Nuevas recetas

Economista culpa a los niños, prohibición de la mala comida

Economista culpa a los niños, prohibición de la mala comida

También sugiere evitar los restaurantes con 'mujeres hermosas, hipsters y gente sonriente y riendo'.

Thinkstock

Niño en el restaurante

¿Quién diría que los economistas podrían ser críticos con la comida? Profesor Tyler Cowen, detrás del libro Un economista recibe el almuerzo: nuevas reglas para los amantes de la comida de todos los días, el 12 de abril, aparentemente es un profesional en la búsqueda de gemas ocultas utilizando la economía.

Algunos consejos The New York Times extrajo del profesor de la Universidad George Mason: Elija platos desconocidos y sea aventurero; optar por restaurantes para inmigrantes en los centros de comida, con muchas opciones y competencia; encontrar lugares donde coman los lugareños o los inmigrantes; los clientes deben verse prósperos.

En particular, recomienda evitar lugares con mujeres glamorosas y hipsters. ¿Pero por qué?

"A muchos restaurantes, especialmente a los de moda, les va bien prestando mucha atención a la calidad cuando abren por primera vez, y obtienen buenas críticas. Se convierten en lugares para socializar y, finalmente, la calidad de la comida decae", nos dice Cowen.

Entonces, ¿qué pasa con los centros comerciales de alimentos para inmigrantes? "Tiene clientes informados, por lo general hay mucha competencia y, a menudo, tenderá a ser más barato", dijo Cowen. "Solo paga por la comida y no por estas otras cualidades".

Aún así, Cowen cree que falta la cultura gastronómica estadounidense, especialmente cuando se trata de maridajes de vinos. Si bien los franceses pueden tener una botella de tinto perfecta para cada ocasión, la cultura del vino y la comida estadounidense se retrasó aproximadamente una década con la Prohibición.

Entonces, tenemos esos malditos niños de los que preocuparnos. "La alimentación familiar estadounidense se centra mucho más en el niño", dijo Cowen. "Sacas al niño para comer, cocinas para el niño en casa. En Francia o México, hay muchas más expectativas de que el niño llegue al gusto de la comida de los padres".


Los padres son más duros con su primogénito

Si usted es el hijo mayor de su familia, probablemente tuvo la corazonada de que esto era cierto. Los investigadores han encontrado un vínculo entre las expectativas que los padres tienen de su primer hijo y el éxito relativo de ese niño en comparación con otros miembros de la familia.

¿Tienen los padres expectativas diferentes de sus hijos, según su orden de nacimiento? Muchos niños mayores dirían que sí. Los investigadores se preguntaron si había algo de verdad en esa afirmación, por lo que la pusieron a prueba. ¿Qué tiene de diferente la forma en que los padres crían a su hijo mayor?

¿Primer niño = conejillo de indias?

& # 8220 Los padres son definitivamente más duros con sus primogénitos & # 8221, dice el Dr. Fran Walfish, Psy.D., psicoterapeuta de niños y familias y autor de El padre consciente de sí mismo. & # 8220En cierto modo, el primogénito es un conejillo de indias y mdash practicado. La mayoría de los padres no saben nada sobre la paternidad y aprenden por ensayo y error, & # 8221, agrega.

Desde el momento en que el primer hijo es puesto en tus brazos, tus esperanzas y sueños para su futuro comienzan a tomar forma. A lo largo de los años, a través de prueba y error, los padres hacen todo lo posible para guiar a su primer hijo a través de todo, desde la tarea del jardín de infantes hasta las solicitudes para la universidad. Cada paso es nuevo y hace que los padres se adentren en territorio desconocido. ¿Deberían dar tiempo fuera por mal comportamiento o quitar privilegios de Internet o TV por una mala boleta de calificaciones? Los padres descubren con el tiempo que los castigos más severos no siempre significan mejores resultados, de ahí el ensayo y error. Las madres que participaron en el estudio tenían muchas más probabilidades de ver a su primogénito como un niño de alto rendimiento.

Los investigadores investigan

Los investigadores se preguntaron si había algo en esta teoría de que los padres eran más duros con su primogénito. El equipo de V. Joseph Hotz, profesor de economía en la Universidad de Duke, y Juan Pantano, profesor asistente de economía en la Universidad de Washington en St. Louis, echó un vistazo a los datos recopilados de la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud (1979), en la que las madres incluyeron varios detalles sobre cada uno de sus hijos.

Lo que estas mamás compartieron sobre sus hijos parece coherente con lo que los investigadores ya sospechaban. El hijo mayor se desempeña mejor, y cada niño subsiguiente lo hace un poco peor académicamente, y así sucesivamente. A las mamás que participaron en el estudio se les pidió que reportaran información sobre sus hijos, lo que significa que las mamás transmitieron el éxito académico de sus hijos en lugar de proporcionar puntajes de exámenes o boletas de calificaciones como respaldo.

Padres más relajados

Entonces, ¿qué está pasando, entonces? Los investigadores observaron que las mamás y los papás pueden ser padres un poco menos y ejercer menos presión sobre sus hijos que nacen más tarde. Aquellos niños que nacen primero probablemente sean los que más practiquen la crianza de los hijos. Es más probable que los padres tengan reglas más estrictas para sus primogénitos en todo, desde ver la televisión hasta los toques de queda y saltar a la cama. Es mucho más probable que los padres participen activamente en el rendimiento académico de su hijo primogénito, según la encuesta. Los primogénitos tienen muchas más probabilidades de recibir recompensas y castigos centrados en el rendimiento escolar que los niños nacidos más tarde de la misma familia. Hotz y Pantano concluyeron que los padres comienzan su viaje de paternidad con reglas más estrictas y una reputación de ser estrictos, lo que puede hacer que los hermanos menores vigilen sus pasos, aunque sus padres estén más relajados más adelante.

¿Más exitoso y mdash pero a un precio?

¿A qué precio llega este supuesto éxito?

