Nuevas recetas

Lo que amo de Nueva York

Lo que amo de Nueva York

Lo que me encanta de Nueva York es la cultura de los borrachos.

Llaman a Nueva York la ciudad que nunca duerme por una razón, y una prueba más de este estilo de vida es el brunch de fin de semana.

El brunch de fin de semana es lo que espero con ansias después de 5 días de despertarme a las 6 am para ir a la rutina. Salgo de fiesta a última hora de la noche del viernes (o el sábado por la mañana), duermo hasta tarde cuando quiero, me levanto de la cama y luego me tropiezo con una de las muchas instituciones excelentes de Nueva York para continuar con mi hábito de destruir el hígado en un brunch de All You Can Drink.

Mi lugar de elección es la vaca quemada por el sol en Alphabet City.

La mayoría de los lugares de brunch de AYCD solo ofrecen mimosas, bellinis y bloody marys, pero yo prefiero la vaca quemada por el sol debido a su amplia selección de BEBIDAS incluidas con su brunch con alcohol. ¿De verdad pensaste que vendría aquí por la comida? La comida del brunch aquí es bastante estándar: huevos preparados de diferentes maneras, hamburguesas, etc.

Las bebidas que puede elegir incluyen:

Cerveza de Foster

Bloody Marys

Galgos

Destornilladores

Bellinis

Lo que es aún más genial es que todos los camareros tienen acentos australianos (supongo que están fingiendo o son realmente australianos).

Este brunch borracho me permite ahogar mis penas y me prepara mentalmente para la próxima semana. Especialmente porque he diezmado tantas células cerebrales en un lapso de un par de horas.


11 de los mejores libros ambientados en el estado de Nueva York

Todos estos grandes libros tienen algo muy especial en común: ¡el estado de Nueva York! Desde la literatura clásica hasta la no ficción que pasa las páginas y los relatos de personajes y momentos históricos importantes, estos libros ofrecen información sobre lo que hace de Nueva York un lugar tan especial. Agréguelas a su lista de lectura de verano o disfrútelas en cualquier época del año, ¡e incluso inspire una futura visita a una atracción basada en estos 11 fantásticos libros ambientados en el estado de Nueva York! & # XA0Recuerde la distancia social y use una máscara como lo requieren las pautas estatales. Llame con anticipación y consulte los sitios web y las redes sociales para asegurarse de que las atracciones estén abiertas y disponibles. Tenga en cuenta que Nueva York tiene & # xA0a una advertencia de viaje en vigor. & # XA0


Cosas que comí en Nueva York

Después de que mi hija y yo resoplamos y paseamos por la habitación del hotel todo el día el domingo, nos levantamos y salimos del hotel para comer.

Aquí hay algunas cosas que consumí en la Gran Manzana.

Son cosas que nunca como en mi vida diaria.

Nos reunimos con mi papá y Patsy y comimos en La Bonne Soupe, un pequeño bistró francés en la calle 55.

Perdón por la iluminación, pero era un lugar pequeño y acogedor, oscuro. Comí esta ensalada de remolacha y queso de cabra, que es una de mis ensaladas favoritas en el mundo. Hice uno el verano pasado con pequeñas remolachas asadas cortadas por la mitad, pero esta comenzó con una capa de remolacha en rodajas finas en la parte inferior, luego cubierta con verduras, grandes trozos de queso de cabra y nueces confitadas.

Remolachas. Eso es todo lo que puedo decir.

¿Remolachas con queso de cabra? Fugghetaboutit.

Mi hija comió lasaña, pero como era un lugar francés, ¡la lasaña estaba hecha con crepes!

De postre, comí tarta tatin, que es uno de mis postres favoritos.

Fue tan bueno, y no demasiado dulce, lo cual fue realmente agradable. Aún quedaba algo de la acidez de las manzanas. ¡Adivinar!

La noche siguiente fuimos a Marea, un lugar donde mi papá, Patsy, mi hermana Betsy y yo habíamos comido hace un año.

Cuando mi padre me dijo que él y Patsy iban a reunirse conmigo en Nueva York esta semana, lo primero que dijo fue "Oye, ¿crees que podríamos comer en ese lugar otra vez?"

Sabía exactamente lo que quería decir.

Un solo trozo de trucha, crema fresca y puré de remolacha.

Marea se acerca a la mesa y ofrece diferentes variedades de pan.

Elegí la focaccia de aceitunas. Me gusta el pan con pequeñas sorpresas por dentro.

Esta era mi ensalada y era ridículo. Trozos de suculenta langosta sobre una cama de burrata, que es un tipo especial de queso mozzarella fresco y cremoso.

Estaba cremoso y un poco suelto, pero todavía fibroso.

(Descripción apetitosa, ¿no? Ja.)

Mi papá comió ostras. ¡ABURRIDO!

Le pedí esto a mi papá porque le encantan los huevos que moquean como a su hija. Huevo escalfado a fuego lento espolvoreado con algo de trufa, una vieira y un par de otras cosas de las que nunca había oído hablar en mi vida.

¿Adivina qué tengo para cenar? ¡Exactamente lo mismo que obtuve la última vez! La foto no le hace justicia, pero sí pulpo rsquos y pasta de tuétano. Trozos de pulpo braseado (incluso se veían los chupones en los brazos) y trozos blandos de médula ósea encima de fusilli casero.

Es una de las cinco mejores cosas que he comido.

Mira el postre de Patsy & rsquos. El sorbete de higo chumbo está en el centro de las cosas, pero ¿la presentación de la fruta?

Mi papá ordenó esto. Donuts. Sabayón. Salsa de chocolate.

Y compré algo de postre que estaba tan bueno que olvidé tomar una foto.

Dore el helado de mantequilla en una copa de vino sin tallo.
En la mesa, el camarero vertió un trago de ron por encima, seguido de un trago de espresso.

Se convirtió en un helado de ron con mantequilla con sabor a café.

No hay forma de que pueda comer así todo el tiempo. Por un lado, podría perder su brillo después de un tiempo.


Hice 6 recetas fáciles de pasta Ina Garten y las clasifiqué por delicias

Ina Garten ha publicado muchas recetas de pasta, y hasta ahora he hecho seis de su repertorio.

Su penne de cinco quesos es cremoso y reconfortante, y su pasta de limón está lista en 10 minutos.

Pero fue la boloñesa fácil y rica entre semana de Garten la que ocupó mi primer lugar.

Ina Garten ha lanzado decenas de recetas de pasta.

Desde un reconfortante macarrones con queso hasta pasta rápida, pesto y guisantes, encontrará una variedad de recetas de pasta repartidas en los 11 libros de cocina de Garten y en su sitio Barefoot Contessa.

Comencé a cocinar las recetas de Garten después de pasar un día siguiendo su rutina de cuarentena en mayo de 2020. Descubrí que los platos de Garten eran fáciles y alcanzables para una cocinera nueva como yo. En el apogeo de la pandemia, a menudo recurría a sus recetas de pasta para cenas sencillas pero reconfortantes.

Ahora he preparado bastantes platos de pasta de Garten. Algunos son vegetarianos y casi no toman preparación, mientras que otros están cargados de carne o queso y son un poco más complejos.

Así es como se comparan todos.

En sexto lugar se encuentra el brócoli de Garten y la pasta con pajaritas.

La pasta de brócoli y pajaritas de Garten fue la primera pasta de & quot; Condesa Descalza & quot que hice. También es la primera receta que Garten compartió con sus seguidores de Instagram después de que gran parte de Estados Unidos se bloqueara en 2020.

