Nuevas recetas

Hugh Acheson nombra nuevo restaurante Savannah y más noticias

Hugh Acheson nombra nuevo restaurante Savannah y más noticias

En el Media Mix de hoy, un artista se convierte en un empresario de perros calientes, además de cómo comen los animales

The Daily Meal te trae las noticias más importantes del mundo de la comida.

El nuevo restaurante de Hugh Acheson: Se rumorea que el nuevo restaurante del chef sureño se llamará provisionalmente Vittoria, con mariscos, pastas y pizzas. [Comensal]

Como los animales comen su comida: No estamos seguros de si todo esto es científicamente exacto, pero al menos es divertido. [Señor hombre épico]

Artista al proveedor de Hot Dog: La historia detrás de un operador de camión de comida, desde artista hasta trabajadora de suministros de arte, desde camarera hasta emprendedora. [Noticias de NJ]

Sydney Chef apuñala al cliente: Después de que un cliente se quejó del servicio, un chef supuestamente apuñaló a dicho cliente con una brocheta de metal. Nos mantendremos en silencio la próxima vez. [Sydney Morning Herald]


La receta del estilo del chef Hugh Acheson

UNA CHAQUETA BLANCA, zapatos toscos, pantalones a cuadros. El uniforme del chef es tan suave como una pechuga de pollo recocida. La mayoría de los cocineros están demasiado preocupados por el sabor como para considerar la moda, pero para Hugh Acheson, de 43 años, propietario de cuatro restaurantes en Georgia, incluido el Florence en Savannah y el Five & amp Ten en Atenas, las excavaciones aburridas no servirían. En la cocina, dijo el Sr. Acheson, "no puedes definirte mucho". Aún se las arregla para hacerlo con calcetines de colores.

Este sigiloso compromiso con el estilo se ha filtrado en el resto del guardarropa del Sr. Acheson, ya que reemplazó los jeans y camisetas de su juventud con pantalones entallados y chaquetas deportivas con adornos. "Cuando tenía alrededor de 30 años, comencé a darme cuenta de que la ropa que no me quedaba bien se veía mucho peor en una persona de 30 años que en una de 18", dijo.

Como ha pasado más tiempo fuera de la cocina en los últimos años como juez en "Top Chef", se ha convertido en una de las figuras más elegantes del mundo de la comida, favoreciendo los trajes de Sid Mashburn y Gucci, y siempre apretándose un poco para ir de compras. cuando se viaja. Aquí, la receta de estilo del Sr. Acheson.

Pomada Pennywise

“En mi cabello, uso el de Murray en la lata naranja. Es completamente asequible y mantiene mi cabello muy liso en el lugar donde quiero ". Pomada de Murray, $ 5, Duane Reade, 212-391-1105

Camisetas honradas por el tiempo

“No ahorro en camisetas. Me gustan las camisetas Velva Sheen caras, buenas y de la vieja escuela que cuestan como 50 dólares cada una. Recuerdo haber visto un anuncio de ellos en una vieja revista Gentry años atrás. Es una de esas marcas icónicas que nunca podemos perder en Estados Unidos. [Sería] como perder un alimento básico ".


Los mejores platos del chef Hugh Acheson sobre comida rápida, ingredientes favoritos y placeres culpables

Al agregar su correo electrónico, acepta recibir actualizaciones sobre Spoon University Healthier

Si no reconoces Hugh Acheson de la ciudad (si vives en Atenas) o El mejor chef,¿ENTONCES HA ESTADO VIVIENDO BAJO UNA ROCA?

Bromas aparte, para aquellos de ustedes que no conocen a Hugh (lo sé, solo llámenme Dr. Seuss), el chef es seis veces nominado a James Beard como Mejor Chef del Sureste, y Comida y vinoGanador de 2002 de su premio Best New Chef.

Acheson también es propietario de cuatro restaurantes con sede en Georgia (Athens's 5 y amp10, Atenas La naciónyo, de Atlanta Empire State Sury de Savannah La florencia).

La corriente El mejor chef El juez invitado de la temporada 12 habló con Spoon UGA sobre todos sus favoritos y cómo es realmente estar en el ámbito de El mejor chef:

Spoon University: ¿Merienda favorita de medianoche?

Hugh Acheson: Un simple sándwich de pan de centeno con mantequilla, mostaza y jamón.

SU: ¿Restaurante favorito de comida rápida?

DECIR AH: PopeyePollo frito.

SU: ¿Restaurante favorito de la ciudad natal? ¿Artículo favorito en su menú?

DECIR AH: Una tienda de comestibles mexicana en Chase Street llamada Los Amigos. Mi favorito es su Tacos al Pastor.

SU: ¿Restaurante favorito en Atenas? ¿Artículo favorito en su menú?

DECIR AH: Pupusas de cerdo de Tlaloc.

SU: ¿Ingrediente favorito para trabajar?

SU: ¿El ingrediente menos favorito para consumir / trabajar?

DECIR AH: Pimientos verdes.

SU: ¿Aparatos de cocina favoritos?

DECIR AH: Las licuadoras, coladores y pinzas Vitamix son realmente útiles.

SU: ¿El mejor consejo culinario que alguien te haya dado?

DECIR AH: "Limpia sobre la marcha".

SU: ¿Ídolo culinario?

DECIR AH: Hay un chef en Birmingham a quien siempre he reverenciado. Se llama Frank Stitt.

SU: ¿Un alimento que consideraría su "debilidad" / placer culpable?

DECIR AH: Zanahorias. No son realmente culpables, pero definitivamente son un placer. Siempre los tengo a mano como bocadillo.

SU: ¿Un alimento básico sureño que podamos encontrar durante todo el año en la despensa de su casa?

DECIR AH: Sémola de piedra.

SU: ¿Una especialidad culinaria suya de la que sus hijas no se cansan?

DECIR AH: Repollo carbonizado.

SU: ¿Una especialidad culinaria suya que definitivamente deleita a la multitud?

DECIR AH: Una ensalada César realmente buena.

SU: ¿Un superalimento que encuentras subestimado / al que crees que todos deberían participar?

SU: ¿Un superalimento que encuentra sobrevalorado?

SU: ¿Una tendencia gastronómica que crees que debe reaparecer?

DECIR AH: Comida china americanizada como Lo Mein.

SU: Uno El mejor chef (detrás de escena) secreto que puedes compartir con nosotros?

DECIR AH: Realmente no hay mucho. Todos son muy similares a los que se muestran en la televisión. TomásEs un hombre serio, PadmaEs bastante distante, y Vendaval es muy dulce.

SU: Algo que El mejor chef ¿El elenco / equipo comió bocadillos mientras estaba en el set?

DECIR AH: Se consumen muchos ositos de goma.

Foto cortesía de Jason Travis

SU: Si pudieras comer con alguien (vivo o muerto), ¿qué servirías y en qué comida (es decir, desayuno, almuerzo, cena)?

