Corta la cebolla en cuartos y colócala en agua hirviendo para cubrir de 1 a 2 minutos. Escurrir, secar con una toalla, dejar enfriar brevemente y cortar en rodajas finas. Mezcle el Gorgonzola y la leche en una licuadora o procesador de alimentos para hacer una crema para untar. Transfiera a un tazón mediano y agregue las nueces y las rodajas de cebolla.

Dar forma: Si opta por hacer 1 focaccia plana, mueva la masa a un molde engrasado de 10 1/2 x 15 1/2 pulgadas. De lo contrario, divida la masa en 3 partes iguales y colóquelas en un molde para pastel engrasado de 8 o 9 pulgadas. Estirar y presionar la masa hacia los bordes hasta que resista, cubrirla con toallas y dejar reposar durante 10 minutos. Luego presione la masa nuevamente hasta que cubra el fondo y llegue a los bordes de los moldes. Extienda la mezcla de queso uniformemente sobre la masa.

Segunda subida: Rocíe un poco de aceite de oliva sobre los bordes de la masa y deje crecer hasta que esté bien inflado, aproximadamente 1 hora.

Hornear: Si tiene una, coloque una piedra para hornear en el horno. Treinta minutos antes de que esté listo para hornear, precaliente el horno a 400 grados. Coloque la sartén o sartenes directamente sobre la piedra y hornee por 10 minutos, rociando las paredes y el piso del horno con agua fría de una botella rociadora 3 veces. Reducir la temperatura del horno a 375 grados y hornear hasta que la cobertura esté dorada, unos 10 minutos, cuidando que el queso no se queme.

Retirar de la sartén o sartenes y servir la focaccia caliente (también es deliciosa a temperatura ambiente cálida).

Rinde una focaccia de 10 1/2 x 15 1/2 pulgadas o tres focacce redondas de 8 o 9 pulgadas porciones de 10 a 12.

POR PORCIÓN (usando leche entera): 310 calorías, 11 g de proteína, 33 g de carbohidratos, 15 g de grasa (5 g saturada), 18 mg de colesterol, 795 mg de sodio, 2 g de fibra.

MASA FOCACCIA BÁSICA DE RISTORANTE ECCO

Ristorante Ecco usa una variación de una receta de Carol Field para hacer la masa básica de focaccia. Esta masa pegajosa es más fácil de hacer en una batidora eléctrica con paleta.

INGREDIENTES:

ESPONJA FOCACCIA:

MASA:

MODO DE EMPLEO: Hacer el bizcocho: Mezclar el agua, la levadura y la harina hasta que quede suave. Tapar y dejar reposar a temperatura ambiente. Prepara la esponja con al menos 30 minutos de anticipación. Para un mejor sabor, hágalo con un día de anticipación.

Haga la masa: coloque la esponja en un tazón grande o en una batidora resistente con un accesorio de paleta. Agrega el agua, el vino, el aceite de oliva, la sal y la harina de maíz. Agregue las 2 3/4 tazas de harina gradualmente para hacer una masa suave. La masa se mantendrá unida pero estará húmeda y pegajosa.

Amasar en una batidora durante 5 minutos o manualmente durante 10 minutos, agregando la menor cantidad de harina posible.

Transfiera la masa a un tazón, cubra el tazón con una envoltura de plástico y déjelo crecer hasta que se duplique, aproximadamente 1 1/2 horas.

POR RECETA: 2,585 calorías, 57 g de proteína, 395 g de carbohidratos, 77 g de grasa (11 g saturada), 0 mg de colesterol, 2,585 mg de sodio, 17 g de fibra.

FOCACCETTE RISTORANTE ECCO CON FRUTAS Y NUECES

Focaccette son focacce pequeños y redondos, destinados a bocadillos o porciones individuales.


QUÉ HAY DE NUEVO

Puedes llevártelo contigo. Ese es uno de los mensajes de comida que se escucharon alto y claro a mediados de los noventa.