La estrella de Food Network prometió que su pasta con brócoli y pajaritas era & quot; muy fácil & quot; y que podría adaptarse fácilmente con lo que sea que haya en su despensa.

La receta simple incluye ajo, limón, mantequilla y queso parmesano, junto con la pasta y el brócoli (o, en mi caso, el brócoli).

La receta de brócoli y pajaritas de Garten tiene una salsa ligera que la hace perfecta para la primavera.

La salsa está hecha solo con ralladura de limón, mantequilla, aceite de oliva y ajo picado, que trabajan juntos para darle al plato una explosión de sabor. El queso parmesano fuerte también agrega un toque agradable de riqueza.

Si bien me encantaba lo brillante y saludable que sabía este plato, pronto descubriría otras pastas & quotBarefoot Contessa & quot que eran mucho más memorables.

Ocupando el quinto lugar está la sencilla pasta de limón de tres ingredientes de Garten.

Garten dice que su pasta de limón de tres ingredientes es "simplemente la comida de pasta más rápida entre semana que puedes hacer", y no se equivoca.

La receta consiste solo en pasta, mantequilla sin sal y el jugo y la ralladura de dos limones.

¿Mejor todavía? Cenarás en la mesa en 10 minutos o menos.

La pasta al limón de Garten tiene un delicioso sabor brillante, pero no se destaca lo suficiente como para ser el plato principal de la cena.

No hay mucha profundidad de sabor en la pasta de tres ingredientes de Garten. Recientemente preparé su plato para una cena y mis amigos estuvieron de acuerdo en que funcionaba mejor como acompañamiento.

"La pasta me hizo enojar conmigo mismo por cada vez que compré un limón de pasta de $ 20 en un restaurante cuando es tan fácil de hacer", dijo mi amigo Tyler. "Pero si estuviéramos comiendo la pasta sola, me habría decepcionado un poco porque no era nada especial".

Definitivamente serviría pasta con limón de Garten junto con su increíble pan de ajo & quot; escandaloso & quot ;, que va bien con casi todo, y le daría a esta comida un poco más de sabor y peso.

En cuarto lugar está Garten & # 39s reconfortante rigatoni horneado con ragú de cordero.

El rigatoni horneado de Garten con ragú de cordero es una de las recetas más nuevas de su repertorio de platos de pasta, y aparece en su nuevo libro de cocina & quot; Modern Comfort Food & quot.

También es uno de los platos de pasta más complejos de Garten. La receta está repleta de una larga lista de ingredientes, incluidos dos tipos de quesos, vino tinto y muchas verduras, y tarda casi dos horas en prepararse.

El rigatoni horneado de Garten con ragú de cordero viene lleno de un sabor increíble, pero es mucho trabajo.

La rica salsa tiene ese reconfortante sabor tradicional italiano gracias a las zanahorias y otras verduras, y los fideos rigatoni son perfectos para capturar una buena ración de ragú con cada bocado.

Hice este plato para un grupo de amigos que definitivamente pensaron que la pasta valía la pena esperar.

"¡El plato me recordó a un cruce entre boloñesa y ziti horneado!", dijo mi amiga Sara. `` Definitivamente un trabajo de amor pero, para alguien que no cocina, ¡vale mucho la pena! ''

A mi sous chef Zach también le encantó el sabor, aunque no estuvo de acuerdo en que valiera la pena el esfuerzo extra en la cocina.

"Como diría Prue en 'The Great British Bake-off', valió la pena las calorías, pero yo no diría que valió la pena el tiempo", dijo. `` Aunque definitivamente fue divertido cocinarlo, creo que realmente se podría hacer un plato que fuera un 90% tan bueno con solo concentrarse en el ragú y asar la pasta, en lugar de hornearla por completo ''.

La próxima vez que haga este plato, tomaré el consejo de Garten para hacer el ragú con un día de anticipación, que puede refrigerar antes de hornear y servir.

Completando los tres primeros se encuentra la pasta de verano favorita de Garten.

La pasta de jardín de verano de Garten es una de sus más simples y, sin embargo, tiene algunos de los sabores más ricos que he probado.

Si bien el plato de & quot; Contessa Descalza & quot; estrella & # 39s solo tiene cinco ingredientes principales: cabello de ángel, queso parmesano, tomates cherry, ajo y albahaca, tiene un paso muy importante. Debe remojar los tomates, el ajo y la albahaca en aceite de oliva durante cuatro horas.

Esa preparación adicional resultó en algunos de los tomates más increíbles que he probado en mi vida.

Honestamente, podría comer los tomates con aceite de oliva de Garten como bocadillo todos los días. Y aunque generalmente me encantan las pastas pesadas con salsa roja, estos tomates pudieron llevar todo el plato solo con la fuerza de su intenso y rico sabor.

También puede superar lo amigable que es este plato en la despensa. Casi siempre tengo tomates y albahaca en mi cocina, lo que hace que la pasta de jardín de verano de Garten sea un alimento básico increíblemente fácil para la cena. Este es un plato de & quot; Condesa Descalza & quot; sé que volveré una y otra vez.

Mi segunda pasta Garten favorita es su penne cremoso (y soñador) de cinco quesos.

Hice por primera vez el penne de cinco quesos de Garten el año pasado cuando las temperaturas comenzaron a bajar y descubrí que es un plato de invierno perfecto.

La pasta Garten's incluye Pecorino Romano, fontina italiana, gorgonzola italiano, mozzarella fresca y queso ricotta, junto con pasta penne, tomates triturados, albahaca y crema espesa.

El penne de cinco quesos de Garten terminó siendo una de las mejores recetas que hice.

Primero que nada, el plato es hermoso. El bolígrafo adquiere un hermoso color dorado después de hornearlo en el horno durante 17 minutos, y hay trozos de mozzarella que invitan a sobresalir de la parte superior.

Inicialmente esperaba que cinco quesos diferentes, junto con toda esa mantequilla y crema, fueran demasiado pesados. Pero el penne de Garten logra el equilibrio perfecto entre ser rico y relajante sin ser abrumador.

No puedo esperar para hacer este plato la próxima vez que necesite una comida realmente reconfortante nuevamente.

Pero cuando se trata de mi plato de pasta favorito & quotBarefoot Contessa & quot, la boloñesa entre semana de Garten ocupa el primer lugar.

La boloñesa entre semana es otra receta que Garten compartió al principio de la pandemia. Ella les dijo a sus seguidores de Instagram que el platillo se puede preparar con una variedad de carnes o verduras, lo que lo hace especialmente apto para la despensa.

Además, el plato rico y sabroso, que incluye solomillo molido, orecchiette y vino tinto seco, solo lo tendrá en la cocina durante 30 minutos.

La boloñesa de noche entre semana de Garten es un giro rápido y delicioso en una receta clásica, y es increíblemente fácil.

La boloñesa entre semana tiene la comodidad del penne de cinco quesos de Garten y la riqueza de su rigatoni horneado, pero con mucho menos trabajo en la cocina.

Es un toque moderno de un clásico, y los pequeños ajustes de Garten funcionan perfectamente juntos. Las conchas de orecchiette atrapan un poco de salsa en cada bocado, y el queso parmesano recién rallado se funde maravillosamente en la salsa tibia de Garten.

Hay mucho sabor en la receta de Garten, pero también es mucho menos pesada que algunas de sus otras pastas en esta lista. Felizmente prepararía la boloñesa entre semana en cualquier noche de cualquier estación. Y esa es la razón por la que es mi plato de pasta número uno de la "Condesa Descalza".

