Nuevas recetas

Un estudiante de secundaria fue arrestado en la escuela por "robar" un cartón de leche gratis

Un estudiante de secundaria fue arrestado en la escuela por

Un adolescente negro de Virginia fue llevado esposado por la policía por llevarse un cartón de leche mientras participaba en un programa de almuerzo gratis.

Los oficiales esposaron al estudiante, Ryan Turk, porque se había vuelto "desordenado".

Un adolescente negro de Virginia fue humillado cuando fue arrestado por la policía por robar un cartón de leche de 65 centavos en la escuela ... cuando tenía derecho a la leche gratis porque participaba en el programa de almuerzo gratis.

El estudiante de secundaria, llamado Ryan Turk, estaba en línea para almorzar y regresó a buscar un cartón de leche. Luego fue acusado de intentar robar la leche, llamaron a la policía y lo arrestaron por hurto. También fue suspendido por robo, falta de respeto y uso de su teléfono celular en la escuela. La leche debería haber sido gratis porque Turk es parte del programa de almuerzos gratuitos de la escuela. Los funcionarios escolares dicen que Turk se había vuelto desordenado, y desde entonces ha comparecido ante un tribunal de menores para defenderse:

“Estoy enojado, frustrado, enojado. Simplemente fue demasiado lejos ", dijo la mamá de Turk, según Fox News. “Lo están acusando de hurto, y no entiendo por qué lo están acusando de hurto cuando tenía derecho a esa leche desde el principio. Esto es ridículo ... esto es más que vergonzoso ... está en casa por 65 centavos ".

Mientras tanto, la escuela respondió en un comunicado, diciendo que la necesidad de una acción disciplinaria varía dependiendo de cómo se comporte un estudiante durante un incidente.


Estudiante enfrenta cargos por & # 8216Robar & # 8217 Cartón de leche de 65 centavos al que tenía derecho

Imagen a través de Shutterstock

Ryan Turk, estudiante de la escuela secundaria Graham Park de Dumfries, Virginia, solo quería lo que le regalaban todos los días: un cartón de leche de 65 centavos, cortesía del programa de almuerzos gratuitos. Se había olvidado de tomar uno en su primer viaje a través de la línea de la cafetería, así que se levantó para buscar otro. Él y su madre, que vieron imágenes de vigilancia del incidente, dicen que tomó su leche y se sentó.

Fue entonces cuando empezó el problema.

El oficial de recursos escolares (SRO) apareció y acusó a Ryan de robar la leche. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan "dijo que había devuelto la leche, pero que el oficial le dijo que recogiera la caja y se la llevara al director". El SRO lo agarró por el cuello. Luego esposó a Ryan y lo acusó de conducta desordenada y pequeño hurto. Rechazó la intervención extrajudicial porque, como dice su madre, no hizo nada malo. En cambio, enfrentará cargos penales por delitos menores justo antes de cumplir 15 años.

El SRO, que tenía otras audiencias juveniles programadas el mismo día que la de Ryan, cuenta una historia diferente. Dice que Ryan hizo cola y le dijo que estaba robando. Entonces Ryan tiró la leche hacia atrás. El SRO dijo que necesitaba hablar con el director, y Ryan "se volvió desordenado", dijo un portavoz a la El Washington Correo. Empujó al oficial y, cuando se acercaron al director, el niño trató de "empujar al oficial para escapar". Solo entonces fue esposado y acusado.

El condado de Prince William señala que Ryan es negro, al igual que el SRO y el director involucrado. Pero como dice el abogado de Turk, Emmett Robinson, “No son los jugadores, no son las personas las que discriminan, es todo el sistema. El sistema está configurado ahora para que los oficiales de recursos escolares puedan determinar el impacto en la vida de una persona ".

Lo hemos visto antes: la omnipresente presencia de agentes de policía en las escuelas que conducen a la extralimitación y la violencia de la policía. A medida que los tiroteos escolares se normalizan, dice Shaun King en “La gente de color de Estados Unidos ni siquiera está a salvo de la violencia policial en las escuelas”, “la presencia de la policía en las escuelas primarias, intermedias y secundarias se ha vuelto tan normal como la policía en la calle. " Según el Centro Nacional de Estadísticas de Educación, el 64% de todas las escuelas secundarias públicas estadounidenses tienen uno o más guardias de seguridad, personal de seguridad, SRO u otros oficiales de policía juramentados en el campus al menos una vez a la semana. Y no todo es oficial amistoso.

los El Correo de Washington señala que los estudiantes negros en Richmond "presentaron recientemente una queja de derechos civiles contra su distrito escolar, alegando que las prácticas disciplinarias allí son injustas". Los críticos, incluido Black Lives Matter, afirman que los estudiantes de color son blanco de una disciplina más severa que sus contrapartes blancos. Las estadísticas se mantienen firmes: según el Departamento de Educación de EE. UU., Junto con el Departamento de Justicia, la mitad de todos los estudiantes arrestados o remitidos a las fuerzas del orden son negros o hispanos. En algunos distritos escolares del sur, los estudiantes afroamericanos son suspendidos cinco veces más que los blancos.

Todos recordamos a la niña afroamericana arrojada de su escritorio por un SRO en la escuela secundaria Spring Valley de Carolina del Sur. La maestra le había pedido que se fuera y ella se había negado. Se llamó al SRO. Y cuando ella todavía se negó a irse, el SRO Ben Fields la agarró “con tanta fuerza que volcó su escritorio. Luego la arrojó al suelo y la sometió ". Más tarde, surgió la noticia de que el niño estaba en cuidado de crianza.

Madre Jones recopilaron datos para mostrar que en los últimos cinco años, "más de 28 estudiantes han resultado gravemente heridos, en un caso asesinados a tiros, por los llamados oficiales de recursos escolares, policías juramentados y uniformados asignados para brindar seguridad en los campus K-12". La lista de lesiones parece un informe de Black Lives Matter sobre la brutalidad policial. A un niño lo sujetaron por el estrangulamiento y sufrió una lesión cerebral, a otro lo golpearon con una porra (el distrito no admitió ninguna irregularidad y el oficial en cuestión todavía tiene su trabajo) y una lesión cerebral severa inducida por una pistola Taser que dejó a un estudiante en un centro médico. coma inducido. El estudiante estaba intentando romper una pelea.

Ryan Turk tiene suerte de que su SRO solo lo agarró por el cuello.

Su caso, como los demás, muestra el mayor peligro de la presencia policial en las escuelas. El abogado de Ryan, que afirma que su caso está relacionado con el racismo institucional, declaró: "Este oficial trata a los niños como si fueran delincuentes y adivinen qué pasa, se convertirán en delincuentes". En "Preparación para la prisión: la criminalización de la disciplina escolar en los Estados Unidos", Paul J. Hirschfield descubrió que tener policías en las escuelas conduce a "un aumento de las multas y arrestos por infracciones menores". Los oficiales intervienen en asuntos de disciplina rutinaria de los estudiantes, que incluyen, como dice un abogado de Virginia, "peleas menores [& # 8230] o incluso simplemente replicar". Esto es exactamente lo que le pasó a Ryan.