Solo en las últimas semanas se ha visto la apertura en San Francisco de varios establecimientos dedicados principalmente, o solo, a la comida para llevar. Se unen al creciente número de delis independientes y en la tienda que ofrecen comida "real" para la cena para personas ocupadas que quieren comer en casa sin cocinar. Los recién llegados son liderados por la s.f. gourmet en la Marina. Esta tienda de minúsculas ofrece bastante comida en mayúsculas, todo preparado fresco a diario y empacado para llevar a casa. Se pueden calentar sopas ($ 2.89) y platos principales como polenta con verduras asadas crujientes ($ 4.99) en el microondas, como un pastel de pollo con relleno grueso y costras superiores e inferiores fuertes y gruesas ($ 4.49), deben estar terminadas en un horno convencional.

Las porciones están marcadas para una persona, pero muchas son lo suficientemente grandes como para alimentar a dos si agrega un pan o una ensalada. A solo una cuadra de distancia, las líneas son algo común fuera de World Wrapps,

un restaurante poco convencional y alegre que convierte al burrito en un viajero del mundo. Las tortillas de harina encierran rellenos inspirados en muchas cocinas: Bombay ($ 4.95) incluye verduras al curry, arroz, lentejas y salsa de mango Barcelona ($ 6.25) dobla una tortilla de tomate alrededor de un relleno inspirado en paella Thai ($ 4.95) pone pollo a la parrilla con salsa de maní y guarniciones en un tortilla de espinacas.

En el otro lado de la ciudad, Yahya Salih ha convertido la tienda Mideastern junto a su restaurante Yaya Cuisine en Yaya Cafe.

con un mostrador de delicatessen para llevar a casa. Esta es sin duda una de las mejores ofertas de la ciudad. Obtienes la misma comida mesopotámica que se sirve en el restaurante, pero a precios sustancialmente más bajos.

Las suculentas dolmas cuestan 40 centavos cada tapsse, un primo del ratatouille, que huele a curry y lima secada al sol, cuesta $ 3.25 con arroz biriani con azafrán, un estofado de ternera con papas, cebollas, ajo, cardamomo, pasas y almendras, cuesta $ 4. Las salsas, ensaladas y repostería regional facilitan la elaboración de un menú completo. (PD para cocineros caseros: la sección de comestibles del café ofrece condimentos, artículos difíciles de encontrar como limas secadas al sol y muchas especias a granel a precios razonables). Uno de los lugares calientes de comida para llevar de Castro, Tom Peasant Pies, ha agregado pasteles dulces sin lácteos a su línea de pasteles salados. Las tartas de cuatro pulgadas ($ 2.25 cada una) tienen una corteza resistente y fruta de temporada apenas endulzada (manzana / canela, fresa / ruibarbo, etc.).

s.f. gourmet, 2128 Chestnut Street (cerca de Pierce), (415) 441-4800 abierto de 9 a.m. a 7 p.m. Lun.- Sáb. 10 a. M. A 7 p. M. Sol. World Wrapps, 2257 Chestnut Street (cerca de Scott), (415) 563-9727 abre a las 8 a.m. todos los días, cierra a las 10 p.m. Dom.-Mié. 11 p.m. Jueves a sábado Yaya Cafe, 1220 Ninth Avenue (cerca de Lincoln), (415) 566-6966 abierto todos los días desde el mediodía hasta las 8 p.m.

Tom Peasant Pies, 4108 24th Street (cerca de Castro), (415) 642-1316 abierto todos los días de 10 a.m. a 7 p.m.

EL RITMO DE LA PANADERÍA

MUCHO PAN

Esta operación minorista / mayorista ofrece una impresionante variedad de productos horneados. Los panes incluyen excelente masa madre de trigo integral, nueces multicereales y excelente pan de higos (panes, $ 2.50 a $ 4). No se pierda los bollos de queso cheddar ($ 1.45) o el toque de canela ($ 1.45).

También hay focaccia, canutillos y pasteles y tartas (de $ 10 a $ 17,50) tan simples como el bizcocho de limón o tan imaginativos como el delicioso pastel de fresas con avellanas.

Noe Valley Bakery and Bread Co., 4073-24th Street (cerca de Castro), (415) 550-1405 abierto de 7 a.m. a 7 p.m., de lunes a viernes, de 8 a.m. a 6 p.m. Sáb. A dom. Y ampltmw y ampgt - K.S.