Estén atentos para más platos de pasta & quotBarefoot Contessa & quot por venir.

Lea el artículo original en Insider

Los líderes de la facultad exigen que los fideicomisarios de la UNC reconsideren la tenencia de Nikole Hannah-Jones

Los miembros de la facultad dicen que ha habido un "abuso de confianza" y que recuperar dicha confianza "es esencial para nuestra posición como una universidad pública líder en investigación".

Timothée Chalamet interpretará a un joven Willy Wonka en la película de historia de origen

¿Timothée Chalamet está a punto de darle a Willy Wonka el tratamiento de Joker? De acuerdo, probablemente no se pondrá tan oscuro, pero el actor nominado al Oscar ha sido elegido como un joven Wonka en una nueva película de historia de origen ambientada en torno al personaje & # x27s & quot; aventuras antes de abrir la fábrica de chocolate más famosa del mundo & # x27. , & quot Informes de fechas límite. Paddington & # x27s Paul King está dirigiendo Wonka, que Warner Bros. ha programado para estrenarse en 2023. Chalamet será el último actor en asumir el papel después de Gene Wilder en Willy Wonka & amp the Chocolate Factory y Johnny Depp en Charlie and the Chocolate Factory. , ambos basados ​​en el libro de Roald Dahl. Aún no está claro exactamente cómo se verá la trama de Wonka, pero se espera que incluya & quot; varios números musicales & quot; según Deadline, y Variety confirma que Chalamet cantará y bailará en ella. Chalamet también protagonizará la próxima adaptación de Dune, y Deadline escribe que esta podría ser otra "posible franquicia" para él. De hecho, si esta película de origen es un éxito, no se sorprenda si Hollywood espera traernos todo un universo cinematográfico de Wonka. Más historias de theweek.com 5 caricaturas desenfrenadamente divertidas sobre la resistencia del Partido Republicano a la Comisión del 6 de enero Por qué Emily Wilder fue despedida y Chris Cuomo no lo hizo Una prueba de alcoholemia COVID-19 de 60 segundos fue aprobada provisionalmente en Singapur

AnuncioColoque una bolsa en el espejo de su automóvil cuando viaje

Trucos de limpieza de coches brillantes que los distribuidores locales desearían que no supieras

Las últimas acusaciones de Dominic Cummings sobre el Covid parecerán el peor tipo de hipocresía

Ha pasado exactamente un año desde que Dominic Cummings se sentó en el Rose Garden en Downing Street e intentó justificar su encierro por romper las reglas. El relato curiosamente detallado incluyó niños vomitando, un vuelo de medianoche por la A1 y una excursión al castillo de Barnard para levantar las cejas para revisar su vista. El miércoles, Cummings dará testimonio a los parlamentarios y se espera que condene la respuesta pandémica del Gobierno, insistiendo en que él solo previó los peligros y trazó el camino correcto. Sin embargo, es difícil reconciliar a este autodenominado profeta de la pandemia con el hombre cuyo incumplimiento de las reglas provocó una caída notable en el cumplimiento público y la confianza en el gobierno durante un período crítico en el que el país estaba saliendo de su primer bloqueo.

La Fundación Bill y Melinda Gates vendió todas sus acciones de Apple y Twitter justo antes de que la pareja multimillonaria anunciara su divorcio.

Antes de que los Gates anunciaran su divorcio a principios de mayo, la Fundación Bill y Melinda Gates vendió todas sus acciones de Apple y Twitter.

Phil Mickelson ganó $ 2.16 millones por ganar el Campeonato de la PGA: aquí y # x27s lo que ganaron el resto de los jugadores

Phil Mickelson se llevó a casa $ 2.16 millones por su actuación ganadora en el PGA Championship, pero no fue el único jugador que se fue con un gran día de pago.

Anuncio¿Quiere aprender un idioma en 2021?

7 razones por las que esta aplicación es esencial para sus necesidades de aprendizaje de idiomas.

Timothee Chalamet interpretará a un joven Willy Wonka en una nueva película de historia de origen: informe

Insiders le dijo a Deadline que Timothée Chalamet tendrá la oportunidad de bailar y cantar en la película sobre las primeras aventuras de Willy Wonka & # x27s.

Sospechoso de cacería humana en Carolina del Sur, Missouri, lo encontraron "cansado y sediento", dice el alguacil de Chester

Tyler Terry, sospechoso de Manhunt, fue capturado el lunes por la mañana en relación con cuatro asesinatos y otros tiroteos en Carolina del Sur y Missouri.

Pedí el mismo desayuno de McDonald & # x27s y Burger King, y pensé que la comida más barata era mejor

Un reportero de Insider comparó las cadenas & # x27 sándwiches de desayuno de salchicha, huevo y galletas de queso y sus croquetas de patata.

"Me enferman": el presentador judío de CNN critica a Marjorie Taylor Greene sobre los comentarios sobre el Holocausto a medida que crece el furor

"No te atrevas a hablar por mí", dice John Berman de CNN después de que Greene defendiera sus comentarios.

Sondland presenta una demanda de $ 1.8 millones contra Pompeo y el gobierno de EE. UU.

Gordon Sondland, el ex embajador del presidente Donald Trump en la Unión Europea, ha presentado una demanda contra el exsecretario de Estado Mike Pompeo y el gobierno de los Estados Unidos por los honorarios legales incurridos durante la investigación de juicio político de la Cámara de 2019.

La próxima gran película de superhéroes de Marvel & # x27 se llama & # x27Eternals. & # X27 Aquí & # x27s el elenco y a quién están interpretando.

& quotEternals & quot ;, la próxima gran película de MCU, está programada para noviembre de 2021. Aquí & # x27s lo que necesitas saber sobre el grupo de superhéroes y quién los interpretará.

¿Revancha Trump-Biden por poder? Una carrera por gobernador & # x27s se perfila como una prueba clave posterior a Trump

La carrera de Virginia, que se produce un año después de que Biden ganara en una ola de sentimiento anti-Trump, pondrá a prueba la fuerza de los partidos antes de las elecciones de mitad de período de 2022.

El principal organizador británico de Black Lives Matter recibió un disparo en la cabeza después de supuestas amenazas de muerte