Si seguimos teniendo policías en las escuelas, especialmente policías sin entrenamiento en resolución de conflictos, desescalamiento y el uso adecuado de la fuerza, continuaremos viendo incidentes como el de Ryan, donde un niño fue maltratado y enfrenta cargos criminales de más de 65 centavos. cartón de leche. Ciertamente, hay buenos SRO, pero ciertamente también hay malos, y se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color.

La NRA continúa su llamado, que comenzó después de Sandy Hook, para colocar SRO en todas las escuelas de Estados Unidos. No necesitamos que la NRA tome decisiones por nosotros. Los SRO se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color para castigarlos con severidad. Eso no es lo que queremos para nuestros hijos. Eso no es lo que queremos para Estados Unidos.


Estudiante enfrenta cargos por & # 8216Robar & # 8217 Cartón de leche de 65 centavos al que tenía derecho

Imagen a través de Shutterstock

Ryan Turk, estudiante de la escuela secundaria Graham Park de Dumfries, Virginia, solo quería lo que le regalaban todos los días: un cartón de leche de 65 centavos, cortesía del programa de almuerzos gratuitos. Se había olvidado de tomar uno en su primer viaje a través de la línea de la cafetería, así que se levantó para buscar otro. Él y su madre, que vieron imágenes de vigilancia del incidente, dicen que tomó su leche y se sentó.

Fue entonces cuando empezó el problema.

El oficial de recursos escolares (SRO) apareció y acusó a Ryan de robar la leche. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan "dijo que había devuelto la leche, pero que el oficial le dijo que recogiera la caja y se la llevara al director". El SRO lo agarró por el cuello. Luego esposó a Ryan y lo acusó de conducta desordenada y pequeño hurto. Rechazó la intervención extrajudicial porque, como dice su madre, no hizo nada malo. En cambio, enfrentará cargos penales por delitos menores justo antes de cumplir 15 años.

El SRO, que tenía otras audiencias juveniles programadas el mismo día que la de Ryan, cuenta una historia diferente. Dice que Ryan hizo cola y le dijo que estaba robando. Entonces Ryan tiró la leche hacia atrás. El SRO dijo que necesitaba hablar con el director, y Ryan "se volvió desordenado", dijo un portavoz a la El Washington Correo. Empujó al oficial y, cuando se acercaron al director, el niño trató de "empujar al oficial para escapar". Solo entonces fue esposado y acusado.

El condado de Prince William señala que Ryan es negro, al igual que el SRO y el director involucrado. Pero como dice el abogado de Turk, Emmett Robinson, “No son los jugadores, no son las personas las que discriminan, es todo el sistema. El sistema está configurado ahora para que los oficiales de recursos escolares puedan determinar el impacto en la vida de una persona ".

Lo hemos visto antes: la omnipresente presencia de agentes de policía en las escuelas que conducen a la extralimitación y la violencia de la policía. A medida que los tiroteos escolares se normalizan, dice Shaun King en “La gente de color de Estados Unidos ni siquiera está a salvo de la violencia policial en las escuelas”, “la presencia de la policía en las escuelas primarias, intermedias y secundarias se ha vuelto tan normal como la policía en la calle. " Según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas, el 64% de todas las escuelas secundarias públicas estadounidenses tienen uno o más guardias de seguridad, personal de seguridad, SRO u otros oficiales de policía juramentados en el campus al menos una vez a la semana. Y no todo es oficial amistoso.

los El Correo de Washington señala que los estudiantes negros en Richmond "presentaron recientemente una queja de derechos civiles contra su distrito escolar, alegando que las prácticas disciplinarias allí son injustas". Los críticos, incluido Black Lives Matter, afirman que los estudiantes de color son blanco de una disciplina más severa que sus contrapartes blancos. Las estadísticas se mantienen firmes: según el Departamento de Educación de EE. UU., Junto con el Departamento de Justicia, la mitad de todos los estudiantes arrestados o remitidos a las fuerzas del orden son negros o hispanos. En algunos distritos escolares del sur, los estudiantes afroamericanos son suspendidos cinco veces más que los blancos.

Todos recordamos a la niña afroamericana arrojada de su escritorio por un SRO en la escuela secundaria Spring Valley de Carolina del Sur. La maestra le había pedido que se fuera y ella se había negado. Se llamó al SRO. Y cuando ella todavía se negó a irse, el SRO Ben Fields la agarró “con tanta fuerza que volcó su escritorio. Luego la arrojó al suelo y la sometió ". Más tarde, surgió la noticia de que el niño estaba en cuidado de crianza.

Madre Jones recopilaron datos para mostrar que en los últimos cinco años, "más de 28 estudiantes han resultado gravemente heridos, en un caso asesinados a tiros, por los llamados oficiales de recursos escolares, policías uniformados y juramentados asignados para brindar seguridad en los campus K-12". La lista de lesiones parece un informe de Black Lives Matter sobre la brutalidad policial. A un niño lo sujetaron por el estrangulamiento y sufrió una lesión cerebral, a otro lo golpearon con una porra (el distrito no admitió ninguna irregularidad y el oficial en cuestión todavía tiene su trabajo) y una lesión cerebral severa inducida por una pistola Taser que dejó a un estudiante en un centro médico. coma inducido. El estudiante estaba intentando romper una pelea.

Ryan Turk tiene suerte de que su SRO solo lo agarre por el cuello.

Su caso, como los demás, muestra el mayor peligro de la presencia policial en las escuelas. El abogado de Ryan, que afirma que su caso está relacionado con el racismo institucional, declaró: "Este oficial trata a los niños como si fueran delincuentes y adivinen qué pasa, se convertirán en delincuentes". En "Preparación para la prisión: la criminalización de la disciplina escolar en los Estados Unidos", Paul J. Hirschfield descubrió que tener policías en las escuelas conduce a "un aumento de las multas y arrestos por infracciones menores". Los oficiales intervienen en asuntos de disciplina rutinaria de los estudiantes, que incluyen, como dice un abogado de Virginia, "peleas menores [& # 8230] o incluso simplemente replicar". Esto es exactamente lo que le pasó a Ryan.

Si seguimos teniendo policías en las escuelas, especialmente policías sin entrenamiento en resolución de conflictos, desescalamiento y el uso adecuado de la fuerza, continuaremos viendo incidentes como el de Ryan, donde un niño fue maltratado y enfrenta cargos criminales de más de 65 centavos. cartón de leche. Ciertamente, hay buenos SRO, pero ciertamente también hay malos, y se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color.

