Nuevas recetas

Esta píldora podría permitir que las personas con sensibilidad al gluten vuelvan a comer pan y pasta

Esta píldora podría permitir que las personas con sensibilidad al gluten vuelvan a comer pan y pasta

Porque seamos realistas, los carbohidratos hacen que todo sea mejor

Esta pastilla de gluten podría ser la solución para que las personas celíacas coman pizza y vuelvan a beber cerveza.

Así como las personas sensibles a los lácteos pueden encontrar alivio con un Tableta de lactaid, las personas que padecen la enfermedad celíaca o la sensibilidad al gluten pronto podrán tomar una pastilla que les permita comer gluten.

Los profesores de la Universidad de Alberta en Canadá han pasado los últimos 10 años desarrollando una píldora para combatir las alergias al gluten. Se espera que comiencen los ensayos clínicos de eficacia el próximo año, según Noticias CBC.

Hoon Sunwoo, uno de los profesores del equipo, explicó a CBC News por qué quería crear esta píldora en primer lugar. "Mi amigo es celíaco", dijo Sunwoo. “No hemos tenido ningún entretenimiento con cervezas. Entonces, es por eso que desarrollo esta píldora, para mi amigo ".

La píldora utiliza anticuerpos de la yema de huevo que recubren el gluten, lo que le permite pasar a través del cuerpo sin problemas digestivos, daño intestinal o dolores de cabeza. Debe tomarse cinco minutos antes de comer o beber.


& # 8220No hay una pastilla a la vista y feliz & # 8221

¿Puede comer usted mismo libre de la colitis ulcerosa, una enfermedad digestiva común? Recientemente, otra lectora & # 8211 Bella & # 8211 contó su historia sobre cómo se liberó de su enfermedad digestiva.

Muchas personas sintieron que la historia resonó en ellos, y una de ellas es Hanna. Aquí & # 8217s su historia sobre cómo pasó de & # 8220 gorda, tomar píldoras y no disfrutar de la vida & # 8221 & # 8211 imagen a la izquierda & # 8211 a más delgada, más saludable y más feliz. Como Bella:

El correo electrónico

¡Hola Andreas!

Leí tu publicación sobre Bella y su historia sobre la colitis ulcerosa. Tengo una condición similar.

A mí también me han diagnosticado colitis ulcerosa. Tenía entre 8 y 9 años cuando se dieron cuenta de que tenía colitis ulcerosa, enfermedad crónica del intestino. En ese momento había vivido con una digestión problemática y me sometí a exámenes durante la mayor parte de mi vida. Desde los 9 años, tomé medicamentos al menos 3 veces al día. Entre otros Asacol y Pentasa. La dosis se incrementó durante las recaídas y volvió a 3 veces al día cuando me sentía & # 8220bueno & # 8221.

Tuve que quedarme mucho tiempo en casa y no ir a la escuela, y luego al trabajo, debido a mis problemas digestivos. Simplemente no podía & # 8217t confiar en que iba a manejar un día entero. Si íbamos a algún lugar, tenía que saber dónde encontrar el baño más cercano. Nunca supe qué decidiría hacer mi sistema digestivo. La comida era un problema constante y la mayoría de los alimentos me enfermaban. Si las cosas eran estresantes, me enfermaba, estaba junto a personas & # 8211 enferma, estaba sola & # 8211 enferma, etc.

Hace dos años fui a un dietista en el pueblo donde vivía en ese momento. Cuando era estudiante mi peso aumentó y mi sistema digestivo se volvió loco todos los días. Estaba en una espiral descendente & # 8211 lo único que quería me enfermaba. Recomendó productos bajos en grasa y algo más de ejercicio. Casi vomito encima de él. Quería saber qué comer para sentirme bien y ya sabía que tenía que bajar de peso. Durante este año también me extirparon dos quistes en los ovarios & # 8211 del tamaño de pelotas de tenis & # 8230. Durante la segunda cirugía recibí medicamentos anticoagulantes un par de veces por hora. Todavía no había bajado de peso, a pesar de seguir los consejos de los dietistas.

Fue en ese momento que sentí que había tenido suficiente. Comencé una dieta LCHF en enero de 2013. La fecha de hoy es el 9 de mayo de 2014 y he perdido 27 kg. Pero eso no es todo. ¡No he tomado una sola tableta de mis medicamentos desde febrero de 2013! Mis recaídas durante este último año se pueden contar con los dedos de una mano. Me siento genial.

I & # 8217m adjuntando dos imágenes:

Al aire libre & # 8211 gordo, tomando pastillas y sin disfrutar de la vida
Interior & # 8211 60 lbs / 27 kg más ligero, ni una pastilla a la vista y feliz

¡Gracias LCHF por dejarme vivir mi vida al máximo!

Y gracias por su sitio web y blog. ¡Ha sido una gran herramienta durante este viaje!

Hanna

Comentario

Esperemos que más profesionales de la salud abran los ojos a la posibilidad de un cambio en la dieta. Los medicamentos y la cirugía no lo son todo. Tienen su lugar, pero con enfermedades crónicas como la CU no eliminan la causa subyacente. Sólo están suprimiendo los síntomas.

Como dije antes, no existe una prueba científica segura de que un cambio en la dieta pueda aliviar los síntomas de la colitis ulcerosa. No hay buenos estudios. Pero las historias de personas que han tenido éxito son cada vez más numerosas.