DE LAS CENIZAS

La intrépida panadera ahora está dando forma a sus panes en la panadería Whole Foods y vendiendo maravillosa masa madre, pan de nueces, fougasse de romero y más en las tiendas Harvest Market y Real Food en las calles Polk y Stanyan, así como en Ferry Plaza Farmers 'Market. .


Explorando nuestro amor por el frijol desde el suelo hacia arriba

1 de 17 granos de café en San Francisco, California, el jueves 29 de junio de 2006. PAUL CHINN / The Chronicle ESTILIZADO POR AMANDA BOWMAN Se emitió: 18/03/2007 Jason Araghi, propietario de Green Beans Coffee, frente al café en Fairfield, que abrió este mes. Se emitió en: 03-12-2009 Paul Chinn / The Chronicle Mostrar más Mostrar menos

4 de 17 Portada de la Crónica con el titular "La gente de una gran ciudad obligada a beber basura". Archivo de crónica Mostrar más Mostrar menos

5 de 17 Un capuchino hecho por el barista Justin Teisl en Four Barrel Coffee en San Francisco, California, el martes 3 de marzo de 2009. Mark Costantini / The Chronicle Mostrar más Mostrar menos

7 de 17 El letrero de A Hills Brother está en la parte superior de un edificio en el Embarcadero en San Francisco, California, el martes 3 de marzo de 2009 Mark Costantini / The Chronicle Mostrar más Mostrar menos

8 de 17 barista JustinTeisl Four Barrel Coffee, una cafetería que abrió el año pasado en la Misión. Owner and roaster Jeremy Tooker built and designed most of the space himself.please get detail shots such as: 1) Jeremy roasting 2) custom designed barista stations (each can raise and lower depending on barista's height 3) closeup of barista making cappucino 4) closeup of steaming cup of coffee or cappucino with decorative foam designFour Barrel Coffee, a coffee house in San Francisco, Calif. on Tuesday, March 3, 2009. Mark Costantini/The Chronicle Show More Show Less

10 of 17 A latte made with Southern Italian roast coffee from Santa Rosa's Ecco Coffee is photographed at Bar Bambino in San Francisco, Calif. on Tuesday, March 3, 2009. Mark Costantini/The Chronicle Show More Show Less

11 of 17 Bags of coffee beans are stacked at The Annex in San Leandro, Calif. on Tuesday, March 3, 2009. At the time theis photo was taken, over 230,000 bags of coffee, each holding 100 - 154 pounds of coffee are being stored there. Mark Costantini/The Chronicle Show More Show Less

13 of 17 Jeremy Tooker inspects a batch of coffee he's roasting at Four Barrel Coffee, a coffee house in San Francisco, Calif. on Tuesday, March 3, 2009. Mark Costantini/The Chronicle Show More Show Less

14 of 17 A packages of coffee beans with the Ecco Coffee company logo is photographed at Bar Bambino in San Francisco, Calif. on Tuesday, March 3, 2009. Mark Costantini/The Chronicle Show More Show Less

16 of 17 An espresso made with Northern Italian roast coffee from Santa Rosa's Ecco Coffee is photographed at Bar Bambino in San Francisco, Calif. on Tuesday, March 3, 2009. Mark Costantini/The Chronicle Show More Show Less

From Gold Rush beginnings, when Folgers and Hills Bros. opened in San Francisco, to the North Beach's coffeehouse scene of the 1950s, to Alfred Peet opening his first store in Berkeley in the late '60s, the Bay Area has long been a center of coffee culture.

Today, there are countless roasters making fine coffee. Among them are a handful who take their coffee so seriously that they travel to the source several times a year, to work directly with growers in places like Ethiopia, El Salvador and Guatemala.

To celebrate the Bay Area's coffee traditions, we've put together a list of places to explore the scene, from North Beach and Berkeley originals to brand-new companies, and even to restaurants that are becoming more creative with their coffee service.

But to put it all in perspective, it's good to look back at Folgers. The company was founded in San Francisco in 1850 as the Pioneer Steam Coffee and Spice Mills by William Bovee his employee James Folger bought the company and changed its name in 1872. Like its counterpart Hills Bros., founded in San Francisco around the same time, it offered the convenience of packaged ground coffee to pioneers and Gold Rush miners who had roasted and ground their own coffee beans by hand.