La NRA continúa su llamado, que comenzó después de Sandy Hook, para colocar SRO en todas las escuelas de Estados Unidos. No necesitamos que la NRA tome decisiones por nosotros. Los SRO se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color para castigarlos con severidad. Eso no es lo que queremos para nuestros hijos. Eso no es lo que queremos para Estados Unidos.


Estudiante enfrenta cargos por & # 8216Robar & # 8217 Cartón de leche de 65 centavos al que tenía derecho

Imagen a través de Shutterstock

Ryan Turk, estudiante de la escuela secundaria Graham Park de Dumfries, Virginia, solo quería lo que le regalaban todos los días: un cartón de leche de 65 centavos, cortesía del programa de almuerzos gratuitos. Se había olvidado de tomar uno en su primer viaje a través de la línea de la cafetería, así que se levantó para buscar otro. Él y su madre, que vieron imágenes de vigilancia del incidente, dicen que tomó su leche y se sentó.

Fue entonces cuando empezó el problema.

El oficial de recursos escolares (SRO) apareció y acusó a Ryan de robar la leche. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan "dijo que había devuelto la leche, pero que el oficial le dijo que recogiera la caja y se la llevara al director". El SRO lo agarró por el cuello. Luego esposó a Ryan y lo acusó de conducta desordenada y pequeño hurto. Rechazó la intervención extrajudicial porque, como dice su madre, no hizo nada malo. En cambio, enfrentará cargos penales por delitos menores justo antes de cumplir 15 años.

El SRO, que tenía otras audiencias juveniles programadas el mismo día que la de Ryan, cuenta una historia diferente. Dice que Ryan hizo cola y le dijo que estaba robando. Entonces Ryan tiró la leche hacia atrás. El SRO dijo que necesitaba hablar con el director, y Ryan "se volvió desordenado", dijo un portavoz a la El Washington Correo. Empujó al oficial y, cuando se acercaron al director, el niño trató de "empujar al oficial para escapar". Solo entonces fue esposado y acusado.

El condado de Prince William señala que Ryan es negro, al igual que el SRO y el director involucrado. Pero como dice el abogado de Turk, Emmett Robinson, “No son los jugadores, no son las personas las que discriminan, es todo el sistema. El sistema está configurado ahora para que los oficiales de recursos escolares puedan determinar el impacto en la vida de una persona ".

Lo hemos visto antes: la omnipresente presencia de agentes de policía en las escuelas que conducen a la extralimitación y la violencia de la policía. A medida que los tiroteos escolares se normalizan, dice Shaun King en “La gente de color de Estados Unidos ni siquiera está a salvo de la violencia policial en las escuelas”, “la presencia de la policía en las escuelas primarias, intermedias y secundarias se ha vuelto tan normal como la policía en la calle. " Según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas, el 64% de todas las escuelas secundarias públicas estadounidenses tienen uno o más guardias de seguridad, personal de seguridad, SRO u otros oficiales de policía juramentados en el campus al menos una vez a la semana. Y no todo es oficial amistoso.

los El Correo de Washington señala que los estudiantes negros en Richmond "presentaron recientemente una queja de derechos civiles contra su distrito escolar, alegando que las prácticas disciplinarias allí son injustas". Los críticos, incluido Black Lives Matter, afirman que los estudiantes de color son blanco de una disciplina más severa que sus contrapartes blancos. Las estadísticas se mantienen firmes: según el Departamento de Educación de EE. UU., Junto con el Departamento de Justicia, la mitad de todos los estudiantes arrestados o remitidos a las fuerzas del orden son negros o hispanos. En algunos distritos escolares del sur, los estudiantes afroamericanos son suspendidos cinco veces más que los blancos.

Todos recordamos a la niña afroamericana arrojada de su escritorio por un SRO en la escuela secundaria Spring Valley de Carolina del Sur. La maestra le había pedido que se fuera y ella se había negado. Se llamó al SRO. Y cuando ella todavía se negó a irse, el SRO Ben Fields la agarró “con tanta fuerza que volcó su escritorio. Luego la arrojó al suelo y la sometió ". Más tarde, surgió la noticia de que el niño estaba en cuidado de crianza.

Madre Jones recopilaron datos para mostrar que en los últimos cinco años, "más de 28 estudiantes han resultado gravemente heridos, en un caso asesinados a tiros, por los llamados oficiales de recursos escolares, policías uniformados y juramentados asignados para brindar seguridad en los campus K-12". La lista de lesiones parece un informe de Black Lives Matter sobre la brutalidad policial. A un niño lo sujetaron por el estrangulamiento y sufrió una lesión cerebral, a otro lo golpearon con una porra (el distrito no admitió ninguna irregularidad y el oficial en cuestión todavía tiene su trabajo) y una lesión cerebral grave inducida por la pistola Taser que dejó a un estudiante en un centro médico. coma inducido. El estudiante estaba intentando romper una pelea.

Ryan Turk tiene suerte de que su SRO solo lo agarró por el cuello.

Su caso, como los demás, muestra el mayor peligro de la presencia policial en las escuelas. El abogado de Ryan, que afirma que su caso está relacionado con el racismo institucional, declaró: "Este oficial trata a los niños como si fueran delincuentes y adivinen qué pasa, se convertirán en delincuentes". En "Preparación para la prisión: la criminalización de la disciplina escolar en los Estados Unidos", Paul J. Hirschfield descubrió que tener policías en las escuelas conduce a "un aumento de las multas y arrestos por infracciones menores". Los oficiales intervienen en asuntos de disciplina rutinaria de los estudiantes, que incluyen, como dice un abogado de Virginia, "peleas menores [& # 8230] o incluso simplemente replicar". Esto es exactamente lo que le pasó a Ryan.

Si seguimos teniendo policías en las escuelas, especialmente policías sin entrenamiento en resolución de conflictos, desescalamiento y el uso adecuado de la fuerza, continuaremos viendo incidentes como el de Ryan, donde un niño fue maltratado y enfrenta cargos criminales de más de 65 centavos. cartón de leche. Ciertamente, hay buenos SRO, pero ciertamente también hay malos, y se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color.

La NRA continúa su llamado, que comenzó después de Sandy Hook, para colocar SRO en todas las escuelas de Estados Unidos. No necesitamos que la NRA tome decisiones por nosotros. Los SRO se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color para castigarlos con severidad. Eso no es lo que queremos para nuestros hijos. Eso no es lo que queremos para Estados Unidos.


Estudiante enfrenta cargos por & # 8216Robar & # 8217 Cartón de leche de 65 centavos al que tenía derecho

Imagen a través de Shutterstock

Ryan Turk, estudiante de la escuela secundaria de Graham Park en Dumfries, Virginia, solo quería lo que recibía todos los días: un cartón de leche de 65 centavos, cortesía del programa de almuerzo gratis. Se había olvidado de tomar uno en su primer viaje a través de la línea de la cafetería, así que se levantó para buscar otro. Él y su madre, que vieron imágenes de vigilancia del incidente, dicen que tomó su leche y se sentó.

