Nuevas recetas

Guía Michelin desconcertado por Single Snap Pea

Guía Michelin desconcertado por Single Snap Pea

Un chef anónimo podría estar rastreando la guía de restaurantes más famosa del mundo.

Un chef no identificado envió un solo guisante "con los cumplidos del chef" a un inspector de Michelin que todavía no parece seguro si fue una broma o no.

Un chef británico está llevando la cocina minimalista demasiado lejos, o está probando la Guía Michelin este fin de semana, e incluso la Guía Michelin no parece estar segura.

La cuenta de Twitter de la Guía Michelin del Reino Unido ha estado publicando fotos de comida deliciosa en restaurantes muy buenos desde hace algún tiempo, pero el sábado 3 de octubre, la cuenta de Twitter publicó una foto de un solo guisante en un plato blanco que se había enviado a un crítico Michelin "con los cumplidos del chef".

"No sé si reír o llorar", publicó la Guía Michelin del Reino Unido.

Llegó "con los cumplidos del chef". Fue un solo mangetout. No sé si reír o llorar pic.twitter.com/HTN8iACAr9

- La Guía MICHELIN (@MichelinGuideUK) 3 de octubre de 2015

El único guisante estaba decorado con una especie de condimento de naranja. Uno de los seguidores de Twitter de la Guía Michelin del Reino Unido supuso que las migas de naranja podrían ser polen de abeja, pero en realidad es una incógnita.

La identidad del descarado chef aún se desconoce, pero parece probable que supiera que había un inspector de Michelin en el restaurante. El solo guisante rojo espolvoreado con naranja podría haber sido pensado como un plato impresionantemente mínimo y completamente poco irónico, pero seguro que parece mucho más probable que se enviara como un poco de sarcasmo en forma de comida.


Lo que realmente come Meghan Markle en un día

los Trajes Star convirtió los platos de la duquesa sobre por qué a la gente realmente le gusta el jugo verde, su loco truco de salsa de pasta y lo único que siempre elige sobre el postre.

Antes de que Meghan se convirtiera en miembro de la realeza, conversó con Delish sobre su amor por la actuación, la cocina y una gran copa de vino. Resulta que tiene algunos secretos culinarios serios y mdash, incluido un secreto para una salsa de pasta "sexy y sucia" que querrás probar lo antes posible.

"Las papas fritas y el vino son mis vicios", dice, y explica que renunciará a un postre pegajoso y chocolateado por un "tinto grande y hermoso" casi cualquier día. Tignanello es su favorito de todos los tiempos (le encanta tanto que llamó a su sitio de estilo de vida, The Tig, por su nombre), pero también es fanática de los Malbec argentinos, los taxis franceses y los pinot noirs de Oregón. "En el verano, sin embargo, cuando salgo con mis amigos, es todo el día", se ríe.

Todo eso de "la cámara agrega 10 libras" significa que Meghan a menudo comía más limpia durante la temporada de rodaje. La recogían alrededor de las 4:15 a.m., dice, y pasaba el resto del día en el set.

Así es como se veía: ella tomaba agua caliente con limón justo cuando se despertaba, luego comía avena cortada con plátanos y sirope de agave para el desayuno. Para el almuerzo, generalmente era una ensalada con algún tipo de proteína, seguida de una manzana con mantequilla de almendras a última hora de la tarde. Si Meghan necesitaba otro bocadillo, optaría por un jugo verde. Un ejemplo de su cena habría sido pasta con calabacín, mucho parmesano y una copa de vino.

"En la pausa, todas las apuestas están canceladas", dice Meghan. Ella no está exactamente delirando con las papas fritas con queso con chile y los batidos gigantes, pero su dieta se vuelve un poco más relajada. Para el desayuno, habría optado por una tortilla con hierbas y queso más tostadas. El almuerzo fue marisco. y papas fritas. "Siempre espero estar almorzando con la gente, para que podamos compartir papas fritas. Es su propio grupo de alimentos para mí", dice Meghan. Luego, para la cena, iba a tomar una sopa. "Tengo más hambre entonces, así que por lo general voy más ligero para la cena".

Meghan bebe jugos verdes con bastante regularidad, pero no considera que cambien la vida, como lo hacen algunas personas. "El jugo verde es una filosofía de comida como medicina para mí", explica, bebiéndolo más como una forma de aumentar su energía, como lo haría con una taza de café al final de la tarde.

Para ella, un plato que realmente cambia la vida no se trata de sus beneficios para la salud, sino que cambia la forma en que miras la comida, como el plato de pad thai que tenía en un pequeño restaurante de seis mesas en las afueras de Bangkok. "No hay estrella Michelin, no es lujoso", explica. “Le di un mordisco y dije: 'Dios mío, ¿qué he estado comiendo toda mi vida? ¿Así es como se supone que debe saber el pad thai?'.

Trabajando en Toronto y mdash donde Trajes se filmó y mdash hizo que Meghan se familiarizara con una especialidad canadiense aún más famosa: la poutine, también conocida como papas fritas cubiertas con requesón de queso y salsa. Sin embargo, muchas personas usan el tipo de queso incorrecto. (Pista: aléjate de la mozzarella).

"Tiene que chirriar cuando lo muerdes", dice Meghan. "En serio. Las cuajadas de queso deberían hacer un chirrido cuando las muerdes o las aprietas. Así es como sabes que tienes el tipo correcto".

Justo antes de servir los filetes, Meghan los rocía con limón. "Nadie prueba el limón, pero realmente resalta el sabor del bistec", dice.

Cuando Trajes & mdash un programa de EE. UU. sobre un genio que se hace pasar por abogado & mdash terminó de filmar su quinta temporada, un compañero de trabajo anunció con entusiasmo que lo celebrarían con bandejas de BeaverTails.

"Yo estaba como, 'Espera, lamento lo que viene". dice Meghan, quien interpretó a la asistente legal Rachel Zane. Sin embargo, no dudó en intentarlo, especialmente cuando resultó ser pasteles de embudo con forma de colas de castor, cubiertos de caramelo, chocolate y malvaviscos.
"Aparentemente, es algo canadiense", explica. "Es un capricho delicioso y pegajoso".

Un amigo la convenció de que cocine a fuego lento el calabacín durante cuatro o cinco horas, hasta que se convierta en una "papilla sexy y sucia" para mezclar con la pasta. "La salsa se vuelve tan cremosa que juraría que tiene toneladas de mantequilla y aceite, pero es solo calabacín, agua y un poco de caldo", dice Meghan.