Later in the 19th century, Italian immigrants opened coffeehouses in North Beach, most of which burned down in the aftermath of the 1906 earthquake. Opening its doors in the year of the quake, Savoy Tivoli is the sole survivor from that era, but Caffe Trieste lays claim to selling the city's first real cappuccino in the '50s.

However, coffee quality hit a low point Feb. 18, 1963, when a Chronicle front page story titled "A Great City's People Forced to Drink Swill" highlighted poor restaurant brews. That headline became a talking point for decades.

Things started to look up, when Peet opened his first shop in 1966. Many give the Berkeley coffee visionary, who died in 2007, partial credit for today's premium coffee infiltration of strip malls from coast to coast. He was responsible for training the founders of Starbucks, who served his coffee when they opened in Seattle in 1971 and eventually introduced his dark-roasted style to the rest of the country.

Part of what was new about Peet's approach was that he sold coffees from different regions. That eventually led to today's fascination with single-origin coffees from individual growers or small groups of farmers.

Peet's coffee was exceedingly dark. Ironically, many of today's trendier roasters are moving away from what they see as Peet's over-roasted style. They're experimenting with lighter roasting to bring out more nuance in their beans.

The Bay Area is also home to the Annex in San Leandro, which stores and distributes roughly 85 percent of the coffee that is shipped to the West Coast - with a capacity of 400,000 square feet of coffee.

Here's a selection of Bay Area roasters that represent the region's coffee past and present, and where you can sip their brews.

North Beach Traditions

Graffeo: This is one of the Bay Area's most enduring coffee companies. Around since 1935, Graffeo still has a large fan base of local home brewers. Though it doesn't have a cafe, the coffee is served throughout North Beach and customers can buy its light and dark roast blends at its retail stores.

One of the best places to try out a Graffeo cappuccino is Mario's Bohemian Cigar Store, a wedge-shaped bar and cafe where you can look out on busy Columbus Avenue or leafy Washington Square. Pair it with an eggplant sandwich grilled in an ancient oven.

Mario's Bohemian Cigar Store, 566 Columbus Ave., San Francisco (415) 362-0536. Graffeo stores: 735 Columbus Ave., San Francisco, (415) 986-2420 and 1314 Fourth St., San Rafael, (415) 457-5131 or graffeo.com.

Caffe Trieste: If you haven't been to Trieste you haven't fully experienced San Francisco coffee culture. It claims to be the first place to serve real cappuccino in the city when it opened in 1956. Beat Generation icons Allen Ginsberg and Jack Kerouac did their coffee and cigarette thing here, and Francis Ford Coppola wrote much of the screenplay for "The Godfather" on one of the round tables.

Amid it all, founder Giovanni Giotta's family and friends still perform what they call "an Italian-flavored version of the Lawrence Welk show" about once a month on Saturdays (see Web site for a schedule).

601 Vallejo St., San Francisco (415) 392-6739 or caffetrieste.com. Also at 1667 Market St. and 199 New Montgomery St. in San Francisco 2500 San Pablo Ave., Berkeley and 315 S. First St., San Jose.

Peet's Legacy

Original Peet's: In 1966, Alfred Peet, son of a Dutch coffee roaster and importer, opened up a whole new world to American coffee drinkers by offering darker-roasted quality coffee beans with regional designations. Peet sold the company in 1979 but stayed on until 1983 as a coffee buyer. There are now nearly 200 Peet's stores.

The original location at Vine and Walnut streets in Berkeley is being renovated, but when it reopens in April it will include a room devoted to Alfred Peet with memorabilia, photos and recordings of him talking about coffee.

2124 Vine St., Berkeley (510) 841-0564 or peets.com.

New wave roasters

Barefoot Coffee: Founder Andy Newbom and his staff travel "to origin" - the industry term for coffee-growing regions - several times a year to taste, order and discover new coffees. While most coffees designated "single origin" come from a particular region or a mill, Barefoot pays a premium to farmers to grow and handle the coffee in particular ways.