Fue entonces cuando empezó el problema.

El oficial de recursos escolares (SRO) apareció y acusó a Ryan de robar la leche. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan "dijo que había devuelto la leche, pero que el oficial le dijo que recogiera la caja y se la llevara al director". El SRO lo agarró por el cuello. Luego esposó a Ryan y lo acusó de conducta desordenada y pequeño hurto. Rechazó la intervención extrajudicial porque, como dice su madre, no hizo nada malo. En cambio, enfrentará cargos penales por delitos menores justo antes de cumplir 15 años.

El SRO, que tenía otras audiencias juveniles programadas el mismo día que la de Ryan, cuenta una historia diferente. Dice que Ryan hizo cola y le dijo que estaba robando. Entonces Ryan tiró la leche hacia atrás. El SRO dijo que necesitaba hablar con el director, y Ryan "se volvió desordenado", dijo un portavoz a la El Washington Correo. Empujó al oficial y, cuando se acercaron al director, el niño trató de "empujar al oficial para escapar". Solo entonces fue esposado y acusado.

El condado de Prince William señala que Ryan es negro, al igual que el SRO y el director involucrado. Pero como dice el abogado de Turk, Emmett Robinson, “No son los jugadores, no son las personas las que discriminan, es todo el sistema. El sistema está configurado ahora para que los oficiales de recursos escolares puedan determinar el impacto en la vida de una persona ".

Lo hemos visto antes: la omnipresente presencia de agentes de policía en las escuelas que conducen a la extralimitación y la violencia de la policía. A medida que los tiroteos escolares se normalizan, dice Shaun King en “La gente de color de Estados Unidos ni siquiera está a salvo de la violencia policial en las escuelas”, “la presencia de la policía en las escuelas primarias, intermedias y secundarias se ha vuelto tan normal como la policía en la calle. " Según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas, el 64% de todas las escuelas secundarias públicas estadounidenses tienen uno o más guardias de seguridad, personal de seguridad, SRO u otros oficiales de policía juramentados en el campus al menos una vez a la semana. Y no todo es oficial amistoso.

los El Correo de Washington señala que los estudiantes negros en Richmond "presentaron recientemente una queja de derechos civiles contra su distrito escolar, alegando que las prácticas disciplinarias allí son injustas". Los críticos, incluido Black Lives Matter, afirman que los estudiantes de color son blanco de una disciplina más severa que sus contrapartes blancos. Las estadísticas se mantienen firmes: según el Departamento de Educación de EE. UU., Junto con el Departamento de Justicia, la mitad de todos los estudiantes arrestados o remitidos a las fuerzas del orden son negros o hispanos. En algunos distritos escolares del sur, los estudiantes afroamericanos son suspendidos cinco veces más que los blancos.

Todos recordamos a la niña afroamericana arrojada de su escritorio por un SRO en la escuela secundaria Spring Valley de Carolina del Sur. La maestra le había pedido que se fuera y ella se había negado. Se llamó al SRO. Y cuando ella todavía se negó a irse, el SRO Ben Fields la agarró “con tanta fuerza que volcó su escritorio. Luego la arrojó al suelo y la sometió ". Más tarde, surgió la noticia de que el niño estaba en cuidado de crianza.

Madre Jones recopilaron datos para mostrar que en los últimos cinco años, "más de 28 estudiantes han resultado gravemente heridos, en un caso asesinados a tiros, por los llamados oficiales de recursos escolares, policías juramentados y uniformados asignados para brindar seguridad en los campus K-12". La lista de lesiones parece un informe de Black Lives Matter sobre la brutalidad policial. A un niño lo sujetaron por el estrangulamiento y sufrió una lesión cerebral, a otro lo golpearon con una porra (el distrito no admitió ninguna irregularidad y el oficial en cuestión todavía tiene su trabajo) y una lesión cerebral grave inducida por la pistola Taser que dejó a un estudiante en un centro médico. coma inducido. El estudiante estaba intentando romper una pelea.

Ryan Turk tiene suerte de que su SRO solo lo agarre por el cuello.

Su caso, como los demás, muestra el mayor peligro de la presencia policial en las escuelas. El abogado de Ryan, que afirma que su caso está relacionado con el racismo institucional, declaró: "Este oficial trata a los niños como si fueran delincuentes y adivinen qué pasa, se convertirán en delincuentes". En "Preparación para la prisión: la criminalización de la disciplina escolar en los Estados Unidos", Paul J. Hirschfield descubrió que tener policías en las escuelas conduce a "un aumento de las multas y arrestos por infracciones menores". Los oficiales intervienen en asuntos de disciplina rutinaria de los estudiantes, que incluyen, como dice un abogado de Virginia, "peleas menores [& # 8230] o incluso simplemente replicar". Esto es exactamente lo que le pasó a Ryan.

Si seguimos teniendo policías en las escuelas, especialmente policías sin entrenamiento en resolución de conflictos, desescalamiento y el uso adecuado de la fuerza, continuaremos viendo incidentes como el de Ryan, donde un niño fue maltratado y enfrenta cargos criminales de más de 65 centavos. cartón de leche. Ciertamente, hay buenos SRO, pero ciertamente también hay malos, y se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color.

La NRA continúa su llamado, que comenzó después de Sandy Hook, para colocar SRO en todas las escuelas de Estados Unidos. No necesitamos que la NRA tome decisiones por nosotros. Los SRO se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color para castigarlos con severidad. Eso no es lo que queremos para nuestros hijos. Eso no es lo que queremos para Estados Unidos.


Estudiante enfrenta cargos por & # 8216Robar & # 8217 Cartón de leche de 65 centavos al que tenía derecho

Imagen a través de Shutterstock

Ryan Turk, estudiante de la escuela secundaria Graham Park de Dumfries, Virginia, solo quería lo que le regalaban todos los días: un cartón de leche de 65 centavos, cortesía del programa de almuerzos gratuitos. Se había olvidado de tomar uno en su primer viaje a través de la línea de la cafetería, así que se levantó para buscar otro. Él y su madre, que vieron imágenes de vigilancia del incidente, dicen que tomó su leche y se sentó.

Fue entonces cuando empezó el problema.

El oficial de recursos escolares (SRO) apareció y acusó a Ryan de robar la leche. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan "dijo que había devuelto la leche, pero que el oficial le dijo que recogiera la caja y se la llevara al director". El SRO lo agarró por el cuello. Luego esposó a Ryan y lo acusó de conducta desordenada y pequeño hurto. Rechazó la intervención extrajudicial porque, como dice su madre, no hizo nada malo. En cambio, enfrentará cargos penales por delitos menores justo antes de cumplir 15 años.