Desafortunadamente, casi todos los estudios científicos sobre el tratamiento farmacológico de afecciones similares todavía están financiados por compañías farmacéuticas. Su pesadilla es que los pacientes comienzan a comer bien y ya no necesitan medicamentos con pastillas caras todos los días por el resto de sus vidas. Las empresas farmacéuticas nunca pagarán los estudios, de los que solo tienen mucho que perder.

¿Qué pasa con los estudios financiados por el gobierno? Bueno, con suerte habrá más cuando más personas abran los ojos a las posibilidades.

¿No sería maravilloso que la industria farmacéutica ganara menos dinero en el futuro? Esto es lo que sucederá si más personas se comen bien solas. Como hicieron Bella y Hanna.


La vacuna contra la enfermedad celíaca podría permitir que las personas que comen sin gluten vuelvan a comer pan

Una nueva vacuna podría cambiar las reglas del juego para quienes padecen esta enfermedad autoinmune.

Buenas noticias para las personas con enfermedad celíaca: es posible que algún día puedas volver a comer pan.

Nexvax2, una vacuna dirigida al sistema inmunológico con la intención de prevenir la inflamación que ocurre cuando las personas con enfermedad celíaca consumen gluten, está a punto de someterse a su segunda ronda de pruebas, según un comunicado de prensa reciente. Durante su fase de prueba inicial en 2011, se descubrió que era seguro, y una afluencia de $ 40 millones en fondos ha permitido a la empresa con sede en Massachusetts que la respalda, ImmusanT, continuar la investigación.

La prueba comenzará en Melbourne, seguida de otras ciudades de Australia. Finalmente, la compañía espera inscribir a un total de 150 pacientes en los Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia.

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune y, para las personas que la padecen, el gluten es el enemigo. La proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno daña el intestino delgado y provoca problemas gastrointestinales graves como dolor de estómago y diarrea. Actualmente, no existe un tratamiento para la enfermedad celíaca más que abstenerse por completo del gluten, lo que puede ser muy difícil. Además de los culpables obvios y mdashbread, cereales, pasta y mdashgluten se esconden en alimentos cotidianos como salsa de soja, aderezos para ensaladas y salsas.

& ldquoLa vacuna está diseñada para dirigirse al 90 por ciento de los pacientes celíacos con la forma genética de la enfermedad HLA-DQ2, & rdquo Jason Tye-Din, jefe de investigación celíaca y gastroenterólogo del Royal Melbourne Hospital, explicó a la Sydney Morning Herald. & ldquoUna terapia exitosa que puede restaurar la tolerancia normal al gluten revolucionaría el manejo de la enfermedad celíaca. & rdquo

Sin embargo, la vacuna no será una solución instantánea para quienes padecen la enfermedad celíaca. En cambio, funcionará para ayudarlos a desarrollar lentamente una inmunidad a las proteínas del gluten y eliminar todos los efectos secundarios negativos. No obstante, si pasa la siguiente fase de pruebas, podría ser un cambio total para las personas con intolerancia grave al gluten.

Los síntomas de la enfermedad celíaca incluyen los problemas gastrointestinales antes mencionados, así como pérdida de peso, fatiga, irritabilidad y más. Hable con su médico si cree que podría tener esta afección.


Barra lateral principal

¡BIENVENIDOS AMIGOS!

Soy Tiffany, bendita esposa y madre de dos hijos que vivo en las afueras de Atlanta, GA. Creo que puedes comer comida de verdad sin arruinarte Y sin pasar todo el día en la cocina, ¡únete a mí!

Derrótalos en su propio juego

¿Qué & # 8217s para cenar esta noche?

Planes de comidas frugales de comida real: ayudándote a comer comida real con un presupuesto limitado

Recursos recomendados

¡NO TE PIERDAS ESTOS POSTES POPULARES!

Copyright y copia 2021 No desperdicie las migajas • Todos los derechos reservados • Diseño del sitio por Emily White Designs


Por qué el pan europeo podría ser mejor para el estómago

La arquitectura, las compras, la comida… No faltan razones para visitar Europa.

Pero como una niña mayoritariamente libre de trigo que vive en Estados Unidos, una de mis cosas favoritas de cruzar el océano es que puedo comerme el pan.

Ahora, para que quede claro, no tengo celíacos ni me han diagnosticado intolerancia al gluten, aunque varios médicos y naturópatas sospechaban que mi sensibilidad al trigo era en parte culpable de un ataque traicionero con el intestino permeable hace unos años. Durante años, antes de que el gluten se convirtiera en un chivo expiatorio de los problemas del mundo, me quejé de una hinchazón severa y la sensación de que me había "tragado ladrillos" cada vez que comía productos de trigo.

Pero en mis viajes anuales a Europa, no tenía problemas para comer baguettes y tazones de pasta a diario. Habiendo regresado nuevamente de una semana de indulgencia sin consecuencias inmediatas, recientemente me pregunté: "¿Cómo podría ser que mi reacción a los mismos productos pudiera ser tan extremadamente diferente, con la única variable siendo la ubicación del consumo?"

Resulta que no estoy solo. Existe una gran propensión de viajeros que informan menos o ninguna sensibilidad a los productos de trigo en Europa, cuando sufren reacciones digestivas importantes en los EE. UU.