DECIR AH: A media tarde / almuerzo es un buen momento para tenerlo con un grupo ecléctico de humanos como Mark Twain, Tom Waits, Joe Strummer (de The Clash) y lanzar un bicho raro como Napoleón. El menú sería comida informal como ostras, caviar y vino blanco.

¿Quieres más entrevistas con chefs famosos? Mira lo siguiente:


¡12 días de recetas navideñas!

Por Eat It & # 38 Like It Staff 4 de diciembre de 2013 Sin comentarios

Algunas personas dicen que es la época más maravillosa del año, hasta que tienes que cocinar algo. A otros les encanta preparar cosas nuevas y diferentes. ¡Pues aquí tienes la oportunidad de hacerlo como lo hacen los chefs de la zona! El año pasado pensamos que nos divertiríamos compartiendo recetas locales durante las vacaciones. Le pedimos a varios restaurantes de la zona que compartieran un poco de alegría navideña con nosotros en forma de receta. Puede ser un aperitivo, un entrante o un postre. Cualquier cosa que sirvan en sus restaurantes o tal vez coman en casa.

¿Participando hasta ahora? Driftaway Cafe, A. Señuelo, Hugh Acheson, Ziegler House Inn, Chocolat de Adam Turoni, y muchos más. Es su manera de agradecer su apoyo este año y una manera fácil de resolver esa vieja pregunta & # 8220 ¿Qué debo llevar al almuerzo de Pot Luck de la oficina? & # 8221.

Busque las recetas del 6 al 23 de diciembre. Aquí mismo en Eatitandlikeit.com

Eat It & # 38 Like It Staff

Eat It and Like It se lanzó en Savannah, Georgia, con la personalidad de televisión Jesse Blanco como presentador. Su pasión por la comida y los viajes ha convertido a Eat It and Like It en un programa dos veces nominado al EMMY sobre comida sureña contemporánea y tradicional.

Sobre el autor

Eat It and Like It se lanzó en Savannah, Georgia, con la personalidad de televisión Jesse Blanco como presentador. Su pasión por la comida y los viajes ha convertido a Eat It and Like It en un programa dos veces nominado al EMMY sobre comida sureña contemporánea y tradicional.


Hugh Acheson nombra nuevo restaurante Savannah y más noticias - Recetas

Cuando me enteré por primera vez del Festival de comida y vino de Savannah, supe de inmediato que quería participar. Una de las mejores maneras de asistir a eventos y festivales de Savannah como un VIP es ser voluntario para ayudar a trabajar entre bastidores, así que me registré en línea hace meses y seleccioné los eventos que sabía que no quería perderme. Desde entonces, he estado esperando ansiosamente que llegue el día para poder reunirme con el Foodie Famous y vivir mis sueños culinarios de convertirme en un Celebrity Top Chef. La semana pasada, las estrellas finalmente se alinearon (literalmente) y el primer festival anual de comida y vino de Savannah se estrenó en el famoso distrito histórico del centro de la ciudad, capturando los corazones (y estómagos) de los lugareños y turistas de todas las edades.

Lo más destacado de la semana para mí fue la clase de cocina del chef Hugh Acheson que se llevó a cabo en la escuela de cocina 700 Drayton el jueves 14 de noviembre. Soy un ENORME fanático de Top Chef y Hugh Acheson es mi chef famoso favorito de la serie porque tiene una boca inteligente, un ingenio rápido y no tiene miedo de decirte lo que piensa. (Me recuerda a alguien MÁS que conozco muy bien, hmmmmm.) También he llegado a amar su firma uni-ceja, aunque nunca la entenderé realmente.

Llegué temprano para mi turno Chef Darrin y Marcia.jpg en la Escuela de Cocina 700 Drayton con una sonrisa permanente en mi rostro de oreja a oreja. La escuela de cocina está ubicada dentro de la mansión en Forsyth Park, por lo que fue muy conveniente para mí estacionar en nuestra oficina y caminar las 2 cuadras hasta el hotel. Todos los miembros del personal de la Mansión fueron muy serviciales y me dirigieron al Chef Darin, quien es el director de la Escuela de Cocina 700 Drayton. Acepté un desafío de cocina hace dos años en la escuela con el chef Darin y fue una maravilla. La configuración que tienen es de PRIMERA categoría y asistir a una clase de cocina en 700 Drayton es una actividad única de Savannah que recomendaría para su visita. Es una opción especialmente buena para chicas y escapadas n. ° 8217, despedidas de soltera, formación de equipos corporativos o cualquier persona que busque divertirse con la comida.

El chef Hugh apareció alrededor del mediodía con una mochila Mostaza muy de moda que se veía tan elegante como en la televisión. Fue INCREÍBLE poder tener un tiempo a solas con él antes de que todos los demás llegaran y fue muy bueno aguantar todas mis tonterías. Hugh, (sí, ahora estamos por nombre de pila) tiene dos restaurantes en Athens, GA, Five y Ten, 8221, The National, y al mismo tiempo deja su huella en la escena culinaria de Atlanta con su restaurante y # 8220Empire State South. & # 8221 La GRAN NOTICIA para Savannah Georgia es que Hugh abrirá su primer restaurante en la ciudad anfitriona llamado & # 8220The Florence, & # 8221 en abril de 2014.

The Florence residirá en Victory Drive # 1 junto a la última instalación de viviendas SCAD en el distrito del centro. Hugh me dijo que el restaurante iba a ocupar los tres pisos del antiguo almacén de hielo con un restaurante de cena de estilo italiano en el piso # 1, una cafetería gourmet en el piso # 2 y un bar de vinos y licores en el piso superior y último. . Traerá a su chef ejecutivo, Kyle Jacovino, de su restaurante Five & amp Ten en Atenas para dirigir el espectáculo. Hugh envió a Kyle a Italia durante un año para estudiar y me dice que tienen estilos de cocina y filosofías similares, por lo que está más que seguro de que Kyle lo hará sentir orgulloso.

Finalmente. Hice la pregunta en todas nuestras mentes, ¿alguna vez habrá un Top Chef Savannah? Él sonrió y me dijo que podría haber un Top Chef SOUTH en el horizonte, pero aún no hay nada en proceso ... (¡Solo recuerda, lo escuchaste AQUÍ primero!)

Hugh está de gira promocionando su nuevo libro de cocina ganador del premio James Beard & # 8220A New Turn in the South & # 8221; seleccionó su receta Frogmore Stew de sus páginas para demostrar a la clase. Explicó que Frogmore Stew es su versión del Southern Classic Low Country Boil, pero se sirve en su propio caldo similar a una bullabesa. El chef Hugh nos admite que el plato fue el resultado de una receta mal leída de Hoppin & # 8217 John Taylor & # 8217s First Book & # 8220Hoppin & # 8217 John & # 8217s Lowcountry Cooking & # 8221 Nunca había cocinado Low Country Boil antes, ( Yankee) y no se dio cuenta de que se suponía que debías tirar el caldo. De hecho, continúa diciéndonos que no entendía POR QUÉ lo tirarías a la basura en primer lugar. (¡Escuche, escuche!) La mayoría de los ingredientes para el estofado son muy similares a la salchicha de Andouille Low Country Boil, el maíz, las papas rojas, los camarones frescos locales y muchos otros ingredientes increíbles que no puedo compartir en este momento. Solo tendrá que comprar el libro de cocina para obtener la interpretación completa. (Ok, ok, ¡me atrapaste! La promoción desvergonzada /> de su libro de cocina es mi forma de sumar puntos con Hugh. ¿Funcionó?

