Nuevas recetas

Keto está clasificado como la peor dieta por expertos en salud

Keto está clasificado como la peor dieta por expertos en salud

La dieta cetogénica está ganando popularidad este año, pero los expertos creen esta moda debería morder el polvo. De acuerdo a Noticias de EE. UU. E informe mundial, keto ocupó el último lugar en una lista de 39 dietas evaluadas, empatada solo con la dieta Dukan, muy impopular.

En penúltimo lugar estaba el favorito de los resolutores, el Whole30. Último clasificado en 2017, Whole30 es un "reinicio" de 30 días que afirma, según su sitio web, para "acabar con los antojos y hábitos poco saludables, restaurar un metabolismo saludable, curar su tracto digestivo y equilibrar su sistema inmunológico. " Sin embargo, el panel de expertos en salud de la revista condenó estas afirmaciones y las calificó sin rodeos de "lo peor de lo peor para una alimentación saludable".

“No hay investigación independiente. Afirmaciones sin sentido. Extremo. Restrictivo ”, declararon sobre el programa popular.

Los expertos pensaron incluso menos de la dieta cetogénica, y esto es lo que afirman que la hace tan mala. Personas que hacen dieta cetogénica intentan deformar su ingesta de alimentos para inducir la cetosis, un estado físico en el que el cuerpo se inunda de cetonas después de haber sido privado de carbohidratos. Estas cetonas se producen después de descomponer las fuentes de grasa, tanto las grasas ingeridas de los alimentos como el almacenamiento natural de grasa del cuerpo. Los defensores de la dieta cetogénica afirman que convierte al cuerpo en una "máquina para quemar grasa" y es la clave para una pérdida de peso duradera. Sin embargo, no ha habido estudios definitivos a largo plazo para confirmar esto.

Los expertos del panel de US News & World Report afirman que la dieta es difícil de seguir y podría tener un impacto cuestionable en la salud a largo plazo. Estaban especialmente preocupados por el contenido extremadamente alto de grasa de la dieta, con el 70 por ciento de la ingesta calórica proveniente de las grasas. Las pautas dietéticas del Departamento de Agricultura de EE. UU. Sugieren que solo el 30 por ciento de las calorías deben provenir de las grasas, mientras que un 45 a 65 por ciento mucho más generoso debe provenir de los carbohidratos.

La dieta ceto tampoco ha sido aprobada para quienes experimentan afecciones renales o hepáticas, ya que podría afectar o empeorar sus síntomas. Los expertos afirmaron que los fines no justifican los medios, especialmente cuando los fines mismos están en cuestión. No hay evidencia clara de que la dieta cetogénica proporcione salud a largo plazo beneficio, especialmente en términos de prevención de enfermedades cardíacas y diabetes.

Si bien hubo dietas que se ubicaron en la parte superior de la lista de expertos, ninguna recibió una calificación completa de cinco estrellas. Esto se debió a la categoría de evaluación de "pérdida de peso". Las dietas mejor clasificadas para cosas como la promoción de una alimentación saludable y la prevención de enfermedades se clasificaron más bajas para la pérdida de peso. Todo el concepto de evaluar una dieta por su capacidad para lograr una pérdida de peso a largo plazo es erróneo: no tiene en cuenta la investigación eso sugiere que la pérdida de peso a largo plazo es muy poco probable, independientemente de la dieta que elija. Por esta razón, un enfoque de la salud de peso neutro está ganando popularidad en las comunidades médicas.

Incluso la dieta número uno en la lista de expertos, respaldada por el gobierno Dieta tablero, no cumplió con el cuestionable objetivo de pérdida de peso. "Más de unos pocos expertos señalaron que les gustaría ver estudios de pérdida de peso a largo plazo que examinen DASH", retransmitió el informe. Los miembros del panel señalaron que no logró proporcionar una pérdida de peso duradera en un solo estudio a largo plazo.

Si busca mejorar su nivel general salud con la comida, una dieta probablemente no sea la respuesta. En su lugar, es posible que desee considerar uno de estos pequeños cambios en la dieta que podrían marcar una gran diferencia.


Por qué la dieta cetogénica para bajar de peso es básicamente la peor

Es probable que baje algunas libras al principio, pero este RD todavía cree que debe mantenerse alejado de la dieta cetogénica.

Cuando supe por primera vez sobre la dieta cetogénica hace más de 10 años & # x2014 en un entorno clínico, como una forma de ayudar a los niños con ataques epilépticos & # x2014, nunca hubiera imaginado (como, nunca jamás) que se convertiría en una de las mejores dietas para bajar de peso. . Pero aquí estamos, en 2020, y la locura cetogénica continúa.

En caso de que no lo sepas, la dieta cetogénica es un estilo de alimentación ultra alto en grasas y bajo en carbohidratos. Ningún alimento está prohibido, pero se supone que debe mantener sus carbohidratos por debajo del 5 por ciento de las calorías totales del día o alrededor de 20 gramos, dependiendo de sus necesidades energéticas. Como referencia, un plátano mediano tiene 27 gramos de carbohidratos. Realmente, cualquier alimento que tenga más de unos pocos gramos de carbohidratos es difícil de encajar y no se necesita mucho para llegar a los 20 gramos. Eso significa que el tocino y el queso están dentro, las manzanas y el pan están fuera. (Obtenga más información sobre todos los alimentos que puede y no puede comer con una dieta cetogénica). La idea es que su cuerpo entre en cetosis, donde puede quemar grasa (y descomponer la grasa en cuerpos cetónicos) en lugar de carbohidratos. Muchas personas que consumen una dieta baja en carbohidratos no son capaces de mantener la cetosis, o permanecer allí por mucho tiempo, porque es muy difícil que sean tan bajas en carbohidratos.

Recientemente, fue votada como la segunda peor dieta general por U.S. News & amp World Report, en gran parte porque no hay ninguna ciencia que la respalde y es posible que no sea sostenible seguirla. Sin embargo, también se clasificó como la dieta número dos para perder peso rápidamente porque las personas pierden peso con la dieta cetogénica. Cuando eliminas grupos de alimentos y nutrientes enteros, normalmente caes en un déficit de calorías y es probable que tu cuerpo baje de peso (una combinación del peso del agua y la reducción de las reservas de grasa).

Esta rápida pérdida de peso es lo que hace que la dieta cetogénica sea tan popular. Y aunque al principio puede resultar complicado entender las cosas, las reglas son bastante sencillas. Responder una pregunta te dice si puedes o no comer algo, & quot; ¿Esta comida tiene carbohidratos? & Quot; Es bastante fácil y & quot; podrás perder peso & # x2014 & # x2014, así que ¿por qué estoy en el carro del anti-ceto?