El SRO, que tenía otras audiencias juveniles programadas el mismo día que la de Ryan, cuenta una historia diferente. Dice que Ryan hizo cola y le dijo que estaba robando. Entonces Ryan tiró la leche hacia atrás. El SRO dijo que necesitaba hablar con el director, y Ryan "se volvió desordenado", dijo un portavoz a la El Washington Correo. Empujó al oficial y, cuando se acercaron al director, el niño trató de "empujar al oficial para escapar". Solo entonces fue esposado y acusado.

El condado de Prince William señala que Ryan es negro, al igual que el SRO y el director involucrado. Pero como dice el abogado de Turk, Emmett Robinson, “No son los jugadores, no son las personas las que discriminan, es todo el sistema. El sistema está configurado ahora para que los oficiales de recursos escolares puedan determinar el impacto en la vida de una persona ".

Lo hemos visto antes: la omnipresente presencia de agentes de policía en las escuelas que conducen a la extralimitación y la violencia de la policía. A medida que los tiroteos escolares se normalizan, dice Shaun King en “La gente de color de Estados Unidos ni siquiera está a salvo de la violencia policial en las escuelas”, “la presencia de la policía en las escuelas primarias, intermedias y secundarias se ha vuelto tan normal como la policía en la calle. " Según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas, el 64% de todas las escuelas secundarias públicas estadounidenses tienen uno o más guardias de seguridad, personal de seguridad, SRO u otros oficiales de policía juramentados en el campus al menos una vez a la semana. Y no todo es oficial amistoso.

los El Correo de Washington señala que los estudiantes negros en Richmond "presentaron recientemente una queja de derechos civiles contra su distrito escolar, alegando que las prácticas disciplinarias allí son injustas". Los críticos, incluido Black Lives Matter, afirman que los estudiantes de color son blanco de una disciplina más severa que sus contrapartes blancos. Las estadísticas se mantienen firmes: según el Departamento de Educación de EE. UU., Junto con el Departamento de Justicia, la mitad de todos los estudiantes arrestados o remitidos a las fuerzas del orden son negros o hispanos. En algunos distritos escolares del sur, los estudiantes afroamericanos son suspendidos cinco veces más que los blancos.

Todos recordamos a la niña afroamericana arrojada de su escritorio por un SRO en la escuela secundaria Spring Valley de Carolina del Sur. La maestra le había pedido que se fuera y ella se había negado. Se llamó al SRO. Y cuando ella todavía se negó a irse, el SRO Ben Fields la agarró “con tanta fuerza que volcó su escritorio. Luego la arrojó al suelo y la sometió ". Más tarde, surgió la noticia de que el niño estaba en cuidado de crianza.

Madre Jones recopilaron datos para mostrar que en los últimos cinco años, "más de 28 estudiantes han resultado gravemente heridos, en un caso asesinados a tiros, por los llamados oficiales de recursos escolares, policías juramentados y uniformados asignados para brindar seguridad en los campus K-12". La lista de heridos parece un informe de Black Lives Matter sobre la brutalidad policial. A un niño lo sujetaron por el estrangulamiento y sufrió una lesión cerebral, a otro lo golpearon con una porra (el distrito no admitió ninguna irregularidad y el oficial en cuestión todavía tiene su trabajo) y una lesión cerebral grave inducida por la pistola Taser que dejó a un estudiante en un centro médico. coma inducido. El estudiante estaba intentando romper una pelea.

Ryan Turk tiene suerte de que su SRO solo lo agarró por el cuello.

Su caso, como los demás, muestra el mayor peligro de la presencia policial en las escuelas. El abogado de Ryan, que afirma que su caso está relacionado con el racismo institucional, declaró: "Este oficial trata a los niños como si fueran delincuentes y adivinen qué pasa, se convertirán en delincuentes". En "Preparación para la prisión: la criminalización de la disciplina escolar en los Estados Unidos", Paul J. Hirschfield descubrió que tener policías en las escuelas conduce a "un aumento de las multas y arrestos por infracciones menores". Los oficiales intervienen en asuntos de disciplina rutinaria de los estudiantes, que incluyen, como dice un abogado de Virginia, "peleas menores [& # 8230] o incluso simplemente replicar". Esto es exactamente lo que le pasó a Ryan.

Si seguimos teniendo policías en las escuelas, especialmente policías sin entrenamiento en resolución de conflictos, desescalamiento y el uso adecuado de la fuerza, continuaremos viendo incidentes como el de Ryan, donde un niño fue maltratado y enfrenta cargos criminales de más de 65 centavos. cartón de leche. Ciertamente, hay buenos SRO, pero ciertamente también hay malos, y se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color.

La NRA continúa su llamado, que comenzó después de Sandy Hook, para colocar SRO en todas las escuelas de Estados Unidos. No necesitamos que la NRA tome decisiones por nosotros. Los SRO se dirigen de manera desproporcionada a los estudiantes de color para castigarlos con severidad. Eso no es lo que queremos para nuestros hijos. Eso no es lo que queremos para Estados Unidos.


Estudiante enfrenta cargos por & # 8216Robar & # 8217 Cartón de leche de 65 centavos al que tenía derecho

Imagen a través de Shutterstock

Ryan Turk, estudiante de la escuela secundaria Graham Park de Dumfries, Virginia, solo quería lo que le regalaban todos los días: un cartón de leche de 65 centavos, cortesía del programa de almuerzos gratuitos. Se había olvidado de tomar uno en su primer viaje a través de la línea de la cafetería, así que se levantó para buscar otro. Él y su madre, que vieron imágenes de vigilancia del incidente, dicen que tomó su leche y se sentó.

Fue entonces cuando empezó el problema.

El oficial de recursos escolares (SRO) apareció y acusó a Ryan de robar la leche. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan "dijo que había devuelto la leche, pero que el oficial le dijo que recogiera la caja y se la llevara al director". El SRO lo agarró por el cuello. Luego esposó a Ryan y lo acusó de conducta desordenada y pequeño hurto. Rechazó la intervención extrajudicial porque, como dice su madre, no hizo nada malo. En cambio, enfrentará cargos penales por delitos menores justo antes de cumplir 15 años.

The SRO, who had other juvenile hearings scheduled the same day as Ryan’s, tells a different tale. He says Ryan cut in line and told him he was stealing. Then Ryan threw the milk back. The SRO said he needed to speak with the principal, and Ryan “became disorderly,” a spokesperson told the The Washington Post. He pushed the officer, and as they approached the principal, the boy tried to “push past the officer to get away.” Only then was he cuffed and charged.

Prince William County notes that Ryan is black, and so is the SRO and the principal involved. But as Turk’s lawyer Emmett Robinson says,“It’s not the players, it’s not the people who discriminate it’s the whole system. The system is set up now so that school resource officers get to determine the impact on a person’s life.”