Entonces, ¿qué podría estar causando esta repentina invencibilidad? ¿Es el trigo europeo menos glutinoso? ¿Su pan se hace de forma más natural? ¿Está realmente todo en tu cabeza? La respuesta es: es complicado.

La primera teoría es que realmente no tienes sensibilidad si la indulgencia de tus vacaciones no produce ninguna consecuencia. Definitivamente hay verdad en la importancia de una mentalidad hacia la comida, en creer que algo es bueno para ti y permitirte disfrutar sin sentirte culpable. En vacaciones, uno puede tomarse el tiempo para experimentar una comida en lugar de consumir "combustible" sin pensar en el camino.

Sin embargo, la teoría de que "todo está en tu cabeza" es rápidamente desmentida por los visitantes de la otra dirección: que vienen de Europa para visitar los Estados Unidos y experimentan nuevos problemas que no tienen en casa. Mi hermana, mi cuñado y mis sobrinas adolescentes viven en Bruselas y pasan al menos uno o dos meses cada dos veranos visitando a mis padres y a mi hermano en California. Una y otra vez, informan problemas digestivos, erupciones cutáneas y aumento de peso después de su estadía en los estados, a pesar de que en realidad se esfuerzan más de lo habitual por comer "California limpio". Cosas que dan por sentado en casa, como un simple sándwich, se convierten en tema de desconfianza y debate.

En lo más profundo de mi propia batalla con el pan, hace unos años, fui a Italia para una historia sobre Brunello Cucinelli. Mientras estaba allí, pregunté a todos los empleados sobre su experiencia con la comida en los EE. UU. En comparación con su hogar en Italia. Todas las personas con las que hablé informaron aumento de peso y malestar digestivo general durante sus visitas a los EE. UU.

¿Pero fue el pan? ¿El diario? ¿La indulgencia general en el extranjero?

Entonces, con la difamación estadounidense del gluten, cabe preguntarse si el contenido de gluten del pan europeo es realmente más bajo. En una palabra: sí. En realidad, hay dos variedades principales de trigo: trigo rojo duro y trigo blando, este último comprende la mayor parte del trigo europeo y solo alrededor del 23% del trigo americano.

Al contrario de lo que sugiere el nombre, el trigo rojo duro es en realidad responsable del pan más suave, esponjoso y rico en proteínas que amamos a los estadounidenses, gracias a un ingrediente menos adorable, el gluten. Pero las diferencias entre el trigo europeo y americano van mucho más allá del contenido de gluten. Para muchas personas que no pueden comer pan en los estados, pero parecen no tener problemas para beber cócteles de centeno, cerveza u otros productos glúteos, el culpable podría ser un ingrediente diferente.

Un factor importante en la calidad del trigo europeo no es solo el tipo de trigo que se cultiva, sino la forma en que se cultiva y se cosecha.

Un factor importante en la calidad del trigo europeo no es solo el tipo de trigo que se cultiva, sino la forma en que se cultiva y se cosecha. La calidad del suelo europeo puede traducirse en la densidad de enzimas y nutrientes de los cultivos, aunque también se puede argumentar que el suelo estadounidense en realidad contiene más de ciertos oligoelementos saludables como el selenio.

Sin embargo, el uso de pesticidas como Roundup, que se rocían fácilmente en la mayoría de nuestros cultivos de maíz, soja y trigo, resulta más problemático. Los cultivos se rocían en un esfuerzo por cosechar de manera más eficiente y producir el producto más rápidamente, pero el ingrediente activo, el glifosato, se ha relacionado sin lugar a dudas con el enorme aumento en la sensibilidad al gluten y enfermedades como la celíaca en los últimos años.

De hecho, la exposición continua al glifosato puede llevar a una larga lista de problemas de salud degenerativos y aún más graves. Sin mencionar que el uso de ingredientes genéticamente modificados en general está mucho más regulado, si no totalmente ilegal, en la mayor parte de Europa, lo que hace que ese "sándwich simple" sea mucho menos simple en los Estados Unidos que en el extranjero.

Y luego está la cuestión de los conservantes. Si alguna vez ha comprado una baguette en Francia, sabrá que debe consumirla antes de que se ponga el sol o convertirse en picatostes al día siguiente. Esa limitación no significa que dicha baguette sea menos fresca que su prima americana, sino todo lo contrario.

El concepto de nuestro “pan de cada día” se refiere al pan recién horneado sin el uso de conservantes, que por lo tanto debe comprarse diariamente. Es posible que el pan sin conservantes no sea tan estable como un pan sándwich americano en rebanadas, pero evita los efectos negativos para la salud que van desde malestar gastrointestinal hasta desequilibrios hormonales, afecciones cutáneas y respiratorias e incluso cáncer. Si tengo la opción, tomaré el pan que se vuelve duro en un día.

Las prácticas como el desempolvado de cultivos con pesticidas han aumentado exponencialmente en los últimos años y pueden explicar no solo por qué algunos de nosotros podemos tener más problemas alimentarios en Estados Unidos que en Europa, sino también más problemas que nuestros padres y abuelos.

¿Ha experimentado problemas como estos en los EE. UU. Pero no en el extranjero? ¿Encuentra alguna diferencia entre países dentro de la UE? ¿Ha encontrado que las harinas importadas sean una alternativa útil en casa? También queremos conocer sus experiencias.