& # 8220Algunos primogénitos tienen éxito porque sus padres fueron más duros con ellos & # 8221 comparte el Dr. Walfish. & # 8220Muchos primogénitos, sin embargo, llegan a la edad adulta con más problemas psicológicos y asuntos pendientes con sus padres. Con esto, quiero decir que a muchos niños primogénitos se les dio demasiadas lecciones, se les disciplinaba demasiado, se los sobreprotegía y se esperaba que fueran modelos a seguir y responsables de sus hermanos menores, & # 8221, agrega el Dr. Walfish.

Ella continúa diciendo que muchos problemas como la ansiedad, los rasgos obsesivo-compulsivos y la ira pueden persistir hasta la edad adulta y permanecer hasta que se resuelvan.

& # 8220 Esto puede dejar cicatrices y problemas para el hijo adulto. También he tratado a muchos primogénitos que tienen más éxito porque se les presionó más. Sin embargo, esas son las personas que acuden a mí en busca de ayuda porque no parecen disfrutar de su éxito. No corren hacia una meta, sino que se alejan de los fantasmas de un padre implacable & # 8217s la voz conductora & # 8221 Walfish.

¿Qué pueden hacer los padres?

La crianza de los hijos es un trabajo difícil, no importa cómo elija criar y disciplinar a sus hijos. Encontrar el estilo que funcione mejor para su familia es un proceso en evolución, y cambia con cada niño que se agrega a la mezcla. Tómese el tiempo para pensar en los castigos y las consecuencias con cada niño, y pregúntese si sus hijos están siendo tratados de manera similar. No puede cambiar el orden de nacimiento, pero puede revisar su estilo de crianza de vez en cuando.


Los padres son más duros con su primogénito

Si usted es el hijo mayor de su familia, probablemente tuvo la corazonada de que esto era cierto. Los investigadores han encontrado un vínculo entre las expectativas que los padres tienen de su primer hijo y el éxito relativo de ese niño en comparación con otros miembros de la familia.

¿Tienen los padres expectativas diferentes de sus hijos, según su orden de nacimiento? Muchos niños mayores dirían que sí. Los investigadores se preguntaron si había algo de verdad en esa afirmación, por lo que la pusieron a prueba. ¿Qué tiene de diferente la forma en que los padres crían a su hijo mayor?

¿Primer niño = conejillo de indias?

& # 8220 Los padres son definitivamente más duros con sus primogénitos & # 8221, dice el Dr. Fran Walfish, Psy.D., psicoterapeuta de niños y familias y autor de El padre consciente de sí mismo. & # 8220En cierto modo, el primogénito es un conejillo de indias y mdash practicado. La mayoría de los padres no saben nada sobre la crianza de los hijos y aprenden por ensayo y error, & # 8221, agrega.

Desde el momento en que el primer hijo es puesto en tus brazos, tus esperanzas y sueños para su futuro comienzan a tomar forma. A lo largo de los años, a través de prueba y error, los padres hacen todo lo posible para guiar a su primer hijo a través de todo, desde la tarea del jardín de infantes hasta las solicitudes para la universidad. Cada paso es nuevo y hace que los padres se adentren en territorio desconocido. ¿Deberían dar tiempo fuera por mal comportamiento o quitar privilegios de Internet o TV por una mala boleta de calificaciones? Los padres descubren con el tiempo que los castigos más severos no siempre significan mejores resultados, de ahí el ensayo y error. Las madres que participaron en el estudio tenían muchas más probabilidades de ver a su primogénito como un niño de alto rendimiento.

Los investigadores investigan

Los investigadores se preguntaron si había algo en esta teoría de que los padres eran más duros con su primogénito. El equipo de V. Joseph Hotz, profesor de economía en la Universidad de Duke, y Juan Pantano, profesor asistente de economía en la Universidad de Washington en St. Louis, echó un vistazo a los datos recopilados de la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud (1979), en la que las madres incluyeron varios detalles sobre cada uno de sus hijos.

Lo que estas mamás compartieron sobre sus hijos parece coherente con lo que los investigadores ya sospechaban. El hijo mayor se desempeña mejor, y cada niño subsiguiente lo hace un poco peor académicamente, y así sucesivamente. A las mamás que participaron en el estudio se les pidió que reportaran información sobre sus hijos, lo que significa que las mamás transmitieron el éxito académico de sus hijos en lugar de proporcionar puntajes de exámenes o boletas de calificaciones como respaldo.

Padres más relajados

Entonces, ¿qué está pasando, entonces? Los investigadores observaron que las mamás y los papás pueden ser padres un poco menos y ejercer menos presión sobre sus hijos que nacen más tarde. Aquellos niños que nacen primero probablemente sean los que más practiquen la crianza de los hijos. Es más probable que los padres tengan reglas más estrictas para sus primogénitos en todo, desde ver la televisión hasta los toques de queda y saltar a la cama. Es mucho más probable que los padres participen activamente en el rendimiento académico de su hijo primogénito, según la encuesta. Los primogénitos tienen muchas más probabilidades de recibir recompensas y castigos centrados en el rendimiento escolar que los niños nacidos más tarde de la misma familia. Hotz y Pantano concluyeron que los padres comienzan su viaje de paternidad con reglas más estrictas y una reputación de ser estrictos, lo que puede hacer que los hermanos menores vigilen sus pasos, aunque sus padres estén más relajados más adelante.

¿Más exitoso y mdash pero a un precio?

¿A qué precio llega este supuesto éxito?

& # 8220Algunos primogénitos tienen éxito porque sus padres fueron más duros con ellos & # 8221 comparte el Dr. Walfish. & # 8220Muchos primogénitos, sin embargo, llegan a la edad adulta con más problemas psicológicos y asuntos pendientes con sus padres. Con esto, quiero decir que a muchos niños primogénitos se les dio demasiadas lecciones, se les disciplinaba demasiado, se los sobreprotegía y se esperaba que fueran modelos a seguir y responsables de sus hermanos menores, & # 8221, agrega el Dr. Walfish.

Ella continúa diciendo que muchos problemas como la ansiedad, los rasgos obsesivo-compulsivos y la ira pueden persistir hasta la edad adulta y permanecer hasta que se resuelvan.