Después de la introducción inicial a la clase, Treasury Wine Estates realizó una breve presentación de vinos. Mis nuevos amigos Heath y Lisa estuvieron presentes para representar a Matua Wine y luego dijeron a la clase que Matua fue el primer Sauvignon Blanc que se cultivó en Nueva Zelanda en 1969. Heath detalló el proceso de cómo se hace Matua y nos dio consejos Sobre cómo combinarlo con nuestro exclusivo paladar sureño mientras Lisa servía una copa para todos. Me encontré con el dúo nuevamente el sábado en la tienda VIP Vinters durante el evento Taste of Savannah donde tomé esta gran foto.
Visite el sitio web de Treasury Wine Estates en www.tweglobal.com

Una vez que terminó la instrucción sobre el vino, Hugh comenzó a contarle a la clase sobre sus inicios como chef y cómo su amor por los ingredientes frescos impulsó su impulso /> por cocinar profesionalmente. Nos habló sobre la importancia de usar ingredientes locales y habló con pasión sobre cómo debemos esforzarnos por apoyar nuestras fuentes de alimentos locales. Como él dice, & # 8220Estamos todos juntos en esto. & # 8221

Hef Hugh continuó hablando sobre cómo cocinar en casa puede acercar a las familias y que debemos tomarnos el tiempo para aprender de dónde proviene nuestra comida en lugar de simplemente meternos cualquier cosa vieja en la boca. También contó varias historias divertidas sobre sus experiencias en restaurantes y cocinas con una historia apropiada sobre su amistoso debate Grit con Savannah & # 8217s muy propia Paula Dean. Escuchar al Chef Hugh fue muy motivador y entretenido y creo que todos se fueron con un mayor sentido de comunidad. ¡Buenos tiempos!

Porque el Guiso tenía tantos componentes, era imposible darles a todos una muestra de todo, pero mi condición de voluntario VIP me permitió comerme mi pequeño corazón después de que todos se fueron. (Nah Nah Nah) El Frogmore Stew era para MORIR y lo estaré cocinando muy pronto para mis amigos. ¡También disfruté abundantes porciones de todo el Matua que sobró de la clase!

Después de que terminó la clase, marcia y jesse.jpgJesse Blanco, estrella del programa Savannah Hit Foodie Eat it and Like it, estaba en cubierta para entrevistar a Hugh y fue lo suficientemente amable como para dejarme quedarme y ver el detrás de escena. Después de la entrevista, Jesse y yo posamos para algunas fotos con Hugh e incluso obtuvimos una gran toma de los dos juntos mientras estábamos en ello. Asegúrate de ver la tercera temporada de Jesse & # 8217s show Eat it and Like
Los domingos por la mañana a las 7:30 am en WSAV-TV y también puede visitar su sitio web en www.eatitandlikeit.com, donde tendrá un resumen completo de los eventos del Festival de comida y vino de Savannah. ¡Gracias por las fotos Jesse!

Conocer a mi Celebrity Chef favorito fue una experiencia que nunca olvidaré. Hugh fue muy bueno y realmente hizo todo lo posible para responder a todas nuestras preguntas y posar para fotos, autógrafos, etc. Me gustaría extenderle mi agradecimiento una vez más por tomarse el tiempo de su horario para charlar conmigo y yo. será el primero en la fila para comer en The Florence en la primavera de 2014.

PD. Si necesita que alguien organice un Quickfire en Top Chef SOUTH & # 8211 I & # 8217m su chica. />

Finalmente, me gustaría felicitar a Savannah & # 8217s Tourism and Leadership Council por crear y ejecutar tan magnífico Primer Festival Anual de Comida y Vino de Savannah. La mayoría de los eventos en el se agotaron antes de que comenzara la semana y el festival contó con números récord por primera vez. Gracias a todos los voluntarios, presentadores, chefs, restaurantes, lugares y cualquier otra persona que dejo fuera por este trabajo verdaderamente fantástico. Eventos como estos son la razón por la que amo vivir en esta increíble ciudad y espero verla crecer y trabajar aún más turnos el próximo año.

/> Ahora, terminaré con las sabias palabras de mi buen amigo Hugh Acheson & # 8220 Come bien y estar bien. & # 8221


El chef sureño Hugh Acheson lanza un nuevo libro de cocina

Por Eat It & # 38 Like It Staff 29 de octubre de 2020 No hay comentarios

El Florence puede haber cerrado sus puertas en Savannah hace un tiempo, pero eso no significa que el famoso chef Hugh Acheson esté cocinando en su propia casa.

Hugh acaba de publicar un libro llamado & # 8220How to Cook & # 8221 que ofrece 100 recetas fáciles de elaborar.

Incluso si nunca ha cocinado un plato en su vida, Hugh presenta 25 bloques de construcción básicos que lo guiarán a través de cada receta. El hecho de que sean simples no significa que hayan ganado la sorpresa de sus amigos y familiares.

Este libro de cocina sigue la misma línea que los otros que ha publicado a lo largo de los años. El punto es mirar la preparación de alimentos y los utensilios de cocina de una manera diferente. Su esperanza sigue siendo que la gente se dé cuenta de lo divertido y fácil que puede ser cocinar.

Hugh dijo que lo diseñó para dárselo a sus hijos cuando finalmente se muden, por lo que también lo convierte en un buen regalo de graduación.

Eat It & # 38 Like It Staff

Eat It and Like It se lanzó en Savannah, Georgia, con la personalidad de televisión Jesse Blanco como presentador. Su pasión por la comida y los viajes ha convertido a Eat It and Like It en un programa dos veces nominado al EMMY sobre comida sureña contemporánea y tradicional.

Sobre el autor

Eat It and Like It se lanzó en Savannah, Georgia, con la personalidad de televisión Jesse Blanco como presentador. Su pasión por la comida y los viajes ha convertido a Eat It and Like It en un programa dos veces nominado al EMMY sobre comida sureña contemporánea y tradicional.


Eche un vistazo al interior By George, el nuevo restaurante del centro de Hugh Acheson

Fotografía de Martha Williams

El dos veces ganador del premio James Beard, el chef Hugh Acheson (de Empire State South y National and 5 & amp 10 en Atenas) está abriendo un restaurante en el recientemente renovado Candler Hotel en el centro de la ciudad. By George, que sirve cocina clásica de inspiración francesa, abrirá a fines de octubre con cócteles de la directora de bebidas Kellie Thorn y una extensa lista de vinos franceses compilada por el sumiller Steven Grubbs.