The company has a new roasting and barista training facility in San Jose and a punk-rock Santa Clara cafe in an unlikely strip mall setting. There, coffee geeks in training can take free classes on brewing, tasting and grinding.

Barefoot Coffee, 5237 Stevens Creek Blvd., Santa Clara (408) 248-4500 or barefootcoffeeroasters.com. The coffee is also served at Epicenter Cafe and Aziza, both in San Francisco. The beans are sold at some Whole Foods.

Blue Bottle: After gaining a cult following for its carefully pulled espresso drinks and individually brewed drip coffee sold at several Bay Area kiosks, Blue Bottle got a ton of buzz when it opened its first cafe in San Francisco's Mint Plaza last year. The company is due to open a new cafe in San Francisco's Ferry Building April 2.

Owner James Freeman, who has a roasting facility in Oakland, has a created a devoted fan club for his way with the bean, each batch labeled with a flowery description that helps newcomers appreciate the shades of gray between single-origin coffees and roasting styles. He also pioneered siphon coffee service here, a brewing system that is hugely popular in Japan.


Sandwich of the Week: Mario’s Bohemian Cigar Shop’s Breaded Eggplant - Recipes

Mario's Bohemian Cigar Store 566 Columbus Ave San Francisco CA 94133 415 362-0536

When I first moved to San Francisco I lived in North Beach for a year and a half. Although I think I must have visited almost every eating spot in the area, I've never written about any of them on my blog. A few weeks ago I had a hankering for my old haunts and I dragged Fred over to San Francisco's version of Italy for a leisurely afternoon brunch.


A rare moment: Mario's bar is empty. Two minutes later it was jam-packed full.

Mario's Bohemian Cigar Store no longer has anything to do with cigars and everything to do with people watching, toasted sandwiches, coffees and tumblers of cheap wine. It's the kind of place you can dine alone and still feel comfortable. I used to come here by myself with a magazine or a book, prop myself up at the bar, linger over a latte and watch the world go by.

Fred tried one of the famous meatball, swiss cheese, onions, marinara sandwiches on toasted focaccia $8.25.

I was yearning for my old favourite. Grilled Chicken #1 with dijon mustard, pepper jack cheese and onions, $8.50.

Our sandwiches were a little bit dry and overcooked, on this visit. The mustard was just as good and spicy as I remembered. The pickled green pepper garnish, always my favourite thing on the plate, was just as addictive as ever.

We were drinking a cheap red wine. They served it in glass tumblers. In a surprise move, the waiter came over and topped up our glasses for free. Thanks Mario's!

Chouquet's
Chouquets is a new French restaurant in Pacific heights. Read my Chowhound review here.

2 Comments:

Nice Pics. I used to live on those sandwiches when I moved to North Beach 12 years ago. Not so much anymore, but thanks for reminding me of those delicious panini. Keep up the good work. I've bookmarked your blog, and have been checking it often.

Really the pictures of the sandwiches will bring water in anyones mouth.The name as it suggests has nothing to do with cigars but it has various delicacies that could bind foodlovers to visit the store very often.But if the store serves some world class cigars like Cuban Cigars , definitely its customer base will increase to a greater extent. Atleast the name will be justified if various brands of Cigars wil be available.

'Becks and Posh' is modern cockney for 'nosh'. Follow English-Girl-Abroad, Sam Breach, on her culinary travels, mainly in the San Francisco Bay Area, but also further afield, whilst she plays at being amateur restaurant critic, wine taster, food photographer, cocktail connoisseur, party planner, good food forager and practising home cook, with trusted French advisor, Fred, by her side.

Who are Sam & Fred? Why "Becks & Posh"? Why Food? Blog Aims Advertising? Products for Review Making Money Reciprocal Links Posts & Comments Restaurant Reviews Transparency Your Questions Journalists Copyright/Photography My Recipes Topicality visit Food Blog S'cool English Food is NOT a joke our EMAIL address
Search Becks & Posh with Google.

Dining Out Alphabetically in:
(Click on Letter to Open/Close Index)


Ver el vídeo: Create Flavorful Eggplant Sandwiches (Noviembre 2021).