Meghan admite que es un cliché y algo especial para un actor, pero ha notado una gran diferencia en cómo se ve su piel en la cámara y cuánta energía tiene durante el día cuando elimina el gluten por completo. "Se pone tan mal", dice. "Sin embargo, cuando estoy de viaje, no perderé la oportunidad de probar una buena pasta. Regreso de vacaciones todos los años con una comida para bebés, y la llamé Comida. Llego al set y soy como, 'Hey, Comida está aquí, y está pateando' ". Suena como nosotros después del almuerzo y mdash bastante todos los días.

Las almendras y la mantequilla de almendras son dos de sus favoritas. La mayoría de las celebridades preocupadas por la salud promocionan las almendras o algún otro tipo de nuez como un bocadillo saludable favorito, y son bastante conocidas en este momento por sus grasas saludables y proteínas vegetales. Pero más allá de mantenerte lleno entre comidas, resulta que las almendras también son buenas para tu piel.


Lo que realmente come Meghan Markle en un día

los Trajes Star convirtió los platos de la duquesa sobre por qué a la gente realmente le gusta el jugo verde, su loco truco de salsa de pasta y lo único que siempre elige sobre el postre.

Antes de que Meghan se convirtiera en miembro de la realeza, conversó con Delish sobre su amor por la actuación, la cocina y una gran copa de vino. Resulta que tiene algunos secretos culinarios serios y mdash, incluido un secreto para una salsa de pasta "sexy y sucia" que querrás probar lo antes posible.

"Las papas fritas y el vino son mis vicios", dice, y explica que renunciará a un postre pegajoso y chocolateado por un "tinto grande y hermoso" casi cualquier día. Tignanello es su favorito de todos los tiempos (le encanta tanto que llamó a su sitio de estilo de vida, The Tig, por su nombre), pero también es fanática de los Malbec argentinos, los taxis franceses y los pinot noirs de Oregón. "En el verano, sin embargo, cuando salgo con mis amigos, es todo el día", se ríe.

Todo eso de "la cámara agrega 10 libras" significa que Meghan a menudo comía más limpia durante la temporada de rodaje. La recogían alrededor de las 4:15 a.m., dice, y pasaba el resto del día en el set.

Así es como se veía: ella tomaba agua caliente con limón justo cuando se despertaba, luego comía avena cortada con plátanos y sirope de agave para el desayuno. Para el almuerzo, generalmente era una ensalada con algún tipo de proteína, seguida de una manzana con mantequilla de almendras a última hora de la tarde. Si Meghan necesitaba otro bocadillo, optaría por un jugo verde. Un ejemplo de su cena habría sido pasta con calabacín, mucho parmesano y una copa de vino.

"En la pausa, todas las apuestas están canceladas", dice Meghan. Ella no está exactamente delirando con las papas fritas con queso con chile y los batidos gigantes, pero su dieta se vuelve un poco más relajada. Para el desayuno, habría optado por una tortilla con hierbas y queso más tostadas. El almuerzo fue marisco. y papas fritas. "Siempre espero estar almorzando con la gente, para que podamos compartir papas fritas. Es su propio grupo de alimentos para mí", dice Meghan. Luego, para la cena, iba a tomar una sopa. "Tengo más hambre entonces, así que por lo general voy más ligero para la cena".

Meghan bebe jugos verdes con bastante regularidad, pero no los considera que cambien la vida, como lo hacen algunas personas. "El jugo verde es una filosofía de comida como medicina para mí", explica, bebiéndolo más como una forma de aumentar su energía, como lo haría con una taza de café al final de la tarde.

Para ella, un plato que realmente cambia la vida no se trata de sus beneficios para la salud, sino que cambia la forma en que miras la comida, como el plato de pad thai que tenía en un pequeño restaurante de seis mesas en las afueras de Bangkok. "No hay estrella Michelin, no es lujoso", explica. “Le di un mordisco y dije: 'Dios mío, ¿qué he estado comiendo toda mi vida? ¿Así es como se supone que debe saber el pad thai?'.

Trabajando en Toronto y mdash donde Trajes fue filmado & mdash hizo que Meghan se familiarizara con una especialidad canadiense aún más famosa: la poutine, también conocida como papas fritas cubiertas con requesón y salsa. Sin embargo, muchas personas usan el tipo de queso incorrecto. (Pista: aléjate de la mozzarella).

"Tiene que chirriar cuando lo muerdes", dice Meghan. "En serio. Las cuajadas de queso deberían hacer un chirrido cuando las muerdes o las aprietas. Así es como sabes que tienes el tipo correcto".

Justo antes de servir los filetes, Meghan los rocía con limón. "Nadie prueba el limón, pero realmente resalta el sabor del bistec", dice.

Cuando Trajes & mdash un programa de EE. UU. sobre un genio que se hace pasar por abogado & mdash terminó de filmar su quinta temporada, un compañero de trabajo anunció con entusiasmo que lo celebrarían con bandejas de BeaverTails.

"Yo estaba como, 'Espera, lamento lo que viene". dice Meghan, quien interpretó a la asistente legal Rachel Zane. Sin embargo, no dudó en probarlo, especialmente cuando resultó ser pasteles de embudo con forma de colas de castor, cubiertos de caramelo, chocolate y malvaviscos.
"Aparentemente, es algo canadiense", explica. "Es un capricho delicioso y pegajoso".

Un amigo la convenció de que cocine a fuego lento el calabacín durante cuatro o cinco horas, hasta que se convierta en una "papilla sexy y sucia" para mezclar con la pasta. "La salsa se vuelve tan cremosa que juraría que tiene toneladas de mantequilla y aceite, pero es solo calabacín, agua y un poco de caldo", dice Meghan.

Meghan admite que es un cliché y un actor especial, pero ha notado una gran diferencia en cómo se ve su piel en la cámara y cuánta energía tiene durante el día cuando elimina el gluten por completo. "Se pone tan mal", dice. "Sin embargo, cuando estoy de viaje, no perderé la oportunidad de probar una buena pasta. Regreso de vacaciones todos los años con una comida para bebés, y la llamé Comida. Llego al set y soy como, 'Hey, Comida está aquí, y está pateando' ". Suena como nosotros después del almuerzo y mdash bastante todos los días.

Las almendras y la mantequilla de almendras son dos de sus favoritas. La mayoría de las celebridades preocupadas por la salud promocionan las almendras o algún otro tipo de nuez como un bocadillo saludable favorito, y son bastante conocidas en este momento por sus grasas saludables y proteínas vegetales. Pero más allá de mantenerte lleno entre comidas, resulta que las almendras también son buenas para tu piel.


Lo que realmente come Meghan Markle en un día

los Trajes Star convirtió los platos de la duquesa sobre por qué a la gente realmente le gusta el jugo verde, su loco truco de salsa de pasta y lo único que siempre elige sobre el postre.