Bio: Natalie Decleve es una periodista y estilista personal de dos costas que se especializa en vivir de manera sostenible y elegante. Su enfoque global del estilo y su compromiso con el bien común son evidentes en sus contribuciones a publicaciones como Mind Body Green, Harper's Bazaar, SELF, Bon Appetit, A Hotel Life y su propio sitio, Natty Style. Su filosofía natural sobre el estilo tiene como objetivo capacitar a sus clientes para que se vean tan auténticamente geniales por fuera como por dentro. Sigue a @natty_style para inspirarte.


Precaución

Aunque la enzima digestiva DPP-IV puede ayudar a digerir y tolerar mejor los alimentos que contienen caseína y gluten, se necesita más investigación para garantizar que sea seguro y eficaz. Esta enzima está disponible actualmente en el mercado, pero no debe ser utilizada por personas con enfermedad celíaca o alergias a la leche o la caseína. Sin embargo, si no tiene alergia pero es intolerante al gluten o la caseína, puede probar las enzimas digestivas DPP-IV, siempre que cuente con la aprobación de su médico.


¿Qué es Jalá?

Jalá es un pan rico en huevos que es dorado y suave. Es un pan tradicional judío que se come en Shabat y muchas otras festividades (excepto la Pascua, cuando no se permite el pan con levadura). Jalá tiene un significado espiritual en la comunidad judía.

Pero este pan se ha vuelto popular y ahora está disponible en panaderías y tiendas de comestibles. No soy judío, pero amo la jalá y la he estado deseando durante años.

Masa de jalá sin gluten

Hacer masa de jalá sin gluten es similar a la masa de mis rollos hawaianos sin gluten. En lugar de usar lácteos, usaremos alternativas no lácteas (en la fe judía, la carne y los lácteos no se comen juntos en la misma comida):

    & # 8212 en lugar de utilizar aislado de proteína de suero, utilice una de las alternativas sin lácteos que he enumerado.
  • Azúcar & # 8212 hay mucha azúcar en esta receta. No se alarme. La cantidad de azúcar junto con la cantidad de levadura significa que la mayor parte del azúcar se convierte en dióxido de carbono. Además, esta receta hace dos panes grandes. Puede intentar reducir el azúcar, pero es posible que no obtenga el mismo suave resultados.
  • Polvo de cáscara de Pysllium & # 8212 realmente ayuda con la elasticidad de la masa, que es crucial para el trenzado.
  • Polvo de hornear & # 8211I & # 8217ve encontrado que agregar solo un poco de polvo de hornear en los panes de levadura gf ayuda a darles un impulso.
  • La sal & # 8211 ayuda con el sabor, pero también con la fermentación (subida).
  • Agua, en lugar de leche que se usa normalmente en panes enriquecidos, usamos agua aquí para mantener el pan libre de lácteos.
  • Aceite & # 8211 de nuevo manteniendo la receta libre de lácteos. Puedes usar canola, vegetales, etc.
  • Huevos & # 8211la receta original requiere 2 huevos, pero para ser fiel a la jalá, he añadido una yema adicional para obtener una riqueza adicional.

Métodos de trenzado

Solo vi unos 50 videos en YouTube sobre cómo trenzar jalá. Y cada vez que empiezo a hacerlo yo mismo, me olvido de lo que fue a dónde, ¡jaja! Luego encontré un video que sentí que & # 8217 recordaría, de modo que & # 8217 es con lo que me quedé. Es una trenza redonda de 4 hebras. ¡Pero también hice una hogaza larga de 4 hebras solo para asegurarme de que podía hacerlo!

Se acerca Rosh Hashaná y, por lo que he leído, los panes redondos de jalá son tradicionales durante esta festividad judía porque simbolizan la vida eterna o el círculo de la vida. No soy judío y no profeso saber mucho sobre la fe, así que consulte a alguien que sepa más que yo para conocer el significado real, como un rabino.

Cepille tres veces con huevo lavado

En lugar de cubrir las hogazas de jalá mientras las deja crecer, cepíllelas con un huevo batido. Esto creará un escudo protector mientras se levantan e hidratan la piel para que no se seque.

Deje que la jalá se eleve en un área sin corrientes de aire hasta que casi duplique su tamaño, entre 30 minutos y una hora y media. Siempre pongo mis panes de fermentación en mi horno que & # 8217s se calentó brevemente en el ciclo & # 8220warm & # 8221 (aproximadamente 170 grados F) y luego se apagó.

Cuando estén casi completamente leudados, retírelos del horno y precaliente el horno a 375 grados F. Cepíllelos con otra capa de huevo batido antes de meterlos en el horno. Baje inmediatamente la temperatura a 325 grados F y hornee durante unos 40 minutos. Retirar a la mitad del tiempo de horneado (a los 20 minutos) para cepillar cualquier área recién levantada (sin cepillar) con huevo batido.

¡Consejos para hacer la mejor jalá sin gluten de todos los tiempos!