& # 8220 Esto puede dejar cicatrices y problemas para el hijo adulto. También he tratado a muchos primogénitos que tienen más éxito porque se les presionó más. Sin embargo, esas son las personas que acuden a mí en busca de ayuda porque no parecen disfrutar de su éxito. No corren hacia una meta, sino que se alejan de los fantasmas de un padre implacable & # 8217s la voz conductora & # 8221 Walfish.

¿Qué pueden hacer los padres?

La crianza de los hijos es un trabajo difícil, no importa cómo elija criar y disciplinar a sus hijos. Encontrar el estilo que funcione mejor para su familia es un proceso en evolución, y cambia con cada niño que se agrega a la mezcla. Tómese el tiempo para pensar en los castigos y las consecuencias con cada niño, y pregúntese si sus hijos están siendo tratados de manera similar. No puede cambiar el orden de nacimiento, pero puede revisar su estilo de crianza de vez en cuando.


Los padres son más duros con su primogénito

Si usted es el hijo mayor de su familia, probablemente tuvo la corazonada de que esto era cierto. Los investigadores han encontrado un vínculo entre las expectativas que los padres tienen de su primer hijo y el éxito relativo de ese niño en comparación con otros miembros de la familia.

¿Tienen los padres expectativas diferentes de sus hijos, según su orden de nacimiento? Muchos niños mayores dirían que sí. Los investigadores se preguntaron si había algo de verdad en esa afirmación, por lo que la pusieron a prueba. ¿Qué tiene de diferente la forma en que los padres crían a su hijo mayor?

¿Primer niño = conejillo de indias?

& # 8220 Los padres son definitivamente más duros con sus primogénitos & # 8221, dice el Dr. Fran Walfish, Psy.D., psicoterapeuta de niños y familias y autor de El padre consciente de sí mismo. & # 8220En cierto modo, el primogénito es un conejillo de indias y mdash practicado. La mayoría de los padres no saben nada sobre la crianza de los hijos y aprenden por ensayo y error, & # 8221, agrega.

Desde el momento en que el primer hijo es puesto en tus brazos, tus esperanzas y sueños para su futuro comienzan a tomar forma. A lo largo de los años, a través de prueba y error, los padres hacen todo lo posible para guiar a su primer hijo a través de todo, desde la tarea del jardín de infantes hasta las solicitudes para la universidad. Cada paso es nuevo y hace que los padres se adentren en territorio desconocido. ¿Deberían dar tiempo fuera por mal comportamiento o quitar privilegios de Internet o TV por una mala boleta de calificaciones? Los padres descubren con el tiempo que los castigos más severos no siempre significan mejores resultados, de ahí el ensayo y error. Las madres que participaron en el estudio eran mucho más propensas a ver a su primogénito como un niño de alto rendimiento.

Los investigadores investigan

Los investigadores se preguntaron si había algo en esta teoría de que los padres eran más duros con su primogénito. El equipo de V. Joseph Hotz, profesor de economía en la Universidad de Duke, y Juan Pantano, profesor asistente de economía en la Universidad de Washington en St. Louis, echó un vistazo a los datos recopilados de la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud (1979), en la que las madres incluyeron varios detalles sobre cada uno de sus hijos.

Lo que estas mamás compartieron sobre sus hijos parece coherente con lo que los investigadores ya sospechaban. El hijo mayor se desempeña mejor, y cada niño subsiguiente lo hace un poco peor académicamente, y así sucesivamente. A las mamás que participaron en el estudio se les pidió que reportaran información sobre sus hijos, lo que significa que las mamás transmitieron el éxito académico de sus hijos en lugar de proporcionar puntajes de exámenes o boletas de calificaciones como respaldo.

Padres más relajados

Entonces, ¿qué está pasando, entonces? Los investigadores observaron que las mamás y los papás pueden ser padres un poco menos y ejercer menos presión sobre sus hijos que nacen más tarde. Aquellos niños que nacen primero probablemente sean los que más practiquen la crianza de los hijos. Es más probable que los padres tengan reglas más estrictas para sus primogénitos en todo, desde ver la televisión hasta los toques de queda y saltar a la cama. Es mucho más probable que los padres participen activamente en el rendimiento académico de su hijo primogénito, según la encuesta. Los primogénitos tienen muchas más probabilidades de recibir recompensas y castigos centrados en el rendimiento escolar que los niños nacidos más tarde de la misma familia. Hotz y Pantano concluyeron que los padres comienzan su viaje de paternidad con reglas más estrictas y una reputación de ser estrictos, lo que puede hacer que los hermanos menores vigilen sus pasos, aunque sus padres estén más relajados más adelante.

¿Más exitoso y mdash pero a un precio?

¿A qué precio llega este supuesto éxito?

& # 8220Algunos primogénitos tienen éxito porque sus padres fueron más duros con ellos & # 8221 comparte el Dr. Walfish. & # 8220Muchos primogénitos, sin embargo, llegan a la edad adulta con más problemas psicológicos y asuntos pendientes con sus padres. Con esto, quiero decir que a muchos niños primogénitos se les dio demasiadas lecciones, se les disciplinaba demasiado, se los sobreprotegía y se esperaba que fueran modelos a seguir y responsables de sus hermanos menores, & # 8221, agrega el Dr. Walfish.

Ella continúa diciendo que muchos problemas como la ansiedad, los rasgos obsesivo-compulsivos y la ira pueden persistir hasta la edad adulta y permanecer hasta que se resuelvan.

& # 8220 Esto puede dejar cicatrices y problemas para el hijo adulto. También he tratado a muchos primogénitos que tienen más éxito porque se les presionó más. Sin embargo, esas son las personas que acuden a mí en busca de ayuda porque no parecen disfrutar de su éxito. No corren hacia una meta, sino que se alejan de los fantasmas de un padre implacable & # 8217s la voz conductora & # 8221 Walfish.

¿Qué pueden hacer los padres?

La crianza de los hijos es un trabajo difícil, no importa cómo elija criar y disciplinar a sus hijos. Encontrar el estilo que funcione mejor para su familia es un proceso en evolución, y cambia con cada niño que se agrega a la mezcla. Tómese el tiempo para pensar en los castigos y las consecuencias con cada niño, y pregúntese si sus hijos están siendo tratados de manera similar. No puede cambiar el orden de nacimiento, pero puede revisar su estilo de crianza de vez en cuando.