Por un lado, no me atrevo a recomendar ningún plan que elimine grupos de alimentos enteros. Cuando no está comiendo granos y está limitando seriamente la ingesta de frutas, verduras y productos lácteos para mantener bajos los carbohidratos, es muy fácil perder nutrientes clave. La fibra, las vitaminas, los minerales y los antioxidantes se encuentran en los alimentos ricos en carbohidratos. Es una de las razones por las que la gripe cetogénica es tan común (obtenga más información sobre otros efectos secundarios no tan atractivos de la dieta cetogénica). Sus electrolitos (sodio, potasio, magnesio) tienden a disminuir a medida que su cuerpo se acostumbra a la cetosis y usted elimina muchos de los alimentos que aportan esos minerales. Si bien puede encontrar electrolitos en ciertos alimentos bajos en carbohidratos (el potasio se encuentra en el salmón, el aguacate y las espinacas), debe pensarlo un poco. Además, ¿alguna vez ha tenido gripe? Apesta. ¿Por qué querría seguir un plan de alimentación que pueda provocarle esos mismos sentimientos?

Y si bien puede pensar que comer tortillas de aguacate y hamburguesas con queso (sostenga el pan, la salsa de tomate y las papas fritas) es increíble, en algún momento probablemente comenzará a extrañar alimentos como galletas, pan, pasta, piña y helado. ¡Imagínese, no más pastel de cumpleaños por el resto de su vida! No poder salir a cenar sin pensar primero en una opción baja en carbohidratos (y no poder comer cebollas con sus fajitas). Decir no a la ensalada de frutas porque "no encaja en su dieta". Es posible que sea difícil mantener la dieta cetogénica durante mucho tiempo y es posible que sea difícil hacerlo sin sentirse privado. Tan pronto como dices que no a ciertos alimentos, tu cuerpo los quiere más. Evitar los carbohidratos significa que los bagels, la pizza y los brownies se verán más atractivos y luego, cuando regreses, es más probable que te atracones con esos alimentos. Al igual que con cualquier dieta, es probable que recupere el peso perdido.

Lo único que me gusta de la dieta cetogénica (además de que puede ayudar terapéuticamente a las personas con afecciones médicas graves) es que puede ayudar a las personas a tener menos miedo a la grasa. Hay muchos alimentos saludables con alto contenido de grasa: aguacates, nueces, mantequillas de nueces, semillas, aceite de oliva, aceitunas, etc. ¡Adelante, come la grasa! Simplemente coma también los carbohidratos (y las proteínas). Equilibrio, gente.

Tu cuerpo quiere consumir carbohidratos. Su cerebro, en particular, funciona con glucosa. Cuando no tiene carbohidratos para usar, su cuerpo tiene que entrar en cetosis para alimentar su cerebro (que puede sobrevivir con cuerpos cetónicos). Me gusta pensar en la cetosis más como un mecanismo de supervivencia que como una forma de perder peso.

Bienvenido a The Beet. Una columna semanal donde la editora de nutrición y dietista registrada Lisa Valente aborda temas de nutrición de moda y te dice lo que necesitas saber, con ciencia y un poco de descaro.


Por qué la dieta cetogénica para bajar de peso es básicamente la peor

Es probable que baje algunas libras al principio, pero este RD todavía cree que debe mantenerse alejado de la dieta cetogénica.

Cuando supe por primera vez sobre la dieta cetogénica hace más de 10 años & # x2014 en un entorno clínico, como una forma de ayudar a los niños con ataques epilépticos & # x2014, nunca hubiera imaginado (como, nunca jamás) que se convertiría en una de las mejores dietas para bajar de peso. . Pero aquí estamos, en 2020, y la locura cetogénica continúa.

En caso de que no lo sepas, la dieta cetogénica es un estilo de alimentación ultra alto en grasas y bajo en carbohidratos. Ningún alimento está prohibido, pero se supone que debe mantener sus carbohidratos por debajo del 5 por ciento de las calorías totales del día o alrededor de 20 gramos, dependiendo de sus necesidades energéticas. Como referencia, un plátano mediano tiene 27 gramos de carbohidratos. Realmente, cualquier alimento que tenga más de unos pocos gramos de carbohidratos es difícil de encajar y no se necesita mucho para llegar a los 20 gramos. Eso significa que el tocino y el queso están adentro, las manzanas y el pan están afuera. (Obtenga más información sobre todos los alimentos que puede y no puede comer con una dieta cetogénica). La idea es que su cuerpo entre en cetosis, donde puede quemar grasa (y descomponer la grasa en cuerpos cetónicos) en lugar de carbohidratos. Muchas personas que consumen una dieta baja en carbohidratos no son capaces de mantener la cetosis, o permanecer allí por mucho tiempo, porque es muy difícil que sean tan bajas en carbohidratos.

Recientemente fue votada como la segunda peor dieta general por U.S. News & amp World Report, en gran parte porque no hay ninguna ciencia que la respalde y es posible que no sea sostenible seguirla. Sin embargo, también se clasificó como la dieta número dos para perder peso rápidamente porque las personas pierden peso con la dieta cetogénica. Cuando eliminas grupos de alimentos y nutrientes enteros, normalmente caes en un déficit de calorías y es probable que tu cuerpo baje de peso (una combinación del peso del agua y la reducción de las reservas de grasa).

Esta rápida pérdida de peso es lo que hace que la dieta cetogénica sea tan popular. Y aunque al principio puede resultar complicado entender las cosas, las reglas son bastante sencillas. Responder una pregunta te dice si puedes o no comer algo, & quot; ¿Esta comida tiene carbohidratos? & Quot; Es bastante fácil y & quot; podrás perder peso & # x2014 & # x2014; entonces, ¿por qué estoy en el carro anti-ceto?

Por un lado, no me atrevo a recomendar ningún plan que elimine grupos de alimentos enteros. Cuando no come granos y limita seriamente su consumo de frutas, verduras y productos lácteos para mantener bajos los carbohidratos, es muy fácil perder nutrientes clave. La fibra, las vitaminas, los minerales y los antioxidantes se encuentran en los alimentos ricos en carbohidratos. Es una de las razones por las que la gripe cetogénica es tan común (obtenga más información sobre otros efectos secundarios no tan atractivos de la dieta cetogénica). Sus electrolitos (sodio, potasio, magnesio) tienden a disminuir a medida que su cuerpo se acostumbra a la cetosis y usted elimina muchos de los alimentos que aportan esos minerales. Si bien puede encontrar electrolitos en ciertos alimentos bajos en carbohidratos (el potasio se encuentra en el salmón, el aguacate y las espinacas), debe pensarlo un poco. Además, ¿alguna vez ha tenido gripe? Apesta. ¿Por qué querría seguir un plan de alimentación que pueda provocarle esos mismos sentimientos?

