Nuevas recetas

Ensalada de Remolacha con Alcaravea y Almendras

Ensalada de Remolacha con Alcaravea y Almendras

La mostaza y la alcaravea en esta ensalada se combinan entre sí para evocar un poco de delicia deli. Puede aderezar las remolachas hasta con un día de anticipación, pero espere a agregar las almendras justo antes de servir.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de almendras en rodajas
  • 1 libra de remolacha cocida pelada, cortada en gajos
  • 1 cucharada de jugo de limón fresco
  • Sal kosher, pimienta negra recién molida

Preparación de recetas

  • Precaliente el horno a 350 °. Tostar las almendras en rodajas en una bandeja para hornear con borde pequeño, revolviendo ocasionalmente, hasta que estén doradas, aproximadamente 4 minutos. Deje enfriar.

  • Tostar las semillas de alcaravea en una sartén pequeña y seca a fuego medio hasta que estén fragantes, aproximadamente 1 minuto. Mezcle las almendras, las semillas de alcaravea, la remolacha, el aderezo de mostaza y el jugo de limón en un tazón mediano; Condimentar con sal y pimienta. Reserve ½ taza de ensalada de remolacha para las sardinas con galletas de centeno y aderezo integral de mostaza.

Fotos de Kimberley Hasselbrink Sección de revisiones

Ensalada de remolacha con aderezo balsámico

Ahhh remolachas. ¿Los amas? Este vegetal de raíz rosado, nutritivo e impactante, se encuentra ahora en la parte superior de nuestra lista de vegetales. Solo ha sido en los últimos años que Alex y yo comenzamos a comer remolacha con regularidad. ¿Por qué? Bueno, el Instant Pot. Cocinar remolachas en Instant Pot es mucho más rápido que en el horno. No se preocupe: no necesita una olla a presión para esta receta, sólo si es un poco vago, como nosotros. Esta ensalada de remolacha también funciona con remolachas asadas: y hombre esta bien. Tiene todos los elementos adecuados: verduras tiernas, queso cremoso de cabra y un aderezo de remolacha balsámico y picante. Básicamente, ¡es la perfección de la ensalada!


12 recetas de remolacha alemana

Borscht alemán / ruso

Borscht alemán / ruso

Remolachas en escabeche alemanas

Remolachas en escabeche alemanas

Cazuela germánica

Cazuela germánica

Ensalada Spargelfest (Ensalada De Remolacha Y Espárragos A La Parrilla Con Miel)

Ensalada Spargelfest (Ensalada De Remolacha Y Espárragos A La Parrilla Con Miel)

Labskaus (Hash de carne en conserva alemana)

Labskaus (Hash de carne en conserva alemana)

Canapés de salmón Smørrebrød

Ensalada de remolacha con alcaravea y almendras - Recetas

Esta receta inspirada en el Medio Oriente es una forma encantadora de preparar remolachas al horno (también conocidas como remolacha, en el Reino Unido).

Puede hacer esto con remolacha cocida comprada, pero no sabrá tan bien. Las remolachas al horno dan como resultado una dulzura de sabor maravillosamente intenso, a diferencia de hervirlas, donde terminas con una sartén llena de líquido púrpura que tirarás, junto con muchos nutrientes.

Si puede encontrar las remolachas de colores del arco iris (dorado y rosa), tendrá un plato más bonito, pero esto funciona igual de bien con la buena variedad de color púrpura.

Para hornear remolachas, seleccione las que sean aproximadamente del mismo tamaño, no las pele, pero enjuague la suciedad y corte las hojas (puede saltearlas más tarde con ajo y aceite de oliva). Séllalos juntos en un paquete de papel de aluminio, dejando un poco de espacio allí.

Mételos en un horno precalentado a 350F (180C) durante aproximadamente 45 minutos a una hora, dependiendo de su tamaño, o hasta que estén tiernos cuando los pinches con un cuchillo afilado.

Una vez que estén lo suficientemente fríos como para manipularlos, las pieles se deslizarán de inmediato.

Para servir las remolachas en cubos y mezclar todo junto, lo que le dará un bonito aderezo rosado; alternativamente, colóquelos en un plato y coloque el aderezo con una cuchara.

Es mejor preparar el aderezo con 30 minutos de anticipación para permitir que se desarrollen los sabores y todo se mantendrá durante un par de días en el refrigerador.