Antes de que Meghan se convirtiera en miembro de la realeza, conversó con Delish sobre su amor por la actuación, la cocina y una gran copa de vino. Resulta que tiene algunos secretos culinarios serios y mdash, incluido un secreto para una salsa de pasta "sexy y sucia" que querrás probar lo antes posible.

"Las papas fritas y el vino son mis vicios", dice, y explica que renunciará a un postre pegajoso y chocolateado por un "tinto grande y hermoso" casi cualquier día. Tignanello es su favorito de todos los tiempos (le encanta tanto que llamó a su sitio de estilo de vida, The Tig, por su nombre), pero también es fanática de los Malbec argentinos, los taxis franceses y los pinot noirs de Oregón. "En el verano, sin embargo, cuando salgo con mis amigos, es todo el día", se ríe.

Todo eso de "la cámara agrega 10 libras" significa que Meghan a menudo comía más limpia durante la temporada de rodaje. La recogían alrededor de las 4:15 a.m., dice, y pasaba el resto del día en el set.

Así es como se veía: ella tomaba agua caliente con limón justo cuando se despertaba, luego comía avena cortada con plátanos y sirope de agave para el desayuno. Para el almuerzo, generalmente era una ensalada con algún tipo de proteína, seguida de una manzana con mantequilla de almendras a última hora de la tarde. Si Meghan necesitaba otro bocadillo, optaría por un jugo verde. Un ejemplo de su cena habría sido pasta con calabacín, mucho parmesano y una copa de vino.

"En la pausa, todas las apuestas están canceladas", dice Meghan. Ella no está exactamente delirando con las papas fritas con queso con chile y los batidos gigantes, pero su dieta se vuelve un poco más relajada. Para el desayuno, habría optado por una tortilla con hierbas y queso más tostadas. El almuerzo fue marisco. y papas fritas. "Siempre espero estar almorzando con la gente, para que podamos compartir papas fritas. Es su propio grupo de alimentos para mí", dice Meghan. Luego, para la cena, iba a tomar una sopa. "Tengo más hambre entonces, así que por lo general voy más ligero para la cena".

Meghan bebe jugos verdes con bastante regularidad, pero no los considera que cambien la vida, como lo hacen algunas personas. "El jugo verde es una filosofía de comida como medicina para mí", explica, bebiéndolo más como una forma de aumentar su energía, como lo haría con una taza de café al final de la tarde.

Para ella, un plato que realmente cambia la vida no se trata de sus beneficios para la salud, sino que cambia la forma en que miras la comida, como el plato de pad thai que tenía en un pequeño restaurante de seis mesas en las afueras de Bangkok. "No hay estrella Michelin, no es lujoso", explica. “Le di un mordisco y dije: 'Dios mío, ¿qué he estado comiendo toda mi vida? ¿Así es como se supone que debe saber el pad thai?'.

Trabajando en Toronto y mdash donde Trajes se filmó y mdash hizo que Meghan se familiarizara con una especialidad canadiense aún más famosa: la poutine, también conocida como papas fritas cubiertas con requesón de queso y salsa. Sin embargo, muchas personas usan el tipo de queso incorrecto. (Pista: aléjate de la mozzarella).

"Tiene que chirriar cuando lo muerdes", dice Meghan. "En serio. Las cuajadas de queso deberían hacer un chirrido cuando las muerdes o las aprietas. Así es como sabes que tienes el tipo correcto".

Justo antes de servir los filetes, Meghan los rocía con limón. "Nadie prueba el limón, pero realmente resalta el sabor del bistec", dice.

Cuando Trajes & mdash un programa de EE. UU. sobre un genio que se hace pasar por abogado & mdash terminó de filmar su quinta temporada, un compañero de trabajo anunció con entusiasmo que lo celebrarían con bandejas de BeaverTails.

"Yo estaba como, 'Espera, lamento lo que viene". dice Meghan, quien interpretó a la asistente legal Rachel Zane. Sin embargo, no dudó en probarlo, especialmente cuando resultó ser pasteles de embudo con forma de colas de castor, cubiertos de caramelo, chocolate y malvaviscos.
"Aparentemente, es algo canadiense", explica. "Es un capricho delicioso y pegajoso".

Un amigo la convenció de que cocine a fuego lento el calabacín durante cuatro o cinco horas, hasta que se convierta en una "papilla sexy y sucia" para mezclar con la pasta. "La salsa se vuelve tan cremosa que juraría que tiene toneladas de mantequilla y aceite, pero es solo calabacín, agua y un poco de caldo", dice Meghan.

Meghan admite que es un cliché y un actor especial, pero ha notado una gran diferencia en cómo se ve su piel en la cámara y cuánta energía tiene durante el día cuando elimina el gluten por completo. "Se pone tan mal", dice. "Sin embargo, cuando estoy de viaje, no perderé la oportunidad de probar una gran pasta. Regreso de vacaciones todos los años con una comida para bebés, y la llamé Comida. Llego al set y soy como, 'Hey, Comida está aquí y está pateando' ". Suena como nosotros después del almuerzo y mdash bastante todos los días.

Las almendras y la mantequilla de almendras son dos de sus favoritas. La mayoría de las celebridades preocupadas por la salud promocionan las almendras o algún otro tipo de nuez como un bocadillo saludable favorito, y son bastante conocidas en este momento por sus grasas saludables y proteínas vegetales. Pero más allá de mantenerte lleno entre comidas, resulta que las almendras también son buenas para tu piel.


Lo que realmente come Meghan Markle en un día

los Trajes Star convirtió los platos de la duquesa sobre por qué a la gente realmente le gusta el jugo verde, su loco truco de salsa de pasta y lo único que siempre elige sobre el postre.

Antes de que Meghan se convirtiera en miembro de la realeza, conversó con Delish sobre su amor por la actuación, la cocina y una gran copa de vino. Resulta que tiene algunos secretos culinarios serios y mdash, incluido un secreto para una salsa de pasta "sexy y sucia" que querrás probar lo antes posible.

"Las papas fritas y el vino son mis vicios", dice, y explica que renunciará a un postre pegajoso y chocolateado por un "tinto grande y hermoso" casi cualquier día. Tignanello es su favorito de todos los tiempos (le encanta tanto que llamó a su sitio de estilo de vida, The Tig, por su nombre), pero también es fanática de los Malbec argentinos, los taxis franceses y los pinot noirs de Oregón. "En el verano, sin embargo, cuando salgo con mis amigos, es todo el día", se ríe.

Todo eso de "la cámara agrega 10 libras" significa que Meghan a menudo comía más limpia durante la temporada de rodaje. La recogían alrededor de las 4:15 a.m., dice, y pasaba el resto del día en el set.