Y si bien puede pensar que comer tortillas de aguacate y hamburguesas con queso (sostenga el pan, la salsa de tomate y las papas fritas) es increíble, en algún momento probablemente comenzará a extrañar alimentos como galletas, pan, pasta, piña y helado. ¡Imagínese, no más pastel de cumpleaños por el resto de su vida! No poder salir a cenar sin pensar primero en una opción baja en carbohidratos (y no poder comer cebollas con sus fajitas). Decir no a la ensalada de frutas porque "no encaja en su dieta". Es posible que sea difícil mantener la dieta cetogénica durante mucho tiempo y es posible que sea difícil hacerlo sin sentirse privado. Tan pronto como dices que no a ciertos alimentos, tu cuerpo los quiere más. Evitar los carbohidratos significa que los bagels, la pizza y los brownies se verán más atractivos y luego, cuando regreses, es más probable que te atracones con esos alimentos. Al igual que con cualquier dieta, es probable que recupere el peso perdido.

Lo único que me gusta de la dieta cetogénica (además de que puede ayudar terapéuticamente a las personas con afecciones médicas graves) es que puede ayudar a las personas a tener menos miedo a la grasa. Hay muchos alimentos saludables con alto contenido de grasa: aguacates, nueces, mantequillas de nueces, semillas, aceite de oliva, aceitunas, etc. ¡Adelante, come la grasa! Simplemente coma también los carbohidratos (y las proteínas). Equilibrio, gente.

Tu cuerpo quiere consumir carbohidratos. Su cerebro, en particular, funciona con glucosa. Cuando no tiene carbohidratos para usar, su cuerpo tiene que entrar en cetosis para alimentar su cerebro (que puede sobrevivir con cuerpos cetónicos). Me gusta pensar en la cetosis más como un mecanismo de supervivencia que como una forma de perder peso.

Bienvenido a The Beet. Una columna semanal donde la editora de nutrición y dietista registrada Lisa Valente aborda temas de nutrición de moda y te dice lo que necesitas saber, con ciencia y un poco de descaro.


Por qué la dieta cetogénica para bajar de peso es básicamente la peor

Es probable que baje algunas libras al principio, pero este RD todavía cree que debe mantenerse alejado de la dieta cetogénica.

Cuando supe por primera vez sobre la dieta cetogénica hace más de 10 años & # x2014 en un entorno clínico, como una forma de ayudar a los niños con ataques epilépticos & # x2014, nunca hubiera imaginado (como, nunca jamás) que se convertiría en una de las mejores dietas para bajar de peso. . Pero aquí estamos, en 2020, y la locura cetogénica continúa.

En caso de que no lo sepas, la dieta cetogénica es un estilo de alimentación ultra alto en grasas y bajo en carbohidratos. Ningún alimento está prohibido, pero se supone que debe mantener sus carbohidratos por debajo del 5 por ciento de las calorías totales del día o alrededor de 20 gramos, dependiendo de sus necesidades energéticas. Como referencia, un plátano mediano tiene 27 gramos de carbohidratos. Realmente, cualquier alimento que tenga más de unos pocos gramos de carbohidratos es difícil de encajar y no se necesita mucho para llegar a los 20 gramos. Eso significa que el tocino y el queso están dentro, las manzanas y el pan están fuera. (Obtenga más información sobre todos los alimentos que puede y no puede comer con una dieta cetogénica). La idea es que su cuerpo entre en cetosis, donde puede quemar grasa (y descomponer la grasa en cuerpos cetónicos) en lugar de carbohidratos. Muchas personas que consumen una dieta baja en carbohidratos no son capaces de mantener la cetosis, o permanecer allí por mucho tiempo, porque es muy difícil que sean tan bajas en carbohidratos.

Recientemente fue votada como la segunda peor dieta general por U.S. News & amp World Report, en gran parte porque no hay ninguna ciencia que la respalde y es posible que no sea sostenible seguirla. Sin embargo, también se clasificó como la dieta número dos para perder peso rápidamente porque las personas pierden peso con la dieta cetogénica. Cuando eliminas grupos de alimentos y nutrientes enteros, normalmente caes en un déficit de calorías y es probable que tu cuerpo baje de peso (una combinación del peso del agua y la reducción de las reservas de grasa).

Esta rápida pérdida de peso es lo que hace que la dieta cetogénica sea tan popular. Y aunque al principio puede resultar complicado entender las cosas, las reglas son bastante sencillas. Responder una pregunta te dice si puedes o no comer algo, & quot; ¿Esta comida tiene carbohidratos? & Quot; Es bastante fácil y & quot; podrás perder peso & # x2014 & # x2014; entonces, ¿por qué estoy en el carro anti-ceto?

Por un lado, no me atrevo a recomendar ningún plan que elimine grupos enteros de alimentos. Cuando no come granos y limita seriamente su consumo de frutas, verduras y productos lácteos para mantener bajos los carbohidratos, es muy fácil perder nutrientes clave. La fibra, las vitaminas, los minerales y los antioxidantes se encuentran en los alimentos ricos en carbohidratos. Ésta es una de las razones por las que la gripe cetogénica es tan común (obtenga más información sobre otros efectos secundarios no tan atractivos de la dieta cetogénica). Sus electrolitos (sodio, potasio, magnesio) tienden a disminuir a medida que su cuerpo se acostumbra a la cetosis y usted elimina muchos de los alimentos que aportan esos minerales. Si bien puede encontrar electrolitos en ciertos alimentos bajos en carbohidratos (el potasio se encuentra en el salmón, el aguacate y las espinacas), debe pensarlo un poco. Además, ¿alguna vez ha tenido gripe? Apesta. ¿Por qué querría seguir un plan de alimentación que pueda provocarle esos mismos sentimientos?

Y si bien puede pensar que comer tortillas de aguacate y hamburguesas con queso (sostenga el pan, la salsa de tomate y las papas fritas) es increíble, en algún momento probablemente comenzará a extrañar alimentos como galletas, pan, pasta, piña y helado. ¡Imagínese, no más pastel de cumpleaños por el resto de su vida! No poder salir a cenar sin pensar primero en una opción baja en carbohidratos (y no poder comer cebollas con sus fajitas). Decir no a la ensalada de frutas porque "no encaja en su dieta". Es posible que sea difícil mantener la dieta cetogénica durante mucho tiempo y es posible que sea difícil hacerlo sin sentirse privado. Tan pronto como dices que no a ciertos alimentos, tu cuerpo los quiere más. Evitar los carbohidratos significa que los bagels, la pizza y los brownies se verán más atractivos y luego, cuando regreses, es más probable que te atracones con esos alimentos. Al igual que con cualquier dieta, es probable que recupere el peso perdido.

Lo único que me gusta del ceto (además de que puede ayudar terapéuticamente a las personas con afecciones médicas graves) es que puede ayudar a las personas a tener menos miedo a la grasa. Hay muchos alimentos saludables con alto contenido de grasa: aguacates, nueces, mantequillas de nueces, semillas, aceite de oliva, aceitunas, etc. ¡Adelante, come la grasa! Simplemente coma también los carbohidratos (y las proteínas). Equilibrio, gente.