Ensalada de remolacha con aderezo de yogur, ajo y semillas de alcaravea

ENSALADA DE REMOLACHA AL HORNO CON YOGURT, CARAWAY & amp AJO

450 g (1 libra) de remolacha, de cualquier color, horneada como se indica arriba

225 ml (8 onzas líquidas) de yogur normal natural (no al estilo griego)

2 dientes de ajo, pelados y triturados

1 cucharadita de semillas de alcaravea

2 cucharadas colmadas de perejil de hoja plana picado

Sal marina y pimienta negra recién molida

Corta en rodajas o cubos las remolachas cocidas y colócalas en un plato o ponlas en un tazón para servir.

Batir los ingredientes restantes excepto el pimentón. Deje enfriar durante 30 minutos y luego vierta la remolacha en rodajas o doble todo para obtener una ensalada rosada.

Espolvorea con un poco de pimentón para servir y un poco de perejil extra, si quieres.


Las remolachas terrosas y las bayas dulces son una combinación encantadora. Asar las bayas las ablanda y concentra su sabor, por lo que saben a fresas intensificadas por un factor de 10.

Este primer plato brillante y fresco marcará la pauta para el resto de la cena. Las remolachas Chioggia de rayas rojas y blancas (también llamadas remolachas de bastón de caramelo) son una presentación festiva, pero si no las puede encontrar, use remolachas rojas o doradas.


Esta ensalada compuesta es perfecta para servir en su próxima cena.

Desde 1995, Epicurious ha sido el mejor recurso alimenticio para el cocinero casero, con consejos de cocina diarios, videos de cocina divertidos y, oh sí, más de 33,000 recetas.

© 2021 Condé Nast. Reservados todos los derechos. El uso de este sitio implica la aceptación de nuestro Acuerdo de usuario y Política de privacidad y Declaración de cookies y Sus derechos de privacidad de California. Epicurioso puede ganar una parte de las ventas de productos que se compran a través de nuestro sitio como parte de nuestras Asociaciones de afiliados con minoristas. El material de este sitio no puede ser reproducido, distribuido, transmitido, almacenado en caché o utilizado de otra manera, excepto con el permiso previo por escrito de Condé Nast. Opciones de anuncios


Recetas fáciles para la cena: remolacha 5 formas

Receta: sandía en cubos combinado con queso feta, menta, un poco de jalapeño y aderezo de comino y lima.

(Gary Friedman / Los Angeles Times)

La remolacha es una de las verduras más vibrantes del verano. Quedan muy bien en ensalada, postre o asados ​​solos. También son fáciles de preparar.

Al seleccionar remolachas, querrá elegir las que sean pesadas para su tamaño. Trate de elegir los que no tengan cortes en la superficie. Puede saber si las remolachas están frescas si se venden con la parte superior puesta y la parte superior verde.

Aquí hay cinco recetas que muestran los muchos lados de la remolacha:

Tiempo Total: 1 hora, 15 minutos, más 1 hora de reposo

Nota: De Christian Shaffer. Se pueden usar remolachas rojas y doradas en lugar de las remolachas Chioggia.

6 remolachas Chioggia grandes, doradas y rojas

2 cucharadas de vinagre de arroz condimentado

1/4 taza de aceite de oliva de buena calidad

1/2 cucharadita de semillas de cilantro molidas tostadas

1 cartón (8 onzas) de crema fresca

2 cucharadas de rábano picante preparado

2 cucharadas más 1/2 cucharadita de sal kosher, cantidad dividida

2 cucharadas de perifollo fresco, hojas enteras o picadas

1. Hierva las remolachas en suficiente agua para cubrir, con 2 cucharadas de sal, hasta que estén tiernas, aproximadamente una hora.

2. En un tazón pequeño, combine el vinagre, el aceite, el cilantro y la chalota y deje la mezcla a un lado durante 30 minutos. En otro tazón, combine la crema fresca, el rábano picante, media cucharadita de sal y pimienta y reserve.

3. Escurre las remolachas y, mientras aún están calientes, pelarlos. Córtelos en rodajas, de 8 a 10 por remolacha, y déjelos enfriar.

4. Vierta la mezcla de vinagre sobre las remolachas y déjelas reposar tapadas a temperatura ambiente durante una hora. Vierta la crema de rábano picante en un plato, cubriendo el fondo. Con una espumadera, amontone las remolachas sobre la crema. Decora las remolachas con el perifollo y sírvelas.