  • ¡Asegúrate de que tu masa esté FRÍA! Realmente es más fácil trenzar si tienes la masa bien enfriada. Si encuentra que su masa refrigerada no está lo suficientemente fría, coloque la masa en el congelador durante unos 15 minutos (tapada) antes de trenzar.
  • No tiene que ser absolutamente preciso al trenzar. No estamos usando masa elástica como las personas a las que he visto trenzar jalá, así que está bien si colocas una buena cantidad debajo. Y de todos modos, meter un poco por debajo en los extremos y levantar la masa para hacerlo aumentará la altura del pan, ya que se elevará y no saldrá.
  • La práctica hace la perfección. Todavía estoy aprendiendo a trenzar estos panes, así que si no lo hago bien, empiezo de nuevo (aprieto la masa y la extiendo una vez más).
  • No escatime en el huevo batido. ¡Es lo que le da esa corteza brillante y dorada!
  • La masa se puede dejar en la nevera unos días (3 como máximo). Haga una barra un día para comer fresca y otra barra otro día para que tenga una barra perpetua de pan fresco durante días.
  • Las sobras hacen una GRAN tostada francesa, budín de pan o una tostada francesa horneada durante la noche. Sin embargo, la jalá necesitará un poco más de tiempo para absorber las natillas, así que asegúrate de dejarla más tiempo de lo normal.
  • También puede congelar las sobras. La mejor práctica es cortar rodajas individuales, congelarlas en una bandeja para hornear hasta que estén sólidas y poner las rodajas en bolsas con cierre hermético con la mayor cantidad de aire posible. Descongele un par de rebanadas a la vez.

Sea usted judío o no, ¡le ENCANTARÁ el pan jalá sin gluten! Es huevo, rico, suave y ligeramente dulce, y es perfecto para cualquier momento. Si tiene sobras, ¡haga tostadas francesas!


¿Podría un medicamento antiguo para la artritis tratar la enfermedad celíaca y permitir que los celíacos coman gluten de nuevo?


Celiac.com 17/08/2020 - El caso de un hombre cuya enfermedad celíaca entró en remisión después de tomar un medicamento para la alopecia fuera del mercado, a pesar de que estaba comiendo gluten, está recibiendo cierta atención de los investigadores.

Un paciente con alopecia en los Hospitales Universitarios de Lovaina, Bélgica, intentó controlar su enfermedad celíaca siguiendo una dieta sin gluten. Después de una modesta mejoría de los síntomas, el paciente volvió a una dieta sin gluten y los síntomas volvieron.

Patrocinador de Celiac.com (A12):
El paciente optó por seguir comiendo gluten y estar atento a los síntomas. Aproximadamente en ese momento, comenzó a tomar tofacitinib no indicado en la etiqueta para tratar su alopecia.

Tofacitinib es un inhibidor de la cinasa Janus aprobado para el tratamiento de la artritis reumatoide y las enfermedades intestinales. El tofacitinib inhibe las enzimas asociadas con los síntomas de la artritis reumatoide, pero también se usa para tratar la alopecia y ciertas enfermedades intestinales.

Para sorpresa de sus médicos, una visita de seguimiento mostró una remisión histológica y serológica completa de la enfermedad celíaca del hombre, a pesar de su consumo continuo de gluten. Todos los análisis de sangre para anticuerpos celíacos volvieron al rango normal.

El resultado es intrigante, pero es solo un caso, y requerirá un estudio más amplio para revelar si esto también podría funcionar en otras personas con enfermedad celíaca. Dado que el tofacitinib ya ha sido aprobado por la FDA como un tratamiento seguro y eficaz para varias afecciones no celíacas, los estudios positivos sobre el tratamiento exitoso de la enfermedad celíaca podrían significar que las personas con enfermedad celíaca pronto tendrán una nueva opción de medicamento para controlar su afección.

Aún así, este informe de caso es solo de un paciente, y se necesita realizar mucha más investigación antes de sacar conclusiones sobre si este medicamento funcionará en otras personas con enfermedad celíaca. Los médicos están alentando a que se realicen más estudios sobre la relación entre el tofacitinib y la remisión de la enfermedad celíaca. Al mismo tiempo, recomiendan precaución, porque el tofacitinib puede tener efectos secundarios potencialmente graves y es posible que no sea adecuado para su uso a largo plazo. De hecho, si el tofacitinib resulta útil contra la enfermedad celíaca, puede ser especialmente útil para las personas con enfermedad celíaca refractaria.


Sensibilidad al gluten (intolerancia) y enfermedad celíaca

La sensibilidad al gluten se define como una reducción de los síntomas después de eliminar de la dieta los productos que contienen gluten.

¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia al gluten?

La sensibilidad al gluten está de moda en estos días. No pasa una semana sin que vea a un paciente con síntomas gastrointestinales que ha comenzado una dieta sin gluten - o lo que ellos creen que es una dieta sin gluten - que me dice que sus síntomas han mejorado. Describen sus síntomas de la siguiente manera:

Los productos sin gluten están inundando el mercado. La mayoría de estos productos sin gluten siempre han sido sin gluten, pero su estado sin gluten ahora se anuncia con fines de marketing. ¿Qué está pasando aquí? ¿Es la sensibilidad al gluten realmente una nueva & quotenfermedad & quot?

¿Cuál es la relación entre la intolerancia al gluten y enfermedad celíaca?

Como ocurre con la mayoría de las cosas relacionadas con la salud, la situación es compleja. Lo primero que hay que entender es que la sensibilidad al gluten de la enfermedad celíaca, una enfermedad bien establecida que afecta a menos del 1% de la población en EE. UU., Se debe a un proceso autoinmune. Esto se puede considerar como una reacción alérgica a las proteínas contenidas en el gluten que se encuentran típicamente en varios granos comunes, incluidos el trigo, el centeno y la cebada. La enfermedad celíaca se diagnostica fácilmente mediante análisis de sangre y biopsia intestinal. El único tratamiento práctico para la enfermedad celíaca es una dieta estricta sin gluten. El noventa y nueve por ciento de las personas que veo que informan sensibilidad al gluten, sin embargo, no tienen enfermedad celíaca. Entonces, ¿por qué se sienten mejor con una dieta sin gluten? Es probable que haya más de una explicación.