Tu cuerpo quiere consumir carbohidratos. Su cerebro, en particular, funciona con glucosa. Cuando no tiene carbohidratos para usar, su cuerpo tiene que entrar en cetosis para alimentar su cerebro (que puede sobrevivir con cuerpos cetónicos). Me gusta pensar en la cetosis más como un mecanismo de supervivencia que como una forma de perder peso.

Bienvenido a The Beet. Una columna semanal donde la editora de nutrición y dietista registrada Lisa Valente aborda temas de nutrición de moda y te dice lo que necesitas saber, con ciencia y un poco de descaro.


Por qué la dieta cetogénica para bajar de peso es básicamente la peor

Es probable que baje algunas libras al principio, pero este RD todavía cree que debe mantenerse alejado de la dieta cetogénica.

Cuando supe por primera vez sobre la dieta cetogénica hace más de 10 años & # x2014 en un entorno clínico, como una forma de ayudar a los niños con ataques epilépticos & # x2014, nunca hubiera imaginado (como, nunca jamás) que se convertiría en una de las mejores dietas para bajar de peso. . Pero aquí estamos, en 2020, y la locura cetogénica continúa.

En caso de que no lo sepas, la dieta cetogénica es un estilo de alimentación ultra alto en grasas y bajo en carbohidratos. Ningún alimento está prohibido, pero se supone que debe mantener sus carbohidratos por debajo del 5 por ciento de las calorías totales del día o alrededor de 20 gramos, dependiendo de sus necesidades energéticas. Como referencia, un plátano mediano tiene 27 gramos de carbohidratos. Realmente, cualquier alimento que tenga más de unos pocos gramos de carbohidratos es difícil de encajar y no se necesita mucho para llegar a los 20 gramos. Eso significa que el tocino y el queso están dentro, las manzanas y el pan están fuera. (Obtenga más información sobre todos los alimentos que puede y no puede comer con una dieta cetogénica). La idea es que su cuerpo entre en cetosis, donde puede quemar grasa (y descomponer la grasa en cuerpos cetónicos) en lugar de carbohidratos. Muchas personas que consumen una dieta baja en carbohidratos no son capaces de mantener la cetosis, o permanecer allí por mucho tiempo, porque es muy difícil que sean tan bajas en carbohidratos.

Recientemente, fue votada como la segunda peor dieta general por U.S. News & amp World Report, en gran parte porque no hay ninguna ciencia que la respalde y es posible que no sea sostenible seguirla. Sin embargo, también se clasificó como la dieta número dos para perder peso rápidamente porque las personas pierden peso con la dieta cetogénica. Cuando eliminas grupos de alimentos y nutrientes enteros, normalmente caes en un déficit de calorías y es probable que tu cuerpo baje de peso (una mezcla de peso de agua y tus reservas de grasa se reducen).

Esta rápida pérdida de peso es lo que hace que la dieta cetogénica sea tan popular. Y aunque al principio puede resultar complicado entender las cosas, las reglas son bastante sencillas. Responder una pregunta te dice si puedes o no comer algo, & quot; ¿Esta comida tiene carbohidratos? & Quot; Es bastante fácil y & quot; podrá perder peso & # x2014 & # x2014; así que ¿por qué estoy en el carro anti-ceto?

Por un lado, no me atrevo a recomendar ningún plan que elimine grupos enteros de alimentos. Cuando no come granos y limita seriamente su consumo de frutas, verduras y productos lácteos para mantener bajos los carbohidratos, es muy fácil perder nutrientes clave. La fibra, las vitaminas, los minerales y los antioxidantes se encuentran en los alimentos ricos en carbohidratos. Ésta es una de las razones por las que la gripe cetogénica es tan común (obtenga más información sobre otros efectos secundarios no tan atractivos de la dieta cetogénica). Sus electrolitos (sodio, potasio, magnesio) tienden a disminuir a medida que su cuerpo se acostumbra a la cetosis y usted elimina muchos de los alimentos que aportan esos minerales. Si bien puede encontrar electrolitos en ciertos alimentos bajos en carbohidratos (el potasio se encuentra en el salmón, el aguacate y las espinacas), debe pensarlo un poco. Además, ¿alguna vez ha tenido gripe? Apesta. ¿Por qué querría seguir un plan de alimentación que pueda provocarle esos mismos sentimientos?

Y si bien puede pensar que comer tortillas de aguacate y hamburguesas con queso (sostenga el pan, la salsa de tomate y las papas fritas) es increíble, en algún momento probablemente comenzará a extrañar alimentos como galletas, pan, pasta, piña y helado. ¡Imagínese, no más pastel de cumpleaños por el resto de su vida! No poder salir a cenar sin pensar primero en una opción baja en carbohidratos (y no poder comer cebollas con sus fajitas). Decir no a la ensalada de frutas porque "no encaja en su dieta". Es posible que sea difícil mantener la dieta cetogénica durante mucho tiempo y es posible que sea difícil hacerlo sin sentirse privado. Tan pronto como dices que no a ciertos alimentos, tu cuerpo los quiere más. Evitar los carbohidratos significa que los bagels, la pizza y los brownies se verán más atractivos y luego, cuando regreses, es más probable que te atracones con esos alimentos. Al igual que con cualquier dieta, es probable que recupere el peso perdido.

Lo único que me gusta de la dieta cetogénica (además de que puede ayudar terapéuticamente a las personas con afecciones médicas graves) es que puede ayudar a las personas a tener menos miedo a la grasa. Hay muchos alimentos saludables con alto contenido de grasa: aguacates, nueces, mantequillas de nueces, semillas, aceite de oliva, aceitunas, etc. ¡Adelante, come la grasa! Simplemente coma también los carbohidratos (y las proteínas). Equilibrio, gente.

Tu cuerpo quiere consumir carbohidratos. Su cerebro, en particular, funciona con glucosa. Cuando no tiene carbohidratos para usar, su cuerpo tiene que entrar en cetosis para alimentar su cerebro (que puede sobrevivir con cuerpos cetónicos). Me gusta pensar en la cetosis más como un mecanismo de supervivencia que como una forma de perder peso.

Bienvenido a The Beet. Una columna semanal donde la editora de nutrición y dietista registrada Lisa Valente aborda temas de nutrición de moda y te dice lo que necesitas saber, con ciencia y un poco de descaro.


Por qué la dieta cetogénica para bajar de peso es básicamente la peor

Es probable que baje algunas libras al principio, pero este RD todavía cree que debe mantenerse alejado de la dieta cetogénica.