Cada porción: 152 calorías 2 gramos de proteína 8 gramos de carbohidratos 1 gramo de fibra 13 gramos de grasa 5 gramos de grasa saturada 12 mg. colesterol 285 mg. sodio.

Tiempo Total: 1 hora, 20 minutos

Nota: Adaptado de "El libro de la nueva comida israelí" de Janna Gur. El concentrado de granada o la melaza está disponible en mercados selectos de Jons, tiendas de suministros de cocina y mercados del Medio Oriente.

2 cucharadas de concentrado de granada o melaza

2 a 3 cucharadas de jugo de limón

2 a 3 chiles rojos pequeños, secos, triturados

1/2 taza de hojas frescas de cilantro

1/4 taza de aceite de oliva ligeramente aromatizado

1. Cocine las remolachas en una cacerola mediana tapada con agua hirviendo hasta que estén tiernas, de 45 a 50 minutos. Dejar enfriar, pelar y cortar en dados muy pequeños. Coloque en un tazón mediano.

2. Agrega la granada concentrado, jugo de limón, pimientos, un octavo de cucharadita de sal marina, o al gusto, y combine. Dejar reposar durante unos 15 minutos.

3. Mezcle las remolachas con las hojas de cilantro y las semillas de granada, rociar con aceite de oliva y servir.

Cada porción: 118 calorías 1 gramo de proteína 9 gramos de carbohidratos 1 gramo de fibra 9 gramos de grasa 1 gramo de grasa saturada 0 colesterol 24 mg. sodio.
Latkes de remolacha y papa con crema fresca de rábano picante y alcaravea

Tiempo Total: 2 horas, 10 minutos, más tiempo de enfriamiento

Nota: Adaptado de Eric Greenspan. Prepare la crema fresca y el puré de zanahoria hasta con dos días de anticipación.

Crema fresca de rábano picante y alcaravea

2 cucharadas de semillas de alcaravea

1/4 taza de rábano picante recién rallado

1. Coloque las semillas de alcaravea en una sartén pequeña y cocine a fuego medio, agitando ocasionalmente, hasta que se vuelvan aromáticos y comiencen a reventar, de 3 a 5 minutos.

2. En un tazón mediano, combine la crema fresca con las semillas tostadas y el rábano picante. Sazone con media cucharadita de sal y una pizca de pimienta, o al gusto. Cubra y refrigere por al menos 24 horas y hasta 3 días. Sirva fresco.

2 zanahorias medianas, peladas y cortadas en cubitos grandes

2 tazas de jugo de zanahoria fresco

1. Calentar el aceite en una cacerola mediana a fuego medio-alto hasta que brille. Agregue la zanahoria en cubitos y cocine por 2 minutos, hasta que el color sea vibrante. Agregue el jugo de zanahoria y lleve la mezcla a fuego lento, luego reduzca el fuego para mantener un buen hervor. Cocine hasta que el líquido se haya reducido un poco más de la mitad, de 10 a 15 minutos, revolviendo ocasionalmente.

2. Retirar la mezcla del fuego, enfriar durante varios minutos y hacer puré en una licuadora o con una licuadora de inmersión. Sazone con tres cuartos de cucharadita de sal y una pizca de pimienta, o al gusto. Cubra y refrigere hasta por una semana. Sirve a temperatura ambiente.

3 papas Yukon Gold (aproximadamente 1 1/2 libras)

2 tazas de aceite de canola, dividido

1 receta de crema fresca de rábano picante y alcaravea

1. Calentar el horno a 375 grados. Recorta la remolacha, lávala y envuélvela en papel de aluminio. Ásela en el horno durante 1 hora, hasta que un cuchillo atraviese fácilmente la carne. Enfriar antes de manipular quitar la piel.

2. Pelar las patatas, cebollas y zanahoria. Con un rallador de caja, ralle las papas, la zanahoria y la remolacha por separado, exprimando la humedad de cada vegetal con un colador o toallas de papel, luego combine las verduras en un tazón grande. Ralla la cebolla, exprime la humedad de la mitad y agrégala a un bol grande con las demás verduras. Reserva la cebolla rallada restante.

3. Caliente una sartén mediana a fuego medio. Agrega 2 cucharadas de aceite y la cebolla rallada reservada. Saltee la cebolla, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté suave y caramelizada, aproximadamente 8 minutos. Retire del fuego y agregue al tazón de verduras ralladas, revolviendo para combinar.