¿Es real la sensibilidad al gluten no celíaco?

Sospecho que una razón común para el autodiagnóstico de la sensibilidad al gluten es el efecto placebo. El efecto placebo es mucho mayor para los síntomas subjetivos (como los de los pacientes con sensibilidad al gluten autodiagnosticada) de lo que se cree. Se ve en 20% a 40% de individuos. Es decir, de los pacientes que reportan una mejoría en los síntomas al eliminar el gluten, entre un 20% y un 40% NO mejoran. PIENSAN que han mejorado. (Los puristas pueden argumentar que no importa si realmente mejoran, siempre que piensen que mejoraron). También es posible que parte de la respuesta al placebo sea real y se deba a razones psicológicas. Para algunos pacientes, el efecto placebo es suficiente y no les importan las restricciones dietéticas de una dieta sin gluten. No veo a esos pacientes en mi consulta.

De los pacientes que veo que informan que sus síntomas han mejorado con una dieta sin gluten, casi todos han vuelto a tener síntomas o continúan con una gravedad reducida a pesar de continuar con la dieta. Hay dos posibles explicaciones para los problemas recurrentes o continuos, ya sea que el efecto placebo se está desvaneciendo o algo diferente a la sensibilidad al gluten está sucediendo además de la sensibilidad al gluten. ¿Qué más podría estar ocurriendo?

¿Qué otras enfermedades se asemejan a la enfermedad celíaca?

Existen numerosas enfermedades gastrointestinales que podrían estar provocando síntomas similares a la enfermedad celíaca.

  • El intestino tiene un repertorio limitado de síntomas con los que responder a la enfermedad, por lo que no es sorprendente que los síntomas de muchas enfermedades intestinales puedan imitar a los de intolerancias alimentarias como la sensibilidad al gluten.

Por eso es importante que las personas sean evaluadas por sus médicos para excluir enfermedades intestinales, incluso si piensan que el problema es la intolerancia alimentaria. Una dieta sin gluten no solo reduce la ingesta de gluten sino que también altera la ingesta de otros nutrientes. Por tanto, es posible que las alteraciones de estos otros nutrientes y no la reducción del gluten afecten los síntomas de otras enfermedades intestinales, por ejemplo, enfermedades inflamatorias intestinales como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

PREGUNTA

Alergias o intolerancias alimentarias

La siguiente pregunta a abordar es ¿podrían los síntomas deberse a una alergia a otros alimentos de la dieta que no sean el gluten? Las reacciones alérgicas a los alimentos son causadas por las proteínas que contienen. Algunas de las alergias alimentarias más comunes y bien documentadas en los adultos son la proteína de la leche, los huevos, la soja, los mariscos y las nueces, en particular los cacahuetes. Es difícil diagnosticar la alergia alimentaria. Las pruebas estándar de alergia, incluidos los análisis de piel y sangre, no son muy precisas. La única forma de diagnosticar la alergia alimentaria es eliminando de la dieta el alimento potencialmente dañino y observando la respuesta de los síntomas. Desafortunadamente, esto nos hace volver a lidiar con el efecto placebo. Dado que la alergia alimentaria es poco frecuente en los adultos, probablemente no sea la explicación de los síntomas entre los pacientes, incluso aquellos que piensan que tienen sensibilidad al gluten.

Hay ejemplos de intolerancias o sensibilidades alimentarias distintas del gluten. Probablemente la más común sea la intolerancia a la leche, cuyos síntomas surgen debido a la incapacidad de digerir la lactosa, el azúcar de la leche. La lactosa no digerida y no absorbida llega al colon, donde las bacterias del colon la convierten en gas y sustancias químicas que causan síntomas. La mayoría de las personas que han mejorado con una dieta sin gluten y creen que son sensibles al gluten ya han intentado eliminar la leche y los alimentos que contienen leche de su dieta. No funcionó. ¿Podría haber una intolerancia a otro alimento que cause los síntomas? ¿Qué comida podría ser?

Últimas noticias sobre digestión

Noticias de salud diarias

Tendencias en MedicineNet

¿Qué son los FODMAP?

Existe otra intolerancia dietética que puede causar síntomas gastrointestinales, la incapacidad para digerir los FODMAP (oligosacáridos, di y monosacáridos y polioles fermentables). Los FODMAP son azúcares o moléculas relacionadas con el azúcar que se encuentran en frutas y verduras. El ejemplo más común de FODMAP es la fructosa, un edulcorante alimentario común derivado de plantas. Los FODMAP en algunas personas se digieren y absorben mal. Pasan por el intestino delgado y entran en el colon, donde las bacterias específicas del colon los descomponen en gas y otras sustancias químicas que pueden dar lugar a síntomas gastrointestinales, al igual que ocurre con la lactosa de la leche en las personas intolerantes a la lactosa. Estoy empezando a ver un número creciente de pacientes con intolerancia a FODMAP autodiagnosticada en función de la respuesta de reducción de síntomas a la eliminación de FODMAP de sus dietas. La intolerancia a FODMAP probablemente sea una entidad real que se ha vuelto más probable debido a los cambios recientes en los patrones dietéticos que incluyen más frutas y verduras Y edulcorantes dietéticos. Por supuesto, al igual que con la sensibilidad al gluten, existe la posibilidad de una respuesta al placebo a la eliminación de los FODMAP dietéticos.