El restaurante de 3,000 pies cuadrados lleva el nombre de los arquitectos originales del edificio de alrededor de 1906, George E. Murphy y George Stewart. Acheson dice que se inspiró en la historia y la arquitectura del edificio, que fue influenciado por el ex alcalde de Atlanta Asa Griggs Candler.

Fotografía de Martha Williams

"No se puede pasar por alto la belleza de la arquitectura en el edificio Candler: la cantidad de mármol importado, la belleza monolítica con las esculturas, el banco interior de latón de ascensores", dice. "Si se trata de un edificio de plancha, estamos en la cúspide".

Fotografía de Martha Williams

Acheson revela por qué eligió esta ubicación, así como qué esperar en el menú, a continuación.

No hay muchos restaurantes locales en el centro de la ciudad. ¿Crees que veremos más chefs abriendo en la zona?
Creo que hay más de los que pensamos. Hay una vitalidad en el centro que está floreciendo en este momento. Antes, [el centro de la ciudad era visto como] muchos negocios, pero el estado de Georgia es una universidad muy exitosa. Apelamos a sus facultades de derecho. Con el éxito de Mercedes-Benz [Stadium], es intrigante ver lo que han hecho en el centro de la ciudad.

La gente dijo lo mismo cuando abrimos Empire State South, pero está en el medio de la ciudad. Tomamos el control [de lo que alguna vez fueron] salas de reuniones y lo convertimos en un lugar muy exitoso. Creo que el centro de la ciudad está a punto de tener un gran auge.

Patata dauphinoise en By George

Fotografía de Martha Williams

El restaurante de su hotel anterior en Battery, Achie's, cerró el año pasado después de solo 10 meses. ¿Qué cambios harás para By George?
No todo lo que hacemos es un éxito. Tiramos los dados. Ponemos nuestro corazón en ello. A veces, no atrae la cantidad de personas que necesitamos para mantenernos en el negocio. Debería haberme centrado en áreas donde la historia es real. El estilo de comida [en Achie's] no era bueno para las personas que querían una hamburguesa y papas fritas.

La idea de un hotel restaurante ha cambiado exorbitantemente en los últimos 20 años. Muchos de ellos se operan de forma independiente ahora. Miro al Empire State South de la misma manera que lo haría con el restaurante de un hotel. Está abierto para el desayuno, el almuerzo y la cena, y está ubicado debajo de un edificio de oficinas de 27 pisos.

Steak Diane con patatas en By George

Fotografía de Martha Williams

¿Que hay en el menu?
Es decididamente francés. No es revisionista, no mejillones y patatas fritas. Disponemos de jamón parslied en gelatina como entrante. Hay tortas de Lyonnaise, tostadas de caracoles, mollejas de ternera, pollo asado y Steak Diane de inspiración francesa. Las opciones se "almorzarán" para [la comida del mediodía].

¿Servirás brunch?
No brunch, sino desayuno. Croissants, huevo pasado por agua con tostadas y ensalada de caviar y perejil, tartine de salmón ahumado con huevo duro y alcaparras, quiche diario y tortilla a la francesa con ensalada de lechuga local. También estamos haciendo un programa de café de Intelligentsia.

El cóctel Candler en By George

Fotografía de Martha Williams

Cuéntame sobre el programa de bebidas.
Kellie Thorn está diseñando un programa completamente nuevo centrado en coñacs y armañacs. Steven Grubbs creó un programa centrado en el vino francés. Tendremos unos 20 vinos por copa y más de 100 por botella.

¿Cómo se verá y se sentirá el espacio?
Está destinado a ser un lugar de respiro. Es el look natural. Colocamos algunas alfombras hermosas porque el mármol puede hacer que [la cena] sea ruidosa. Hay una mesa común de madera de 30 pies y tres estilos de impresionantes banquetas lujosas, de madera en la base. Piense en un estilo Art Deco que se encuentra con el estilo de la Edad Dorada. Hay un bonito papel pintado de color naranja y blanco. La barra da a las ventanas. Las credenzas contarán con el vino. Hay techos altos. Creo que tiene capacidad para 102 personas.

Fotografía de Martha Williams

Fotografía de Martha Williams

¿Cuánto tiempo pasarás en el restaurante?
Estaré mucho allí. Tenemos un chef ejecutivo increíble, Ian Quinn (anteriormente de C. Ellet). Estaremos allí para asegurarnos de que suceda como queremos.

Cambiando un poco de marcha, ¿cómo van tus libros de cocina?
Sous Vide: mejor hogar, mejor cocina está programado para su lanzamiento el 15 de octubre. También estoy trabajando en uno llamado 24 bloques. Es un libro con el que enviarías a un niño a la universidad. Muestra 24 técnicas para cocinar su camino hacia una buena comida todos los días. La segunda sección son recetas. Debería salir en 2021.

¿Qué sigue para ti?
Mi hijo mayor está solicitando ingreso a universidades. Ella quiere ser médico. Mi hijo menor está bailando mucho ballet. Estoy viendo crecer a los niños.

¿Y profesionalmente?
Estoy trabajando en un proyecto en Sandestin [resort en Florida] en un nuevo hotel boutique en el complejo turístico. Sin nombre todavía. Será un lugar divertido para pescar en la costa.

Vea el menú de la cena a continuación (sujeto a cambios)

Fruits de Mar
selección de ostras del sur MKT
cangrejo azul, remoulade de apio $ 12
Almejas de Sapelo Island, manzana, apio, almendra $ 12
langostinos, limón, aceite de oliva, chiles $ 42

Menor
vichyssoise con cebollino y crutones de centeno $ 10
lechuga de achicoria, pan crujiente de sésamo, vinagreta de chalota y tomillo $ 12
frisee, huevo escalfado, tocino, picatostes $ 14
steak tartar, puerro crujiente, cornichon, dijon $ 12
jambon persillé, gribiche $ 14
terrina de foie gras e hígado de pollo, moscadina $ 19
tourte au canard lyonnaisse, verduras amargas $ 16
tostadas de caracoles, mantequilla de ajo $ 16
mollejas de ternera, col caraflex, buerre noisette $ 18
Quenelle de bagre, salsa nantua $ 28

Más grande
apio nabo, trufa negra, patatas fritas $ 28
Trucha de Georgia, sunchoke, salsa meunière $ 32
hígado de ternera, puré de pommes, cebolla dulce, mostaza jus $ 32
pot-au-feu, rábano picante, perejil rizado $ 38
poulet roti, nabo, jus $ 32
bistec Diane, papas fritas $ 30

gratén
calabaza espagueti, tomillo, comte $ 6
Escarola Belga $ 6
salsifí, ostra ahumada $ 8

Lados
Pomme Dauphine con gribiche $ 8
lentejas guisadas $ 5
puerros aux grenobloise $ 6

Postres
tete de moine, caqui, nuez $ 12
Tarta de chocolate, chocolate blanco, harina de sal de vainilla $10
pot de crème, caramelo salado, galleta de mantequilla $ 10
Tarta Tatin de manzana, helado de vainilla $ 10
avellana Paris Brest $ 10
selección de helados y sorbetes $ 4 por cucharada


SAVANNAH: ¿La Florencia (Hugh Acheson)?