TTIP / FacebookUna de las activistas de Black Lives Matter más conocidas de Gran Bretaña está luchando por su vida en un hospital después de recibir un disparo en la cabeza en una fiesta en una casa en Londres. -manifestaciones de racismo que se extendieron desde Estados Unidos a Gran Bretaña el verano pasado. El grupo político que cofundó, el Partido Tomando la Iniciativa, dijo en un comunicado que Johnson recibió un disparo la madrugada del domingo y dijo que el ataque se produjo después de "numerosas amenazas de muerte" en su contra, aunque la policía dice que no tiene pruebas de una "Sasha siempre ha estado luchando activamente por los negros y las injusticias que rodean a la comunidad negra, además de ser miembro de BLM y miembro del Comité de Liderazgo Ejecutivo del Partido Tomando la Iniciativa", dijo el comunicado de TTIP. "Sasha también es madre de tres hijos y una voz fuerte y poderosa para nuestra gente y nuestra comunidad". En un comunicado del domingo por la noche, la Policía Metropolitana de Londres confirmó que una mujer de 27 años se encontraba en un "estado crítico" en un hospital. después de un tiroteo en una fiesta en una casa del sur de Londres, pero agregó: "En este momento, no hay nada que sugiera que ella fue objeto de un ataque selectivo o que había recibido amenazas creíbles en su contra antes de este incidente". Imarn Atyon , una de las amigas de Johnson y una compañera activista de BLM, pareció apoyar esa teoría, y le dijo a BBC News que su amiga se había visto envuelta en violencia con armas al azar y que creía que el incidente estaba “más relacionado con pandillas rivales que con su activismo ”. Ayton continuó diciendo:“ Había una pandilla rival que pudo haber escuchado que alguien estaba en esa fiesta con el que no se sentían cómodos ni confiaban en ellos, por lo que recurrieron a pasar por delante y disparar al jardín, y uno de esos disparos obvio y golpeó a Sasha Johnson. Pero no creo que ella fuera la víctima prevista ". Ayton también dijo que Johnson se sometió a una cirugía exitosa desde el tiroteo del domingo por la mañana. Black Lives Matter UK rindió homenaje a Johnson en un comunicado el domingo, escribiendo: “Nos entristece saber que Sasha Johnson está luchando por su vida después de una herida crítica y tras numerosas amenazas de muerte. Si bien Sasha no era parte de nuestra organización, de manera impresionante fundó un nuevo partido político liderado por negros y se dedicó a resistir el racismo anti-negro. Cualquier intento de intimidarla o silenciarla es un ataque contra todos nosotros ". TTIP dijo que se llevará a cabo una vigilia por Johnson afuera del hospital Kings College en Londres más tarde el lunes, escribiendo en un anuncio:" Demostremos nuestro apoyo y nos opongamos a los insensatos ¡violencia! ”Hasta el lunes por la mañana, no se han realizado arrestos. Lee más en The Daily Beast. Recibe nuestras noticias principales en tu bandeja de entrada todos los días. ¡Regístrate ahora! Membresía diaria de Beast: Beast Inside profundiza en las historias que te importan. Aprende más.

Mark Cuban dice que las criptomonedas están en el comienzo de la 'gran relajación' a medida que los precios caen en picado

La estrella de Shark Tank e inversionista multimillonario dice que "las mejores plataformas lo harán bien a largo plazo", después de la caída en el valor de las principales criptomonedas

Padre del asesinado Cash Gernon pide perdón por dejar a su hijo: "He pagado el precio máximo"

Trevor Gernon emite un mensaje de video en el que acepta su "falta de juicio" después de que secuestraran y mataran a su hijo


Cupcakes Cosmopolitas


5.00 estrellas (1 reseña)

Ingredientes:

Pastel
1 caja Betty Crocker ™ Super Moist® Vanilla Cake Mix
3 huevos
1/2 taza de aceite
1 taza de mezcla de bebida Cosmopolitan (sin alcohol)

Crema
1/2 taza de manteca vegetal
1 barra o 1/2 taza de mantequilla
1 libra (aproximadamente 4 tazas) de azúcar en polvo
2-3 cucharadas de Cosmopolitan Drink Mix (sin alcohol)
unas gotas de colorante rojo

Direcciones:

Precaliente el horno a 350 °. Combine Betty Crocker Super Moist® Vanilla Cake Mix, 1/2 taza de aceite y 1 taza de Cosmopolitan Drink Mix en una batidora de pie o en un tazón grande. Agrega los huevos. Use una batidora de mano o una batidora de pie y bata a velocidad baja durante 30 segundos. Luego, gire la batidora a velocidad media durante 1 minuto.

Llene cada molde para cupcakes en el molde para cupcakes hasta 2/3 de su capacidad. Hornee los cupcakes a 350 ° durante 21 a 26 minutos. Verifique que los cupcakes estén cocidos insertando un palillo en el centro de uno. El palillo de dientes debe estar limpio al sacarlo si los cupcakes están listos.

Deje que los cupcakes se enfríen completamente antes de glasearlos.

Combine la mantequilla y la manteca vegetal en una batidora de pie o en un tazón grande. Use una batidora de mano o una batidora de pie para batir la mantequilla y la manteca a alta velocidad durante 3 minutos o hasta que tenga un color claro.

Agregue azúcar en polvo al tazón para mezclar. Mezclar a velocidad baja durante 30 segundos. Luego, gire a velocidad media durante 1 minuto o hasta que se incorpore el azúcar.

Agregue 2 - 3 cucharadas de Cosmopolitan Drink Mix al glaseado. Mezcle a fuego alto hasta que esté suave y esponjoso. Agregue unas gotas de colorante para alimentos y mezcle a fuego alto nuevamente hasta lograr el color deseado.


101 cosas para amar de la ciudad de Nueva York

Porque amar el lugar donde vives es solo el comienzo, también se trata de mejorarlo.

Ya sabes lo que dice la gente sobre la ciudad de Nueva York: es una ciudad increíble. Es una jungla de cemento donde los sueños están hechos. Y, como cantó una vez Billie Holiday, sus "multitudes relucientes y nubes relucientes en cañones de acero" nos hacen sentir como si estuviéramos hogar.

Millones de personas se han inspirado en los edificios de Nueva York, su energía y su gente, pero también hay Tantos lugares, momentos y experiencias que pasan desapercibidos en los cinco distritos que contribuyen en gran medida a consolidar la reputación de Gotham como la ciudad más grande del mundo.

Vamos a contar las formas en que amamos la ciudad de Nueva York.

1. El horizonte. No importa cuánto tiempo haya vivido en la ciudad de Nueva York, ver el horizonte desde lejos, con sus rascacielos que perforan nubes y una variedad de estilos arquitectónicos, es suficiente para dejar sin aliento.

2. El logotipo de I ❤️ NY. Entre las muchas contribuciones del legendario diseñador Milton Glaser al mundo se encuentra este alegre logotipo, creado en 1977 y ahora una pieza muy imitada de la historia de Nueva York. Adelante, vístete con orgullo esa vieja camiseta que compraste en Times Square, no juzgaremos.

3. Las reliquias históricas son En todas partes.Nunca se sabe cuándo doblará una esquina y tropezará con un triángulo rencoroso o con uno de los edificios más antiguos de la ciudad.

4. Caminar. Esta es una ciudad que se experimenta mejor a pie, si es posible, realmente absorbes su energía y comprendes mejor sus matices cuando deambulas por sus vecindarios. (Walt Whitman era fanático, lo suficiente como para mencionar sus paseos por Nueva York en gran parte de su trabajo).

5. El tranvía de Roosevelt Island. El tranvía de 42 años es la mejor manera de disfrutar de las vistas panorámicas de la arquitectura de Midtown, desde la parte superior del edificio Chrysler hasta el puente de Queensboro, y todo lo que requiere es deslizar una tarjeta MetroCard.

6. Fauna urbana. Y no, no queremos decir que Pizza Rat New York sea el hogar de todo tipo de animales salvajes, desde coyotes hasta un Hot Duck y un grupo de periquitos monje salvajes cerca de Brooklyn College.

7. Todo las 24 horas. No se llama "la ciudad que nunca duerme" por ninguna razón, prácticamente cualquier cosa que pueda desear está disponible a todas horas del día.

8. Edificios Art Deco. Todo el mundo conoce y ama el Empire State Building, pero no se duerma en las inusuales joyas Deco, desde las elegantes torres de Ralph Walker para las empresas de telecomunicaciones hasta los majestuosos edificios de apartamentos del Grand Concourse del Bronx.

9. The Strand. ¿Hay una mejor manera de pasar una tarde lluviosa que mirando los 18 millas de libros de esta icónica tienda?

