Nuevas recetas

Aquí están las reglas oficiales británicas para la taza de té perfecta

Aquí están las reglas oficiales británicas para la taza de té perfecta

¿Quieres preparar una taza de té adecuada? Deja que los británicos sean tu guía

Es mejor preparar el té en una tetera antes de verterlo en una taza.

Si hay un grupo de personas que saben cómo preparar una taza de té de la manera correcta, son los británicos. ¿Vierte el agua hirviendo sobre la bolsita de té o la deja caer en la taza ya llena? ¿Cuánto tiempo lo dejas reposar? ¿Deberías meter la bolsita de té en la taza cuando haya terminado de remojar? Lo crea o no, hay una forma correcta y una forma incorrecta; la forma correcta te dejará con una taza de té suave y suave que deja que su sabor brille, y la forma incorrecta te dejará con un lío amargo. Si bien cada tipo de té debe prepararse de manera ligeramente diferente, aquí se explica cómo preparar una taza de té negro de la manera adecuada en inglés: de acuerdo con la British Standards Institution.

Primero, hierva un poco de agua. Agregue una bolsita de té a una tetera vacía por cada tres onzas y media de agua, por lo que se debe preparar una taza de té de siete onzas con dos bolsitas de té. Cuando el agua esté entre 140 y 185 grados, viértala en la tetera sobre las bolsitas de té y déjela reposar durante seis minutos. Luego, retire las bolsitas de té (no las apriete) y vierta el té en una taza; si le gusta agregar leche, ahora es el momento de hacerlo. La taza de té terminada será fuerte pero no demasiado amarga, caliente pero no abrasadora y perfecta para combinar con bollos y crema cuajada (si te sientes especialmente británico).

En cuanto al azúcar, sigue el consejo de George Orwell: “¿Cómo puedes llamarte a ti mismo un verdadero amante del té si destruyes el sabor de tu té al ponerle azúcar? Sería igualmente razonable poner pimienta o sal. El té debe ser amargo, así como la cerveza debe ser amarga ".


Cómo preparar la taza de té perfecta

¿Quieres saber cómo preparar la taza de té perfecta? Desde cositas de té y tazas de porcelana, hasta la temperatura del agua y los tiempos de preparación, nuestra buena amiga Becky Sheeran le muestra cómo hacerlo.

Creo que ahora tengo más de 300 tés, ¡así que puedes imaginar cuánto tiempo paso asegurándome de no estar sin mi taza de té favorita! La gente a menudo me pregunta cómo preparar la taza de té perfecta, y yo siempre les digo lo mismo: si bien hay algunas reglas a prueba de fallas que se deben seguir, al final del día, una taza de té es muy personal. Realmente, no hay una sola manera perfecta de hacerlo, debes disfrutarlo tal como te gusta.

Para preparar su propia taza de té perfecta, necesitará:

  • té de hojas sueltas
  • una bolsa de té vacía (puede comprar bolsas en la mayoría de las tiendas de té de hojas sueltas)
  • una taza de porcelana
  • un termómetro
  • una tetera
  • un té acogedor
  1. HAZ TUS PROPIAS BOLSAS DE TÉ
    Comience poniendo su té de hojas sueltas en la bolsita de té; sigo la regla de una cucharadita para mí y una cucharadita para la tetera). El té de hojas sueltas necesita mucho espacio para moverse, por lo que cuanto más grande sea la bolsa, mejor. Esto hace que limpiar la tetera sea mucho más fácil, ya que simplemente levantas la bolsa con el té cuando termines y la colocas en la papelera.
  2. CONSIGUE LA TEMPERATURA ADECUADA DEL AGUA La temperatura del agua es muy importante, dependiendo del té que bebas. La mayoría de los tés negros necesitan alrededor de 96 ° C y los tés verdes alrededor de 70 ° C. Puedes comprar algunos hervidores que te permiten ajustar la temperatura de ebullición, pero si no tienes uno, es bastante fácil de medir con un termómetro. El té necesita oxígeno, así que no vuelva a hervir el agua, ya que esto elimina una gran cantidad de oxígeno y dejará su té con un sabor un poco metálico. Una vez que su hervidor haya hervido, vierta el agua en su tetera, luego agregue su termómetro para verificar cuando el agua se haya enfriado a la temperatura adecuada.
  3. COMPRUEBE EL TIEMPO DE PREPARACIÓNEl tiempo que dejes el té en la tetera depende del tipo de té, así que asegúrate de buscar las instrucciones de remojo; la mayoría de los tés de buena calidad te dirán cuánto tiempo necesitan en el paquete. Coloque la bolsa y coloque el té sobre la olla para mantener el agua lo más cerca posible de la temperatura óptima. ¡Aprovecho este momento para elegir un refrigerio saludable para acompañar mi taza de té! El siguiente paso es realmente importante. Antes de servir el té, retire la bolsita de té de la tetera. Si lo dejas demasiado tiempo, se empapará demasiado y tendrá un sabor muy amargo. No lo revuelva y definitivamente no lo apriete. Eso liberará los taninos (un compuesto amargo del té), lo que volverá a hacer que tenga un sabor demasiado amargo.
  4. TODO SOBRE PORCELANA Conseguir la taza adecuada es realmente importante. No use plástico, ya que los taninos se pegarán a los lados de la taza. Tampoco uses metal, a menos que quieras que tu té tenga un sabor metálico. Mucha gente piensa que debería usar cerámica, pero incluso eso no es perfecto ya que es poroso, por lo que hará que su té se enfríe demasiado rápido. La mejor taza es la de porcelana. Una taza de porcelana mantendrá su té súper sabroso y, en realidad, así era como solía servirse el té cuando llegó por primera vez de China. Servir té en tazas de porcelana es maravillosamente británico. Se ha convertido en parte de nuestra herencia y en algo que la gente viaja cientos de millas para venir y disfrutar. Tomarse el tiempo para tomar un té como este es parte de la razón por la que me encanta beberlo tanto. No tiene por qué costar mucho. De hecho, la mayoría de mis tazas son antigüedades de tiendas benéficas o mercados de pulgas y tienen mucha historia. Los diseños vintage son hermosos y puedes obtener conjuntos completos por solo unas pocas libras.
  5. AÑADA CUIDADOSAMENTE SU LECHE Ahora es el momento de agregar la leche. Me gusta mi té con leche, pero todo es preferencia personal. Por lo general, solo se agrega leche a los tés negros, pero tenga cuidado: demasiado calcio puede hacer que se forme una espuma en la parte superior de la bebida. Esto también puede provenir del agua dura. Si vive en un área de agua dura y realmente desea preparar la taza de té perfecta, hierva agua mineral en lugar de agua del grifo. La agitación también elimina el calcio, pero es una experiencia más agradable no consumirlo.
  6. SIÉNTATE Y RELÁJATE