Así es como se veía: ella tomaba agua caliente con limón justo cuando se despertaba, luego comía avena cortada con plátanos y sirope de agave para el desayuno. Para el almuerzo, generalmente era una ensalada con algún tipo de proteína, seguida de una manzana con mantequilla de almendras a última hora de la tarde. Si Meghan necesitaba otro bocadillo, optaría por un jugo verde. Un ejemplo de su cena habría sido pasta con calabacín, mucho parmesano y una copa de vino.

"En la pausa, todas las apuestas están canceladas", dice Meghan. Ella no está jugando exactamente con las papas fritas con queso y chile y los batidos gigantes, pero su dieta se vuelve un poco más relajada. Para el desayuno, habría optado por una tortilla con hierbas y queso más tostadas. El almuerzo fue marisco. y papas fritas. "Siempre espero estar almorzando con la gente, para que podamos compartir papas fritas. Es su propio grupo de alimentos para mí", dice Meghan. Luego, para la cena, iba a tomar una sopa. "Tengo más hambre entonces, así que por lo general voy más ligero para la cena".

Meghan bebe jugos verdes con bastante regularidad, pero no los considera que cambien la vida, como lo hacen algunas personas. "El jugo verde es una filosofía de comida como medicina para mí", explica, bebiéndolo más como una forma de aumentar su energía, como lo haría con una taza de café al final de la tarde.

Para ella, un plato que realmente cambia la vida no se trata de sus beneficios para la salud, sino que cambia la forma en que miras la comida, como el plato de pad thai que tenía en un pequeño restaurante de seis mesas en las afueras de Bangkok. "No hay estrella Michelin, no es lujoso", explica. “Le di un mordisco y dije: 'Dios mío, ¿qué he estado comiendo toda mi vida? ¿Así es como se supone que debe saber el pad thai?'.

Trabajando en Toronto y mdash donde Trajes se filmó y mdash hizo que Meghan se familiarizara con una especialidad canadiense aún más famosa: la poutine, también conocida como papas fritas cubiertas con requesón de queso y salsa. Sin embargo, muchas personas usan el tipo de queso incorrecto. (Pista: aléjate de la mozzarella).

"Tiene que chirriar cuando lo muerdes", dice Meghan. "En serio. Las cuajadas de queso deberían hacer un chirrido cuando las muerdes o las aprietas. Así es como sabes que tienes el tipo correcto".

Justo antes de servir los filetes, Meghan los rocía con limón. "Nadie prueba el limón, pero realmente resalta el sabor del bistec", dice.

Cuando Trajes & mdash un programa de EE. UU. sobre un genio que se hace pasar por abogado & mdash terminó de filmar su quinta temporada, un compañero de trabajo anunció con entusiasmo que lo celebrarían con bandejas de BeaverTails.

"Yo estaba como, 'Espera, lamento lo que viene". dice Meghan, quien interpretó a la asistente legal Rachel Zane. Sin embargo, no dudó en intentarlo, especialmente cuando resultó ser pasteles de embudo con forma de colas de castor, cubiertos de caramelo, chocolate y malvaviscos.
"Aparentemente, es algo canadiense", explica. "Es un capricho delicioso y pegajoso".

Un amigo la convenció de que cocine a fuego lento el calabacín durante cuatro o cinco horas, hasta que se convierta en una "papilla sexy y sucia" para mezclar con la pasta. "La salsa se vuelve tan cremosa que juraría que tiene toneladas de mantequilla y aceite, pero es solo calabacín, agua y un poco de caldo", dice Meghan.

Meghan admite que es un cliché y algo especial para un actor, pero ha notado una gran diferencia en cómo se ve su piel en la cámara y cuánta energía tiene durante el día cuando elimina el gluten por completo. "Se pone tan mal", dice. "Sin embargo, cuando estoy de viaje, no perderé la oportunidad de probar una buena pasta. Regreso de vacaciones todos los años con una comida para bebés, y la llamé Comida. Llego al set y soy como, 'Hey, Comida está aquí, y está pateando' ". Suena como nosotros después del almuerzo y mdash bastante todos los días.

Las almendras y la mantequilla de almendras son dos de sus favoritas. La mayoría de las celebridades preocupadas por la salud promocionan las almendras o algún otro tipo de nuez como un bocadillo saludable favorito, y son bastante conocidas en este momento por sus grasas saludables y proteínas vegetales. Pero más allá de mantenerte lleno entre comidas, resulta que las almendras también son buenas para tu piel.


Lo que realmente come Meghan Markle en un día

los Trajes Star convirtió los platos de la duquesa sobre por qué a la gente realmente le gusta el jugo verde, su loco truco de salsa de pasta y lo único que siempre elige sobre el postre.

Antes de que Meghan se convirtiera en miembro de la realeza, conversó con Delish sobre su amor por la actuación, la cocina y una gran copa de vino. Resulta que tiene algunos secretos culinarios serios y mdash, incluido un secreto para una salsa de pasta "sexy y sucia" que querrás probar lo antes posible.

"Las papas fritas y el vino son mis vicios", dice, y explica que renunciará a un postre pegajoso y chocolateado por un "tinto grande y hermoso" casi cualquier día. Tignanello es su favorito de todos los tiempos (le encanta tanto que llamó a su sitio de estilo de vida, The Tig, por su nombre), pero también es fanática de los Malbec argentinos, los taxis franceses y los pinot noirs de Oregón. "En el verano, sin embargo, cuando salgo con mis amigos, es todo el día", se ríe.

Todo eso de "la cámara agrega 10 libras" significa que Meghan a menudo comía más limpia durante la temporada de rodaje. La recogían alrededor de las 4:15 a.m., dice, y pasaba el resto del día en el set.

Así es como se veía: ella tomaba agua caliente con limón justo cuando se despertaba, luego comía avena cortada con plátanos y sirope de agave para el desayuno. Para el almuerzo, generalmente era una ensalada con algún tipo de proteína, seguida de una manzana con mantequilla de almendras a última hora de la tarde. Si Meghan necesitaba otro bocadillo, optaría por un jugo verde. Un ejemplo de su cena habría sido pasta con calabacín, mucho parmesano y una copa de vino.

"En la pausa, todas las apuestas están canceladas", dice Meghan. Ella no está jugando exactamente con las papas fritas con queso y chile y los batidos gigantes, pero su dieta se vuelve un poco más relajada. Para el desayuno, habría optado por una tortilla con hierbas y queso más tostadas. El almuerzo fue marisco. y papas fritas. "Siempre espero estar almorzando con la gente, para que podamos compartir papas fritas. Es su propio grupo de alimentos para mí", dice Meghan. Luego, para la cena, iba a tomar una sopa. "Tengo más hambre entonces, así que normalmente voy más ligero para la cena".