10. Ver Nueva York en la pantalla grande. Ya sea que se trate de John Travolta pavoneándose por Bay Ridge en Fiebre de sábado por la noche, pandillas peleando en el metro en Los guerreros, o Tom Hanks y Meg Ryan encontrando el amor en lo alto del Empire State Building en Insomnio en Seattle el horizonte de celuloide nunca envejece.

11. Atardeceres en Sunset Park. Desde su punto más alto, a 164 pies sobre el nivel del mar, Sunset Park ofrece una de las vistas más fenomenales de Manhattan, especialmente en el verano, cuando los atardeceres de la ciudad son particularmente brillantes.

12. El techo en gran terminal Central. No olvide mirar hacia arriba.

13. Parques de bolsillo. Porque los neoyorquinos necesitan todo el espacio verde que puedan conseguir y porque muchos de estos parques minúsculos son joyas arquitectónicas representadas a pequeña escala. (Ver: los parques Paley y Greenacre en Midtown, ambos oasis tranquilos, ¡con cascadas!)

14. Tazas de café Anthora. No ves estos vasos de papel azul y blanco, popularizados en la década de 1960 y con la atractiva frase "Estamos felices de servirte", con demasiada frecuencia en estos días, por lo que tropezar con uno en un carrito de café o en un La cena es un regalo especial.

15. Ignorar a las celebridades. Claro, puede compartir su historia sobre sentarse junto a Lou Reed en un cine en fiestas, pero ¿en el momento? Tratamos a las celebridades como cualquier otro neoyorquino, con cortesía indiferencia en el mejor de los casos.

16. Parque Central. Nunca pasa de moda, y no importa cuánto tiempo haya vivido aquí, probablemente todavía haya algún rincón de este parque que aún no haya descubierto.

17. El metro Sí, de verdad, puede que sea antiguo y se estropee constantemente, pero el hecho de que haya existido durante más de un siglo transporta a millones de pasajeros cada día. y funciona las 24 horas? Eso es algo para apreciar.

18. …ay quejarse del metro ... Porque nada une a los neoyorquinos como los constantes colapsos del sistema de tránsito.

19. …ay culpar al metro cuando llegas tarde. LA tiene tráfico La ciudad de Nueva York tiene problemas con el metro.

20. Observación de personas. Es uno de los pasatiempos más queridos de Nueva York, ya sea que esté visitando a los bañistas de verano en Sheep Meadow de Central Park, a los elegantes asistentes a las galerías de Chelsea o a las familias de picnic en Flushing Meadows-Corona Park.

21. Las escaleras mecánicas de madera de Macy's. Incluso si no puede manejar la abrumadora multitud en Macy's Herald Square, un viaje hacia arriba y hacia abajo por las escaleras mecánicas de madera del edificio, una reliquia de la Nueva York de la década de 1920, es imprescindible. (Los fanáticos de las escaleras mecánicas de 98 años han comenzado a llamar a su obsesión "abanicos de pasamanos").

22. Manhattanhenge. El sol poniente se alinea perfectamente con la cuadrícula de calles este-oeste de Manhattan, creando uno de los fenómenos naturales más hermosos (y más fotografiados en Instagram) de la ciudad.

23. El número de idiomas hablados en la ciudad.. Algunas estimaciones dicen que podrían llegar a 800, y solo Queens tiene más de 150, es decir, más que en cualquier otro lugar del mundo.

24. La abundancia de extremadamente comidas baratas. Nueva York puede ser uno de los principales destinos para la alta cocina, pero todavía hay muchos lugares para llenar por poco más que un cambio de bolsillo: rebanadas de un dólar, sándwiches de falafel, perros calientes, lo que sea.

25. Chinatown: los nueve. Sí, nueve de ellos. Cada uno de los diversos y bulliciosos barrios chinos de Nueva York tiene su propio sabor distintivo. Disfruta de dim sum en Nom Wah Tea Parlour en Manhattan, compra golosinas en Food Mart en la bulliciosa Eighth Avenue de Sunset Park, o prueba las creativas albóndigas en Dumpling Galaxy en Flushing.

26. El lugar de nacimiento del hip-hop todavía existe. Podría decirse que la innovación musical más importante del siglo pasado surgió en una sala de recreación en el Bronx, y el edificio donde DJ Kool Herc presentó por primera vez a una multitud entusiasta a las gradas de los descansos hasta el día de hoy.

27. Árboles de langosta de la miel. ¿Conoces esas vainas de semillas largas y marrones que ves ensuciando calles y parques cuando cambian las estaciones? Son de langostas de la miel, uno de los árboles callejeros más frecuentes y una hermosa adición al paisaje urbano.

28. El templo de Dendur. ¿La oportunidad de explorar los restos de un templo egipcio de más de 2.000 años de antigüedad en uno de los mejores museos del mundo? Sí, por favor.

29. Actos de bondad al azar por parte de extraños. Los neoyorquinos tienen la reputación de ser impetuosos, abrasivos y, bueno, un poco imbéciles. Pero si ha vivido aquí el tiempo suficiente, sabe que eso no es cierto, y puede obtener ayuda de sus compañeros neoyorquinos cuando menos lo espere. (Por lo general, tenemos prisa, eso es todo).

30. Saber exactamente dónde esperar en una plataforma del metro para salir de su tren en el lugar exacto correcto. Puntos de bonificación por hacer esto sin la ayuda de una aplicación.

31. La vista panorámica desde lo alto de Wonder Wheel. Es pura magia. (Asegúrese de dar al menos un paseo en los vagones oscilantes de la noria de casi un siglo de antigüedad).

32. El Ferry de Staten Island. It’s not just a mass transit option the Staten Island Ferry also happens to be one of the city’s top-notch date spots. (It’s free, it has beautiful views, and you can grab drinks on board—what more could you ask for?)

33. The eccentrics who make the city their home. The city has always drawn characters who didn’t fit in elsewhere—people like Jim “the Mosaic Man” Power, who covered East Village buildings and light poles in his trademark glass pieces or Elizabeth Sweetheart, the Green Lady of Carroll Gardens or Blackwolf the Dragonmaster, the unofficial wizard of Central Park. Their ranks may be thinning as the city becomes more upscale (and less tolerant of weirdness), but they’re an essential part of its DNA.

34. Times Square billboards. “They say the neon lights are bright on Broadway,” and what would New York City be without those iconic signs?

35. Bodega cats. Along with 24-hour service and hangover-busting bacon, egg, and cheese sandwiches, bodega cats are one of the things that make New York’s corner stores so uniquely Nueva York. Plus, they’re cute.

36. Victorian Flatbush. Wander through the neighborhoods of Ditmas Park and Fiske Terrace and you might forget you’re in Brooklyn at all, thanks to their bucolic streets lined with gorgeous, rambling Victorian homes.

37. The Rose Main Reading Room. It’s one of New York’s most majestic spaces, and you can take in its grand architecture, better than ever after a recent renovation, without paying a penny.

38. Dollar slices. Haters can hate all they want New Yorkers know that nothing beats a fresh-out-of-the-oven slice when you need a meal that’s quick, portable, cheap, and delicious.

39. Pat Kiernan. The longtime NY1 anchor, who curated the day’s most important news stories before blogging was even a thing, has been a soothing morning presence for more than 20 years.

40. The Bleacher Creatures. A game at Yankee Stadium without the Creatures’ signature roll call—a call-and-response with each player in the starting lineup—wouldn’t even be a Yankees game at all.

41. The city is a melting pot. Need proof of New York’s wonderful diversity, culinary and otherwise? Head to Richmond Hill’s Little Guyana or Staten Island’s Little Sri Lanka thousands of immigrants have settled in these neighborhoods, bringing the foods and traditions of their homelands to the five boroughs. (If you’ve ever sampled the roti in Richmond Hill, you’ll know we’re all the better for it.)