Finalmente, es hora de relajarse. Es una experiencia tan hermosa para mí tomar una taza de té y hago tantos recuerdos cuando la comparto con familiares y amigos. Reúne a las personas, les da la bienvenida a nuestros hogares y por esa misma razón ha sido durante mucho tiempo una tradición en Gran Bretaña. Así que saludos chicos, espero que disfruten de su taza de té hoy. Y recuerde, solo usted sabe cómo le gusta su té, ¡diviértase preparándolo!

Y si leer sobre cómo hacer la taza de té perfecta no es suficiente, aquí está Becky en acción:


Cómo preparar la taza de té perfecta

¿Quieres saber cómo preparar la taza de té perfecta? Desde cositas de té y tazas de porcelana, hasta la temperatura del agua y los tiempos de preparación, nuestra buena amiga Becky Sheeran le muestra cómo hacerlo.

Creo que ahora tengo más de 300 tés, ¡así que puedes imaginar cuánto tiempo paso asegurándome de no estar sin mi taza de té favorita! La gente a menudo me pregunta cómo preparar la taza de té perfecta, y yo siempre les digo lo mismo: si bien hay algunas reglas a prueba de fallas que se deben seguir, al final del día, una taza de té es muy personal. Realmente, no hay una sola manera perfecta de hacerlo, debes disfrutarlo tal como te gusta.

Para preparar su propia taza de té perfecta, necesitará:

  • té de hojas sueltas
  • una bolsa de té vacía (puede comprar bolsas en la mayoría de las tiendas de té de hojas sueltas)
  • una taza de porcelana
  • un termómetro
  • una tetera
  • un té acogedor
  1. HAZ TUS PROPIAS BOLSAS DE TÉ
    Empiece por poner su té de hojas sueltas en la bolsita de té (sigo la regla de una cucharadita para mí y una cucharadita para la tetera). El té de hojas sueltas necesita mucho espacio para moverse, por lo que cuanto más grande sea la bolsa, mejor. Esto hace que limpiar la tetera sea mucho más fácil, ya que simplemente levantas la bolsa con el té cuando termines y la colocas en la papelera.
  2. CONSIGUE LA TEMPERATURA ADECUADA DEL AGUA La temperatura del agua es muy importante, dependiendo del té que bebas. La mayoría de los tés negros necesitan alrededor de 96 ° C y los tés verdes alrededor de 70 ° C. Puedes comprar algunos hervidores que te permiten ajustar la temperatura de ebullición, pero si no tienes uno, es bastante fácil de medir con un termómetro. El té necesita oxígeno, así que no vuelva a hervir el agua, ya que esto elimina una gran cantidad de oxígeno y dejará su té con un sabor un poco metálico. Una vez que su hervidor haya hervido, vierta el agua en su tetera, luego agregue su termómetro para verificar cuando el agua se haya enfriado a la temperatura adecuada.
  3. COMPRUEBE EL TIEMPO DE PREPARACIÓNEl tiempo que dejes el té en la tetera depende del tipo de té, así que asegúrate de buscar las instrucciones de remojo; la mayoría de los tés de buena calidad te dirán cuánto tiempo necesitan en el paquete. Coloque la bolsa y coloque el té sobre la olla para mantener el agua lo más cerca posible de la temperatura óptima. ¡Aprovecho este momento para elegir un refrigerio saludable para acompañar mi taza de té! El siguiente paso es realmente importante. Antes de servir el té, retire la bolsita de té de la tetera. Si lo dejas demasiado tiempo, se empapará demasiado y tendrá un sabor muy amargo. No lo revuelva y definitivamente no lo apriete. Eso liberará los taninos (un compuesto amargo del té), lo que volverá a hacer que tenga un sabor demasiado amargo.
  4. TODO SOBRE PORCELANA Conseguir la taza adecuada es realmente importante. No use plástico, ya que los taninos se pegarán a los lados de la taza. Tampoco uses metal, a menos que quieras que tu té tenga un sabor metálico. Mucha gente piensa que debería usar cerámica, pero incluso eso no es perfecto ya que es poroso, por lo que hará que su té se enfríe demasiado rápido. La mejor taza es la de porcelana. Una taza de porcelana mantendrá su té súper sabroso y, en realidad, así era como solía servirse el té cuando llegó por primera vez de China. Servir té en tazas de porcelana es maravillosamente británico. Se ha convertido en parte de nuestra herencia y en algo que la gente viaja cientos de millas para venir y disfrutar. Tomarse el tiempo para tomar un té como este es parte de la razón por la que amo tanto beberlo. No tiene por qué costar mucho. De hecho, la mayoría de mis tazas son antigüedades de tiendas benéficas o mercados de pulgas y tienen mucha historia. Los diseños vintage son hermosos y puedes obtener conjuntos completos por solo unas pocas libras.
  5. AÑADA CUIDADOSAMENTE SU LECHE Ahora es el momento de agregar la leche. Me gusta mi té con leche, pero todo es preferencia personal. Por lo general, solo se agrega leche a los tés negros, pero tenga cuidado: demasiado calcio puede hacer que se forme una espuma en la parte superior de la bebida. Esto también puede provenir del agua dura. Si vive en un área de agua dura y realmente desea preparar la taza de té perfecta, hierva agua mineral en lugar de agua del grifo. La agitación también elimina el calcio, pero es una experiencia más agradable no consumirlo.
  6. SIÉNTATE Y RELÁJATE

Finalmente, es hora de relajarse. Es una experiencia tan hermosa para mí tomar una taza de té y hago tantos recuerdos cuando la comparto con familiares y amigos. Reúne a las personas, les da la bienvenida a nuestros hogares y por esa misma razón ha sido durante mucho tiempo una tradición en Gran Bretaña. Así que saludos chicos, espero que disfruten de su taza de té hoy. Y recuerde, solo usted sabe cómo le gusta su té, ¡diviértase preparándolo!