Meghan bebe jugos verdes con bastante regularidad, pero no considera que cambien la vida, como lo hacen algunas personas. "El jugo verde es una filosofía de comida como medicina para mí", explica, bebiéndolo más como una forma de aumentar su energía, como lo haría con una taza de café al final de la tarde.

Para ella, un plato que realmente cambia la vida no se trata de sus beneficios para la salud, sino que cambia la forma en que miras la comida, como el plato de pad thai que tenía en un pequeño restaurante de seis mesas en las afueras de Bangkok. "No hay estrella Michelin, no es lujoso", explica. “Le di un mordisco y dije: 'Dios mío, ¿qué he estado comiendo toda mi vida? ¿Así es como se supone que debe saber el pad thai?'.

Trabajando en Toronto y mdash donde Trajes se filmó y mdash hizo que Meghan se familiarizara con una especialidad canadiense aún más famosa: la poutine, también conocida como papas fritas cubiertas con requesón de queso y salsa. Sin embargo, muchas personas usan el tipo de queso incorrecto. (Pista: aléjate de la mozzarella).

"Tiene que chirriar cuando lo muerdes", dice Meghan. "En serio. Las cuajadas de queso deben hacer un chirrido cuando las muerdes o las aprietas. Así es como sabes que tienes el tipo correcto".

Justo antes de servir los filetes, Meghan los rocía con limón. "Nadie prueba el limón, pero realmente resalta el sabor del bistec", dice.

Cuando Trajes & mdash un programa de EE. UU. sobre un genio que se hace pasar por abogado & mdash terminó de filmar su quinta temporada, un compañero de trabajo anunció con entusiasmo que lo celebrarían con bandejas de BeaverTails.

"Yo estaba como, 'Espera, lamento lo que viene". dice Meghan, quien interpretó a la asistente legal Rachel Zane. Sin embargo, no dudó en intentarlo, especialmente cuando resultó ser pasteles de embudo con forma de colas de castor, cubiertos de caramelo, chocolate y malvaviscos.
"Aparentemente, es algo canadiense", explica. "Es un capricho delicioso y pegajoso".

Un amigo la convenció de que cocine a fuego lento el calabacín durante cuatro o cinco horas, hasta que se convierta en una "papilla sexy y sucia" para mezclar con la pasta. "La salsa se vuelve tan cremosa que juraría que tiene toneladas de mantequilla y aceite, pero es solo calabacín, agua y un poco de caldo", dice Meghan.

Meghan admite que es un cliché y algo especial para un actor, pero ha notado una gran diferencia en cómo se ve su piel en la cámara y cuánta energía tiene durante el día cuando elimina el gluten por completo. "Se pone tan mal", dice. "Sin embargo, cuando estoy de viaje, no perderé la oportunidad de probar una gran pasta. Regreso de vacaciones todos los años con una comida para bebés, y la llamé Comida. Llego al set y soy como, 'Hey, Comida está aquí y está pateando' ". Suena como nosotros después del almuerzo y mdash bastante todos los días.

Las almendras y la mantequilla de almendras son dos de sus favoritas. La mayoría de las celebridades preocupadas por la salud promocionan las almendras o algún otro tipo de nuez como un bocadillo saludable favorito, y son bastante conocidas en este momento por sus grasas saludables y proteínas vegetales. Pero más allá de mantenerte lleno entre comidas, resulta que las almendras también son buenas para tu piel.


Lo que realmente come Meghan Markle en un día

los Trajes Star convirtió los platos de la duquesa sobre por qué a la gente realmente le gusta el jugo verde, su loco truco de salsa de pasta y lo único que siempre elige sobre el postre.

Antes de que Meghan se convirtiera en miembro de la realeza, conversó con Delish sobre su amor por la actuación, la cocina y una gran copa de vino. Resulta que tiene algunos secretos culinarios serios y mdash, incluido un secreto para una salsa de pasta "sexy y sucia" que querrás probar lo antes posible.

"Las papas fritas y el vino son mis vicios", dice, y explica que renunciará a un postre pegajoso y chocolateado por un "tinto grande y hermoso" casi cualquier día. Tignanello es su favorito de todos los tiempos (le encanta tanto que llamó a su sitio de estilo de vida, The Tig, por su nombre), pero también es fanática de los Malbec argentinos, los taxis franceses y los pinot noirs de Oregón. "En el verano, sin embargo, cuando salgo con mis amigos, es todo el día", se ríe.

Todo eso de "la cámara agrega 10 libras" significa que Meghan a menudo comía más limpia durante la temporada de rodaje. La recogían alrededor de las 4:15 a.m., dice, y pasaba el resto del día en el set.

Así es como se veía: ella tomaba agua caliente con limón justo cuando se despertaba, luego comía avena cortada con plátanos y sirope de agave para el desayuno. Para el almuerzo, generalmente era una ensalada con algún tipo de proteína, seguida de una manzana con mantequilla de almendras a última hora de la tarde. Si Meghan necesitaba otro bocadillo, optaría por un jugo verde. Un ejemplo de su cena habría sido pasta con calabacín, mucho parmesano y una copa de vino.

"En la pausa, todas las apuestas están canceladas", dice Meghan. Ella no está exactamente delirando con las papas fritas con queso con chile y los batidos gigantes, pero su dieta se vuelve un poco más relajada. Para el desayuno, habría optado por una tortilla con hierbas y queso más tostadas. El almuerzo fue marisco. y papas fritas. "Siempre espero estar almorzando con la gente, para que podamos compartir papas fritas. Es su propio grupo de alimentos para mí", dice Meghan. Luego, para la cena, iba a tomar una sopa. "Tengo más hambre entonces, así que por lo general voy más ligero para la cena".

Meghan bebe jugos verdes con bastante regularidad, pero no los considera que cambien la vida, como lo hacen algunas personas. "El jugo verde es una filosofía de comida como medicina para mí", explica, bebiéndolo más como una forma de aumentar su energía, como lo haría con una taza de café al final de la tarde.

Para ella, un plato que realmente cambia la vida no se trata de sus beneficios para la salud, sino que cambia la forma en que miras la comida, como el plato de pad thai que tenía en un pequeño restaurante de seis mesas en las afueras de Bangkok. "No hay estrella Michelin, no es lujoso", explica. “Le di un mordisco y dije: 'Dios mío, ¿qué he estado comiendo toda mi vida? ¿Así es como se supone que debe saber el pad thai?'.

Trabajando en Toronto y mdash donde Trajes se filmó y mdash hizo que Meghan se familiarizara con una especialidad canadiense aún más famosa: la poutine, también conocida como papas fritas cubiertas con requesón de queso y salsa. Sin embargo, muchas personas usan el tipo de queso incorrecto. (Pista: aléjate de la mozzarella).