42. Sylvan Terrace. This charming, cobblestone street, lined with wood-frame houses from the 19th century, is a reminder of New York City before it became overrun by skyscrapers. See if you can spot it the next time you re-watch Boardwalk Empire.

43. Christmastime. Because it’s magical, dammit. (And who doesn’t love “Fairytale of New York”?)

44. The secret hidden in Central Park’s street lamps. If you’re ever lost in Central Park, look to the lamp posts one of New York’s coolest navigational tricks is found on them. (They indicate the closest cross streets and what side of town you’re on.)

45. Design gems hidden throughout the subway system. See: Barbara Stauffacher Solomon’s “sleazy Helvetica” at 68th Street, Chermayeff & Geismar’s colorful wayfinding system at Lexington Avenue-53rd Street, and Sol LeWitt’s playful neon mural at 59th Street-Columbus Circle.

46. Surfers at Rockaway Beach. It’s no Pipeline, but the sight of surfers off the coast of Queens is always a welcome surprise.

47. Radio City Music Hall’s bathrooms. The Art Deco design of Radio City’s loos is among the best in the city. They also have foot-operated hand dryers, which is something you don’t see every day.

48. The Mister Softee jingle. There’s no surer sign that summer is on its way in New York than hearing ice cream trucks making the rounds once the weather gets warm. (Did you know the jingle has lyrics? You’re welcome.)

49. Seeing iconic architecture from the NYC Ferry. Among NYC Ferry’s charms is the fact that it does double duty as one of the city’s best—and cheapest—architectural boat tours. With the ferry now operating six routes throughout the city, it’s the best way to gaze at some of NYC’s most iconic architecture, like the Brooklyn Bridge, the Empire State Building, and the U.N. Building.

50. Little India. Much like its Chinatowns, NYC is also home to two vibrant Little Indias, in Murray Hill and Jackson Heights. For a truly meta experience, check out a store named Little India in Manhattan, and shop for spices and South Asian treats to your heart’s content.

51. Modernist buildings. New York’s collection of modern architecture—from the stunning green glass of SOM’s Lever House to Marcel Bruer’s concrete creations at the Bronx Community College—is a unparalleled. (Let’s try to keep it that way.)

52. That feeling when you finally master the subway. There’s no predetermined amount of time that you must live here to count as a New Yorker, but for non-natives, getting to the point where the subway is no longer a confusing mess of different-colored lines and weird transfers is certainly a qualifier. (Understanding convoluted weekend schedules takes you to a whole other level.)

53. Nuyorican Poets Cafe. Places like the this East Village mainstay—founded in 1973, and a refuge for musicians, comedians, and other performers typically underrepresented on larger platforms—preserve the artistic legacy of the neighborhood, even amid constant change.

54. Street trees… It may be a concrete jungle, but New York also has a thriving urban tree canopy—over 44,000 acres in all, with more added every year. (And you can request one for your block!)

55. …and that moment in spring when all of the street trees start to bloom. Is there a more welcome sight after a long, cold winter than a magnolia or cherry tree exploding with color, with a brownstone as its backdrop?

56. Chowing down at Nathan’s at Coney Island. Nathan’s may be a nationwide fast-food chain now, but nothing beats the taste of the original, found only at Coney Island.

57. Riding the Metro-North upstate. It’s one of the prettiest views of the Hudson River we ever did see.

58. “Showtime” subway dancers. Before you dismiss this one, think about it: Subway dancers are a quintessential part of the commuting experience, and they’re often actually De Verdad talented. Plus, they’re hustling to make an honest buck—and isn’t that what New York is all about?

59. Shakespeare in the Park. Only in New York can you see some of the best names in show business perform Shakespeare gratis (assuming you get tickets, anyway). Make a day of it: Lines for free tickets start forming as early as 6 a.m., so bring a blanket, some food, and some board games, and have a lovely little picnic as you wait.

60. Street art. New York is where graffiti became a bona-fide phenomenon, and while you won’t see subway cars covered in colorful tags these days, there are still plenty of places to appreciate street art. The Bowery Wall, the Bushwick Collective’s outdoor gallery, and the Graffiti Hall of Fame in Harlem are all good places to start.

61. New York has inspired some of the best art. De Hacer lo correcto para Transformador para A Tree Grows in Brooklyn to “Native New Yorker” to … well, we could go on forever. Point is: The countless musicians, authors, artists, performers, and other creative types who’ve flocked to NYC since forever have created an abundance of mesmerizing, important art—more than any other city can lay claim to.

62. Weeksville Heritage Center. One of the city’s oldest buildings is also a testament to one of its oldest African-American communities. Weeksville—which is also home to a stunning modern visitors’ center by Caples Jefferson Architects—is a portal to the past with important lessons for the present.

63. MetroCards. The floppy plastic cards will soon be phased out, so now is as good a time as ever to appreciate them. We’ll especially miss the ones festooned with artwork by Barbara Kruger or images of David Bowie, among other things.

64. Brooklyn brownstones. Owning one of these historic beauties—especially prevalent in neighborhoods like Park Slope and Bed-Stuy—is the New York version of the American dream.

65. Watching movies outdoors while the sun sets. There isn’t a better backdrop to catch an outdoor movie during the warmer months than the city’s skyline, and with free screenings at places like Hudson River Park and Waterside Plaza, there are plenty of options to choose from.

66. Finding nature amid the chaos. Manhattan may be fast-paced, but there are plenty of places off the island to get away from it all—the New York Botanical Garden, the Jamaica Bay Wildlife Center, or Staten Island’s myriad parks—and where you can stop and smell the roses (literally).

67. Jeremiah Moss. Moss has chronicled the city’s disappearing mom and pops for more than a decade, and is an essential check on the rampant development that’s overtaking New York’s neighborhoods.

68. The diversity of residential architecture. Look to Queens—the city’s largest borough, and one with a plethora of interesting low-rise homes—for proof.

69. Walking across the Brooklyn Bridge. The 137-year-old icon doesn’t look a day over 100, and a stroll across its mile-long span is always a thrill. (But try and do it early in the morning, or late at night, so you can avoid the throngs of tourists who’ve all had the same thought.)

70. Isla de la ciudad. It’s a small, seaside town the middle of the Bronx.

71. World’s Fair relics. There may not be too many of them left, but the structures that do remain—the Unisphere, or Philip Johnson’s New York State Pavilion—are stunning midcentury marvels, and reminders of a time when optimism about the future was the name of the game. (We also love when they’re repurposed the former New York City Building from the 1939 fair is now the Queens Museum.)

72. Belgian block streets. While asphalt is now used for most of the city’s streets, head to places like the Meatpacking District or Dumbo and you’ll find plenty of vintage Belgian block streets that instantly evoke old New York.

73. Museums in unexpected places. The Met is great and all, but New York is also chock full of offbeat cultural hotspots where you’d least expect them: The Fire Museum is located in a former Soho firehouse, or there’s Mmuseumm, ensconced in a former freight elevator in Tribeca.

75. Eating at old-old-school restaurants. There’s something comforting about going to Totonno’s on Coney Island, or Peter Luger’s in Williamsburg, or the Bohemian Hall and Beer Garden in Astoria, and sampling dishes that haven’t changed too much since those establishments opened—in some cases over a century ago.