Los padres son más duros con su primogénito

Si usted es el hijo mayor de su familia, probablemente tuvo la corazonada de que esto era cierto. Los investigadores han encontrado un vínculo entre las expectativas que los padres tienen de su primer hijo y el éxito relativo de ese niño en comparación con otros miembros de la familia.

¿Tienen los padres expectativas diferentes de sus hijos, según su orden de nacimiento? Muchos niños mayores dirían que sí. Los investigadores se preguntaron si había algo de verdad en esa afirmación, por lo que la pusieron a prueba. ¿Qué tiene de diferente la forma en que los padres crían a su hijo mayor?

¿Primer niño = conejillo de indias?

& # 8220 Los padres son definitivamente más duros con sus primogénitos & # 8221, dice el Dr. Fran Walfish, Psy.D., psicoterapeuta de niños y familias y autor de El padre consciente de sí mismo. & # 8220En cierto modo, el primogénito es un conejillo de indias y mdash practicado. La mayoría de los padres no saben nada sobre la crianza de los hijos y aprenden por ensayo y error, & # 8221, agrega.

Desde el momento en que el primer hijo es puesto en tus brazos, tus esperanzas y sueños para su futuro comienzan a tomar forma. A lo largo de los años, a través de prueba y error, los padres hacen todo lo posible para guiar a su primer hijo a través de todo, desde la tarea del jardín de infantes hasta las solicitudes para la universidad. Cada paso es nuevo y hace que los padres se adentren en territorio desconocido. ¿Deberían dar tiempo fuera por mal comportamiento o quitar privilegios de Internet o TV por una mala boleta de calificaciones? Los padres descubren con el tiempo que los castigos más severos no siempre significan mejores resultados, de ahí el ensayo y error. Las madres que participaron en el estudio tenían muchas más probabilidades de ver a su primogénito como un niño de alto rendimiento.

Los investigadores investigan

Los investigadores se preguntaron si había algo en esta teoría de que los padres eran más duros con su primogénito. El equipo de V. Joseph Hotz, profesor de economía en la Universidad de Duke, y Juan Pantano, profesor asistente de economía en la Universidad de Washington en St. Louis, echó un vistazo a los datos recopilados de la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud (1979), en la que las madres incluyeron varios detalles sobre cada uno de sus hijos.

Lo que estas mamás compartieron sobre sus hijos parece coherente con lo que los investigadores ya sospechaban. El hijo mayor se desempeña mejor, y cada niño subsiguiente lo hace un poco peor académicamente, y así sucesivamente. A las mamás que participaron en el estudio se les pidió que reportaran información sobre sus hijos, lo que significa que las mamás transmitieron el éxito académico de sus hijos en lugar de proporcionar puntajes de exámenes o boletas de calificaciones como respaldo.

Padres más relajados

Entonces, ¿qué está pasando, entonces? Los investigadores observaron que las mamás y los papás pueden ser padres un poco menos y ejercer menos presión sobre sus hijos que nacen más tarde. Aquellos niños que nacen primero probablemente sean los que más practiquen la crianza de los hijos. Es más probable que los padres tengan reglas más estrictas para sus primogénitos en todo, desde ver la televisión hasta los toques de queda y saltar a la cama. Es mucho más probable que los padres participen activamente en el rendimiento académico de su hijo primogénito, según la encuesta. Los primogénitos tienen muchas más probabilidades de recibir recompensas y castigos centrados en el rendimiento escolar que los niños nacidos más tarde de la misma familia. Hotz y Pantano concluyeron que los padres comienzan su viaje de paternidad con reglas más estrictas y una reputación de ser estrictos, lo que puede hacer que los hermanos menores vigilen sus pasos, aunque sus padres estén más relajados más adelante.

¿Más exitoso y mdash pero a un precio?

¿A qué precio llega este supuesto éxito?

& # 8220Algunos primogénitos tienen éxito porque sus padres fueron más duros con ellos & # 8221 comparte el Dr. Walfish. & # 8220Muchos primogénitos, sin embargo, llegan a la edad adulta con más problemas psicológicos y asuntos pendientes con sus padres. Con esto, quiero decir que a muchos niños primogénitos se les dio demasiadas lecciones, se les disciplinaba demasiado, se los sobreprotegía y se esperaba que fueran modelos a seguir y responsables de sus hermanos menores, & # 8221, agrega el Dr. Walfish.

Ella continúa diciendo que muchos problemas como la ansiedad, los rasgos obsesivo-compulsivos y la ira pueden persistir hasta la edad adulta y permanecer hasta que se resuelvan.

& # 8220 Esto puede dejar cicatrices y problemas para el hijo adulto. También he tratado a muchos primogénitos que tienen más éxito porque se les presionó más. Sin embargo, esas son las personas que acuden a mí en busca de ayuda porque no parecen disfrutar de su éxito. No corren hacia una meta, sino que se alejan de los fantasmas de un padre implacable & # 8217s la voz conductora & # 8221 Walfish.

¿Qué pueden hacer los padres?

La crianza de los hijos es un trabajo difícil, no importa cómo elija criar y disciplinar a sus hijos. Encontrar el estilo que funcione mejor para su familia es un proceso en evolución, y cambia con cada niño que se agrega a la mezcla. Tómese el tiempo para pensar en los castigos y las consecuencias con cada niño, y pregúntese si sus hijos están siendo tratados de manera similar. No puede cambiar el orden de nacimiento, pero puede revisar su estilo de crianza de vez en cuando.


Los padres son más duros con su primogénito

Si usted es el hijo mayor de su familia, probablemente tuvo la corazonada de que esto era cierto. Los investigadores han encontrado un vínculo entre las expectativas que los padres tienen de su primer hijo y el éxito relativo de ese niño en comparación con otros miembros de la familia.

¿Tienen los padres expectativas diferentes de sus hijos, según su orden de nacimiento? Muchos niños mayores dirían que sí. Los investigadores se preguntaron si había algo de verdad en esa afirmación, por lo que la pusieron a prueba. ¿Qué tiene de diferente la forma en que los padres crían a su hijo mayor?