Cuando supe por primera vez sobre la dieta cetogénica hace más de 10 años & # x2014 en un entorno clínico, como una forma de ayudar a los niños con ataques epilépticos & # x2014, nunca hubiera imaginado (como, nunca jamás) que se convertiría en una de las mejores dietas para bajar de peso. . Pero aquí estamos, en 2020, y la locura cetogénica continúa.

En caso de que no lo sepas, la dieta cetogénica es un estilo de alimentación ultra alto en grasas y bajo en carbohidratos. Ningún alimento está prohibido, pero se supone que debe mantener sus carbohidratos por debajo del 5 por ciento de las calorías totales del día o alrededor de 20 gramos, dependiendo de sus necesidades energéticas. Como referencia, un plátano mediano tiene 27 gramos de carbohidratos. Realmente, cualquier alimento que tenga más de unos pocos gramos de carbohidratos es difícil de encajar y no se necesita mucho para llegar a los 20 gramos. Eso significa que el tocino y el queso están dentro, las manzanas y el pan están fuera. (Obtenga más información sobre todos los alimentos que puede y no puede comer con una dieta cetogénica). La idea es que su cuerpo entre en cetosis, donde puede quemar grasa (y descomponer la grasa en cuerpos cetónicos) en lugar de carbohidratos. Muchas personas que consumen una dieta baja en carbohidratos no son capaces de mantener la cetosis, o permanecer allí por mucho tiempo, porque es muy difícil que sean tan bajas en carbohidratos.

Recientemente, fue votada como la segunda peor dieta general por U.S. News & amp World Report, en gran parte porque no hay ninguna ciencia que la respalde y es posible que no sea sostenible seguirla. Sin embargo, también se clasificó como la dieta número dos para perder peso rápidamente porque las personas pierden peso con la dieta cetogénica. Cuando eliminas grupos de alimentos y nutrientes enteros, normalmente caes en un déficit de calorías y es probable que tu cuerpo baje de peso (una mezcla de peso de agua y tus reservas de grasa se reducen).

Esta rápida pérdida de peso es lo que hace que la dieta cetogénica sea tan popular. Y aunque al principio puede resultar complicado entender las cosas, las reglas son bastante sencillas. Responder una pregunta te dice si puedes o no comer algo, & quot; ¿Esta comida tiene carbohidratos? & Quot; Es bastante fácil y & quot; podrás perder peso & # x2014 & # x2014, así que ¿por qué estoy en el carro del anti-ceto?

Por un lado, no me atrevo a recomendar ningún plan que elimine grupos enteros de alimentos. Cuando no come granos y limita seriamente su consumo de frutas, verduras y productos lácteos para mantener bajos los carbohidratos, es muy fácil perder nutrientes clave. La fibra, las vitaminas, los minerales y los antioxidantes se encuentran en los alimentos ricos en carbohidratos. Ésta es una de las razones por las que la gripe cetogénica es tan común (obtenga más información sobre otros efectos secundarios no tan atractivos de la dieta cetogénica). Sus electrolitos (sodio, potasio, magnesio) tienden a disminuir a medida que su cuerpo se acostumbra a la cetosis y usted elimina muchos de los alimentos que aportan esos minerales. Si bien puede encontrar electrolitos en ciertos alimentos bajos en carbohidratos (el potasio se encuentra en el salmón, el aguacate y las espinacas), debe pensarlo un poco. Además, ¿alguna vez ha tenido gripe? Apesta. ¿Por qué querría seguir un plan de alimentación que pueda provocarle esos mismos sentimientos?

Y si bien puede pensar que comer tortillas de aguacate y hamburguesas con queso (sostenga el pan, la salsa de tomate y las papas fritas) es increíble, en algún momento probablemente comenzará a extrañar alimentos como galletas, pan, pasta, piña y helado. ¡Imagínese, no más pastel de cumpleaños por el resto de su vida! No poder salir a cenar sin pensar primero en una opción baja en carbohidratos (y no poder comer cebollas con sus fajitas). Decir no a la ensalada de frutas porque "no encaja en su dieta". Es posible que sea difícil mantener la dieta cetogénica durante mucho tiempo y es posible que sea difícil hacerlo sin sentirse privado. Tan pronto como dices que no a ciertos alimentos, tu cuerpo los quiere más. Evitar los carbohidratos significa que los bagels, la pizza y los brownies se verán más atractivos y luego, cuando regreses, es más probable que te atracones con esos alimentos. Al igual que con cualquier dieta, es probable que recupere el peso perdido.

Lo único que me gusta de la dieta cetogénica (además de que puede ayudar terapéuticamente a las personas con afecciones médicas graves) es que puede ayudar a las personas a tener menos miedo a la grasa. Hay muchos alimentos saludables con alto contenido de grasa: aguacates, nueces, mantequillas de nueces, semillas, aceite de oliva, aceitunas, etc. ¡Adelante, come la grasa! Simplemente coma también los carbohidratos (y las proteínas). Equilibrio, gente.

Tu cuerpo quiere consumir carbohidratos. Su cerebro, en particular, funciona con glucosa. Cuando no tiene carbohidratos para usar, su cuerpo tiene que entrar en cetosis para alimentar su cerebro (que puede sobrevivir con cuerpos cetónicos). Me gusta pensar en la cetosis más como un mecanismo de supervivencia que como una forma de perder peso.

Bienvenido a The Beet. Una columna semanal donde la editora de nutrición y dietista registrada Lisa Valente aborda temas de nutrición de moda y te dice lo que necesitas saber, con ciencia y un poco de descaro.


Por qué la dieta cetogénica para bajar de peso es básicamente la peor

Es probable que baje algunas libras al principio, pero este RD todavía cree que debe mantenerse alejado de la dieta cetogénica.

Cuando supe por primera vez sobre la dieta cetogénica hace más de 10 años & # x2014 en un entorno clínico, como una forma de ayudar a los niños con ataques epilépticos & # x2014, nunca hubiera imaginado (como, nunca jamás) que se convertiría en una de las mejores dietas para bajar de peso. . Pero aquí estamos, en 2020, y la locura cetogénica continúa.

En caso de que no lo sepas, la dieta cetogénica es un estilo de alimentación ultra alto en grasas y bajo en carbohidratos. Ningún alimento está prohibido, pero se supone que debe mantener sus carbohidratos por debajo del 5 por ciento de las calorías totales del día o alrededor de 20 gramos, dependiendo de sus necesidades energéticas. Como referencia, un plátano mediano tiene 27 gramos de carbohidratos. Realmente, cualquier alimento que tenga más de unos pocos gramos de carbohidratos es difícil de encajar y no se necesita mucho para llegar a los 20 gramos. Eso significa que el tocino y el queso están dentro, las manzanas y el pan están fuera. (Obtenga más información sobre todos los alimentos que puede y no puede comer con una dieta cetogénica). La idea es que su cuerpo entre en cetosis, donde puede quemar grasa (y descomponer la grasa en cuerpos cetónicos) en lugar de carbohidratos. Muchas personas que consumen una dieta baja en carbohidratos no son capaces de mantener la cetosis, o permanecer allí por mucho tiempo, porque es muy difícil que sean tan bajas en carbohidratos.