76. Fire escapes. As essential to the urban landscape of New York City as hot-dog carts, pigeons, and yellow taxis.

77. Green-Wood Cemetery. One of New York City’s most serene, beautiful green spaces also happens to be a nearly 500-acre cemetery in Brooklyn. Here, you can also pay tribute to a bevy of famous New Yorkers that include Leonard Bernstein, Jean-Michel Basquiat, Louis Comfort Tiffany, and Henry Ward Beecher.

78. Taking the subway to the beach. Let other people go to the Hamptons or the Jersey Shore New Yorkers know that a day at Rockaway or Orchard Beach is just as fun, and only a MetroCard swipe away.

79. Guastavino tile. Rafael Gusatavino’s stunning tile work is one of the things that makes the old City Hall subway station so majestic, but you don’t need to tour that hidden relic to see his designs in action. The Whispering Gallery at Grand Central Terminal and the south arcade at the Manhattan Municipal Building are both glorious examples of the form.

80. The subway is an underground art museum. Museum-quality works by Roy Lichtenstein, Romare Bearden, and more can be found throughout the subway system, and the Second Avenue subway’s new stations—with work by Chuck Close and Vik Muniz—actually sentir a bit like galleries.

81. Parades. Pride, the West Indian American Day Carnival, the Mermaid Parade—these events bring communities and neighborhoods together for joyous celebrations (and spectacles that outsiders can enjoy, too).

82. Our parks aren’t just green space. They’re the nexus of everything that makes this city glorious. They’re where the theater world mounts incredible productions like Shakespeare in the Park where artists showcase inspiring work where structures like the Belvedere Castle and the Prospect Park boathouse transport us back in time and where people from all walks of life come together.

83. Indie cinema lives on. Though some of New York’s beloved movie houses have fallen by the wayside, a handful of its best ones—including Film Forum, the Angelika, and the IFC Center—have persevered.

84. You can time travel (sort of) at the Tenement Museum. Guided tours will transport you back to the late 19th and early 20th centuries beyond being super informative, they’re also a testament to the indelible contribution immigrants have made to the city’s social fabric.

85. Our superior tap water. Straight from one of three reservoirs upstate, New York’s tap water is cleaner, tastier, and better for bagel-making than the water in other cities.

86. The High Line. Yes, it’s become one of the city’s biggest tourist traps (don’t go on the weekends if you’re trying to walk without interruption), but the High Line’s unique mix of artwork, nature, and architecture justifies its popularity.

(@yvoloi) on Apr 30, 2018 at 11:05pm PDT

87. Dog parks. In a city where it’s often extremely difficult to have pets—either your apartment is too small, or your landlord is too worried about the havoc they may wreak—dog parks are an excellent way to sate your needing-to-look-at-adorable-pups urges. (The Tompkins Square Park one is especially excellent.)

88. Old Central Park West apartment buildings. The San Remo, the Dakota, the Beresford—these are some of New York’s most iconic residences, revered not just for their elegant architecture (several were designed by Emery Roth), but for the fact that they were like catnip for celebs and New York’s monied set. (Demi Moore, John Lennon, Helen Gurley Brown, Marilyn Monroe, and Diana Ross are among the big names who once called these buildings home.)

89. Pomander Walk. This utterly beguiling neighborhood within a neighborhood on the Upper West Side comprises 27 Tudor-style buildings—but, alas, you can only get inside with an invitation. (It’s still worth strolling by and pressing your face against the gates at its entryway.)

90. Washington Street in Dumbo. This picturesque block is probably the most Instagrammed spot in Brooklyn, and for good reason: Stand at the intersection of Washington and Front streets, and you’ll have a clear view of the Manhattan Bridge framed perfectly by the neighborhood’s former warehouses.

91. los Gowanus Canal. It’s stinky, and you definitely don’t want to get any of your body parts in it, and more than one wild animal has gotten lost there (RIP, Sludgie the Whale). But there’s an odd beauty to this Brooklyn body of water, once you look past the trash and oil slicks.

92. Lincoln Center. Come for the myriad cultural offerings—from the Metropolitan Opera to the New York City Ballet—but stay for the architecture, with buildings by Eero Saarinen, Philip Johnson, and Wallace K. Harrison all part of the complex.

93. Chelsea Market. Food halls are no longer a novelty, but there’s still something special about the one that started it all in NYC. The building that now houses the Chelsea Market was formerly a Nabisco factory—the Oreo was born there!—but its rich history is just one part of its charm. Grab a bite (don’t miss the namesake dish at Los Tacos No. 1), and for an extra-nice experience, take it to go and have a picnic on the High Line.

94. Getting lost in the Prospect Park Ravine. Sometimes you need to get away from the hustle and bustle of the city where better to do it than Brooklyn’s only forest? Nestled in the heart of Prospect Park, the Ravine is modeled on the landscape of the Adirondacks, with waterfalls, rustic bridges, and winding trails.

95. Little Italy. This lower Manhattan enclave has shrunk in size and become more of a tourist trap over the years, but there are still solid spots where you can sample an authentic cannoli (Ferrara Bakery) or pizza (Lombardi’s).

96. Governors Island. The former military base’s transformation into one of New York City’s best public spaces is nothing short of spectacular.

97. Broadway (and off-Broadway). Some of the most iconic cultural touchstones of the past century—from “Ol’ Man River” and West Side Story to “Seasons of Love” and Hamilton—are the products of New York’s theater scene, as crucial to the city’s artistic identity today as it was at the turn of the 20th century.

98. Tenemos muystrong opinions about pretty much everything. New Yorkers love to argue—about the right way to eat a bagel, or the best subway seat, or the best way to get from point A to point B—and we wouldn’t have it any other way.

99. Feeling your heart swell when you hear the first notes of Rapsodia en azul.”

100. Because, as John Steinbeck once said, “Once you have lived in New York and it has become your home, no place else is good enough.”


NYC Vegan

I could not be more thrilled for my friends and this new book! It is a comprehensive collection of vegan versions of iconic foods from my favorite city – I have already made several recipes. In addition to fantastic recipes and stunning photography from Jackie Sobon, this book is wonderfully readable, with personal stories and informational tidbits about New York City. It really is a joy of a book.

The first recipe I made was Matzoh Brei. I have not had this favorite in forever, and this version is close to what I remember. This can be made sweet or savory, and like Michael and Ethan, I prefer a sweet version.

The next recipe I had to make was Phoebe’s Salad. Not for the quirky favorite from Friends, but for Michael and Ethan’s rescue pup, Phoebe. This salad is made up of the stomach soothing foods Phoebe could eat, and I made it in honor how much Michael and Ethan love their dogs, and for rescue pups everywhere.

I cheated and made the Street Fair Corn with canned, because it is too early in the season for fresh on the cob, but I had to try this one. and now I am here to say usted need to try this one. So good. I made their Latkes, which are deliciously crispy and perfect with applesauce. Mmm. I have plans to make the Street Cart Pretzels y Manhattan Glam Chowder, and their Tempeh Reuben looks incredible.

and these Black and White Cookies. Perfectly cakey and soft, just as I fondly remember.

from Michael and Ethan: Thanks to a famous episode of Seinfeld, the black and white cookie, once only known to New Yorkers, garnered national attention. In that episode, Jerry used the black and white as a metaphor for racial harmony. Although called a cookie, these treats are actually made from a stiff cake batter and baked free-form on a cookie sheet. Once found only in bakeries, today the black and white can be found in almost every grocery store and bodega in New York.

Nota: the recipe below is reprinted exactly as it appears in the book I used gluten free all purpose flour + 2 tablespoons cornstarch and these cookies came out perfectly fluffy!