We’ve seen it before: the omnipresent of police officers in schools leading to police overreach and violence. As school shootings become normalized, says Shaun King in “ America’s People of Color Aren’t Even Safe From Police Violence in Schools, ” “the presence of police in elementary, middle, and high schools has become as normal as police on the street.” According to the National Center for Education Statistics , 64% of all American public high schools have one or more security guards, security personnel, SROs, or other sworn police officers on campus at least once a week. And it’s not all Officer Friendly.

los El Correo de Washington notes that black students in Richmond “recently filed a civil rights complaint against their school district, alleging that discipline practices there are unfair.” Critics, including Black Lives Matter, claim that students of color are unfairly targeted for harsher discipline than their white counterparts. The stats stand up: According to the U.S. Department of Education, in conjunction with the Department of Justice , half of all students arrested or referred to law enforcement are black or hispanic. In some Southern school districts, African-American students are suspended at five times the rate of whites.

We all remember the African-American girl thrown from her desk by an SRO at South Carolina’s Spring Valley High School. The teacher had asked her to leave , and she had refused. The SRO was called in. And when she still refused to leave, SRO Ben Fields grabbed her “so hard that he upturned her desk. He then threw her across the floor and subdued her.” Later, news emerged that the child was in foster care.

Madre Jones collected data to show that in the past five years, “over 28 students have been seriously injured, in one case shot to death, by so-called school resource officers — sworn, uniformed police assigned to provide security on K-12 campuses.” The list of injuries reads like a Black Lives Matter report on police brutality. One boy was put in a chokehold and suffered a brain injury another was beaten with a baton (the district admitted no wrongdoing, and the officer in question still has his job) and a taser-induced severe brain injury that left a student in a medically induced coma. The student was attempting to break up a fight.

Ryan Turk’s lucky his SRO only grabbed him by the neck.

His case, like the others, shows the increased danger of police presence in schools. Ryan’s lawyer, who claims his case is related to institutional racism, stated, “This officer treats kids like they’re criminals, and guess what happens — they’re going to become criminals.” In “ Preparing for Prison: The Criminalization of School Discipline in the USA ,” Paul J. Hirschfield found that having cops in schools leads to “increased ticketing and arrests for minor infractions.” Officers step into matters of routine student discipline, including, as one Virginia lawyer says, “minor scuffles […] or even just talking back.” This is exactly what happened to Ryan.

If we continue to have police in schools, especially police untrained in conflict resolution, deescalation, and the proper use of force, we’ll continue to see incidents like Ryan’s, where a kid was roughed up and faces criminal charges over a 65-cent carton of milk. There are certainly good SROs, but there are certainly bad ones too, and they disproportionately target students of color.

The NRA continues their call, which began after Sandy Hook, to place SROs in every school in America. We don’t need the NRA making decisions for us. SROs disproportionately target students of color for harsh punishment. That’s not what we want for our children. That’s not what we want for America.


Student Faces Charges For ‘Stealing’ 65-Cent Carton Of Milk He Was Entitled To

Image via Shutterstock

Dumfries, Virginia, Graham Park Middle School student Ryan Turk just wanted what he got every day: a 65-cent carton of milk, courtesy of the free lunch program. He’d forgotten to grab one on his first trip through the cafeteria line, so he got up to get another. He and his mother, who saw surveillance footage of the incident, say he got his milk and sat down.

That’s when the trouble started.

The school resource officer (SRO) appeared, and accused Ryan of stealing the milk. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan “said that he put the milk back but that the officer told him to pick up the carton and take it to the principal.” The SRO grabbed him by the neck. Then he handcuffed Ryan and charged him with disorderly conduct and petit larceny. He refused non-judicial intervention because, as his mother says, he didn’t do anything wrong. Instead, he will face misdemeanor criminal charges just before his 15th birthday.

The SRO, who had other juvenile hearings scheduled the same day as Ryan’s, tells a different tale. He says Ryan cut in line and told him he was stealing. Then Ryan threw the milk back. The SRO said he needed to speak with the principal, and Ryan “became disorderly,” a spokesperson told the The Washington Post. He pushed the officer, and as they approached the principal, the boy tried to “push past the officer to get away.” Only then was he cuffed and charged.

Prince William County notes that Ryan is black, and so is the SRO and the principal involved. But as Turk’s lawyer Emmett Robinson says,“It’s not the players, it’s not the people who discriminate it’s the whole system. The system is set up now so that school resource officers get to determine the impact on a person’s life.”

We’ve seen it before: the omnipresent of police officers in schools leading to police overreach and violence. As school shootings become normalized, says Shaun King in “ America’s People of Color Aren’t Even Safe From Police Violence in Schools, ” “the presence of police in elementary, middle, and high schools has become as normal as police on the street.” According to the National Center for Education Statistics , 64% of all American public high schools have one or more security guards, security personnel, SROs, or other sworn police officers on campus at least once a week. And it’s not all Officer Friendly.

los El Correo de Washington notes that black students in Richmond “recently filed a civil rights complaint against their school district, alleging that discipline practices there are unfair.” Critics, including Black Lives Matter, claim that students of color are unfairly targeted for harsher discipline than their white counterparts. The stats stand up: According to the U.S. Department of Education, in conjunction with the Department of Justice , half of all students arrested or referred to law enforcement are black or hispanic. In some Southern school districts, African-American students are suspended at five times the rate of whites.

We all remember the African-American girl thrown from her desk by an SRO at South Carolina’s Spring Valley High School. The teacher had asked her to leave , and she had refused. The SRO was called in. And when she still refused to leave, SRO Ben Fields grabbed her “so hard that he upturned her desk. He then threw her across the floor and subdued her.” Later, news emerged that the child was in foster care.

Madre Jones collected data to show that in the past five years, “over 28 students have been seriously injured, in one case shot to death, by so-called school resource officers — sworn, uniformed police assigned to provide security on K-12 campuses.” The list of injuries reads like a Black Lives Matter report on police brutality. One boy was put in a chokehold and suffered a brain injury another was beaten with a baton (the district admitted no wrongdoing, and the officer in question still has his job) and a taser-induced severe brain injury that left a student in a medically induced coma. The student was attempting to break up a fight.

Ryan Turk’s lucky his SRO only grabbed him by the neck.

His case, like the others, shows the increased danger of police presence in schools. Ryan’s lawyer, who claims his case is related to institutional racism, stated, “This officer treats kids like they’re criminals, and guess what happens — they’re going to become criminals.” In “ Preparing for Prison: The Criminalization of School Discipline in the USA ,” Paul J. Hirschfield found that having cops in schools leads to “increased ticketing and arrests for minor infractions.” Officers step into matters of routine student discipline, including, as one Virginia lawyer says, “minor scuffles […] or even just talking back.” This is exactly what happened to Ryan.

If we continue to have police in schools, especially police untrained in conflict resolution, deescalation, and the proper use of force, we’ll continue to see incidents like Ryan’s, where a kid was roughed up and faces criminal charges over a 65-cent carton of milk. There are certainly good SROs, but there are certainly bad ones too, and they disproportionately target students of color.