¿Primer niño = conejillo de indias?

& # 8220 Los padres son definitivamente más duros con sus primogénitos & # 8221, dice el Dr. Fran Walfish, Psy.D., psicoterapeuta de niños y familias y autor de El padre consciente de sí mismo. & # 8220En cierto modo, el primogénito es un conejillo de indias y mdash practicado. La mayoría de los padres no saben nada sobre la crianza de los hijos y aprenden por ensayo y error, & # 8221, agrega.

Desde el momento en que el primer hijo es puesto en tus brazos, tus esperanzas y sueños para su futuro comienzan a tomar forma. A lo largo de los años, a través de prueba y error, los padres hacen todo lo posible para guiar a su primer hijo a través de todo, desde la tarea del jardín de infantes hasta las solicitudes para la universidad. Cada paso es nuevo y hace que los padres se adentren en territorio desconocido. ¿Deberían dar tiempo fuera por mal comportamiento o quitar privilegios de Internet o TV por una mala boleta de calificaciones? Los padres descubren con el tiempo que los castigos más severos no siempre significan mejores resultados, de ahí el ensayo y error. Las madres que participaron en el estudio tenían muchas más probabilidades de ver a su primogénito como un niño de alto rendimiento.

Los investigadores investigan

Los investigadores se preguntaron si había algo en esta teoría de que los padres eran más duros con su primogénito. El equipo de V. Joseph Hotz, profesor de economía en la Universidad de Duke, y Juan Pantano, profesor asistente de economía en la Universidad de Washington en St. Louis, echó un vistazo a los datos recopilados de la Encuesta Longitudinal Nacional de la Juventud (1979), en la que las madres incluyeron varios detalles sobre cada uno de sus hijos.

Lo que estas mamás compartieron sobre sus hijos parece coherente con lo que los investigadores ya sospechaban. El hijo mayor se desempeña mejor, y cada niño subsiguiente lo hace un poco peor académicamente, y así sucesivamente. A las mamás que participaron en el estudio se les pidió que reportaran información sobre sus hijos, lo que significa que las mamás transmitieron el éxito académico de sus hijos en lugar de proporcionar puntajes de exámenes o boletas de calificaciones como respaldo.

Padres más relajados

Entonces, ¿qué está pasando, entonces? Los investigadores observaron que las mamás y los papás pueden ser padres un poco menos y ejercer menos presión sobre sus hijos que nacen más tarde. Aquellos niños que nacen primero probablemente sean los que más practiquen la crianza de los hijos. Es más probable que los padres tengan reglas más estrictas para sus primogénitos en todo, desde ver la televisión hasta los toques de queda y saltar a la cama. Es mucho más probable que los padres participen activamente en el rendimiento académico de su hijo primogénito, según la encuesta. Es mucho más probable que los primogénitos reciban recompensas y castigos centrados en el rendimiento escolar que los niños nacidos más tarde de la misma familia. Hotz y Pantano concluyeron que los padres comienzan su viaje de paternidad con reglas más estrictas y una reputación de ser estrictos, lo que puede hacer que los hermanos menores vigilen sus pasos, aunque sus padres estén más relajados más adelante.

¿Más exitoso y mdash pero a un precio?

¿A qué precio llega este supuesto éxito?

& # 8220Algunos primogénitos tienen éxito porque sus padres fueron más duros con ellos & # 8221 comparte el Dr. Walfish. & # 8220Muchos primogénitos, sin embargo, llegan a la edad adulta con más problemas psicológicos y asuntos pendientes con sus padres. Con esto, quiero decir que a muchos niños primogénitos se les dio demasiadas lecciones, se les disciplinaba demasiado, se los sobreprotegía y se esperaba que fueran modelos a seguir y responsables de sus hermanos menores, & # 8221, agrega el Dr. Walfish.

Ella continúa diciendo que muchos problemas como la ansiedad, los rasgos obsesivo-compulsivos y la ira pueden persistir hasta la edad adulta y permanecer hasta que se resuelvan.

& # 8220 Esto puede dejar cicatrices y problemas para el hijo adulto. También he tratado a muchos primogénitos que tienen más éxito porque se les presionó más. Sin embargo, esas son las personas que acuden a mí en busca de ayuda porque no parecen disfrutar de su éxito. No corren hacia una meta, sino que se alejan de los fantasmas de un padre implacable & # 8217s la voz conductora & # 8221 Walfish.

¿Qué pueden hacer los padres?

La crianza de los hijos es un trabajo difícil, no importa cómo elija criar y disciplinar a sus hijos. Encontrar el estilo que funcione mejor para su familia es un proceso en evolución, y cambia con cada niño que se agrega a la mezcla. Tómese el tiempo para pensar en los castigos y las consecuencias con cada niño, y pregúntese si sus hijos están siendo tratados de manera similar. No puede cambiar el orden de nacimiento, pero puede revisar su estilo de crianza de vez en cuando.


Los padres son más duros con su primogénito

Si usted es el hijo mayor de su familia, probablemente tuvo la corazonada de que esto era cierto. Los investigadores han encontrado un vínculo entre las expectativas que los padres tienen de su primer hijo y el éxito relativo de ese niño en comparación con otros miembros de la familia.

¿Tienen los padres expectativas diferentes de sus hijos, según su orden de nacimiento? Muchos niños mayores dirían que sí. Los investigadores se preguntaron si había algo de verdad en esa afirmación, por lo que la pusieron a prueba. ¿Qué tiene de diferente la forma en que los padres crían a su hijo mayor?

¿Primer niño = conejillo de indias?

& # 8220 Los padres son definitivamente más duros con sus primogénitos & # 8221, dice el Dr. Fran Walfish, Psy.D., psicoterapeuta de niños y familias y autor de El padre consciente de sí mismo. & # 8220En cierto modo, el primogénito es un conejillo de indias y mdash practicado. La mayoría de los padres no saben nada sobre la paternidad y aprenden por ensayo y error, & # 8221, agrega.