¿Qué es el crecimiento excesivo de bacterias?

Luego, hay otra afección a considerar, el crecimiento excesivo de bacterias del intestino delgado, una afección en la que las bacterias que normalmente se encuentran solo en el colon se mueven hacia el intestino delgado. Visto de manera simple, a medida que las bacterias se mueven desde el colon hacia el intestino delgado (donde normalmente no residen), pueden llegar a los alimentos dentro del intestino delgado (en particular, azúcares y carbohidratos), antes de que estos puedan ser completamente digerido y absorbido. Luego producen gas y otras sustancias químicas que normalmente producen en el colon. Como resultado, la producción de gas y productos químicos es mayor de lo normal. Dado que una dieta sin gluten es baja en carbohidratos, una dieta sin gluten también puede reducir los síntomas causados ​​por el crecimiento excesivo de bacterias simplemente porque contiene menos carbohidratos. Es evidente que existe un crecimiento excesivo de bacterias, pero es difícil de estudiar y sigue siendo poco claro como causa de los síntomas gastrointestinales, incluido el SII. En teoría, los síntomas del crecimiento excesivo de bacterias podrían verse agravados por la intolerancia a FODMAP. Además, la intolerancia a FODMAP podría deberse por completo al crecimiento excesivo de bacterias o a la presencia de tipos específicos de bacterias en el intestino.

DIAPOSITIVAS

¿Qué son los trastornos intestinales funcionales?

Finally, there are the "functional" intestinal disorders, disorders in which no anatomic, histological (microscopic) or biochemical cause for the gastrointestinal symptoms can be found, and the abnormalities are assumed to be functional, for example, due to abnormal function of the central nervous system (brain), gastrointestinal muscles and nerves, or intestinal secretions. Irritable bowel syndrome (IBS) is one of these functional disorders. IBS was at first defined broadly, but over the years its definition has become restricted such that it is now defined as abdominal pain associated with an alteration in bowel habit. Other non-IBS functional disorders have been defined, for example, the occurrence of abdominal discomfort after meals. Many patients who believe that they have gluten sensitivity have previously been diagnosed with a functional disorder such as IBS.

Is there any evidence that nonceliac gluten sensitivity is really a disease or condition?

You might think that it's easy to study scientifically the effects of dietary changes and determine what dietary factors are responsible for symptoms. No lo es. It is very difficult and expensive to do rigorous studies of diet. Finally, after years of debating the existence of non-celiac gluten sensitivity, a scientifically rigorous study has been done that sheds light on the issue. In this study, 37 patients with self-reported gluten sensitivity, well-controlled on a gluten-free diet were studied. They were given a baseline diet that was gluten-free and low in FODMAPs. After observing symptoms on this baseline diet, the patients were divided into two groups. In addition to the base diet, one group received relatively pure gluten, and the other group a gluten placebo. Neither the group receiving gluten nor the group receiving placebo developed symptoms. In other words, the group of patients with self-reported gluten sensitivity were not gluten sensitive when tested.

Is this evidence for a placebo effect? Possibly. Could it be that FODMAPs in the patients' usual, unrestricted diets were causing their symptoms? Could how they altered their usual diets to become gluten-free have reduced as well the FODMAPs in their diet and thereby caused the improvement in symptoms they ascribed to gluten sensitivity? In fact, many foods high in gluten also are high in FODMAPs, so that a gluten-free diet might be expected to be lower in FODMAPs. Are nonceliac, gluten-sensitive individuals suffering from FODMAP sensitivity? It could be. The important message to take away from this study is that people with self-diagnosed gluten sensitivity are not gluten sensitive. It would be useful now to do a study demonstrating that it is the FODMAPs that are causing the symptoms in these patients.

Subscribe to MedicineNet's General Health Newsletter

By clicking Submit, I agree to the MedicineNet's Terms & Conditions & Privacy Policy and understand that I may opt out of MedicineNet's subscriptions at any time.

Conclusión

Considering all of the available information, what is a practical approach to dietary intolerances, particularly suspected gluten sensitivity?

  • First, true celiac disease and other important gastrointestinal diseases need to be excluded.
  • There is nothing wrong, then, with a trial of a gluten-free diet. If symptoms respond adequately and the restricted diet is not a burden, the diet can be continued.
  • There is also nothing wrong with then trying a low FODMAP diet.

As with a gluten-free diet, if the symptoms improve adequately and the diet is not a burden, it can be continued.

If the symptoms don't respond or the diet is too difficult to maintain, it is reasonable to consider bacterial overgrowth of the small intestine and test for it by breath testing.


A Brief History Of Gluten, The Protein In Baked Goods: How ‘Wheat Intolerance’ Has Risen Over The Years

From spelt in the Bronze Age to baked goods in modern grocery stores, wheat — and its corresponding protein component, gluten — has been a prevalent component of human meals throughout the ages. Yet the gluten-free diet has become an increasingly popular trend due to fears of gluten sensitivity and digestive problems. What many people don’t realize, however, is that gluten is a natural component of most whole grains, and we’ve been consuming it since we first started cultivating said grains.