The NRA continues their call, which began after Sandy Hook, to place SROs in every school in America. We don’t need the NRA making decisions for us. SROs disproportionately target students of color for harsh punishment. That’s not what we want for our children. That’s not what we want for America.


Student Faces Charges For ‘Stealing’ 65-Cent Carton Of Milk He Was Entitled To

Image via Shutterstock

Dumfries, Virginia, Graham Park Middle School student Ryan Turk just wanted what he got every day: a 65-cent carton of milk, courtesy of the free lunch program. He’d forgotten to grab one on his first trip through the cafeteria line, so he got up to get another. He and his mother, who saw surveillance footage of the incident, say he got his milk and sat down.

That’s when the trouble started.

The school resource officer (SRO) appeared, and accused Ryan of stealing the milk. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan “said that he put the milk back but that the officer told him to pick up the carton and take it to the principal.” The SRO grabbed him by the neck. Then he handcuffed Ryan and charged him with disorderly conduct and petit larceny. He refused non-judicial intervention because, as his mother says, he didn’t do anything wrong. Instead, he will face misdemeanor criminal charges just before his 15th birthday.

The SRO, who had other juvenile hearings scheduled the same day as Ryan’s, tells a different tale. He says Ryan cut in line and told him he was stealing. Then Ryan threw the milk back. The SRO said he needed to speak with the principal, and Ryan “became disorderly,” a spokesperson told the The Washington Post. He pushed the officer, and as they approached the principal, the boy tried to “push past the officer to get away.” Only then was he cuffed and charged.

Prince William County notes that Ryan is black, and so is the SRO and the principal involved. But as Turk’s lawyer Emmett Robinson says,“It’s not the players, it’s not the people who discriminate it’s the whole system. The system is set up now so that school resource officers get to determine the impact on a person’s life.”

We’ve seen it before: the omnipresent of police officers in schools leading to police overreach and violence. As school shootings become normalized, says Shaun King in “ America’s People of Color Aren’t Even Safe From Police Violence in Schools, ” “the presence of police in elementary, middle, and high schools has become as normal as police on the street.” According to the National Center for Education Statistics , 64% of all American public high schools have one or more security guards, security personnel, SROs, or other sworn police officers on campus at least once a week. And it’s not all Officer Friendly.

los El Correo de Washington notes that black students in Richmond “recently filed a civil rights complaint against their school district, alleging that discipline practices there are unfair.” Critics, including Black Lives Matter, claim that students of color are unfairly targeted for harsher discipline than their white counterparts. The stats stand up: According to the U.S. Department of Education, in conjunction with the Department of Justice , half of all students arrested or referred to law enforcement are black or hispanic. In some Southern school districts, African-American students are suspended at five times the rate of whites.

We all remember the African-American girl thrown from her desk by an SRO at South Carolina’s Spring Valley High School. The teacher had asked her to leave , and she had refused. The SRO was called in. And when she still refused to leave, SRO Ben Fields grabbed her “so hard that he upturned her desk. He then threw her across the floor and subdued her.” Later, news emerged that the child was in foster care.

Madre Jones collected data to show that in the past five years, “over 28 students have been seriously injured, in one case shot to death, by so-called school resource officers — sworn, uniformed police assigned to provide security on K-12 campuses.” The list of injuries reads like a Black Lives Matter report on police brutality. One boy was put in a chokehold and suffered a brain injury another was beaten with a baton (the district admitted no wrongdoing, and the officer in question still has his job) and a taser-induced severe brain injury that left a student in a medically induced coma. The student was attempting to break up a fight.

Ryan Turk’s lucky his SRO only grabbed him by the neck.

His case, like the others, shows the increased danger of police presence in schools. Ryan’s lawyer, who claims his case is related to institutional racism, stated, “This officer treats kids like they’re criminals, and guess what happens — they’re going to become criminals.” In “ Preparing for Prison: The Criminalization of School Discipline in the USA ,” Paul J. Hirschfield found that having cops in schools leads to “increased ticketing and arrests for minor infractions.” Officers step into matters of routine student discipline, including, as one Virginia lawyer says, “minor scuffles […] or even just talking back.” This is exactly what happened to Ryan.

If we continue to have police in schools, especially police untrained in conflict resolution, deescalation, and the proper use of force, we’ll continue to see incidents like Ryan’s, where a kid was roughed up and faces criminal charges over a 65-cent carton of milk. There are certainly good SROs, but there are certainly bad ones too, and they disproportionately target students of color.

The NRA continues their call, which began after Sandy Hook, to place SROs in every school in America. We don’t need the NRA making decisions for us. SROs disproportionately target students of color for harsh punishment. That’s not what we want for our children. That’s not what we want for America.


Student Faces Charges For ‘Stealing’ 65-Cent Carton Of Milk He Was Entitled To

Image via Shutterstock

Dumfries, Virginia, Graham Park Middle School student Ryan Turk just wanted what he got every day: a 65-cent carton of milk, courtesy of the free lunch program. He’d forgotten to grab one on his first trip through the cafeteria line, so he got up to get another. He and his mother, who saw surveillance footage of the incident, say he got his milk and sat down.

That’s when the trouble started.

The school resource officer (SRO) appeared, and accused Ryan of stealing the milk. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan “said that he put the milk back but that the officer told him to pick up the carton and take it to the principal.” The SRO grabbed him by the neck. Then he handcuffed Ryan and charged him with disorderly conduct and petit larceny. He refused non-judicial intervention because, as his mother says, he didn’t do anything wrong. Instead, he will face misdemeanor criminal charges just before his 15th birthday.

The SRO, who had other juvenile hearings scheduled the same day as Ryan’s, tells a different tale. He says Ryan cut in line and told him he was stealing. Then Ryan threw the milk back. The SRO said he needed to speak with the principal, and Ryan “became disorderly,” a spokesperson told the The Washington Post. He pushed the officer, and as they approached the principal, the boy tried to “push past the officer to get away.” Only then was he cuffed and charged.

Prince William County notes that Ryan is black, and so is the SRO and the principal involved. But as Turk’s lawyer Emmett Robinson says,“It’s not the players, it’s not the people who discriminate it’s the whole system. The system is set up now so that school resource officers get to determine the impact on a person’s life.”

We’ve seen it before: the omnipresent of police officers in schools leading to police overreach and violence. As school shootings become normalized, says Shaun King in “ America’s People of Color Aren’t Even Safe From Police Violence in Schools, ” “the presence of police in elementary, middle, and high schools has become as normal as police on the street.” According to the National Center for Education Statistics , 64% of all American public high schools have one or more security guards, security personnel, SROs, or other sworn police officers on campus at least once a week. And it’s not all Officer Friendly.

los El Correo de Washington notes that black students in Richmond “recently filed a civil rights complaint against their school district, alleging that discipline practices there are unfair.” Critics, including Black Lives Matter, claim that students of color are unfairly targeted for harsher discipline than their white counterparts. The stats stand up: According to the U.S. Department of Education, in conjunction with the Department of Justice , half of all students arrested or referred to law enforcement are black or hispanic. In some Southern school districts, African-American students are suspended at five times the rate of whites.