Desde el momento en que el primer hijo es puesto en tus brazos, tus esperanzas y sueños para su futuro comienzan a tomar forma. A lo largo de los años, a través de prueba y error, los padres hacen todo lo posible para guiar a su primer hijo a través de todo, desde la tarea del jardín de infantes hasta las solicitudes para la universidad. Cada paso es nuevo y hace que los padres se adentren en territorio desconocido. ¿Deberían dar tiempo fuera por mal comportamiento o quitar privilegios de Internet o TV por una mala boleta de calificaciones? Los padres descubren con el tiempo que los castigos más severos no siempre significan mejores resultados, de ahí el ensayo y error. Las madres que participaron en el estudio tenían muchas más probabilidades de ver a su primogénito como un niño de alto rendimiento.

Los investigadores investigan

Los investigadores se preguntaron si había algo en esta teoría de que los padres eran más duros con su primogénito. El equipo de V. Joseph Hotz, profesor de economía en la Universidad de Duke, y Juan Pantano, profesor asistente de economía en la Universidad de Washington en St. Louis, echó un vistazo a los datos recopilados de la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud (1979), en la que las madres incluyeron varios detalles sobre cada uno de sus hijos.

Lo que estas mamás compartieron sobre sus hijos parece coherente con lo que los investigadores ya sospechaban. El hijo mayor se desempeña mejor, y cada niño subsiguiente lo hace un poco peor académicamente, y así sucesivamente. A las mamás que participaron en el estudio se les pidió que reportaran información sobre sus hijos, lo que significa que las mamás transmitieron el éxito académico de sus hijos en lugar de proporcionar puntajes de exámenes o boletas de calificaciones como respaldo.

Padres más relajados

Entonces, ¿qué está pasando, entonces? Los investigadores observaron que las mamás y los papás pueden ser padres un poco menos y ejercer menos presión sobre sus hijos que nacen más tarde. Aquellos niños que nacen primero probablemente sean los que más practiquen la crianza de los hijos. Es más probable que los padres tengan reglas más estrictas para sus primogénitos en todo, desde ver la televisión hasta los toques de queda y saltar a la cama. Es mucho más probable que los padres participen activamente en el rendimiento académico de su hijo primogénito, según la encuesta. Los primogénitos tienen muchas más probabilidades de recibir recompensas y castigos centrados en el rendimiento escolar que los niños nacidos más tarde de la misma familia. Hotz y Pantano concluyeron que los padres comienzan su viaje de paternidad con reglas más estrictas y una reputación de ser estrictos, lo que puede hacer que los hermanos menores vigilen sus pasos, aunque sus padres estén más relajados más adelante.

¿Más exitoso y mdash pero a un precio?

¿A qué precio llega este supuesto éxito?

& # 8220Algunos primogénitos tienen éxito porque sus padres fueron más duros con ellos & # 8221 comparte el Dr. Walfish. & # 8220Muchos primogénitos, sin embargo, llegan a la edad adulta con más problemas psicológicos y asuntos pendientes con sus padres. Con esto, quiero decir que a muchos niños primogénitos se les dio demasiadas lecciones, se les disciplinaba demasiado, se los sobreprotegía y se esperaba que fueran modelos a seguir y responsables de sus hermanos menores, & # 8221, agrega el Dr. Walfish.

Ella continúa diciendo que muchos problemas como la ansiedad, los rasgos obsesivo-compulsivos y la ira pueden persistir hasta la edad adulta y permanecer hasta que se resuelvan.

& # 8220 Esto puede dejar cicatrices y problemas para el hijo adulto. También he tratado a muchos primogénitos que tienen más éxito porque se les presionó más. However, those are the folks who come to me for help because they don’t seem to enjoy their success. They are not running toward a goal but rather away from the ghosts of a relentless parent’s driving voice,” Walfish adds.

What can parents do?

Parenting is a difficult job, no matter how you choose to raise and discipline your kids. Finding the style that works best for your family is an evolving process, and it does change with each child who is added to the mix. Take time to think about punishments and consequences with each child, and ask yourself if your kids are being treated similarly. You can’t change birth order, but you can take a fresh look at your parenting style now and then.


Parents are harder on their firstborn child

If you are the oldest child in your family, you probably had a hunch this was true. Researchers have found a link between the expectations parents have of their first child and the relative success of that child compared to others in the family.

Do parents have different expectations of their children, based on their birth order? Many oldest children would say yes. Researchers wondered if there were any truth to that assertion, so they put it to the test. What’s different about the way parents raise their oldest child?

First kid = guinea pig?

“Parents are definitely harder on their firstborn children,” says Dr. Fran Walfish, Psy.D., a child-and-family psychotherapist and author of The Self-Aware Parent. “In a way, the firstborn child is a guinea pig &mdash practiced on. Most parents know nothing about parenting and learn by trial and error,” she adds.

From the moment that first child is placed in your arms, your hopes and dreams for his future begin to take shape. Over the years, through trial and error, parents do their best to guide that first child through everything from kindergarten homework to college applications. Each step is new and causes the parents to venture into unknown territory. Should they give time-outs for bad behavior or take away internet or TV privileges for a bad report card? Parents find over time that more severe punishments don’t always mean better results, hence the trial and error. Mothers involved in the study were way more likely to see their firstborn child as a high-achieving child.

Researchers dig in

Researchers wondered if there were something to this theory that parents were harder on their firstborn. The team of V. Joseph Hotz, professor of economics at Duke University, and Juan Pantano, assistant professor of economics at Washington University in St. Louis, took a look at data gathered from the National Longitudinal Survey of Youth (1979), in which mothers included various details about each of their children.

What these moms shared about their children seems consistent with what researchers already suspected. The oldest child performs best, and each subsequent child does a bit worse academically, and so on down the line. Moms participating in the study were asked to self-report information about their children, meaning that the moms relayed the academic success of their children rather than providing test scores or report cards as backup.