Recientemente, fue votada como la segunda peor dieta general por U.S. News & amp World Report, en gran parte porque no hay ninguna ciencia que la respalde y es posible que no sea sostenible seguirla. Sin embargo, también se clasificó como la dieta número dos para perder peso rápidamente porque las personas pierden peso con la dieta cetogénica. Cuando eliminas grupos de alimentos y nutrientes enteros, normalmente caes en un déficit de calorías y es probable que tu cuerpo baje de peso (una combinación del peso del agua y la reducción de las reservas de grasa).

Esta rápida pérdida de peso es lo que hace que la dieta cetogénica sea tan popular. Y aunque al principio puede resultar complicado entender las cosas, las reglas son bastante sencillas. Responder una pregunta te dice si puedes o no comer algo, & quot; ¿Esta comida tiene carbohidratos? & Quot; Es bastante fácil y & quot; podrá perder peso & # x2014 & # x2014; así que ¿por qué estoy en el carro anti-ceto?

Por un lado, no me atrevo a recomendar ningún plan que elimine grupos enteros de alimentos. Cuando no come granos y limita seriamente su consumo de frutas, verduras y productos lácteos para mantener bajos los carbohidratos, es muy fácil perder nutrientes clave. La fibra, las vitaminas, los minerales y los antioxidantes se encuentran en los alimentos ricos en carbohidratos. Ésta es una de las razones por las que la gripe cetogénica es tan común (obtenga más información sobre otros efectos secundarios no tan atractivos de la dieta cetogénica). Your electrolytes (sodium, potassium, magnesium) tend to drop as your body gets used to ketosis and you&aposve cut out of a lot of the foods that deliver those minerals. While you can find electrolytes in certain low-carb foods (potassium is in salmon, avocado and spinach), you need to put some thought into it. Plus, have you ever had the flu? Apesta. Why would you want to follow an eating plan that may give you those same feelings?

And while you may think eating avocado omelets and cheeseburgers (hold the bun, ketchup and fries) is awesome, at some point you&aposll probably start to miss foods like cookies, bread, pasta, pineapple and ice cream. Imagine, no more birthday cake for the rest of your life! Not being able to go out to dinner without figuring out a low-carb option first (and not being able to have onions with your fajitas). Saying no to fruit salad because it "doesn&apost fit in your diet." It&aposs hard to sustain keto for a long time and it&aposs hard to do it without feeling deprived. As soon as you say no to certain foods, your body wants them more. Avoiding carbs means bagels, pizza and brownies are going to look extra appealing and then when you do go back, you&aposre more likely to binge on those foods. Like with any diet, the weight you lost will likely come back.

The only thing I like about keto (besides that it may therapeutically help people with serious medical conditions) is that it may help people be less afraid of fat. There are plenty of healthy high-fat foods𠅊vocados, nuts, nut butters, seeds, olive oil, olives—that people are still afraid of, thanks to the low-fat craze of decades past. Go ahead, eat the fat! Just also eat the carbs (and protein). Balance, people.

Your body wants to run on carbs. Your brain, in particular, runs on glucose. When you don&apost have any carbs to use, your body has to enter ketosis, in order to fuel your brain (which can survive on ketone bodies). I like to think of ketosis more as a survival mechanism than a way to lose weight.

Welcome to The Beet. A weekly column where nutrition editor and registered dietitian Lisa Valente tackles buzzy nutrition topics and tells you what you need to know, with science and a little bit of sass.


Why the Keto Diet for Weight Loss Is Basically the Worst

You'll likely drop a few pounds at first, but this RD still thinks you should stay far away from keto.

When I first learned about the ketogenic diet over 10 years ago—in a clinical setting, as a way to help kids with epileptic seizures—I would have never (like, never ever) guessed it would become one of the top weight-loss diets. But here we are, in 2020, and the keto craze rages on.

In case you are unaware, the ketogenic diet is an ultra high-fat, low-carb style of eating. No foods are off limits, but you&aposre supposed to keep your carbs under 5 percent of your total calories for the day or around 20 grams depending on your energy needs. For reference, one medium banana has 27 grams of carbs. Really, any foods that have more than a few grams of carbohydrate are difficult to fit in—it doesn&apost take much to get to 20 grams. That means bacon and cheese are in, apples and bread are out. (Learn more about all the foods you can and cannot eat on a ketogenic diet.) The idea is that your body enters ketosis, where it&aposs burning fat (and breaking down your fat into ketone bodies) instead of carbohydrates. Many people who eat a low-carb diet aren&apost able to maintain ketosis, or stay there for very long, because it&aposs hard to go that low in carbohydrates.

It was recently voted the second worst overall diet by U.S. News & World Report, largely because there isn&apost any science to back it up and it&aposs not sustainable to follow. Although, it was also ranked as the number two diet for quick weight loss because people do lose weight on keto. When you cut out entire food groups and nutrients, you typically fall into a calorie deficit and your body will likely drop pounds (a mix of water weight and your fat stores shrinking).

This quick weight loss is what makes keto so popular. And while it may be tricky to get the hang of things at first, the rules are fairly straightforward. Answering one question tells you whether or not you can eat something, "Does this food have carbs?" It&aposs easy enough and you&aposll lose weight—so why am I on the anti-keto bandwagon?

For one, I&aposm hesitant to recommend any plan that cuts out entire food groups. When you&aposre not eating grains, and seriously limiting your intake of fruits, vegetables and dairy items to keep carbs low, it&aposs very easy to miss out on key nutrients. Fiber, vitamins, minerals and antioxidants are all found in carbohydrate-rich foods. It&aposs one reason why the keto flu is so common (learn more about other not-so-sexy side effects of the keto diet). Your electrolytes (sodium, potassium, magnesium) tend to drop as your body gets used to ketosis and you&aposve cut out of a lot of the foods that deliver those minerals. While you can find electrolytes in certain low-carb foods (potassium is in salmon, avocado and spinach), you need to put some thought into it. Plus, have you ever had the flu? Apesta. Why would you want to follow an eating plan that may give you those same feelings?

And while you may think eating avocado omelets and cheeseburgers (hold the bun, ketchup and fries) is awesome, at some point you&aposll probably start to miss foods like cookies, bread, pasta, pineapple and ice cream. Imagine, no more birthday cake for the rest of your life! Not being able to go out to dinner without figuring out a low-carb option first (and not being able to have onions with your fajitas). Saying no to fruit salad because it "doesn&apost fit in your diet." It&aposs hard to sustain keto for a long time and it&aposs hard to do it without feeling deprived. As soon as you say no to certain foods, your body wants them more. Avoiding carbs means bagels, pizza and brownies are going to look extra appealing and then when you do go back, you&aposre more likely to binge on those foods. Like with any diet, the weight you lost will likely come back.