Y si leer sobre cómo hacer la taza de té perfecta no es suficiente, aquí está Becky en acción:


Cómo preparar la taza de té perfecta

¿Quieres saber cómo preparar la taza de té perfecta? Desde cositas de té y tazas de porcelana, hasta la temperatura del agua y los tiempos de preparación, nuestra buena amiga Becky Sheeran le muestra cómo hacerlo.

Creo que ahora tengo más de 300 tés, ¡así que puedes imaginar cuánto tiempo paso asegurándome de no estar sin mi taza de té favorita! La gente a menudo me pregunta cómo preparar la taza de té perfecta, y yo siempre les digo lo mismo: si bien hay algunas reglas a prueba de fallas que se deben seguir, al final del día, una taza de té es muy personal. Realmente, no hay una sola manera perfecta de hacerlo, debes disfrutarlo tal como te gusta.

Para preparar su propia taza de té perfecta, necesitará:

  • té de hojas sueltas
  • una bolsita de té vacía (puede comprar bolsas en la mayoría de las tiendas de té de hojas sueltas)
  • una taza de porcelana
  • un termómetro
  • una tetera
  • un té acogedor
  1. HAZ TUS PROPIAS BOLSAS DE TÉ
    Empiece por poner su té de hojas sueltas en la bolsita de té (sigo la regla de una cucharadita para mí y una cucharadita para la tetera). El té de hojas sueltas necesita mucho espacio para moverse, por lo que cuanto más grande sea la bolsa, mejor. Esto hace que limpiar la tetera sea mucho más fácil, ya que simplemente levantas la bolsa con el té cuando termines y la colocas en la papelera.
  2. CONSIGUE LA TEMPERATURA ADECUADA DEL AGUA La temperatura del agua es muy importante, dependiendo del té que bebas. La mayoría de los tés negros necesitan alrededor de 96 ° C y los tés verdes alrededor de 70 ° C. Puedes comprar algunos hervidores que te permiten ajustar la temperatura de ebullición, pero si no tienes uno, es bastante fácil de medir con un termómetro. El té necesita oxígeno, así que no vuelva a hervir el agua, ya que esto elimina una gran cantidad de oxígeno y dejará su té con un sabor un poco metálico. Una vez que su hervidor haya hervido, vierta el agua en su tetera, luego agregue su termómetro para verificar cuando el agua se haya enfriado a la temperatura adecuada.
  3. COMPRUEBE EL TIEMPO DE PREPARACIÓNEl tiempo que dejes el té en la tetera depende del tipo de té, así que asegúrate de buscar las instrucciones de remojo; la mayoría de los tés de buena calidad te dirán cuánto tiempo necesitan en el paquete. Coloque la bolsa y coloque el té sobre la olla para mantener el agua lo más cerca posible de la temperatura óptima. ¡Aprovecho este momento para elegir un refrigerio saludable para acompañar mi taza de té! El siguiente paso es realmente importante. Antes de servir el té, retire la bolsita de té de la tetera. Si lo dejas demasiado tiempo, se empapará demasiado y tendrá un sabor muy amargo. No lo revuelva y definitivamente no lo apriete. Eso liberará los taninos (un compuesto amargo del té), lo que volverá a hacer que tenga un sabor demasiado amargo.
  4. TODO SOBRE PORCELANA Conseguir la taza adecuada es realmente importante. No use plástico, ya que los taninos se pegarán a los lados de la taza. Tampoco uses metal, a menos que quieras que tu té tenga un sabor metálico. Mucha gente piensa que debería usar cerámica, pero incluso eso no es perfecto ya que es poroso, por lo que hará que su té se enfríe demasiado rápido. La mejor taza es la de porcelana. Una taza de porcelana mantendrá su té súper sabroso y en realidad era como solía ser servido el té cuando llegó por primera vez de China. Servir té en tazas de porcelana es maravillosamente británico. Se ha convertido en parte de nuestra herencia y en algo que la gente viaja cientos de millas para venir y disfrutar. Tomarse el tiempo para tomar un té como este es parte de la razón por la que me encanta beberlo tanto. No tiene por qué costar mucho. De hecho, la mayoría de mis tazas son antigüedades de tiendas benéficas o mercados de pulgas y tienen mucha historia. Los diseños vintage son hermosos y puedes obtener conjuntos completos por solo unas pocas libras.
  5. AÑADA CUIDADOSAMENTE SU LECHE Ahora es el momento de agregar la leche. Me gusta mi té con leche, pero todo es preferencia personal. Por lo general, solo se agrega leche a los tés negros, pero tenga cuidado: demasiado calcio puede hacer que se forme una espuma en la parte superior de la bebida. Esto también puede provenir del agua dura. Si vive en un área de agua dura y realmente desea preparar la taza de té perfecta, hierva agua mineral en lugar de agua del grifo. La agitación también elimina el calcio, pero es una experiencia más agradable no consumirlo.
  6. SIÉNTATE Y RELÁJATE

Finalmente, es hora de relajarse. Es una experiencia tan hermosa para mí tomar una taza de té y hago tantos recuerdos cuando la comparto con familiares y amigos. Reúne a las personas, les da la bienvenida a nuestros hogares y por esa misma razón ha sido durante mucho tiempo una tradición en Gran Bretaña. Así que saludos chicos, espero que disfruten su taza de té hoy. Y recuerde, solo usted sabe cómo le gusta su té, ¡diviértase preparándolo!

Y si leer sobre cómo hacer la taza de té perfecta no es suficiente, aquí está Becky en acción:


Cómo preparar la taza de té perfecta

¿Quieres saber cómo preparar la taza de té perfecta? Desde cositas de té y tazas de porcelana, hasta la temperatura del agua y los tiempos de preparación, nuestra buena amiga Becky Sheeran le muestra cómo hacerlo.

Creo que ahora tengo más de 300 tés, ¡así que puedes imaginar cuánto tiempo paso asegurándome de no estar sin mi taza de té favorita! La gente a menudo me pregunta cómo preparar la taza de té perfecta, y yo siempre les digo lo mismo: si bien hay algunas reglas a prueba de fallas que se deben seguir, al final del día, una taza de té es muy personal. Realmente, no hay una sola manera perfecta de hacerlo, debes disfrutarlo tal como te gusta.