Parents more relaxed

So what’s going on, then? Researchers observed that moms and dads may just parent a little less and put less pressure on their later-born kids. Those children who are born first probably get the most hands-on parenting. Parents are more likely to have stricter rules for their firstborn children for everything from watching TV to curfews to jumping on the bed. Parents are much more likely to be actively involved in their firstborn child’s academic performance, according to the survey. Firstborn children are much more likely to have rewards and punishments centered on school performance than are later-born children in the same family. Hotz and Pantano concluded that parents start off on their journey of parenthood with tougher rules and a reputation for being strict, which may cause younger siblings to watch their step, even though their parents are more relaxed later on.

More successful &mdash but at a price?

At what price does this supposed success come?

“Some firstborn children become successful because their parents were harder on them,” shares Dr. Walfish. “Many firstborn children, however, emerge into adulthood with more psychological issues and unfinished business with their parents. By this, I mean that many firstborn kids were lectured too much, disciplined too hard, overprotected and expected to be role models and responsible for their younger siblings,” adds Dr. Walfish.

She goes on to say that many issues like anxiety, obsessive-compulsive traits and anger may linger into adulthood and remain until dealt with.

“This can leave scars and problems for the adult child. I have also treated many firstborn children who are more successful because they were pushed harder. However, those are the folks who come to me for help because they don’t seem to enjoy their success. They are not running toward a goal but rather away from the ghosts of a relentless parent’s driving voice,” Walfish adds.

What can parents do?

Parenting is a difficult job, no matter how you choose to raise and discipline your kids. Finding the style that works best for your family is an evolving process, and it does change with each child who is added to the mix. Take time to think about punishments and consequences with each child, and ask yourself if your kids are being treated similarly. You can’t change birth order, but you can take a fresh look at your parenting style now and then.


Parents are harder on their firstborn child

If you are the oldest child in your family, you probably had a hunch this was true. Researchers have found a link between the expectations parents have of their first child and the relative success of that child compared to others in the family.

Do parents have different expectations of their children, based on their birth order? Many oldest children would say yes. Researchers wondered if there were any truth to that assertion, so they put it to the test. What’s different about the way parents raise their oldest child?

First kid = guinea pig?

“Parents are definitely harder on their firstborn children,” says Dr. Fran Walfish, Psy.D., a child-and-family psychotherapist and author of The Self-Aware Parent. “In a way, the firstborn child is a guinea pig &mdash practiced on. Most parents know nothing about parenting and learn by trial and error,” she adds.

From the moment that first child is placed in your arms, your hopes and dreams for his future begin to take shape. Over the years, through trial and error, parents do their best to guide that first child through everything from kindergarten homework to college applications. Each step is new and causes the parents to venture into unknown territory. Should they give time-outs for bad behavior or take away internet or TV privileges for a bad report card? Parents find over time that more severe punishments don’t always mean better results, hence the trial and error. Mothers involved in the study were way more likely to see their firstborn child as a high-achieving child.

Researchers dig in

Researchers wondered if there were something to this theory that parents were harder on their firstborn. The team of V. Joseph Hotz, professor of economics at Duke University, and Juan Pantano, assistant professor of economics at Washington University in St. Louis, took a look at data gathered from the National Longitudinal Survey of Youth (1979), in which mothers included various details about each of their children.

What these moms shared about their children seems consistent with what researchers already suspected. The oldest child performs best, and each subsequent child does a bit worse academically, and so on down the line. Moms participating in the study were asked to self-report information about their children, meaning that the moms relayed the academic success of their children rather than providing test scores or report cards as backup.

Parents more relaxed

So what’s going on, then? Researchers observed that moms and dads may just parent a little less and put less pressure on their later-born kids. Those children who are born first probably get the most hands-on parenting. Parents are more likely to have stricter rules for their firstborn children for everything from watching TV to curfews to jumping on the bed. Parents are much more likely to be actively involved in their firstborn child’s academic performance, according to the survey. Firstborn children are much more likely to have rewards and punishments centered on school performance than are later-born children in the same family. Hotz and Pantano concluded that parents start off on their journey of parenthood with tougher rules and a reputation for being strict, which may cause younger siblings to watch their step, even though their parents are more relaxed later on.

More successful &mdash but at a price?

At what price does this supposed success come?

“Some firstborn children become successful because their parents were harder on them,” shares Dr. Walfish. “Many firstborn children, however, emerge into adulthood with more psychological issues and unfinished business with their parents. By this, I mean that many firstborn kids were lectured too much, disciplined too hard, overprotected and expected to be role models and responsible for their younger siblings,” adds Dr. Walfish.

She goes on to say that many issues like anxiety, obsessive-compulsive traits and anger may linger into adulthood and remain until dealt with.

“This can leave scars and problems for the adult child. I have also treated many firstborn children who are more successful because they were pushed harder. However, those are the folks who come to me for help because they don’t seem to enjoy their success. They are not running toward a goal but rather away from the ghosts of a relentless parent’s driving voice,” Walfish adds.

What can parents do?

Parenting is a difficult job, no matter how you choose to raise and discipline your kids. Finding the style that works best for your family is an evolving process, and it does change with each child who is added to the mix. Take time to think about punishments and consequences with each child, and ask yourself if your kids are being treated similarly. You can’t change birth order, but you can take a fresh look at your parenting style now and then.


Parents are harder on their firstborn child

If you are the oldest child in your family, you probably had a hunch this was true. Researchers have found a link between the expectations parents have of their first child and the relative success of that child compared to others in the family.

Do parents have different expectations of their children, based on their birth order? Many oldest children would say yes. Researchers wondered if there were any truth to that assertion, so they put it to the test. What’s different about the way parents raise their oldest child?

First kid = guinea pig?

“Parents are definitely harder on their firstborn children,” says Dr. Fran Walfish, Psy.D., a child-and-family psychotherapist and author of The Self-Aware Parent. “In a way, the firstborn child is a guinea pig &mdash practiced on. Most parents know nothing about parenting and learn by trial and error,” she adds.

From the moment that first child is placed in your arms, your hopes and dreams for his future begin to take shape. Over the years, through trial and error, parents do their best to guide that first child through everything from kindergarten homework to college applications. Each step is new and causes the parents to venture into unknown territory. Should they give time-outs for bad behavior or take away internet or TV privileges for a bad report card? Parents find over time that more severe punishments don’t always mean better results, hence the trial and error. Mothers involved in the study were way more likely to see their firstborn child as a high-achieving child.