"Tiene que chirriar cuando lo muerdes", dice Meghan. "De verdad. Las cuajadas de queso deberían hacer un chirrido cuando las muerdes o las aprietas. Así es como sabes que tienes el tipo correcto".

Justo antes de servir los filetes, Meghan los rocía con limón. "Nadie prueba el limón, pero realmente resalta el sabor del bistec", dice.

Cuando Trajes & mdash un programa de EE. UU. sobre un genio que se hace pasar por abogado & mdash terminó de filmar su quinta temporada, un compañero de trabajo anunció con entusiasmo que lo celebrarían con bandejas de BeaverTails.

"Yo estaba como, 'Espera, lamento lo que viene". dice Meghan, quien interpretó a la asistente legal Rachel Zane. Sin embargo, no dudó en probarlo, especialmente cuando resultó ser pasteles de embudo con forma de colas de castor, cubiertos de caramelo, chocolate y malvaviscos.
"Aparentemente, es algo canadiense", explica. "Es un capricho delicioso y pegajoso".

Un amigo la convenció de que cocine a fuego lento el calabacín durante cuatro o cinco horas, hasta que se convierta en una "papilla sexy y sucia" para mezclar con la pasta. "The sauce gets so creamy, you'd swear there's tons of butter and oil in it, but it's just zucchini, water and a little bouillon," Meghan says.

Meghan admits it's a cliché actor thing to say, but she has noticed a big difference in how her skin looks on-camera and how much energy she has during the day when she cuts out gluten completely. "It gets such a bad wrap," she says. "However, when I'm traveling, I won't miss an opportunity to try great pasta. I come back from vacation every year with a food baby, and I've named her Comida. I get to the set and I'm like, 'Hey, Comida's here, and she's kicking.'" Sounds like us after lunch&mdashpretty much every day.

Almonds and almond butter are two of her favs. Most health-conscious celebs tout almonds or some other kind of nut as a favorite healthy snack, and they're pretty well-known at this point for their healthy fats and plant protein. But beyond keeping you full between meals, it turns out almonds are also good for your skin.


What Meghan Markle Actually Eats in a Day

los Trajes star turned Duchess dishes on why people really like green juice, her insane pasta sauce hack, and the one thing she'll always choose over dessert.

Before Meghan became a royal, she chatted with Delish about her love of acting, cooking, and a great glass of wine. Turns out, she's got some serious culinary secrets &mdash including one secret to a "sexy, filthy" pasta sauce you'll want to try ASAP.

"French fries and vino are my vices," she says, explaining that she'll forego a gooey, chocolatey dessert for a "big, beautiful red" just about any day. Tignanello is her all-time fave (she loves it so much she named her lifestyle site, The Tig, after it), but she's also a fan of Argentinian Malbecs, French cabs and pinot noirs from Oregon. "In the summer, though, when I'm out with my friends, it's rosé all day," she laughs.

That whole "the camera adds 10 pounds" thing means that Meghan often ate cleaner during shoot season. She would get picked up around 4:15 a.m., she says, and spent the rest of the day on set.

Here's what that looked like: She'd have hot water with lemon right when she woke up, then ate steel-cut oats with bananas and agave syrup for breakfast. For lunch, it was usually a salad with some kind of protein, followed up by an apple with almond butter later than afternoon. If Meghan needed another snack, she'd go for a green juice. An example of her dinner would have been pasta with zucchini, lots of parmesan, and a glass of wine.

"On hiatus, all bets are off," Meghan says. She's not exactly balling out on chili cheese fries and supersized milkshakes, but her diet gets a bit more relaxed. For breakfast, she would have opted for an omelette with herbs and cheese plus toast. Lunch was seafood . and French fries. "I'm always hoping I'm having lunch with people, so we can share fries. It's its own food group for me," Meghan says. Then for dinner, she'd go for soup."I'm more peckish then, so I usually go lighter for dinner."

Meghan drinks green juices pretty regularly, but she doesn't consider them life-changing, like some people do. "Green juice is a food-as-medicine philosophy for me," she explains, drinking it more as a way to boost her energy, like you would a late-afternoon cup of coffee.

For her, a truly life-changing dish isn't about its health benefits it's one that shifts the way you look at food, like the plate of pad thai she had at a tiny, six-table restaurant outside of Bangkok. "There's no Michelin star, it's not fancy," she explains. "I took a bite and said, 'Oh my God, what have I been eating all my life? This is what pad thai's supposed to taste like?'.

Working in Toronto &mdash where Trajes was filmed &mdash made Meghan very familiar with an even more famous Canadian specialty: poutine, aka fries smothered in cheese curds and gravy. Many people, though, use the wrong kind of cheese. (Hint: Back away from the mozzarella.)

"It's got to squeak when you bite into it," Meghan says. "Really. The cheese curds should make a squeaking noise when you bite into them or squeeze them. That's how you know you've got the right kind."

Just before serving steaks, Meghan squirts them with lemon. "Nobody tastes the lemon, but it really brings out the steak's flavor," she says.

Cuando Trajes &mdash a USA show about a genius pretending to be a lawyer &mdash finished filming its fifth season, a coworker excitedly announced they'd be celebrating with platters of BeaverTails .

"I was like, 'Wait, I'm sorry what's coming in?" says Meghan, who played paralegal Rachel Zane. She didn't hesitate to give it a try, though &mdash especially when it turned out to be funnel cakes shaped like beaver tails, covered in caramel, chocolate, and marshmallows.
"Apparently, it's a Canadian thing," she explains. "It's a sticky, delicious indulgence."

A friend convinced her to slow-cook zucchini for four to five hours, until it breaks down into a "filthy, sexy mush" to toss with pasta. "The sauce gets so creamy, you'd swear there's tons of butter and oil in it, but it's just zucchini, water and a little bouillon," Meghan says.

Meghan admits it's a cliché actor thing to say, but she has noticed a big difference in how her skin looks on-camera and how much energy she has during the day when she cuts out gluten completely. "It gets such a bad wrap," she says. "However, when I'm traveling, I won't miss an opportunity to try great pasta. I come back from vacation every year with a food baby, and I've named her Comida. I get to the set and I'm like, 'Hey, Comida's here, and she's kicking.'" Sounds like us after lunch&mdashpretty much every day.

Almonds and almond butter are two of her favs. Most health-conscious celebs tout almonds or some other kind of nut as a favorite healthy snack, and they're pretty well-known at this point for their healthy fats and plant protein. But beyond keeping you full between meals, it turns out almonds are also good for your skin.


What Meghan Markle Actually Eats in a Day

los Trajes star turned Duchess dishes on why people really like green juice, her insane pasta sauce hack, and the one thing she'll always choose over dessert.

Before Meghan became a royal, she chatted with Delish about her love of acting, cooking, and a great glass of wine. Turns out, she's got some serious culinary secrets &mdash including one secret to a "sexy, filthy" pasta sauce you'll want to try ASAP.

"French fries and vino are my vices," she says, explaining that she'll forego a gooey, chocolatey dessert for a "big, beautiful red" just about any day. Tignanello is her all-time fave (she loves it so much she named her lifestyle site, The Tig, after it), but she's also a fan of Argentinian Malbecs, French cabs and pinot noirs from Oregon. "In the summer, though, when I'm out with my friends, it's rosé all day," she laughs.

That whole "the camera adds 10 pounds" thing means that Meghan often ate cleaner during shoot season. She would get picked up around 4:15 a.m., she says, and spent the rest of the day on set.

Here's what that looked like: She'd have hot water with lemon right when she woke up, then ate steel-cut oats with bananas and agave syrup for breakfast. For lunch, it was usually a salad with some kind of protein, followed up by an apple with almond butter later than afternoon. If Meghan needed another snack, she'd go for a green juice. An example of her dinner would have been pasta with zucchini, lots of parmesan, and a glass of wine.

"On hiatus, all bets are off," Meghan says. She's not exactly balling out on chili cheese fries and supersized milkshakes, but her diet gets a bit more relaxed. For breakfast, she would have opted for an omelette with herbs and cheese plus toast. Lunch was seafood . and French fries. "I'm always hoping I'm having lunch with people, so we can share fries. It's its own food group for me," Meghan says. Then for dinner, she'd go for soup."I'm more peckish then, so I usually go lighter for dinner."

Meghan drinks green juices pretty regularly, but she doesn't consider them life-changing, like some people do. "Green juice is a food-as-medicine philosophy for me," she explains, drinking it more as a way to boost her energy, like you would a late-afternoon cup of coffee.

For her, a truly life-changing dish isn't about its health benefits it's one that shifts the way you look at food, like the plate of pad thai she had at a tiny, six-table restaurant outside of Bangkok. "There's no Michelin star, it's not fancy," she explains. "I took a bite and said, 'Oh my God, what have I been eating all my life? This is what pad thai's supposed to taste like?'.

Working in Toronto &mdash where Trajes was filmed &mdash made Meghan very familiar with an even more famous Canadian specialty: poutine, aka fries smothered in cheese curds and gravy. Many people, though, use the wrong kind of cheese. (Hint: Back away from the mozzarella.)

"It's got to squeak when you bite into it," Meghan says. "Really. The cheese curds should make a squeaking noise when you bite into them or squeeze them. That's how you know you've got the right kind."

Just before serving steaks, Meghan squirts them with lemon. "Nobody tastes the lemon, but it really brings out the steak's flavor," she says.

Cuando Trajes &mdash a USA show about a genius pretending to be a lawyer &mdash finished filming its fifth season, a coworker excitedly announced they'd be celebrating with platters of BeaverTails .

"I was like, 'Wait, I'm sorry what's coming in?" says Meghan, who played paralegal Rachel Zane. She didn't hesitate to give it a try, though &mdash especially when it turned out to be funnel cakes shaped like beaver tails, covered in caramel, chocolate, and marshmallows.
"Apparently, it's a Canadian thing," she explains. "It's a sticky, delicious indulgence."

A friend convinced her to slow-cook zucchini for four to five hours, until it breaks down into a "filthy, sexy mush" to toss with pasta. "The sauce gets so creamy, you'd swear there's tons of butter and oil in it, but it's just zucchini, water and a little bouillon," Meghan says.

Meghan admits it's a cliché actor thing to say, but she has noticed a big difference in how her skin looks on-camera and how much energy she has during the day when she cuts out gluten completely. "It gets such a bad wrap," she says. "However, when I'm traveling, I won't miss an opportunity to try great pasta. I come back from vacation every year with a food baby, and I've named her Comida. I get to the set and I'm like, 'Hey, Comida's here, and she's kicking.'" Sounds like us after lunch&mdashpretty much every day.

Almonds and almond butter are two of her favs. Most health-conscious celebs tout almonds or some other kind of nut as a favorite healthy snack, and they're pretty well-known at this point for their healthy fats and plant protein. But beyond keeping you full between meals, it turns out almonds are also good for your skin.


What Meghan Markle Actually Eats in a Day

los Trajes star turned Duchess dishes on why people really like green juice, her insane pasta sauce hack, and the one thing she'll always choose over dessert.

Before Meghan became a royal, she chatted with Delish about her love of acting, cooking, and a great glass of wine. Turns out, she's got some serious culinary secrets &mdash including one secret to a "sexy, filthy" pasta sauce you'll want to try ASAP.

"French fries and vino are my vices," she says, explaining that she'll forego a gooey, chocolatey dessert for a "big, beautiful red" just about any day. Tignanello is her all-time fave (she loves it so much she named her lifestyle site, The Tig, after it), but she's also a fan of Argentinian Malbecs, French cabs and pinot noirs from Oregon. "In the summer, though, when I'm out with my friends, it's rosé all day," she laughs.

That whole "the camera adds 10 pounds" thing means that Meghan often ate cleaner during shoot season. She would get picked up around 4:15 a.m., she says, and spent the rest of the day on set.

Here's what that looked like: She'd have hot water with lemon right when she woke up, then ate steel-cut oats with bananas and agave syrup for breakfast. For lunch, it was usually a salad with some kind of protein, followed up by an apple with almond butter later than afternoon. If Meghan needed another snack, she'd go for a green juice. An example of her dinner would have been pasta with zucchini, lots of parmesan, and a glass of wine.

"On hiatus, all bets are off," Meghan says. She's not exactly balling out on chili cheese fries and supersized milkshakes, but her diet gets a bit more relaxed. For breakfast, she would have opted for an omelette with herbs and cheese plus toast. Lunch was seafood . and French fries. "I'm always hoping I'm having lunch with people, so we can share fries. It's its own food group for me," Meghan says. Then for dinner, she'd go for soup."I'm more peckish then, so I usually go lighter for dinner."

Meghan drinks green juices pretty regularly, but she doesn't consider them life-changing, like some people do. "Green juice is a food-as-medicine philosophy for me," she explains, drinking it more as a way to boost her energy, like you would a late-afternoon cup of coffee.

For her, a truly life-changing dish isn't about its health benefits it's one that shifts the way you look at food, like the plate of pad thai she had at a tiny, six-table restaurant outside of Bangkok. "There's no Michelin star, it's not fancy," she explains. "I took a bite and said, 'Oh my God, what have I been eating all my life? This is what pad thai's supposed to taste like?'.

Working in Toronto &mdash where Trajes was filmed &mdash made Meghan very familiar with an even more famous Canadian specialty: poutine, aka fries smothered in cheese curds and gravy. Many people, though, use the wrong kind of cheese. (Hint: Back away from the mozzarella.)

"It's got to squeak when you bite into it," Meghan says. "Really. The cheese curds should make a squeaking noise when you bite into them or squeeze them. That's how you know you've got the right kind."

Just before serving steaks, Meghan squirts them with lemon. "Nobody tastes the lemon, but it really brings out the steak's flavor," she says.

Cuando Trajes &mdash a USA show about a genius pretending to be a lawyer &mdash finished filming its fifth season, a coworker excitedly announced they'd be celebrating with platters of BeaverTails .

"I was like, 'Wait, I'm sorry what's coming in?" says Meghan, who played paralegal Rachel Zane. She didn't hesitate to give it a try, though &mdash especially when it turned out to be funnel cakes shaped like beaver tails, covered in caramel, chocolate, and marshmallows.
"Apparently, it's a Canadian thing," she explains. "It's a sticky, delicious indulgence."

A friend convinced her to slow-cook zucchini for four to five hours, until it breaks down into a "filthy, sexy mush" to toss with pasta. "The sauce gets so creamy, you'd swear there's tons of butter and oil in it, but it's just zucchini, water and a little bouillon," Meghan says.

Meghan admits it's a cliché actor thing to say, but she has noticed a big difference in how her skin looks on-camera and how much energy she has during the day when she cuts out gluten completely. "It gets such a bad wrap," she says. "However, when I'm traveling, I won't miss an opportunity to try great pasta. I come back from vacation every year with a food baby, and I've named her Comida. I get to the set and I'm like, 'Hey, Comida's here, and she's kicking.'" Sounds like us after lunch&mdashpretty much every day.

Almonds and almond butter are two of her favs. Most health-conscious celebs tout almonds or some other kind of nut as a favorite healthy snack, and they're pretty well-known at this point for their healthy fats and plant protein. But beyond keeping you full between meals, it turns out almonds are also good for your skin.


What Meghan Markle Actually Eats in a Day

los Trajes star turned Duchess dishes on why people really like green juice, her insane pasta sauce hack, and the one thing she'll always choose over dessert.

Before Meghan became a royal, she chatted with Delish about her love of acting, cooking, and a great glass of wine. Turns out, she's got some serious culinary secrets &mdash including one secret to a "sexy, filthy" pasta sauce you'll want to try ASAP.

"French fries and vino are my vices," she says, explaining that she'll forego a gooey, chocolatey dessert for a "big, beautiful red" just about any day. Tignanello is her all-time fave (she loves it so much she named her lifestyle site, The Tig, after it), but she's also a fan of Argentinian Malbecs, French cabs and pinot noirs from Oregon. "In the summer, though, when I'm out with my friends, it's rosé all day," she laughs.

That whole "the camera adds 10 pounds" thing means that Meghan often ate cleaner during shoot season. She would get picked up around 4:15 a.m., she says, and spent the rest of the day on set.

Here's what that looked like: She'd have hot water with lemon right when she woke up, then ate steel-cut oats with bananas and agave syrup for breakfast. For lunch, it was usually a salad with some kind of protein, followed up by an apple with almond butter later than afternoon. If Meghan needed another snack, she'd go for a green juice. An example of her dinner would have been pasta with zucchini, lots of parmesan, and a glass of wine.

"On hiatus, all bets are off," Meghan says. She's not exactly balling out on chili cheese fries and supersized milkshakes, but her diet gets a bit more relaxed. For breakfast, she would have opted for an omelette with herbs and cheese plus toast. Lunch was seafood . and French fries. "I'm always hoping I'm having lunch with people, so we can share fries. It's its own food group for me," Meghan says. Then for dinner, she'd go for soup."I'm more peckish then, so I usually go lighter for dinner."

Meghan drinks green juices pretty regularly, but she doesn't consider them life-changing, like some people do. "Green juice is a food-as-medicine philosophy for me," she explains, drinking it more as a way to boost her energy, like you would a late-afternoon cup of coffee.

For her, a truly life-changing dish isn't about its health benefits it's one that shifts the way you look at food, like the plate of pad thai she had at a tiny, six-table restaurant outside of Bangkok. "There's no Michelin star, it's not fancy," she explains. "I took a bite and said, 'Oh my God, what have I been eating all my life? This is what pad thai's supposed to taste like?'.

Working in Toronto &mdash where Trajes was filmed &mdash made Meghan very familiar with an even more famous Canadian specialty: poutine, aka fries smothered in cheese curds and gravy. Many people, though, use the wrong kind of cheese. (Hint: Back away from the mozzarella.)

"It's got to squeak when you bite into it," Meghan says. "Really. The cheese curds should make a squeaking noise when you bite into them or squeeze them. That's how you know you've got the right kind."

Just before serving steaks, Meghan squirts them with lemon. "Nobody tastes the lemon, but it really brings out the steak's flavor," she says.

Cuando Trajes &mdash a USA show about a genius pretending to be a lawyer &mdash finished filming its fifth season, a coworker excitedly announced they'd be celebrating with platters of BeaverTails .

"I was like, 'Wait, I'm sorry what's coming in?" says Meghan, who played paralegal Rachel Zane. She didn't hesitate to give it a try, though &mdash especially when it turned out to be funnel cakes shaped like beaver tails, covered in caramel, chocolate, and marshmallows.
"Apparently, it's a Canadian thing," she explains. "It's a sticky, delicious indulgence."

A friend convinced her to slow-cook zucchini for four to five hours, until it breaks down into a "filthy, sexy mush" to toss with pasta. "The sauce gets so creamy, you'd swear there's tons of butter and oil in it, but it's just zucchini, water and a little bouillon," Meghan says.

Meghan admits it's a cliché actor thing to say, but she has noticed a big difference in how her skin looks on-camera and how much energy she has during the day when she cuts out gluten completely. "It gets such a bad wrap," she says. "However, when I'm traveling, I won't miss an opportunity to try great pasta. I come back from vacation every year with a food baby, and I've named her Comida. I get to the set and I'm like, 'Hey, Comida's here, and she's kicking.'" Sounds like us after lunch&mdashpretty much every day.

Almonds and almond butter are two of her favs. Most health-conscious celebs tout almonds or some other kind of nut as a favorite healthy snack, and they're pretty well-known at this point for their healthy fats and plant protein. But beyond keeping you full between meals, it turns out almonds are also good for your skin.