Si bien no sé nada sobre Hugh Acheson, me di cuenta de que es un nominado de Beard, y que tiene un nombre bastante nuevo.
Restaurante de inspiración italiana lejos de la zona turística de Savannah.

Estaremos en Savannah por dos noches el próximo mes. Ya he reservado The Grey, pero encuentro poco en The Florence aparte de Yelp y Trip Advisor, donde los informes están por todos lados. No le doy mucha importancia a ninguno de esos sitios, así que me pregunto si alguien de CH puede ofrecer una opinión sobre este lugar. Somos de Nueva York, por lo que tenemos muchos lugares italianos excelentes al alcance de la mano.

¿Sería "digno" pasar una cena aquí y si no, dónde más? ¿Quizás dos noches en The Grey?

Preferiría caminar o tomar un taxi en lugar de conducir nosotros mismos, pero tendremos nuestro propio automóvil y podemos usarlo si hay buena comida al final del viaje. (¿El Wyld Dock Bar?) Leí sobre B & # 39s Cracklin & # 39 BBQ pero nos dirigiremos hacia el este de Carolina del Norte, por lo que la barbacoa no es de gran interés, a menos que sea realmente excelente.


Bistec a la parrilla del 4 de julio del chef Hugh Acheson

Haga un viaje a Georgia, pregunte acerca de la buena comida sureña y no pasará mucho tiempo antes de que escuche el nombre de Hugh Acheson. El chef opera cuatro restaurantes, además de una cafetería, en Atenas, Atlanta y Savannah, donde ha estado traspasando los límites de lo que califica como "cocina sureña" durante casi dos décadas. Su voluntad de experimentar y su formación en técnicas francesas se reflejan tanto en sus menús como en sus libros de cocina. Un nuevo giro en el sur y Elegir un pepinillo. Su libro más nuevo, El chef y la olla de cocción lenta, llega a las estanterías en octubre.

Recurrimos al innovador Acheson para una nueva versión de la tradicional comida al aire libre del Día de la Independencia, y él mostró su estilo característico y su alcance internacional en estas recetas de bistec de tres puntas a la parrilla con salsa de yogur y tahini y una ensalada mediterránea Fattoush. Elegimos 14 vinos tintos fáciles de beber de California, Francia e Italia con 90 puntos o más para combinar con esta festiva fiesta del 4 de julio.

Acheson dice que el éxito de esta receta comienza con la selección de un buen corte. “Tri-tip es una porción del solomillo inferior de la vaca y es un hermoso trozo de bistec que nunca recibe la atención que merece”, dice. "Puede obtener tri-tip de muy alta calidad a un precio bastante razonable". Trabajar en una parrilla en Georgia en pleno verano no es tarea fácil, por lo que el chef recurre a un acompañamiento reconstituyente que se originó en el Líbano y Siria: la ensalada Fattoush es una mezcla de pita tostada o frita con verduras y hierbas frescas, incluido el pepino. pimiento morrón y perejil. Un cremoso yogur-tahini sirve como salsa para el bistec. Juntos, la combinación de sabores proporcionan un complemento refrescante ideal en un caluroso día de verano.

Una parrilla de gas está perfectamente bien para esta receta, pero a Acheson le gusta el carbón. “Asegúrate de quemar muy bien las brasas, hasta que se tornen de color ceniza”, aconseja. El carbón de leña natural de buena calidad es el camino a seguir, es un poco más caro, pero se quema bien y no contiene químicos.

Use un termómetro para carnes para determinar cuándo está listo el bistec a su gusto. Acheson quita el corte de la parrilla a 120 ° F para medio crudo. Tenga en cuenta que la carne seguirá cocinándose y la temperatura interna puede aumentar hasta 5 ° después de retirarla.

“La sal es tu amiga”, agrega Acheson. "Sazonar al principio y sazonar después de tallar". También hace hincapié en dejar reposar la carne en una carpa suelta de papel de aluminio durante aproximadamente 10 minutos después de asarla.

La ensalada fattoush agrega un contrapunto brillante de vegetales crujientes y chips de pita sazonados con comino, zumaque, chalote y cebollino.

El director de vinos Steve Grubbs supervisa la lista de vinos en dos de los restaurantes de Acheson, Five & Ten y Empire State South. Para el maridaje, recomienda buscar un tinto con taninos suaves que le den al vino esa "facilidad para beber informal que coincide con la sensación fácil del patio trasero del plato". Sugiere probar la bodega Argiolas, de Cerdeña. "Su embotellado Perdera es principalmente una uva local llamada Mónica que tiene un poco de frutos rojos y un sabor salvaje", dice. “Para un maridaje más elevado, vea si puede encontrar el embotellado rojo de Chateau Musar en el valle de Bekaa del Líbano. Compuesto por Cabernet Sauvignon, Cinsault y Carignan, bebe como un St.-Estèphe con un pedigrí antiguo y misterioso ”. ¿Quién puede discutir con eso?

Filete de tres puntas a la parrilla

Para el bistec de tres puntas a la parrilla:

  • 1 1/2 libras de bistec de tres puntas, recortado
  • 1 1/2 cucharaditas de sal kosher
  • 1 cucharada de aceite de oliva

Para hacer el bistec de tres puntas a la parrilla:

1. Si está congelado, descongele el tri-tip durante la noche en el refrigerador. Mientras la parrilla se calienta, sazone el tri-tip con sal y aceite de oliva. Dejar de lado.

2. Cuando la parrilla alcance alrededor de 450 ° F, coloque el bistec sazonado en la parrilla y déjelo cocinar durante unos 3 minutos. Gírelo 90 grados para marcas de parrilla cruzadas y cocine 3 minutos más. Voltea el bistec y repite. El bistec es medio crudo cuando la temperatura interna alcanza los 120 ° F.

3. Coloque el bistec en un plato, ligeramente cubierto con papel de aluminio, y deje reposar la carne durante 10 minutos (si no se sirve inmediatamente, puede volver a colocar el bistec en la parrilla para recalentar). Coloque la carne en una tabla de cortar y córtela contra la superficie. grano al grosor deseado (Acheson recomienda rodajas finas). Condimente y sirva con la salsa de yogur-tahini y la ensalada fattoush. Para 6.

Salsa de yogur y tahini

Para la salsa de yogur y tahini:

  • 1 taza de yogur griego natural
  • 1/2 taza de tahini
  • 3 cucharadas de jugo de limón
  • 2 cucharadas de agua
  • 2 cucharadas de cebolletas picadas
  • 1 cucharadita de sal

Para hacer la salsa de yogur-tahini:

1. Combine los ingredientes en un tazón mediano para mezclar. Batir hasta que esté bien combinado y servir como salsa para el tri-tip.

Ensalada Fattoush

Para las patatas fritas de pita (para integrar en la ensalada Fattoush):

2. Separe y corte el pan de pita en trozos pequeños del tamaño de un bocado. En un tazón, mezcle el pan de pita con aceite de oliva y una pizca de sal.

3. Extienda los trozos de pita en una bandeja para hornear y hornee por 10 minutos.

  • 1 pepino, pelado y cortado en cubitos (cubos de media pulgada)
  • 1 cucharadita, más 1/2 cucharadita de sal
  • 1 taza de rábanos en rodajas
  • 1 pimiento morrón dulce, sin semillas, cortado en cubitos (cubos de un cuarto de pulgada)
  • 1 chile poblano, sin semillas y cortado en cubitos (cubos de un cuarto de pulgada)
  • 3/4 de libra de tomates cherry o ciruela, en cuartos
  • 1/2 taza de hojas de menta, desgarradas
  • 2 dientes de ajo finamente picados
  • 1/2 taza de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 2 cucharadas de vinagre de vino tinto
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/4 de cucharadita de cúrcuma molida
  • 1 cucharadita de zumaque
  • 3 chalotas picadas
  • 2 cucharadas de cebollino finamente picado
  • Pimienta recién molida al gusto

Para hacer la ensalada Fattoush:

1. Mientras se cocinan las patatas fritas de pita, coloque el pepino en un tazón mediano para mezclar. Sazone con 1 cucharadita de sal. Agregue el rábano, el pimiento morrón, el chile, los tomates y la menta. En un recipiente aparte, mezcle el ajo, el aceite de oliva, el jugo de limón, el vinagre de vino tinto, el comino, la cúrcuma, el zumaque, las chalotas y las cebolletas y vierta en el primer recipiente. Agregue sal al gusto (generalmente no más de 1/2 cucharadita).

2. Con una cuchara, mezcle suavemente la ensalada hasta que esté bien vestida. Sazone con pimienta molida al gusto. La ensalada fattoush se puede preparar hasta 1 hora antes de comer. Cuando esté listo para servir, agregue las croquetas de pita y revuelva suavemente hasta que esté bien mezclado.

14 vinos tintos fáciles de beber recomendados

Nota: Esta lista muestra vinos tintos sobresalientes de los últimos Wine Spectator degustaciones. Para obtener más selecciones calificadas el año pasado, consulte la Búsqueda de calificaciones de vinos de WineSpectator.com.

FRANK FAMILY Petite Sirah Napa Valley 2013
Jugoso, con generosos sabores de moras y ciruelas que crecen en una mezcla armoniosa de notas de vainilla, espresso, canela y caja de puros. Aromático e intenso en el final, con taninos firmes de fondo. Beba desde ahora hasta el 2026. Se fabricaron 1,000 cajas.

NEYERS Left Bank Red Napa Valley 2014
This puts zesty raspberry and wild berry notes at the forefront for immediate appeal and then keeps the foot on the pedal, with flavors gaining velocity and picking up tannic muscle. Cabernet Sauvignon and Merlot. Drink now through 2028. 1,500 cases made.

CAROL SHELTON Karma Reserve Sonoma County 2014
Dark and brooding, with black cherry and bittersweet chocolate aromas and plump flavors of orange zest, black licorice and smoky cracked pepper. Zinfandel, Petite Sirah, Alicante Bouschet, Cabernet Sauvignon, Carignane and Viognier. Drink now through 2027. 1,513 cases made.

CHATEAU D’AIGUILHE Castillon Côtes de Bordeaux 2014
This has an ample core of lively plum, blackberry and anise notes that is silky in feel, but has heft and persistence. The finish pulls in a singed apple wood note, but the purity of fruit wins out easily overall. Drink now through 2024. 3,000 cases imported.

GREEN & RED Zinfandel Napa Valley Chiles Mill Vineyard 2014
Precise and well-built, with briary dark berry aromas and a lively core of acidity and tannins framed by notes of black cherry, licorice and peppered herb. Drink now through 2024. 1,274 cases made.

TERRA VALENTINE Cabernet Sauvignon Napa Valley 2014
Pure and rich, with density, a firm tannic backbone and tiers of blackberry, wild berry, currant and black licorice flavors. This veers toward the dry side, but ends with cedary oak grip and a kick of fruit. Drink now through 2028. 2,880 cases made.

VIVERA Etna Martinella 2012
This harmonious, medium-bodied red layers fine-grained tannins with a rich note of smoky mineral and flavors of pureed cherry, grilled herb and star anise. Vibrant, presenting a firm, focused finish. Drink now through 2022. 100 cases imported.

CANTINE DI ORGOSOLO Cannonau di Sardegna Urùlu 2013
This harmonious red layers fine-grained tannins with a subtle notes of dried cherry and smoky mineral, accented by an aromatic notes of dried marjoram, ground anise and espresso that linger on the lightly juicy finish. Drink now through 2021. 350 cases imported.

CHATEAU DI RETOUT Haut-Médoc 2014
Delightfully ripe, with an inviting core of plum and blackberry preserves, picking up an anise edge on the finish. A solid alder spine runs throughout, adding length and definition. Cabernet Sauvignon, Petit Verdot and Merlot. Drink now through 2020. 2,600 cases imported.

CHATEAU LAROQUE St.-Emilion 2014
This sports a brambly streak amid the bright raspberry and boysenberry compote flavors. Fresh star anise and black tea details enhance the finish. Approachable now, but there's no rush. Drink now through 2026. 11,250 cases made.

PASSOPISCIARO Etna Passorosso 2014
Mouthwatering and medium-bodied, with expressive plum, pomegranate, spice box and dried marjoram flavors. There's grip here, but the tannins are plush and well-knit. A subtle streak of smoke lingers on the finish. Drink now through 2021. 1,150 cases imported.

PLANETA Nerello Mascalese Sicilia Eruzione 1614 2014
A well-meshed, medium-bodied red, with chewy tannins and savory hints of bay leaf and tarry smoke playing off the spiced plum, crushed raspberry and orange zest notes. Offers a lasting, minerally finish. Drink now through 2024. 500 cases imported.

RUTHERFORD HILL Barrel Select Napa Valley 2013
Supple and elegantly complex, with red currant and rose petal aromas and well-structured flavors of plum, mocha and orange zest. Merlot, Malbec and Petit Verdot. Drink now through 2026. 4,016 cases made.

SAN SIMEON Cabernet Sauvignon Paso Robles Estate Reserve 2013
Refreshing and vibrant, this is marked by juicy plum, blackberry and wild berry flavors, with a soft touch of light oak, herb and cedar. For all the flavor complexity, this also wins points for balance and finesse. Drink now through 2024. 3,000 cases made.


Mashama Bailey’s Home Cooking

Savannah has never been at the red-hot center of the culinary universe, but with serious chops, plenty of moxie, and one of the country’s hottest new restaurants, Chef Bailey is changing that—and proving that sometimes you actually can go home again

The steam is sheet-thick behind the grill where Chef Mashama Bailey is cooking for what she calls the Yard, a low-key picnic-style luncheon she and her business partner, Johno Morisano, host every Saturday in the outdoor space flanking their splashy, year-old Savannah restaurant, el gris. The Yard is open to the public and serves whatever Bailey feels inspired to prepare for seven dollars flat.

“It’s community outreach,” Morisano, also grill-side, explains, running a damp towel over his forehead before tossing it back across one shoulder. “We never make money from it. People can be intimidated by the restaurant, so we do a version of the menu that is more approachable.”

Today “approachable” means Italian sausages coiled like garden hoses, wriggling and spitting over an open flame. Beside them, halved tomatoes char, their skin puckering to a deep sweetness. Also, vegetables. (And because this is the South, a full bar, for those with more cash to spend.)

Damp with sweat, Bailey, who is forty-one, minds the food and the scene as she gulps ice water from a plastic container. She’s dressed in a navy T-shirt and a white apron, her hair pulled tight and tucked under a baseball cap that reads GEORGIA ORGANICS. She flips the meat, then ducks into the restaurant, emerging moments later carrying three more containers of ice water, which she hand delivers to Morisano and various staffers.

Morisano drinks eagerly, nodding in Bailey’s direction.

“She does everything,” he says with a measure of awe. “She doesn’t even have a proper sous-chef yet. Who knows what she’ll be able to accomplish once she can concentrate on just being in charge.”

Later in the day as lunch winds down, Bailey explains that being in charge is not something that comes naturally to her.

“I like being in the background,” she says, cocking her head slightly. “Cooking is the way I stand out. My whole life, it’s been a way to get positive feedback without being, like, ‘Heyyyyy!’”

Recruited by Morisano from New York’s fabled Prune restaurant, Bailey has been awash in praise since she relocated from Queens to her former hometown of Savannah and set about ushering the Grey into a place of culinary prominence before its first birthday.

Bailey and her business partner, Johno Morisano.

“There is sophistication here,” Morisano insists of a town hitherto disregarded by gastronomes. “The people I know living in Savannah are clamoring for this type of food. Why can’t we compete with New York and Atlanta? There is no reason we can’t be a part of that bigger conversation.” That said, when the celebrated restaurateur Hugh Acheson recently opened the Florence (his own foray into elevated Savannah dining), “I let out a sigh of relief,” Morisano admits. “It was like, yes! I’m not insane.”

Unequivocally heralded as one of the best new restaurants in America—possibly even los best—the Grey is the rare darling that doesn’t disappoint, managing to radiate a lived-in excellence that takes most eateries years to achieve.

Some of this is owed to the location. Situated in a gloriously renovated 1938 Greyhound bus station, the Grey came with history attached. Much was good—the sexy deco architecture, the unusual but surprisingly commodious footprint, the charming stylistic particulars of bygone travel no one much bothers with anymore. But there was also the enervating baggage of the building’s Southern past, the terminal constructed with separate waiting rooms and lavatories for African American and white travelers. In a profession where women at the top are few, and women of color in the same position rarer still, Bailey’s dominance and elevation of modern fine dining from a restaurant housed in a formerly segregated bus depot is not just a staggering juxtaposition of past and future, but also a testament to a woman (modest or not) with brass to spare.

And so it is with her food. Just as she and Morisano have taken a utilitarian space that was never intended to be spectacular or captivating and made it both, Bailey has reached for ingredients and dishes that begin in the Southern vernacular—pulled pork, collards, boudin—and burnished them into something even better.

Bailey’s take on Country Captain.

Dumplings are steamed with brothy clams. Pork sizzles in a skillet with an egg nestled amid the tissue-tender meat. Sweetened fried rolls leavened with potato perch on the side like heaven’s doughnut holes. As a palate cleanser, Bailey serves “Thrills,” a nod to the Daffin Park neighborhood of her childhood, where locals would freeze sugar and juice in paper cups as a treat to cool off the kids. Bailey’s pops are derived from muscadine, and yet the effect mirrors the original. They remain fun, nostalgic, a tether of memory yanking at the heart and tongue.

Such is Bailey’s signature. She delivers surprise in the everyday, a note of difference that wakes people up. She takes what’s familiar and transforms it into something seductive, like seeing your spouse with a flattering new haircut, reminding you why you fell in love in the first place.

“I have all this training,” she says of her style. “Mostly French, and then all these influences, Spanish, Italian. Plus I have my mother, my grandmothers, and that’s the food I crave. Vinegary cucumber salad with white onion and a ton of black pepper, fried chicken, Brunswick stew. The food I grew up on. Right now, my food is being shaped by being in Savannah. When I first got here, I was like, I wonder if I can cook with the Spanish moss? I wonder what’s here that people aren’t tapping into?”

Bailey isn’t a fan of categories or boxes or being put into them. She prefers to respond to where she is, geographically, psychologically, emotionally.

“Coming down here to do the Grey, people kept asking, ‘What sort of restaurant is it going to be?’ And I was, uhhhh…blank. I didn’t know the answer. It was almost a little embarrassing for Johno. So I would say, ‘It’s Southern, European, French, this, that’—all these words. I’d say everything. But really, it’s just good.”

It is the morning after the yard picnic, and Bailey is ordering an almond milk smoothie at the café near her rental apartment off of Forsyth Park when she confesses she was certain she’d blown her initial audition for Morisano.

“He and his wife, Carol, came to Prune and sat at the bar. I sent them a variety of dishes, sweetbreads, branzino, but the two plates I did especially for them, they hated. One was a crab leg in a bowl, and they were no into it.”

Morisano gave Bailey another shot and scheduled a tasting dinner at his house for select family and guests. Bailey asked her brother to join for moral support and encouraged him to bring a friend. He invited a vegan.

“I was like, what? ¿En realidad?" Bailey recalls, laughing. She was already nervous, but she tweaked her menu, “put it all out there on the plate,” and after a service of pan-seared trout, collard greens, pickled shrimp, chicken liver mousse, pimento cheese, chicken schnitzel with white barbecue sauce, and many, many other dishes, Morisano was convinced. Mostly.

“He gave me an A-minus,” Bailey recalls, raising her eyebrows. “And I asked, ‘Well, do I have the job?’ And he said right then and there, ‘It isn’t a job, it’s a partnership.’ Which is when it got scary. This wasn’t something I could just walk away from. It was a real proposal, a real future.”

In some ways, moving back south was the “big hurdle” for Bailey. She adored New York, and the cultural freedoms it provided. She’d also been living with her paternal grandmother, acting as her caretaker and conduit to the larger world. “When I decided to move, she was the hardest person to tell.”