4. Agrega los huevos. y harina, y sazone con media cucharadita de sal y un cuarto de cucharadita de pimienta.

5. Caliente el resto aceite en una sartén mediana hasta que brille. Deje caer la masa de latke (comenzando con un solo "probador de latke"), un cuarto de taza a la vez, aplanando ligeramente con una espátula resistente al calor para formar un panqueque. Fríe los latkes, 1 o 2 a la vez, durante unos 2 minutos hasta que estén dorados por un lado, luego dales la vuelta y cocina de 1 a 2 minutos por el otro lado. Retire los latkes cocidos para escurrir en una bandeja forrada con papel toalla, espolvoreando cada uno con una buena pizca de sal kosher, y continúe con la masa restante, debe tener entre 14 y 16 latkes.

6. Sirva inmediatamente con la crema fresca de rábano picante y alcaravea y el puré de zanahoria.

Cada porción de 4 latkes con dos cucharadas de cada crema fresca y puré de zanahoria: 585 calorías 11 gramos de proteína 60 gramos de carbohidratos 6 gramos de fibra 35 gramos de grasa 7 gramos de grasa saturada 118 mg. colesterol 766 mg. sodio.

Tiempo Total: 45 minutos, más tiempo de enfriamiento para las remolachas

Nota: Adaptado de "El arte de cocinar con verduras" de Alain Passard

1 cucharada de vinagre balsámico

Hojas de 4 ramitas de albahaca morada (o verde), cortadas en trozos grandes

Flor de sal o sal de su elección

Flores de una ramita de lavanda.

1.Cocine las remolachas en agua hirviendo ligeramente con sal en una sartén tapada hasta que estén tiernas, de 30 a 60 minutos, dependiendo de su tamaño. Déjelos enfriar en el agua de cocción. Cuando estén lo suficientemente fríos como para manipularlos, pero aún calientes, sáquelos de la piel, córtelos o en cuartos si lo desea, y reserve.

2.Mientras tanto, derrita la mantequilla en una sartén a fuego lento. Agrega las moras y, pasados ​​unos minutos, tritúralas con un tenedor. Continúe cocinándolos hasta que su jugo corra libremente, aproximadamente 5 minutos. Agregue la salsa de soja, el vinagre balsámico y las hojas de albahaca, luego deje que la mezcla se cueza al fuego más bajo posible sin revolver hasta que huela un poco ahumado, aproximadamente de 4 a 5 minutos.

3.Al mismo tiempo, llevar la leche justo al punto de ebullición, luego batir para hacer espuma y emulsionar, preferiblemente con una batidora de inmersión.

4.Coloque las moras en un plato para servir caliente y coloque las remolachas encima. Vierta un poco de leche sobre las remolachas y rocíe el resto sobre las moras. Agregue sal si lo desea y espolvoree con las flores de lavanda.

Cada una de las 4 porciones:210 calorías 6 gramos de proteína 21 gramos de carbohidratos 7 gramos de fibra 12 gramos de grasa 7 gramos de grasa saturada 32 mg de colesterol 15 gramos de azúcar 334 mg de sodio.

Tiempo Total: 45 minutos, más tiempo de enfriamiento para la quinua

Nota: El vinagre de umeboshi (ciruela) se puede encontrar en los mercados de Whole Foods y en los mercados asiáticos.

Aderezo umeboshi-limón2 cucharaditas de vinagre de umeboshi

2 cucharadas de jugo de pepinillo encurtido

1 cucharada de aceite de oliva de la mejor calidad

En un tazón mediano, mezcle el vinagre, el jugo de limón, el jugo de pepinillos y el aceite de oliva. Cubra y refrigere hasta que sea necesario. Esto hace un aderezo de un cuarto de taza.

Ensalada de quinua escarlata y ensalada1 taza de quinua

1/2 taza de remolacha roja finamente picada

2 tazas de caldo de verduras o agua

1/4 taza de pepino japonés o persa cortado en cubitos

2 cucharaditas de cebollino picado

1 cucharada de eneldo picado

1 cucharadita de ralladura de limón fresco

1. Lave la quinua con agua corriente fría en un colador fino. Escurrir bien.

2. En una cacerola de fondo grueso de 2 cuartos, combine la remolacha, el caldo de verduras, el aceite de oliva y el jugo de limón. Tape y lleve la mezcla a ebullición a fuego medio. Agregue la quinua, luego cubra y reduzca el fuego a bajo. Cocine la quinua hasta que los granos estén translúcidos y tiernos y el germen haya salido en espiral del grano, aproximadamente 15 minutos (tenga cuidado de no cocinar demasiado). Retirar del fuego y escurrir el líquido restante.