Researchers dig in

Researchers wondered if there were something to this theory that parents were harder on their firstborn. The team of V. Joseph Hotz, professor of economics at Duke University, and Juan Pantano, assistant professor of economics at Washington University in St. Louis, took a look at data gathered from the National Longitudinal Survey of Youth (1979), in which mothers included various details about each of their children.

What these moms shared about their children seems consistent with what researchers already suspected. The oldest child performs best, and each subsequent child does a bit worse academically, and so on down the line. Moms participating in the study were asked to self-report information about their children, meaning that the moms relayed the academic success of their children rather than providing test scores or report cards as backup.

Parents more relaxed

So what’s going on, then? Researchers observed that moms and dads may just parent a little less and put less pressure on their later-born kids. Those children who are born first probably get the most hands-on parenting. Parents are more likely to have stricter rules for their firstborn children for everything from watching TV to curfews to jumping on the bed. Parents are much more likely to be actively involved in their firstborn child’s academic performance, according to the survey. Firstborn children are much more likely to have rewards and punishments centered on school performance than are later-born children in the same family. Hotz and Pantano concluded that parents start off on their journey of parenthood with tougher rules and a reputation for being strict, which may cause younger siblings to watch their step, even though their parents are more relaxed later on.

More successful &mdash but at a price?

At what price does this supposed success come?

“Some firstborn children become successful because their parents were harder on them,” shares Dr. Walfish. “Many firstborn children, however, emerge into adulthood with more psychological issues and unfinished business with their parents. By this, I mean that many firstborn kids were lectured too much, disciplined too hard, overprotected and expected to be role models and responsible for their younger siblings,” adds Dr. Walfish.

She goes on to say that many issues like anxiety, obsessive-compulsive traits and anger may linger into adulthood and remain until dealt with.

“This can leave scars and problems for the adult child. I have also treated many firstborn children who are more successful because they were pushed harder. However, those are the folks who come to me for help because they don’t seem to enjoy their success. They are not running toward a goal but rather away from the ghosts of a relentless parent’s driving voice,” Walfish adds.

What can parents do?

Parenting is a difficult job, no matter how you choose to raise and discipline your kids. Finding the style that works best for your family is an evolving process, and it does change with each child who is added to the mix. Take time to think about punishments and consequences with each child, and ask yourself if your kids are being treated similarly. You can’t change birth order, but you can take a fresh look at your parenting style now and then.


Parents are harder on their firstborn child

If you are the oldest child in your family, you probably had a hunch this was true. Researchers have found a link between the expectations parents have of their first child and the relative success of that child compared to others in the family.

Do parents have different expectations of their children, based on their birth order? Many oldest children would say yes. Researchers wondered if there were any truth to that assertion, so they put it to the test. What’s different about the way parents raise their oldest child?

First kid = guinea pig?

“Parents are definitely harder on their firstborn children,” says Dr. Fran Walfish, Psy.D., a child-and-family psychotherapist and author of The Self-Aware Parent. “In a way, the firstborn child is a guinea pig &mdash practiced on. Most parents know nothing about parenting and learn by trial and error,” she adds.

From the moment that first child is placed in your arms, your hopes and dreams for his future begin to take shape. Over the years, through trial and error, parents do their best to guide that first child through everything from kindergarten homework to college applications. Each step is new and causes the parents to venture into unknown territory. Should they give time-outs for bad behavior or take away internet or TV privileges for a bad report card? Parents find over time that more severe punishments don’t always mean better results, hence the trial and error. Mothers involved in the study were way more likely to see their firstborn child as a high-achieving child.

Researchers dig in

Researchers wondered if there were something to this theory that parents were harder on their firstborn. The team of V. Joseph Hotz, professor of economics at Duke University, and Juan Pantano, assistant professor of economics at Washington University in St. Louis, took a look at data gathered from the National Longitudinal Survey of Youth (1979), in which mothers included various details about each of their children.

What these moms shared about their children seems consistent with what researchers already suspected. The oldest child performs best, and each subsequent child does a bit worse academically, and so on down the line. Moms participating in the study were asked to self-report information about their children, meaning that the moms relayed the academic success of their children rather than providing test scores or report cards as backup.

Parents more relaxed

So what’s going on, then? Researchers observed that moms and dads may just parent a little less and put less pressure on their later-born kids. Those children who are born first probably get the most hands-on parenting. Parents are more likely to have stricter rules for their firstborn children for everything from watching TV to curfews to jumping on the bed. Parents are much more likely to be actively involved in their firstborn child’s academic performance, according to the survey. Firstborn children are much more likely to have rewards and punishments centered on school performance than are later-born children in the same family. Hotz and Pantano concluded that parents start off on their journey of parenthood with tougher rules and a reputation for being strict, which may cause younger siblings to watch their step, even though their parents are more relaxed later on.

More successful &mdash but at a price?

At what price does this supposed success come?

“Some firstborn children become successful because their parents were harder on them,” shares Dr. Walfish. “Many firstborn children, however, emerge into adulthood with more psychological issues and unfinished business with their parents. By this, I mean that many firstborn kids were lectured too much, disciplined too hard, overprotected and expected to be role models and responsible for their younger siblings,” adds Dr. Walfish.

She goes on to say that many issues like anxiety, obsessive-compulsive traits and anger may linger into adulthood and remain until dealt with.

“This can leave scars and problems for the adult child. I have also treated many firstborn children who are more successful because they were pushed harder. However, those are the folks who come to me for help because they don’t seem to enjoy their success. They are not running toward a goal but rather away from the ghosts of a relentless parent’s driving voice,” Walfish adds.

What can parents do?

Parenting is a difficult job, no matter how you choose to raise and discipline your kids. Finding the style that works best for your family is an evolving process, and it does change with each child who is added to the mix. Take time to think about punishments and consequences with each child, and ask yourself if your kids are being treated similarly. You can’t change birth order, but you can take a fresh look at your parenting style now and then.


Ver el vídeo: Pedro Afonso del Pino advierte que sería burdo e ilógico invalidar a la MUD como partido (Noviembre 2021).