Para preparar su propia taza de té perfecta, necesitará:

  • té de hojas sueltas
  • una bolsita de té vacía (puede comprar bolsas en la mayoría de las tiendas de té de hojas sueltas)
  • una taza de porcelana
  • un termómetro
  • una tetera
  • un té acogedor
  1. HAZ TUS PROPIAS BOLSAS DE TÉ
    Empiece por poner su té de hojas sueltas en la bolsita de té (sigo la regla de una cucharadita para mí y una cucharadita para la tetera). El té de hojas sueltas necesita mucho espacio para moverse, por lo que cuanto más grande sea la bolsa, mejor. Esto hace que limpiar la tetera sea mucho más fácil, ya que simplemente levantas la bolsa con el té cuando termines y la colocas en la papelera.
  2. CONSIGUE LA TEMPERATURA ADECUADA DEL AGUA La temperatura del agua es muy importante, dependiendo del té que bebas. La mayoría de los tés negros necesitan alrededor de 96 ° C y los tés verdes alrededor de 70 ° C. Puedes comprar algunos hervidores que te permiten ajustar la temperatura de ebullición, pero si no tienes uno, es bastante fácil de medir con un termómetro. El té necesita oxígeno, así que no vuelva a hervir el agua, ya que esto elimina una gran cantidad de oxígeno y dejará su té con un sabor un poco metálico. Una vez que su hervidor haya hervido, vierta el agua en su tetera, luego agregue su termómetro para verificar cuando el agua se haya enfriado a la temperatura adecuada.
  3. COMPRUEBE EL TIEMPO DE PREPARACIÓNEl tiempo que dejes el té en la tetera depende del tipo de té, así que asegúrate de buscar las instrucciones de remojo; la mayoría de los tés de buena calidad te dirán cuánto tiempo necesitan en el paquete. Coloque la bolsa y coloque el té sobre la olla para mantener el agua lo más cerca posible de la temperatura óptima. ¡Aprovecho este momento para elegir un refrigerio saludable para acompañar mi taza de té! El siguiente paso es realmente importante. Antes de servir el té, retire la bolsita de té de la tetera. Si lo dejas demasiado tiempo, se empapará demasiado y tendrá un sabor muy amargo. No lo revuelva y definitivamente no lo apriete. Eso liberará los taninos (un compuesto amargo del té), lo que volverá a hacer que tenga un sabor demasiado amargo.
  4. TODO SOBRE PORCELANA Conseguir la taza adecuada es realmente importante. No use plástico, ya que los taninos se pegarán a los lados de la taza. Tampoco uses metal, a menos que quieras que tu té tenga un sabor metálico. Mucha gente piensa que debería usar cerámica, pero incluso eso no es perfecto ya que es poroso, por lo que hará que su té se enfríe demasiado rápido. La mejor taza es la de porcelana. Una taza de porcelana mantendrá su té súper sabroso y, en realidad, así era como solía servirse el té cuando llegó por primera vez de China. Servir té en tazas de porcelana es maravillosamente británico. Se ha convertido en parte de nuestra herencia y en algo que la gente viaja cientos de millas para venir y disfrutar. Tomarse el tiempo para tomar un té como este es parte de la razón por la que amo tanto beberlo. No tiene por qué costar mucho. De hecho, la mayoría de mis tazas son antigüedades de tiendas benéficas o mercados de pulgas y tienen mucha historia. Los diseños vintage son hermosos y puedes obtener conjuntos completos por solo unas pocas libras.
  5. AÑADA CUIDADOSAMENTE SU LECHE Ahora es el momento de agregar la leche. Me gusta mi té con leche, pero todo es preferencia personal. Por lo general, solo se agrega leche a los tés negros, pero tenga cuidado: demasiado calcio puede hacer que se forme una espuma en la parte superior de la bebida. Esto también puede provenir del agua dura. Si vive en un área de agua dura y realmente desea preparar la taza de té perfecta, hierva agua mineral en lugar de agua del grifo. La agitación también elimina el calcio, pero es una experiencia más agradable no consumirlo.
  6. SIÉNTATE Y RELÁJATE

Finalmente, es hora de relajarse. Es una experiencia tan hermosa para mí tomar una taza de té y hago tantos recuerdos cuando la comparto con familiares y amigos. Reúne a las personas, les da la bienvenida a nuestros hogares y por esa misma razón ha sido durante mucho tiempo una tradición en Gran Bretaña. Así que, muchachos, espero que disfruten de su taza de té hoy. Y recuerde, solo usted sabe cómo le gusta su té, ¡diviértase preparándolo!

Y si leer sobre cómo hacer la taza de té perfecta no es suficiente, aquí está Becky en acción:


Cómo preparar la taza de té perfecta

¿Quieres saber cómo preparar la taza de té perfecta? Desde cositas de té y tazas de porcelana, hasta la temperatura del agua y los tiempos de preparación, nuestra buena amiga Becky Sheeran le muestra cómo hacerlo.

Creo que ahora tengo más de 300 tés, ¡así que puedes imaginar cuánto tiempo paso asegurándome de no estar sin mi taza de té favorita! La gente a menudo me pregunta cómo preparar la taza de té perfecta, y yo siempre les digo lo mismo: si bien hay algunas reglas a prueba de fallas que se deben seguir, al final del día, una taza de té es muy personal. Realmente, no hay una sola manera perfecta de hacerlo, debes disfrutarlo tal como te gusta.