We all remember the African-American girl thrown from her desk by an SRO at South Carolina’s Spring Valley High School. The teacher had asked her to leave , and she had refused. The SRO was called in. And when she still refused to leave, SRO Ben Fields grabbed her “so hard that he upturned her desk. He then threw her across the floor and subdued her.” Later, news emerged that the child was in foster care.

Madre Jones collected data to show that in the past five years, “over 28 students have been seriously injured, in one case shot to death, by so-called school resource officers — sworn, uniformed police assigned to provide security on K-12 campuses.” The list of injuries reads like a Black Lives Matter report on police brutality. One boy was put in a chokehold and suffered a brain injury another was beaten with a baton (the district admitted no wrongdoing, and the officer in question still has his job) and a taser-induced severe brain injury that left a student in a medically induced coma. The student was attempting to break up a fight.

Ryan Turk’s lucky his SRO only grabbed him by the neck.

His case, like the others, shows the increased danger of police presence in schools. Ryan’s lawyer, who claims his case is related to institutional racism, stated, “This officer treats kids like they’re criminals, and guess what happens — they’re going to become criminals.” In “ Preparing for Prison: The Criminalization of School Discipline in the USA ,” Paul J. Hirschfield found that having cops in schools leads to “increased ticketing and arrests for minor infractions.” Officers step into matters of routine student discipline, including, as one Virginia lawyer says, “minor scuffles […] or even just talking back.” This is exactly what happened to Ryan.

If we continue to have police in schools, especially police untrained in conflict resolution, deescalation, and the proper use of force, we’ll continue to see incidents like Ryan’s, where a kid was roughed up and faces criminal charges over a 65-cent carton of milk. There are certainly good SROs, but there are certainly bad ones too, and they disproportionately target students of color.

The NRA continues their call, which began after Sandy Hook, to place SROs in every school in America. We don’t need the NRA making decisions for us. SROs disproportionately target students of color for harsh punishment. That’s not what we want for our children. That’s not what we want for America.


Student Faces Charges For ‘Stealing’ 65-Cent Carton Of Milk He Was Entitled To

Image via Shutterstock

Dumfries, Virginia, Graham Park Middle School student Ryan Turk just wanted what he got every day: a 65-cent carton of milk, courtesy of the free lunch program. He’d forgotten to grab one on his first trip through the cafeteria line, so he got up to get another. He and his mother, who saw surveillance footage of the incident, say he got his milk and sat down.

That’s when the trouble started.

The school resource officer (SRO) appeared, and accused Ryan of stealing the milk. De acuerdo a los El Correo de Washington, Ryan “said that he put the milk back but that the officer told him to pick up the carton and take it to the principal.” The SRO grabbed him by the neck. Then he handcuffed Ryan and charged him with disorderly conduct and petit larceny. He refused non-judicial intervention because, as his mother says, he didn’t do anything wrong. Instead, he will face misdemeanor criminal charges just before his 15th birthday.

The SRO, who had other juvenile hearings scheduled the same day as Ryan’s, tells a different tale. He says Ryan cut in line and told him he was stealing. Then Ryan threw the milk back. The SRO said he needed to speak with the principal, and Ryan “became disorderly,” a spokesperson told the The Washington Post. He pushed the officer, and as they approached the principal, the boy tried to “push past the officer to get away.” Only then was he cuffed and charged.

Prince William County notes that Ryan is black, and so is the SRO and the principal involved. But as Turk’s lawyer Emmett Robinson says,“It’s not the players, it’s not the people who discriminate it’s the whole system. The system is set up now so that school resource officers get to determine the impact on a person’s life.”

We’ve seen it before: the omnipresent of police officers in schools leading to police overreach and violence. As school shootings become normalized, says Shaun King in “ America’s People of Color Aren’t Even Safe From Police Violence in Schools, ” “the presence of police in elementary, middle, and high schools has become as normal as police on the street.” According to the National Center for Education Statistics , 64% of all American public high schools have one or more security guards, security personnel, SROs, or other sworn police officers on campus at least once a week. And it’s not all Officer Friendly.

los El Correo de Washington notes that black students in Richmond “recently filed a civil rights complaint against their school district, alleging that discipline practices there are unfair.” Critics, including Black Lives Matter, claim that students of color are unfairly targeted for harsher discipline than their white counterparts. The stats stand up: According to the U.S. Department of Education, in conjunction with the Department of Justice , half of all students arrested or referred to law enforcement are black or hispanic. In some Southern school districts, African-American students are suspended at five times the rate of whites.

We all remember the African-American girl thrown from her desk by an SRO at South Carolina’s Spring Valley High School. The teacher had asked her to leave , and she had refused. The SRO was called in. And when she still refused to leave, SRO Ben Fields grabbed her “so hard that he upturned her desk. He then threw her across the floor and subdued her.” Later, news emerged that the child was in foster care.

Madre Jones collected data to show that in the past five years, “over 28 students have been seriously injured, in one case shot to death, by so-called school resource officers — sworn, uniformed police assigned to provide security on K-12 campuses.” The list of injuries reads like a Black Lives Matter report on police brutality. One boy was put in a chokehold and suffered a brain injury another was beaten with a baton (the district admitted no wrongdoing, and the officer in question still has his job) and a taser-induced severe brain injury that left a student in a medically induced coma. The student was attempting to break up a fight.

Ryan Turk’s lucky his SRO only grabbed him by the neck.

His case, like the others, shows the increased danger of police presence in schools. Ryan’s lawyer, who claims his case is related to institutional racism, stated, “This officer treats kids like they’re criminals, and guess what happens — they’re going to become criminals.” In “ Preparing for Prison: The Criminalization of School Discipline in the USA ,” Paul J. Hirschfield found that having cops in schools leads to “increased ticketing and arrests for minor infractions.” Officers step into matters of routine student discipline, including, as one Virginia lawyer says, “minor scuffles […] or even just talking back.” This is exactly what happened to Ryan.

If we continue to have police in schools, especially police untrained in conflict resolution, deescalation, and the proper use of force, we’ll continue to see incidents like Ryan’s, where a kid was roughed up and faces criminal charges over a 65-cent carton of milk. There are certainly good SROs, but there are certainly bad ones too, and they disproportionately target students of color.

The NRA continues their call, which began after Sandy Hook, to place SROs in every school in America. We don’t need the NRA making decisions for us. SROs disproportionately target students of color for harsh punishment. That’s not what we want for our children. That’s not what we want for America.


Ver el vídeo: Grabaron a una docente gritándole a un alumno que criticó al kirchnerismo: la suspendieron (Enero 2022).