The only thing I like about keto (besides that it may therapeutically help people with serious medical conditions) is that it may help people be less afraid of fat. There are plenty of healthy high-fat foods𠅊vocados, nuts, nut butters, seeds, olive oil, olives—that people are still afraid of, thanks to the low-fat craze of decades past. Go ahead, eat the fat! Just also eat the carbs (and protein). Balance, people.

Your body wants to run on carbs. Your brain, in particular, runs on glucose. When you don&apost have any carbs to use, your body has to enter ketosis, in order to fuel your brain (which can survive on ketone bodies). I like to think of ketosis more as a survival mechanism than a way to lose weight.

Welcome to The Beet. A weekly column where nutrition editor and registered dietitian Lisa Valente tackles buzzy nutrition topics and tells you what you need to know, with science and a little bit of sass.


Why the Keto Diet for Weight Loss Is Basically the Worst

You'll likely drop a few pounds at first, but this RD still thinks you should stay far away from keto.

When I first learned about the ketogenic diet over 10 years ago—in a clinical setting, as a way to help kids with epileptic seizures—I would have never (like, never ever) guessed it would become one of the top weight-loss diets. But here we are, in 2020, and the keto craze rages on.

In case you are unaware, the ketogenic diet is an ultra high-fat, low-carb style of eating. No foods are off limits, but you&aposre supposed to keep your carbs under 5 percent of your total calories for the day or around 20 grams depending on your energy needs. For reference, one medium banana has 27 grams of carbs. Really, any foods that have more than a few grams of carbohydrate are difficult to fit in—it doesn&apost take much to get to 20 grams. That means bacon and cheese are in, apples and bread are out. (Learn more about all the foods you can and cannot eat on a ketogenic diet.) The idea is that your body enters ketosis, where it&aposs burning fat (and breaking down your fat into ketone bodies) instead of carbohydrates. Many people who eat a low-carb diet aren&apost able to maintain ketosis, or stay there for very long, because it&aposs hard to go that low in carbohydrates.

It was recently voted the second worst overall diet by U.S. News & World Report, largely because there isn&apost any science to back it up and it&aposs not sustainable to follow. Although, it was also ranked as the number two diet for quick weight loss because people do lose weight on keto. When you cut out entire food groups and nutrients, you typically fall into a calorie deficit and your body will likely drop pounds (a mix of water weight and your fat stores shrinking).

This quick weight loss is what makes keto so popular. And while it may be tricky to get the hang of things at first, the rules are fairly straightforward. Answering one question tells you whether or not you can eat something, "Does this food have carbs?" It&aposs easy enough and you&aposll lose weight—so why am I on the anti-keto bandwagon?

For one, I&aposm hesitant to recommend any plan that cuts out entire food groups. When you&aposre not eating grains, and seriously limiting your intake of fruits, vegetables and dairy items to keep carbs low, it&aposs very easy to miss out on key nutrients. Fiber, vitamins, minerals and antioxidants are all found in carbohydrate-rich foods. It&aposs one reason why the keto flu is so common (learn more about other not-so-sexy side effects of the keto diet). Your electrolytes (sodium, potassium, magnesium) tend to drop as your body gets used to ketosis and you&aposve cut out of a lot of the foods that deliver those minerals. While you can find electrolytes in certain low-carb foods (potassium is in salmon, avocado and spinach), you need to put some thought into it. Plus, have you ever had the flu? Apesta. Why would you want to follow an eating plan that may give you those same feelings?

And while you may think eating avocado omelets and cheeseburgers (hold the bun, ketchup and fries) is awesome, at some point you&aposll probably start to miss foods like cookies, bread, pasta, pineapple and ice cream. Imagine, no more birthday cake for the rest of your life! Not being able to go out to dinner without figuring out a low-carb option first (and not being able to have onions with your fajitas). Saying no to fruit salad because it "doesn&apost fit in your diet." It&aposs hard to sustain keto for a long time and it&aposs hard to do it without feeling deprived. As soon as you say no to certain foods, your body wants them more. Avoiding carbs means bagels, pizza and brownies are going to look extra appealing and then when you do go back, you&aposre more likely to binge on those foods. Like with any diet, the weight you lost will likely come back.

The only thing I like about keto (besides that it may therapeutically help people with serious medical conditions) is that it may help people be less afraid of fat. There are plenty of healthy high-fat foods𠅊vocados, nuts, nut butters, seeds, olive oil, olives—that people are still afraid of, thanks to the low-fat craze of decades past. Go ahead, eat the fat! Just also eat the carbs (and protein). Balance, people.

Your body wants to run on carbs. Your brain, in particular, runs on glucose. When you don&apost have any carbs to use, your body has to enter ketosis, in order to fuel your brain (which can survive on ketone bodies). I like to think of ketosis more as a survival mechanism than a way to lose weight.

Welcome to The Beet. A weekly column where nutrition editor and registered dietitian Lisa Valente tackles buzzy nutrition topics and tells you what you need to know, with science and a little bit of sass.


Why the Keto Diet for Weight Loss Is Basically the Worst

You'll likely drop a few pounds at first, but this RD still thinks you should stay far away from keto.

When I first learned about the ketogenic diet over 10 years ago—in a clinical setting, as a way to help kids with epileptic seizures—I would have never (like, never ever) guessed it would become one of the top weight-loss diets. But here we are, in 2020, and the keto craze rages on.

In case you are unaware, the ketogenic diet is an ultra high-fat, low-carb style of eating. No foods are off limits, but you&aposre supposed to keep your carbs under 5 percent of your total calories for the day or around 20 grams depending on your energy needs. For reference, one medium banana has 27 grams of carbs. Really, any foods that have more than a few grams of carbohydrate are difficult to fit in—it doesn&apost take much to get to 20 grams. That means bacon and cheese are in, apples and bread are out. (Learn more about all the foods you can and cannot eat on a ketogenic diet.) The idea is that your body enters ketosis, where it&aposs burning fat (and breaking down your fat into ketone bodies) instead of carbohydrates. Many people who eat a low-carb diet aren&apost able to maintain ketosis, or stay there for very long, because it&aposs hard to go that low in carbohydrates.

It was recently voted the second worst overall diet by U.S. News & World Report, largely because there isn&apost any science to back it up and it&aposs not sustainable to follow. Although, it was also ranked as the number two diet for quick weight loss because people do lose weight on keto. When you cut out entire food groups and nutrients, you typically fall into a calorie deficit and your body will likely drop pounds (a mix of water weight and your fat stores shrinking).