Gluten is a Latin word that means “glue,” due to its ability to hold grains like wheat, barley, and rye together. It’s a protein composite that gives pasta, bread, and other wheat products their chewy, flexible texture. It’s also critical in making dough rise in the oven, resulting in leavened bread. This distinction between leavened and unleavened bread is perhaps the most telling about gluten, as breads that don’t contain gluten are typically flat (imagine communion wafers, or Jewish unleavened bread).

Gluten seems harmless and natural enough, but to some one in 133 Americans (about 1 percent of the population), gluten can cause indigestion, headache, nausea, skin rashes, chronic fatigue, and even depression. That’s quite a few symptoms for a little glue protein. Celiac disease (an autoimmune disorder that destroys the small intestine) is enough to make gluten a major issue in the food and restaurant industry, as sufferers must avoid it at all costs in order to prevent debilitating nausea and stomach pain. And another one in seven people have some form of gluten intolerance or sensitivity — not the full-blown celiac disease, but enough for it to cause discomfort.

Whole grains are made up of three parts that can be eaten: the bran, the germ, and the endosperm. Pixabay

But if we’re going to look at the history of gluten and gluten intolerance, we need to understand its source: whole grains, especially wheat.

8800 BCE. The story of wheat in humanity is a long and varied one, but historians believe humans first began harvesting the grains in wild grasses in the Fertile Crescent — in ancient times consisting of Assyria, Mesopotamia, and the Nile Valley in Egypt — around 8800 BCE.

Wheat is just one type of whole grain, a term that refers to entire seeds of plants, also known as kernels. Whole grains are made up of three parts that can be eaten: the bran, the germ, and the endosperm — and in their natural “whole grain” state, they contain plenty of fiber, protein, minerals, vitamins — and, of course, gluten. According to the Mayo Clinic, whole grains reduce your risk of heart disease, diabetes, and some cancers.

After 8000 BCE, the cultivation of wheat – particularly emmer wheat – began spreading to other parts of the world, hitting Greece, Cyprus, and India by 6500 BCE and Germany by 5000 BCE.

Spelt was widespread among peasants in Europe during the Bronze Age and medieval times, but today it's a fashionable health food. CC BY-SA 3.0

The Bronze Age (3000 BCE - 1200 BCE) to medieval times. During the Bronze Age, spelt — a species of wheat — spread through central Europe, becoming a staple in people’s diets. Spelt was introduced to Switzerland, Tyrol, and Germany during the Middle Ages. Containing gluten, a good amount of protein, fiber, carbs, vitamins, and minerals, spelt was hearty food for peasants during this time — but today has become something of a specialty health food.

The Age of Discovery (15th century). French, English, and Portuguese explorers brought wheat and other grains to North and South America, which had previously only been cultivated in the Old World.

19th century. The Industrial Revolution swept through the Western world in the 18th and 19th centuries, and it sped up the process of bread-making significantly. As a result, wheat — which had previously been available to only a small number of people — became far more widespread.

1992. The original American Food Guide Pyramid, created by the U.S. Department of Agriculture in 1992, listed whole grains as one of the most important food groups, stating that one should eat at least 6-11 servings of whole grains per day. This further solidified the prevalence of wheat and other grains in the American diet, around the time that celiac disease cases began rising. Some researchers believe that this increase in grain consumption is parallel to the rise in gluten intolerance.

2000. There’s no denying that modern wheat is quite different from what it was thousands of years ago — and even what it was in the 20th century. Due to cross-breeding over many years, modern wheat’s composition went through a transformation: now, it is about two feet tall with large seeds, whereas before it was much taller. Gluten structure in modern wheat has also changed somewhat, though in essence it’s still gluten and modern wheat also contains higher levels of the starch Amylopectin A.

Some research has examined how wheat cross-breeding in recent decades may or may not have contributed to the spike in celiac disease cases. One might imagine that the rise in celiac disease or gluten sensitivities in the modern age has to do with improved diagnostic tools and awareness, but it’s also possible that wheat’s altered state has something to do with it. More research is needed on that front scientists still aren’t sure whether this modern “wheat composition” has a negative impact on health.

Today, plenty of gluten-free products exist for the gluten-intolerant patients out there, including pseudocereals like buckwheat, chia seeds, and quinoa) as well as millet and rice. CC POR 2.5

In 2011, cardiologist Dr. William Davis published Wheat Belly, a book that argues against wheat. In the book, Davis claims that cutting wheat from your diet is the pathway to a healthier, more energetic life. Grains and gluten can make some people feel sick, he argues, and the type of grains we eat today have been so altered and modified over the years that they’re no longer what they used to be. Wheat Belly contributed to the anti-gluten wave that prevented many regular people to avoid bread, pasta, and cereal — even when they had no visible gluten sensitivity.

But some scientists agree that there’s little to no scientific evidence behind Davis’ argument that it’s harmful for everyone.

“It’s really a small group of people who have a pathological response to gluten,” Lawrence Cheskin, director of the Johns Hopkins Weight Management Center and associate professor of health, behavior and society at the Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, told El Washington Post. “And for them it’s absolutely essential to eat a gluten-free diet. Everyone else may be limiting their choices unnecessarily.”

Indeed, removing bread, cupcakes, and pasta from your diet may help you lose weight — but it has nothing to do with gluten. In fact, you can eat as many gluten-free products or gluten-free junk food as you want, and you still won’t lose weight.