Black and White Cookie recipe reprinted with permission from NYC Vegan, copyright © 2017 by Michael Suchman and Ethan Ciment.


Bodega-style egg and cheese sandwich

Like many New Yorkers, I have strong feelings about bodegas (adoration born of dependence) that go from the bodega cats to the stuffed shelves (mine appears to carry more items than our Trader Joe’s), to the griddles. I am in awe of the people who cook at them. I am constitutionally incapable of multitasking, I can barely handle simultaneously cooking a dinner and a side dish without setting fire to one or the other, but they make half a dozen different egg sandwiches at a time like it’s nothing.


I know the BEC (bacon egg and cheese) is the gold standard of bodega breakfast sandwiches, but I like my bacon crisp and on the side, thank you very much, and rarely on a Monday morning. My order is always an egg-and-cheese on rye toast, and truly one of the most blessed things about NYC is that is rye bread is often considered a standard bread option. My only quibble with them is that often the cheese isn’t melted enough either because the cheese was not engineered with melting in mind (ghastly) or because it wasn’t given long enough to heat up. I am not giving cooking tips (please cancel me immediately if I do) to someone making me an egg sandwich for $5 so instead try to make them at home as often as possible where I have my own little method that ensures that the cheese is always melty.

I shared this with Cup of Jo seven years ago, when I’d sometimes make them for my son’s after-preschool lunch. At the time, there was a bit of commotion over the fact that I’d used cheese singles “engineered with melting in mind.” At the grocery store this week, it appears that cheese slice options have come a long way, there were multiple cheddars and more to choose from with relatively unscary ingredient lists, although I still shamelessly defaulted to that which provokes the most outrage applause. Of course you can use any cheese that makes you happy, be it crumbled, grated, or sliced you can add minced scallions, chives, or crumbled bacon too. The awesome thing about this is that it’s so easy, it requires no planning (especially if you’re not crazy enough to make the deli rye english muffins from Smitten Kitchen Every Day first, as I did) and you can be eating these in approximately 3 minutes, which is exactly what I want to hear at 9am on a Saturday.


Smashed potatoes with sweet corn relish

One of the reasons it’s been relatively quiet here is because as meaningful (okay I’m being sarcastic) as it was when a shampoo brand I ordered from five years ago sent me an email last week about their support of the Black Lives Matter movement, I’m wary of using my platform in a way that places more value on the performance of allyship than the practice of it. If you’re concerned about what my values are, I spoke about them in greater detail in last week’s newsletter. It would ring hollow to pivot away from what I love the most in June — grilled vegetables, summer salads, icy drinks, and birthday cake — for a detailed look at, say, bail funds only to pivot back two days later because I wanted to make lemon bars. But it would have been disingenuous to feign interest in berry shortcakes as usual while my head was everywhere else. So, I’ve been taking some time offline to process, learn, plan, and parent, until I could find a way to move forward in a way that feels authentic to my values and where I’m at, and to what this site has always been, a place where I hope you’ll find your new favorite thing to cook.

I created a new reference page, too. A few people had messaged me asking for cookbook and food memoir suggestions by Black writers and so I went to my bookshelves and I pulled out several — plus a few more I don’t have or have lent out but highly recommend — and shared a little about each. This is not, of course, an exhaustive list and I’m sure I’ve missed some great ones. This is simply what I’ve read and enjoyed over the years. Perhaps you’ll find a few new favorites, too.

It was in flipping through a relatively new book — Vegetable Kingdom, by Bryant Terry, out in February — that I stopped short on these potatoes with corn for several reasons: it’s a gorgeous dish. I love smash-fried potatoes (much quicker than smash-roasted, ignore any recipe that tells you otherwise) potatoes. The sweet corn relish looked amazing and I’ve apparently written “pickled corn” four different times on my spiraling To Cook list and hadn’t gotten to it yet. Terry’s spin — with minced hot and sweet pepper, sliced tomatoes, and cumin seeds — is far more nuanced than I could have dreamed up and I enjoyed the story of his maternal grandmother making this traditional dish eaten throughout the South, and storing in the larder for the winter. The spicy spring pea sauce provides a delicious contrast, and I love the way cooking for his little girls is woven into his recipes. The slow-cooked onion rings (not breaded, just caramelized) are very much my thing. Does this add up to a lot of cooking steps? Yes it does. Are they worth it? Absolutamente. If you make nothing else, make the corn relish because you’re going to want to put it on everything this summer, from toasts to tacos to salads. This recipe, like the entirety of the book, is real ingredient-focused vegan cooking with Afro-Asian flavors. It’s vivid and unrestrictive and it even comes with a playlist I bet you will enjoy it as much as I am.

Previously

Smashed Potatoes with Sweet Corn Relish

  • Porciones: 4 a 6
  • Tiempo: 2 hours plus an overnight brine
  • Fuente:Vegetable Kingdom, by Bryant Terry
Sweet corn relish
Spring green pea sauce
Smashed potatoes, onions, and assembly

Make the Spicy Spring Pea Sauce: Remove your peas from their pods. In a medium pot or saucepan, bring 1 quart water to boil over high heat. Add 2 teaspoons of the salt and gently pour the peas into the pot. Blanch until just tender, about 3 minutes, or up to 4 minutes if they were frozen. Drain the peas in a colander and rinse with cold water. Transfer the peas to a blender. Add 1/4 water to start, the remaining 1/4 teaspoon salt, the jalapeño, and the lemon juice and puree until smooth, adding remaining 1/4 cup water, 1 tablespoon at a time, if necessary (the mixture should be viscous but pour fairly easily from the blender). Pour the pureed peas into a serving bowl. Season more salt, white pepper, and lemon juice to taste.

Make the Smashed Potatoes and Caramelized Onion Rings: Fit a large pot with a steamer insert and fill with 2 inches of water. Put the potatoes and in the steamer, cover, and cook over medium heat until fork-tender, about 35 to 45 minutes, adding more water to the pot if necessary. Remove the potatoes from the steam and let cool for 5 minutes.

While the potatoes are steaming, warm 1/4 cup of the oil in a large skillet over medium heat until shimmering. Reduce the heat to low and add the onion slices, keeping them intact. Cook, gently stirring and flipping as needed for even cooking, until just starting to caramelize, about 30 minutes. Season with salt and set aside. Leave any extra oil behind in the pan.

On a clean work surface, gently press each potato with the palm of your hand to flatten it to about 1/2-inch-thick. Dejar de lado. Line a baking sheet with paper towels. In the same large skillet where you cooked the onion slices, add the remaining 1/4 cup oil over medium-high heat. Add half the potatoes in a single layer and cook until crispy and browning, about 5 minutes. Salt the potatoes, gently flip them, and fry for 4 to 5 minutes more. Salt the second side and transfer to the prepared baking sheet. Repita con las papas restantes.

To serve: arrange the potatoes on a serving platter, top with the onions and sweet corn relish, and season with pepper. Put the pea sauce in a medium bowl and serve it alongside the potatoes.


Stella's Sunny Lemon Bars

Another "what do I do with all this fruit?" moment inspired me to make Stella's Sunny Lemon Bars using the Meyer lemons I've got growing out back (yes, this is a Northern California #humblebrag). As advertised, they come out soft and rich, with a bright flavor as refreshing as a cold glass of lemonade. Not only that, but they take just about half an hour of actual work, start to finish (excluding the time it takes to pick the lemons you all have growing on the side of your house, that is).


Ver el vídeo: Katie Fforde 1x14 Un amor en Nueva York (Octubre 2021).