This quick weight loss is what makes keto so popular. And while it may be tricky to get the hang of things at first, the rules are fairly straightforward. Answering one question tells you whether or not you can eat something, "Does this food have carbs?" It&aposs easy enough and you&aposll lose weight—so why am I on the anti-keto bandwagon?

For one, I&aposm hesitant to recommend any plan that cuts out entire food groups. When you&aposre not eating grains, and seriously limiting your intake of fruits, vegetables and dairy items to keep carbs low, it&aposs very easy to miss out on key nutrients. Fiber, vitamins, minerals and antioxidants are all found in carbohydrate-rich foods. It&aposs one reason why the keto flu is so common (learn more about other not-so-sexy side effects of the keto diet). Your electrolytes (sodium, potassium, magnesium) tend to drop as your body gets used to ketosis and you&aposve cut out of a lot of the foods that deliver those minerals. While you can find electrolytes in certain low-carb foods (potassium is in salmon, avocado and spinach), you need to put some thought into it. Plus, have you ever had the flu? Apesta. Why would you want to follow an eating plan that may give you those same feelings?

And while you may think eating avocado omelets and cheeseburgers (hold the bun, ketchup and fries) is awesome, at some point you&aposll probably start to miss foods like cookies, bread, pasta, pineapple and ice cream. Imagine, no more birthday cake for the rest of your life! Not being able to go out to dinner without figuring out a low-carb option first (and not being able to have onions with your fajitas). Saying no to fruit salad because it "doesn&apost fit in your diet." It&aposs hard to sustain keto for a long time and it&aposs hard to do it without feeling deprived. As soon as you say no to certain foods, your body wants them more. Avoiding carbs means bagels, pizza and brownies are going to look extra appealing and then when you do go back, you&aposre more likely to binge on those foods. Like with any diet, the weight you lost will likely come back.

The only thing I like about keto (besides that it may therapeutically help people with serious medical conditions) is that it may help people be less afraid of fat. There are plenty of healthy high-fat foods𠅊vocados, nuts, nut butters, seeds, olive oil, olives—that people are still afraid of, thanks to the low-fat craze of decades past. Go ahead, eat the fat! Just also eat the carbs (and protein). Balance, people.

Your body wants to run on carbs. Your brain, in particular, runs on glucose. When you don&apost have any carbs to use, your body has to enter ketosis, in order to fuel your brain (which can survive on ketone bodies). I like to think of ketosis more as a survival mechanism than a way to lose weight.

Welcome to The Beet. A weekly column where nutrition editor and registered dietitian Lisa Valente tackles buzzy nutrition topics and tells you what you need to know, with science and a little bit of sass.


Why the Keto Diet for Weight Loss Is Basically the Worst

You'll likely drop a few pounds at first, but this RD still thinks you should stay far away from keto.

When I first learned about the ketogenic diet over 10 years ago—in a clinical setting, as a way to help kids with epileptic seizures—I would have never (like, never ever) guessed it would become one of the top weight-loss diets. But here we are, in 2020, and the keto craze rages on.

In case you are unaware, the ketogenic diet is an ultra high-fat, low-carb style of eating. No foods are off limits, but you&aposre supposed to keep your carbs under 5 percent of your total calories for the day or around 20 grams depending on your energy needs. For reference, one medium banana has 27 grams of carbs. Really, any foods that have more than a few grams of carbohydrate are difficult to fit in—it doesn&apost take much to get to 20 grams. That means bacon and cheese are in, apples and bread are out. (Learn more about all the foods you can and cannot eat on a ketogenic diet.) The idea is that your body enters ketosis, where it&aposs burning fat (and breaking down your fat into ketone bodies) instead of carbohydrates. Many people who eat a low-carb diet aren&apost able to maintain ketosis, or stay there for very long, because it&aposs hard to go that low in carbohydrates.

It was recently voted the second worst overall diet by U.S. News & World Report, largely because there isn&apost any science to back it up and it&aposs not sustainable to follow. Although, it was also ranked as the number two diet for quick weight loss because people do lose weight on keto. When you cut out entire food groups and nutrients, you typically fall into a calorie deficit and your body will likely drop pounds (a mix of water weight and your fat stores shrinking).

This quick weight loss is what makes keto so popular. And while it may be tricky to get the hang of things at first, the rules are fairly straightforward. Answering one question tells you whether or not you can eat something, "Does this food have carbs?" It&aposs easy enough and you&aposll lose weight—so why am I on the anti-keto bandwagon?

For one, I&aposm hesitant to recommend any plan that cuts out entire food groups. When you&aposre not eating grains, and seriously limiting your intake of fruits, vegetables and dairy items to keep carbs low, it&aposs very easy to miss out on key nutrients. Fiber, vitamins, minerals and antioxidants are all found in carbohydrate-rich foods. It&aposs one reason why the keto flu is so common (learn more about other not-so-sexy side effects of the keto diet). Your electrolytes (sodium, potassium, magnesium) tend to drop as your body gets used to ketosis and you&aposve cut out of a lot of the foods that deliver those minerals. While you can find electrolytes in certain low-carb foods (potassium is in salmon, avocado and spinach), you need to put some thought into it. Plus, have you ever had the flu? Apesta. Why would you want to follow an eating plan that may give you those same feelings?

And while you may think eating avocado omelets and cheeseburgers (hold the bun, ketchup and fries) is awesome, at some point you&aposll probably start to miss foods like cookies, bread, pasta, pineapple and ice cream. Imagine, no more birthday cake for the rest of your life! Not being able to go out to dinner without figuring out a low-carb option first (and not being able to have onions with your fajitas). Saying no to fruit salad because it "doesn&apost fit in your diet." It&aposs hard to sustain keto for a long time and it&aposs hard to do it without feeling deprived. As soon as you say no to certain foods, your body wants them more. Avoiding carbs means bagels, pizza and brownies are going to look extra appealing and then when you do go back, you&aposre more likely to binge on those foods. Like with any diet, the weight you lost will likely come back.

The only thing I like about keto (besides that it may therapeutically help people with serious medical conditions) is that it may help people be less afraid of fat. There are plenty of healthy high-fat foods𠅊vocados, nuts, nut butters, seeds, olive oil, olives—that people are still afraid of, thanks to the low-fat craze of decades past. Go ahead, eat the fat! Just also eat the carbs (and protein). Balance, people.

Your body wants to run on carbs. Your brain, in particular, runs on glucose. When you don&apost have any carbs to use, your body has to enter ketosis, in order to fuel your brain (which can survive on ketone bodies). I like to think of ketosis more as a survival mechanism than a way to lose weight.

Welcome to The Beet. A weekly column where nutrition editor and registered dietitian Lisa Valente tackles buzzy nutrition topics and tells you what you need to know, with science and a little bit of sass.


Ver el vídeo: KETO PLAN ДИЕТА результаты впечатляют (Enero 2022).