3. Revuelva la quinua con un tenedor y transfiérala a una bandeja para hornear. Refrigere los granos, sin tapar, hasta que se enfríen.

4. Esponja los granos enfriados y colócalos en un tazón grande. Agregue suavemente el pepino, las cebolletas, el eneldo y la ralladura de limón. Agregue la mitad del aderezo, luego pruebe la ensalada y agregue aderezo adicional o sal si lo desea.

Cada porción: 146 calorías 4 gramos de proteína 22 gramos de carbohidratos 2 gramos de fibra 5 gramos de grasa 1 gramo de grasa saturada 0 colesterol 220 mg. sodio.


Sabroso y saludable

Con el tiempo, las ciruelas azucaradas evolucionaron para contener frutas y especias, además de semillas y nueces. Eran prácticamente las barras energéticas de nuestros antepasados, una pequeña y densa pepita de nutrición que era satisfactoria durante los oscuros y fríos meses de invierno.

Especialmente en comparación con las típicas golosinas navideñas cargadas de mantequilla y harina de hoy, estas son pequeñas golosinas increíblemente virtuosas. Las nueces son fuentes saludables para el corazón de grasas buenas, fibra y vitamina E protectora. Las frutas secas están llenas de vitaminas, minerales y antioxidantes. Muchas son excelentes fuentes de potasio, un mineral que a menudo se consume poco y que ayuda a equilibrar el sodio en el cuerpo. Las especias, como la canela, tienen poderosas propiedades antiinflamatorias y se ha demostrado que protegen contra las enfermedades cardíacas, el cáncer y la diabetes, además de aliviar el dolor de la artritis.

Para nuestros abuelos del siglo XVII que enfrentaban un invierno largo y sombrío sin un bocado fresco, las ciruelas azucaradas no solo eran un buen regalo para el solsticio de invierno, sino posiblemente una forma crucial de mantener su salud durante esos tiempos de inseguridad alimentaria.

Sin embargo, tenga en cuenta que estos son pequeños bocados densos de energía, que contienen una gran cantidad de grasa y calorías dado su tamaño. Esto era importante para la gente del siglo XVII, pero algo de lo que la gente moderna debe tener cuidado. Sin embargo, las grasas saludables en las nueces y la fibra contenidas en las nueces y la fruta las hacen muy abundantes, por lo que probablemente no se exceda.


Ensalada de remolacha con alcaravea y almendras - Recetas

    Polonia
  • Crema de berenjena rusa Baba Clara & rsquos (Baklazhanaya Ikra)RusiaRusiaAlemaniaAustriaBulgariaRumaniaRumania
  • Crema de berenjena (Puttlajel o Patlagea Vana)RumaniaMoldaviaRumaniaAlemania
  • Hallv y euml - Harina HallvaAlbaniaHungríamacedoniaLituania
  • Caviar de Hongos PortobelloRusiaRusia
  • RusiaBosniaAlemaniaRusiaRumania
    CroaciaPoloniaPoloniaBosniaRusiaRepública ChecaRusiaHungríaRumaniaRumaniaRusiaRumaniaHungríaHungríaAlemaniaAlemaniaRepública ChecaPoloniaAlbaniaRusiaRumania
    AlemaniaRumania
  • Goulash de frijoles mixtosHungría
  • RizseslecsoHungríaRumaniaHungríaAlemaniaHungría
  • Gulash vegano veganoAlemaniaAlemania
    BielorrusiaPoloniaLituaniaAlemaniaAlemaniaAlemaniaBulgariaPoloniaAlemaniaAlemania

Utilice estos enlaces
comprar en amazon
¡e IVU llega hasta el 10%!


Ensalada de grosella y queso feta

Esta ensalada combina sabores picantes, ácidos, salados y dulces del norte de Europa, el Mediterráneo y Asia. No debería funcionar, pero, curiosamente, lo hace. Con un telón de fondo de rúcula picante, el sabor agrio de las grosellas rojas del norte de Europa, el queso feta salado y las aceitunas negras saladas del Mediterráneo se complementan con un aderezo asiático de jarabe de jengibre dulce, lima y aceite de chile picante.