Para preparar su propia taza de té perfecta, necesitará:

  • té de hojas sueltas
  • una bolsa de té vacía (puede comprar bolsas en la mayoría de las tiendas de té de hojas sueltas)
  • una taza de porcelana
  • un termómetro
  • una tetera
  • un té acogedor
  1. HAZ TUS PROPIAS BOLSAS DE TÉ
    Comience poniendo su té de hojas sueltas en la bolsita de té; sigo la regla de una cucharadita para mí y una cucharadita para la tetera). El té de hojas sueltas necesita mucho espacio para moverse, por lo que cuanto más grande sea la bolsa, mejor. Esto hace que limpiar la tetera sea mucho más fácil, ya que simplemente levantas la bolsa con el té cuando termines y la colocas en la papelera.
  2. CONSIGUE LA TEMPERATURA ADECUADA DEL AGUA La temperatura del agua es muy importante, dependiendo del té que bebas. La mayoría de los tés negros necesitan alrededor de 96 ° C y los tés verdes alrededor de 70 ° C. Puedes comprar algunos hervidores que te permiten ajustar la temperatura de ebullición, pero si no tienes uno, es bastante fácil de medir con un termómetro. El té necesita oxígeno, así que no vuelva a hervir el agua, ya que esto elimina una gran cantidad de oxígeno y dejará su té con un sabor un poco metálico. Una vez que su hervidor haya hervido, vierta el agua en su tetera, luego agregue su termómetro para verificar cuando el agua se haya enfriado a la temperatura adecuada.
  3. COMPRUEBE EL TIEMPO DE PREPARACIÓNEl tiempo que dejes el té en la tetera depende del tipo de té, así que asegúrate de buscar las instrucciones de remojo; la mayoría de los tés de buena calidad te dirán cuánto tiempo necesitan en el paquete. Coloque la bolsa y coloque el té sobre la olla para mantener el agua lo más cerca posible de la temperatura óptima. ¡Aprovecho este momento para elegir un refrigerio saludable para acompañar mi taza de té! El siguiente paso es realmente importante. Antes de servir el té, retire la bolsita de té de la tetera. Si lo dejas demasiado tiempo, se empapará demasiado y tendrá un sabor muy amargo. No lo revuelva y definitivamente no lo apriete. Eso liberará los taninos (un compuesto amargo del té), lo que volverá a hacer que tenga un sabor demasiado amargo.
  4. TODO SOBRE PORCELANA Conseguir la taza adecuada es realmente importante. No use plástico, ya que los taninos se pegarán a los lados de la taza. Tampoco uses metal, a menos que quieras que tu té tenga un sabor metálico. Mucha gente piensa que debería usar cerámica, pero incluso eso no es perfecto ya que es poroso, por lo que hará que su té se enfríe demasiado rápido. La mejor taza es la de porcelana. Una taza de porcelana mantendrá su té súper sabroso y, en realidad, así era como solía servirse el té cuando llegó por primera vez de China. Servir té en tazas de porcelana es maravillosamente británico. Se ha convertido en parte de nuestra herencia y en algo que la gente viaja cientos de millas para venir y disfrutar. Tomarse el tiempo para tomar un té como este es parte de la razón por la que me encanta beberlo tanto. No tiene por qué costar mucho. De hecho, la mayoría de mis tazas son antigüedades de tiendas benéficas o mercados de pulgas y tienen mucha historia. Los diseños vintage son hermosos y puedes obtener conjuntos completos por solo unas pocas libras.
  5. AÑADA CUIDADOSAMENTE SU LECHE Ahora es el momento de agregar la leche. Me gusta mi té con leche, pero todo es preferencia personal. Por lo general, solo se agrega leche a los tés negros, pero tenga cuidado: demasiado calcio puede hacer que se forme una espuma en la parte superior de la bebida. Esto también puede provenir del agua dura. Si vive en un área de agua dura y realmente desea preparar la taza de té perfecta, hierva agua mineral en lugar de agua del grifo. La agitación también elimina el calcio, pero es una experiencia más agradable no consumirlo.
  6. SIÉNTATE Y RELÁJATE

Finalmente, es hora de relajarse. Es una experiencia tan hermosa para mí tomar una taza de té y hago tantos recuerdos cuando la comparto con familiares y amigos. Reúne a las personas, les da la bienvenida a nuestros hogares y por esa misma razón ha sido durante mucho tiempo una tradición en Gran Bretaña. Así que saludos chicos, espero que disfruten de su taza de té hoy. Y recuerde, solo usted sabe cómo le gusta su té, ¡diviértase preparándolo!

Y si leer sobre cómo hacer la taza de té perfecta no es suficiente, aquí está Becky en acción:


Cómo preparar la taza de té perfecta

¿Quieres saber cómo preparar la taza de té perfecta? Desde cositas de té y tazas de porcelana, hasta la temperatura del agua y los tiempos de preparación, nuestra buena amiga Becky Sheeran le muestra cómo hacerlo.

Creo que ahora tengo más de 300 tés, ¡así que puedes imaginar cuánto tiempo paso asegurándome de no estar sin mi taza de té favorita! La gente a menudo me pregunta cómo preparar la taza de té perfecta, y yo siempre les digo lo mismo: si bien hay algunas reglas a prueba de fallas que se deben seguir, al final del día, una taza de té es muy personal. Realmente, no hay una sola manera perfecta de hacerlo, debes disfrutarlo tal como te gusta.

Para preparar su propia taza de té perfecta, necesitará:

  • té de hojas sueltas
  • una bolsita de té vacía (puede comprar bolsas en la mayoría de las tiendas de té de hojas sueltas)
  • una taza de porcelana
  • un termómetro
  • una tetera
  • un té acogedor
  1. HAZ TUS PROPIAS BOLSAS DE TÉ
    Empiece por poner su té de hojas sueltas en la bolsita de té (sigo la regla de una cucharadita para mí y una cucharadita para la tetera). El té de hojas sueltas necesita mucho espacio para moverse, por lo que cuanto más grande sea la bolsa, mejor. Esto hace que limpiar la tetera sea mucho más fácil, ya que simplemente levantas la bolsa con el té cuando termines y la colocas en la papelera.
  2. CONSIGUE LA TEMPERATURA ADECUADA DEL AGUA La temperatura del agua es muy importante, dependiendo del té que bebas. La mayoría de los tés negros necesitan alrededor de 96 ° C y los tés verdes, alrededor de 70 ° C. Puedes comprar algunos hervidores que te permiten ajustar la temperatura de ebullición, pero si no tienes uno, es bastante fácil de medir con un termómetro. El té necesita oxígeno, así que no vuelva a hervir el agua, ya que esto elimina una gran cantidad de oxígeno y dejará su té con un sabor un poco metálico. Una vez que su hervidor haya hervido, vierta el agua en su tetera, luego agregue su termómetro para verificar cuando el agua se haya enfriado a la temperatura adecuada.
  3. COMPRUEBE EL TIEMPO DE PREPARACIÓNEl tiempo que dejes el té en la tetera depende del tipo de té, así que asegúrate de buscar las instrucciones de remojo; la mayoría de los tés de buena calidad te dirán cuánto tiempo necesitan en el paquete. Coloque la bolsa y coloque el té sobre la olla para mantener el agua lo más cerca posible de la temperatura óptima. ¡Aprovecho este momento para elegir un refrigerio saludable para acompañar mi taza de té! El siguiente paso es realmente importante. Antes de servir el té, retire la bolsita de té de la tetera. Si lo dejas demasiado tiempo, se empapará demasiado y tendrá un sabor muy amargo. No lo revuelva y definitivamente no lo apriete. Eso liberará los taninos (un compuesto amargo del té), lo que volverá a hacer que tenga un sabor demasiado amargo.
  4. TODO SOBRE PORCELANA Conseguir la taza adecuada es realmente importante. No use plástico, ya que los taninos se pegarán a los lados de la taza. Tampoco uses metal, a menos que quieras que tu té tenga un sabor metálico. Mucha gente piensa que debería usar cerámica, pero incluso eso no es perfecto ya que es poroso, por lo que hará que su té se enfríe demasiado rápido. La mejor taza es la de porcelana. Una taza de porcelana mantendrá su té súper sabroso y, en realidad, así era como solía servirse el té cuando llegó por primera vez de China. Servir té en tazas de porcelana es maravillosamente británico. Se ha convertido en parte de nuestra herencia y en algo que la gente viaja cientos de millas para venir y disfrutar. Tomarse el tiempo para tomar un té como este es parte de la razón por la que amo tanto beberlo. No tiene por qué costar mucho. De hecho, la mayoría de mis tazas son antigüedades de tiendas benéficas o mercados de pulgas y tienen mucha historia. Los diseños vintage son hermosos y puedes obtener conjuntos completos por solo unas pocas libras.
  5. AÑADA CUIDADOSAMENTE SU LECHE Ahora es el momento de agregar la leche. Me gusta mi té con leche, pero todo es preferencia personal. Por lo general, solo se agrega leche a los tés negros, pero tenga cuidado: demasiado calcio puede hacer que se forme una espuma en la parte superior de la bebida. Esto también puede provenir del agua dura. Si vive en un área de agua dura y realmente desea preparar la taza de té perfecta, hierva agua mineral en lugar de agua del grifo. La agitación también elimina el calcio, pero es una experiencia más agradable no consumirlo.
  6. SIÉNTATE Y RELÁJATE

Finalmente, es hora de relajarse. Es una experiencia tan hermosa para mí tomar una taza de té y hago tantos recuerdos cuando la comparto con familiares y amigos. Reúne a las personas, les da la bienvenida a nuestros hogares y por esa misma razón ha sido durante mucho tiempo una tradición en Gran Bretaña. Así que saludos chicos, espero que disfruten de su taza de té hoy. Y recuerde, solo usted sabe cómo le gusta su té, ¡diviértase preparándolo!

Y si leer sobre cómo hacer la taza de té perfecta no es suficiente, aquí está Becky en acción:


Cómo preparar la taza de té perfecta

¿Quieres saber cómo preparar la taza de té perfecta? Desde cositas de té y tazas de porcelana, hasta la temperatura del agua y los tiempos de preparación, nuestra buena amiga Becky Sheeran le muestra cómo hacerlo.

Creo que ahora tengo más de 300 tés, ¡así que puedes imaginar cuánto tiempo paso asegurándome de no estar sin mi taza de té favorita! La gente a menudo me pregunta cómo preparar la taza de té perfecta, y yo siempre les digo lo mismo: si bien hay algunas reglas a prueba de fallas que se deben seguir, al final del día, una taza de té es muy personal. Realmente, no hay una sola manera perfecta de hacerlo, debes disfrutarlo como a ti te gusta.

Para preparar su propia taza de té perfecta, necesitará:

  • té de hojas sueltas
  • una bolsita de té vacía (puede comprar bolsas en la mayoría de las tiendas de té de hojas sueltas)
  • una taza de porcelana
  • un termómetro
  • una tetera
  • un té acogedor
  1. HAZ TUS PROPIAS BOLSAS DE TÉ
    Empiece por poner su té de hojas sueltas en la bolsita de té (sigo la regla de una cucharadita para mí y una cucharadita para la tetera). El té de hojas sueltas necesita mucho espacio para moverse, por lo que cuanto más grande sea la bolsa, mejor. Esto hace que limpiar la tetera sea mucho más fácil, ya que simplemente levantas la bolsa con el té cuando termines y la colocas en la papelera.
  2. CONSIGUE LA TEMPERATURA ADECUADA DEL AGUA La temperatura del agua es muy importante, dependiendo del té que bebas. La mayoría de los tés negros necesitan alrededor de 96 ° C y los tés verdes, alrededor de 70 ° C. Puedes comprar algunos hervidores que te permiten ajustar la temperatura de ebullición, pero si no tienes uno, es bastante fácil de medir con un termómetro. Tea needs oxygen, so don’t re-boil water as this takes a lot of the oxygen out and will leave your tea tasting a bit metallic. Once your kettle has boiled, pour the water into your teapot, then add your thermometer to check when the water has cooled to the appropriate temperature.
  3. CHECK THE BREWING TIMEThe time you leave the tea in the pot depends on the type of tea, so make sure you look for steeping instructions – most good-quality teas will tell you how long they need on the packet. Pop the bag in, and put your tea cosy over the pot to keep the water as close to the optimum temperature as possible. I take this time to pick out a healthy snack to have with my cuppa! The next step is really important. Before you serve the tea, remove the teabag from the pot. If you leave it in too long, it will over-steep and will taste really bitter. Don’t stir it and definitely don’t squeeze it. That will release the tannins (a bitter compound of tea), which will again make it taste too bitter.
  4. ALL ABOUT PORCELAIN Getting the right cup is really important. Don’t use plastic, as the tannins will stick to the side of the cup. Don’t use metal either, unless you want your tea to taste metallic. Lots of people think you should use ceramic but even that’s not perfect as it’s porous, so it will make your tea cool down too quickly. The best cup is porcelain. A porcelain cup will keep your tea super-tasty and was actually how tea used to be served when it first came over from China. Serving tea in porcelain cups is so wonderfully British. It’s become a part of our heritage and something that people travel hundreds of miles to come and enjoy. Taking the time to have tea like this is part of why I love drinking it so much. It doesn’t need to cost a lot. In fact, most of my cups are antiques from charity shops or flea markets ng and they have so much history to them. The vintage designs are beautiful and you can get whole sets for just a few pounds.
  5. CAREFULLY ADD YOUR MILK Now it’s time to add the milk. I like my tea milky, but it’s all personal preference. It’s only usually black teas that you add milk to, but be careful – too much calcium can cause a scum to form on the top of your drink. This can also come from hard water. If you live in a hard water area and really want to make the absolute perfect cup of tea, boil mineral water instead of tap water. Stirring usually gets rid of calcium too, but it’s a nicer experience just not to have it.
  6. SIT BACK AND RELAX

Finally, it’s time to relax. It’s such a beautiful experience to me to have a cup of tea and I make so many memories when I share it with family and friends. It brings people together, welcomes people into our homes and has long been a tradition in Britain for that very reason. So cheers guys, hope you enjoy your cuppa today. And remember, only you know how you like your tea – just have fun making it!