Ironically, it was her grandmother who’d introduced Bailey, as a girl, to new ways of thinking about eating. Margaret Bailey had been born in Forsyth, Georgia, and moved to Queens. Bailey’s great-grandmother found work in Manhattan as a maid for the Honeymooners actor Art Carney and his family, a position that exposed her to “wealth and fine food,” Bailey says. “My grandmother became a nurse and a caretaker who worked for rich families too,” she continues. “And so she always had this elitism about food. It was a sign of success to her. It gave her great pleasure to have the best ingredients she could afford.”

Bailey recalls her grandmother executing complicated recipes from Alegría de cocinar. Margaret also took Bailey on her first visit to the legendary deli Zabar’s. “I had to be twelve at the time.” The day was sunny and hot, the streets reeking of baked asphalt and spent cigarettes. Her grandmother snagged a parking spot right in front of the shop, and as they exited the car and pushed through the doors, Bailey remembers feeling gobsmacked by the sight of food hanging from the ceilings, the scent of yeast, the metallic bite of pickles and fermented fish that settled on her tongue like a snowflake.

“It was no Piggly Wiggly,” she says, laughing. “I’d never been exposed to anything like it. And the food was costoso. " But her grandmother bought it anyway, and they lugged the bags home, where they sat around the table eating bagels and cream cheese and seafood salad and lamb chops, and Bailey, not realizing it then, felt the stirrings of what would become her life’s work.

“If I had stayed in Georgia, I wouldn’t be the chef I am,” she observes. “My grandmother’s influence was so critical. She broadened my horizons even about spending money on food. She taught me food was worth it.”

Bailey’s palate expanded even further after she attended Sullivan County Community College in Upstate New York. The student body was heavily international, and everyone shared housing, where you needed to cook for yourself. “That’s when I really started experimenting. I always cooked for my brother and sister, but it was cheese steaks or pizza on an English muffin. When I came home from college, all of a sudden I was making roti and curry chicken. era Cocinando. And I remember my mother tried a dish and said, ‘You know what? You’re really good. You should go into this business.’ And I immediately shook my head and said, ‘No way, it’s too much work. Who wants to do that?’”

Following college, Bailey pursued a career in social services, but her infatuation with food persisted. “A big part of me wants to please people, to make them feel good,” she says. “That aspect of cooking always appealed to my personality.”

After a series of social-work jobs, she bit the spatula and applied for culinary school. She excelled there and in the positions that followed, none more so than the one at Prune. “My grandmother thought working at Prune was crazy,” says Bailey, who regularly logged shifts that saw her getting home after 2:30 a.m. “But the second I walked into that space, I knew it was where I needed to be.”

She had followed the career of Prune’s James Beard Award–winning chef, Gabrielle Hamilton, like a beacon, a model of what was possible, and more to the point, of the “type of chef I wanted to be.” Bailey admired how Hamilton could cook on the fly and from the heart. She seemed fearless in a way that Bailey herself hadn’t dared try. “Gabrielle was the first female chef I worked for. It was the first restaurant that felt like a real community. The energy, the environment, it’s where I grew into wanting to be a chef.”

Hamilton sees it differently. “I would never presume to have mentored Mashama,” she explains. “She wasn’t a little duckling I needed to feed with an eyedropper. The only thing I have over her is that I’m older and have been doing this for longer.” Still, Hamilton acknowledges that “working for four years at a kitchen with a lady at the helm surely had an effect on her.”

Bailey agrees. “Before then, I was doing what other people told me to do. I wasn’t creative. I was copycatting a bit. I was following the rules. Gabrielle pushed me. She said, ‘Cook the food you want to eat.’”

To discover just what that was, Bailey took a solitary road trip through the South before the Grey opened. She longed to breathe in the air, to

watch the walls of kudzu tick past her open car windows, to reacquaint herself with the rhythms and reason of a place she used to call home. She traveled to Charlotte, Asheville, Knoxville, Jackson, New Orleans, Atlanta, and all points in between, eating in every town, reintroducing her mouth to the flavors of her youth, the sorghum and the salt, the bacon fat and the buttermilk, the vinegar and the blithely blistering sauces.

“I was alone, figuring it out,” she says of the journey. And then, on May 6, 2014, armed with inspiration and context, Bailey pulled into Savannah on what felt like “the hottest day in the world,” and began her new life.

At first the town, one of reflexive culinary (and other) recalcitrance, refused to embrace Bailey with open arms. “There was huge resistance,” she admits. “I wanted to use local people to source my product. I didn’t want to just call some giant company. I had to dig and dig and dig. I wanted to do a pig head, but nobody would sell them to me. I wanted to do eel braised with cabbage and tomatoes and onions and a little spice, but no one was really doing eel here. It was a reality check. I had no support. I’d moved to a state where I knew no one. I was all alone on this island.”

After six weeks of getting nowhere, Bailey recalibrated her approach to suit her new surroundings. “I had to do face time with everybody. I had to be ‘introduced.’ It was such an Old South way of doing business. I had to reassure people, ‘I’m a safe bet, you’ll like me, my money is good, I’m consistent, you can deliver me chickens every week, I’m not going to not be here one day.’” Bailey shrugs. “It was just ‘the way.’”

She was up for the work. She felt the potential in Savannah and was further fueled by deep-seated childhood memories. In the years she’d been absent, she had never forgotten the trees, how come summer the canopy could close out the sky. Or the wet heat and the cicadas it spawned, whose riotous tymbal song vibrated the air of every square. Or her old family house, a modest Craftsman with a generous screened porch and a towering magnolia that shed its waxy leaves in the backyard where she and her two younger siblings would play, crunching them like parchment beneath their feet. Bailey remembered all of that and more—the drums of the local high school marching band practicing nearby, the unlined faces of her parents, David and Catherine, still young then themselves, the essential, cradling comfort of Southern food.

For Bailey, Savannah is where she remembers being a child, not yet formed or purposeful, just a lovely girl alive in a world of marvels. Back then, Savannah imprinted itself on her. And now it was her turn to imprint on Savannah.

“My other grandmother down south in Waynesboro, my mom’s mom, Geneva West, she would make dinner early and the house would smell like food all day,” Bailey reminisces. “She had nine kids and they were dirt poor, but she was a hell of a cook. She could put a stick in a pot and it would be delicious.”

When Geneva passed away, mourners at her funeral told stories about how she made everything from scratch, how you could always find something sweet at her house. A pie on the table. A cake on top of the fridge. Her culinary generosity had become her legacy, a path that speaks to Bailey for myriad reasons.

The Grey lights up the night.

Bailey has already been approached, she says, about expanding her nascent brand. But she has thus far demurred. Like her current hometown, she wants to take things slow. “I’m still the new kid on the block in so many ways,” she says, smiling. “Right now I just want everything to be wonderful at the Grey.”

It is there—in that context, with her cuisine—where Bailey believes herself strong enough to upend how things were in favor of how things could and should be. History cannot be rewritten. But Bailey knows the value of a righting footnote. “I want people to come to the restaurant and feel comforted,” she says. “That’s what it’s all about. Leaving with a full belly and that feeling of home.”