And if reading about how to make the perfect cup of tea isn’t enough, here’s Becky in action:


How to make the perfect cup of tea

Want to know how to make the perfect cup of tea? From tea cosies and porcelain cups, to water temperature and brewing times, our good friend Becky Sheeran shows you how.

I think I have over 300 teas now, so you can imagine how much time I spend making sure I’m not without my favourite cuppa! People often ask me how to make the perfect cup of tea, and I always tell them the same thing: while there are some fail-safe rules to be followed, at the end of the day, a cup of tea is so personal. Really, there isn’t just one perfect way to make it – you should enjoy it just the way you like it.

To make your own perfect cup of tea, you’ll need:

  • loose leaf tea
  • an empty tea bag (you can buy bags from most loose leaf tea shops)
  • a porcelain cup
  • a thermometer
  • a teapot
  • a tea cosy
  1. MAKE YOUR OWN TEABAGS
    Start by putting your loose leaf tea in the tea bag – I go by the rule of one teaspoon for me and one teaspoon for the pot). Loose leaf tea needs a lot of room to move about, so the bigger the bag, the better. This makes cleaning the teapot a lot easier, as you just lift the bag out with the tea when done and put it in the bin.
  2. GET THE RIGHT WATER TEMPERATURE The temperature of the water is really important, depending on which tea you’ll be drinking. Most black teas need around 96°C, and green teas around 70°C. You can buy some kettles that let you set the boiling temperature but if you don’t have one, it’s easy enough to measure with a thermometer. Tea needs oxygen, so don’t re-boil water as this takes a lot of the oxygen out and will leave your tea tasting a bit metallic. Once your kettle has boiled, pour the water into your teapot, then add your thermometer to check when the water has cooled to the appropriate temperature.
  3. CHECK THE BREWING TIMEThe time you leave the tea in the pot depends on the type of tea, so make sure you look for steeping instructions – most good-quality teas will tell you how long they need on the packet. Pop the bag in, and put your tea cosy over the pot to keep the water as close to the optimum temperature as possible. I take this time to pick out a healthy snack to have with my cuppa! The next step is really important. Before you serve the tea, remove the teabag from the pot. If you leave it in too long, it will over-steep and will taste really bitter. Don’t stir it and definitely don’t squeeze it. That will release the tannins (a bitter compound of tea), which will again make it taste too bitter.
  4. ALL ABOUT PORCELAIN Getting the right cup is really important. Don’t use plastic, as the tannins will stick to the side of the cup. Don’t use metal either, unless you want your tea to taste metallic. Lots of people think you should use ceramic but even that’s not perfect as it’s porous, so it will make your tea cool down too quickly. The best cup is porcelain. A porcelain cup will keep your tea super-tasty and was actually how tea used to be served when it first came over from China. Serving tea in porcelain cups is so wonderfully British. It’s become a part of our heritage and something that people travel hundreds of miles to come and enjoy. Taking the time to have tea like this is part of why I love drinking it so much. It doesn’t need to cost a lot. In fact, most of my cups are antiques from charity shops or flea markets ng and they have so much history to them. The vintage designs are beautiful and you can get whole sets for just a few pounds.
  5. CAREFULLY ADD YOUR MILK Now it’s time to add the milk. I like my tea milky, but it’s all personal preference. It’s only usually black teas that you add milk to, but be careful – too much calcium can cause a scum to form on the top of your drink. This can also come from hard water. If you live in a hard water area and really want to make the absolute perfect cup of tea, boil mineral water instead of tap water. Stirring usually gets rid of calcium too, but it’s a nicer experience just not to have it.
  6. SIT BACK AND RELAX

Finally, it’s time to relax. It’s such a beautiful experience to me to have a cup of tea and I make so many memories when I share it with family and friends. It brings people together, welcomes people into our homes and has long been a tradition in Britain for that very reason. So cheers guys, hope you enjoy your cuppa today. And remember, only you know how you like your tea – just have fun making it!

And if reading about how to make the perfect cup of tea isn’t enough, here’s Becky in action:


How to make the perfect cup of tea

Want to know how to make the perfect cup of tea? From tea cosies and porcelain cups, to water temperature and brewing times, our good friend Becky Sheeran shows you how.

I think I have over 300 teas now, so you can imagine how much time I spend making sure I’m not without my favourite cuppa! People often ask me how to make the perfect cup of tea, and I always tell them the same thing: while there are some fail-safe rules to be followed, at the end of the day, a cup of tea is so personal. Really, there isn’t just one perfect way to make it – you should enjoy it just the way you like it.

To make your own perfect cup of tea, you’ll need:

  • loose leaf tea
  • an empty tea bag (you can buy bags from most loose leaf tea shops)
  • a porcelain cup
  • a thermometer
  • a teapot
  • a tea cosy
  1. MAKE YOUR OWN TEABAGS
    Start by putting your loose leaf tea in the tea bag – I go by the rule of one teaspoon for me and one teaspoon for the pot). Loose leaf tea needs a lot of room to move about, so the bigger the bag, the better. This makes cleaning the teapot a lot easier, as you just lift the bag out with the tea when done and put it in the bin.
  2. GET THE RIGHT WATER TEMPERATURE The temperature of the water is really important, depending on which tea you’ll be drinking. Most black teas need around 96°C, and green teas around 70°C. You can buy some kettles that let you set the boiling temperature but if you don’t have one, it’s easy enough to measure with a thermometer. Tea needs oxygen, so don’t re-boil water as this takes a lot of the oxygen out and will leave your tea tasting a bit metallic. Once your kettle has boiled, pour the water into your teapot, then add your thermometer to check when the water has cooled to the appropriate temperature.
  3. CHECK THE BREWING TIMEThe time you leave the tea in the pot depends on the type of tea, so make sure you look for steeping instructions – most good-quality teas will tell you how long they need on the packet. Pop the bag in, and put your tea cosy over the pot to keep the water as close to the optimum temperature as possible. I take this time to pick out a healthy snack to have with my cuppa! The next step is really important. Before you serve the tea, remove the teabag from the pot. If you leave it in too long, it will over-steep and will taste really bitter. Don’t stir it and definitely don’t squeeze it. That will release the tannins (a bitter compound of tea), which will again make it taste too bitter.
  4. ALL ABOUT PORCELAIN Getting the right cup is really important. Don’t use plastic, as the tannins will stick to the side of the cup. Don’t use metal either, unless you want your tea to taste metallic. Lots of people think you should use ceramic but even that’s not perfect as it’s porous, so it will make your tea cool down too quickly. The best cup is porcelain. A porcelain cup will keep your tea super-tasty and was actually how tea used to be served when it first came over from China. Serving tea in porcelain cups is so wonderfully British. It’s become a part of our heritage and something that people travel hundreds of miles to come and enjoy. Taking the time to have tea like this is part of why I love drinking it so much. It doesn’t need to cost a lot. In fact, most of my cups are antiques from charity shops or flea markets ng and they have so much history to them. The vintage designs are beautiful and you can get whole sets for just a few pounds.
  5. CAREFULLY ADD YOUR MILK Now it’s time to add the milk. I like my tea milky, but it’s all personal preference. It’s only usually black teas that you add milk to, but be careful – too much calcium can cause a scum to form on the top of your drink. This can also come from hard water. If you live in a hard water area and really want to make the absolute perfect cup of tea, boil mineral water instead of tap water. Stirring usually gets rid of calcium too, but it’s a nicer experience just not to have it.
  6. SIT BACK AND RELAX

Finally, it’s time to relax. It’s such a beautiful experience to me to have a cup of tea and I make so many memories when I share it with family and friends. It brings people together, welcomes people into our homes and has long been a tradition in Britain for that very reason. So cheers guys, hope you enjoy your cuppa today. And remember, only you know how you like your tea – just have fun making it!

And if reading about how to make the perfect cup of tea isn’t enough, here’s Becky in action:


How to make the perfect cup of tea

Want to know how to make the perfect cup of tea? From tea cosies and porcelain cups, to water temperature and brewing times, our good friend Becky Sheeran shows you how.

I think I have over 300 teas now, so you can imagine how much time I spend making sure I’m not without my favourite cuppa! People often ask me how to make the perfect cup of tea, and I always tell them the same thing: while there are some fail-safe rules to be followed, at the end of the day, a cup of tea is so personal. Really, there isn’t just one perfect way to make it – you should enjoy it just the way you like it.

To make your own perfect cup of tea, you’ll need:

  • loose leaf tea
  • an empty tea bag (you can buy bags from most loose leaf tea shops)
  • a porcelain cup
  • a thermometer
  • a teapot
  • a tea cosy
  1. MAKE YOUR OWN TEABAGS
    Start by putting your loose leaf tea in the tea bag – I go by the rule of one teaspoon for me and one teaspoon for the pot). Loose leaf tea needs a lot of room to move about, so the bigger the bag, the better. This makes cleaning the teapot a lot easier, as you just lift the bag out with the tea when done and put it in the bin.
  2. GET THE RIGHT WATER TEMPERATURE The temperature of the water is really important, depending on which tea you’ll be drinking. Most black teas need around 96°C, and green teas around 70°C. You can buy some kettles that let you set the boiling temperature but if you don’t have one, it’s easy enough to measure with a thermometer. Tea needs oxygen, so don’t re-boil water as this takes a lot of the oxygen out and will leave your tea tasting a bit metallic. Once your kettle has boiled, pour the water into your teapot, then add your thermometer to check when the water has cooled to the appropriate temperature.
  3. CHECK THE BREWING TIMEThe time you leave the tea in the pot depends on the type of tea, so make sure you look for steeping instructions – most good-quality teas will tell you how long they need on the packet. Pop the bag in, and put your tea cosy over the pot to keep the water as close to the optimum temperature as possible. I take this time to pick out a healthy snack to have with my cuppa! The next step is really important. Before you serve the tea, remove the teabag from the pot. If you leave it in too long, it will over-steep and will taste really bitter. Don’t stir it and definitely don’t squeeze it. That will release the tannins (a bitter compound of tea), which will again make it taste too bitter.
  4. ALL ABOUT PORCELAIN Getting the right cup is really important. Don’t use plastic, as the tannins will stick to the side of the cup. Don’t use metal either, unless you want your tea to taste metallic. Lots of people think you should use ceramic but even that’s not perfect as it’s porous, so it will make your tea cool down too quickly. The best cup is porcelain. A porcelain cup will keep your tea super-tasty and was actually how tea used to be served when it first came over from China. Serving tea in porcelain cups is so wonderfully British. It’s become a part of our heritage and something that people travel hundreds of miles to come and enjoy. Taking the time to have tea like this is part of why I love drinking it so much. It doesn’t need to cost a lot. In fact, most of my cups are antiques from charity shops or flea markets ng and they have so much history to them. The vintage designs are beautiful and you can get whole sets for just a few pounds.
  5. CAREFULLY ADD YOUR MILK Now it’s time to add the milk. I like my tea milky, but it’s all personal preference. It’s only usually black teas that you add milk to, but be careful – too much calcium can cause a scum to form on the top of your drink. This can also come from hard water. If you live in a hard water area and really want to make the absolute perfect cup of tea, boil mineral water instead of tap water. Stirring usually gets rid of calcium too, but it’s a nicer experience just not to have it.
  6. SIT BACK AND RELAX

Finally, it’s time to relax. It’s such a beautiful experience to me to have a cup of tea and I make so many memories when I share it with family and friends. It brings people together, welcomes people into our homes and has long been a tradition in Britain for that very reason. So cheers guys, hope you enjoy your cuppa today. And remember, only you know how you like your tea – just have fun making it!

And if reading about how to make the perfect cup of tea isn’t enough, here’s Becky in action: