Nuevas recetas

Macro cervecerías vs. Microcervecerías: la guerra de la cerveza artesanal está oficialmente en marcha

Macro cervecerías vs. Microcervecerías: la guerra de la cerveza artesanal está oficialmente en marcha

Si Anheuser-Busch compra Modelo, ¿qué estará en juego?

los Adquisición de Anheuser-Busch de las marcas de cerveza Modelo de México (incluida su amada Corona) está inminentemente cerca, ahora que la venta ha superado un gran obstáculo regulatorio. Anheuser-Busch ahora tiene permiso para comprar hasta el 100 por ciento de las acciones de Modelo de la Comisión Nacional de Inversión Extranjera de México, pero aún necesita el visto bueno de las comisiones reguladoras de EE. UU. Pero si el trato por Modelo se concreta, advierten los cerveceros artesanales, la consolidación perjudicará a sus cerveceros artesanales, a lo grande.

Steve Hindy, de Brooklyn Brewery, pidió el caso de los cerveceros artesanales en CNN, y dijo que el "duopolio" de las grandes marcas de cerveza en Estados Unidos (que serían Anheuser-Busch y MillerCoors) tendría un gran impacto en la distribución y la venta al por mayor. Y si esta venta se concreta, Anheuser-Busch y MillerCoors controlarían el 80 por ciento de las marcas en los estantes. (Incluso esos cervezas que nadie bebe.) Y como Tom Philpott de Mother Jones resume, esas marcas quieren ese espacio. Y los grandes ejecutivos cerveceros están tratando de convencer a los minoristas de que la multitud de cervezas artesanales en los estantes en realidad está dañando el negocio; Philpott resume bien el argumento de las grandes cerveceras. "Los supermercados y las tiendas de la esquina pueden pensar que ganan más dinero al encontrar espacio en los estantes para las cervezas artesanales independientes, pero en realidad venden más cerveza y obtienen más ganancias al dejar las cervezas artesanales y quedarse con los gigantes", escribe Philpott.

Si las grandes cerveceras ganan, deja poco espacio para las cervecerías artesanales de Estados Unidos. Y a pesar de nuestro amor por las cervecerías artesanales, las 2,4000 cervecerías que existen solo representan el 6 por ciento del mercado total de cerveza de EE. UU. Bueno, si alguien puede enfrentarse al Goliat de la cerveza, son las microcervecerías.


Cerveza artesanal v Real Ale

Solo un pequeño prefijo, terminamos nuestra expulsión de la GBBF, este blog no es sobre nuestra disputa con CAMRA sobre nuestra asistencia que ha sido debatida a muerte. Esta es nuestra opinión sobre la cerveza real, el barril artesanal, las cervezas artesanales y el futuro de la industria cervecera del Reino Unido.

Según Camra & lsquoA principios de la década de 1970, acuñamos el término & lsquoreal ale 'para que la gente pudiera diferenciar fácilmente entre las cervezas procesadas insípidas promovidas por los grandes cerveceros y las cervezas tradicionales cuya existencia estaba amenazada. & rsquo Además que & lsquoReal Ale debe contener al menos 1 millón de células de levadura por mililitro. & rsquo

Según la Asociación de cerveceros y rsquos de EE. UU.: & lsquoUna cervecera artesanal es pequeña, independiente y tradicional & rsquo. De manera algo poco tradicional, definen la palabra tradicional como & lsquobrewing todas las cervezas de malta & rsquo en lugar de utilizar adjuntos.

Para nosotros, la distinción debería ser tan simple como la cerveza elaborada para el sabor versus la cerveza elaborada para el volumen. Independientemente del estilo de dispensación del método de producción, la cerveza artesanal se elabora para el gusto.

Definiciones fuera del camino, aquí están nuestros pensamientos.

1. Real Ale ya no significa nada. Craft Beer lo hace.

El término & lsquoReal Ale & rsquo y su definición ya no significan nada. CAMRA ha perdido de vista la industria cervecera y sigue imponiendo distinciones arbitrarias de 1970 & rsquos que ya no se aplican. Cerveza de barril es

& middot Enfriado, filtrado (para eliminar toda la levadura) y pasteurizado, por lo tanto, quitando y rsquo el producto

& middot Se elimina el CO2 natural y luego se carbonata a la fuerza

& middot Servidos fríos para disimular la falta de sabor

Sin embargo, con los barriles BrewDog, Thornbridge y Lovibonds, por nombrar solo algunos, este simplemente no es el caso. También es completamente falso para la industria cervecera artesanal de EE. UU., Donde el barril artesanal está liderando la revolución.

La producción de cerveza artesanal se ha movido mucho desde la década de 1970. Nuestras cervezas se fermentan a presión, por lo que el CO2 en la cerveza final se produce de forma natural a partir de la fermentación inicial. Luego, la cerveza se filtra muy ligeramente (a alrededor de 6 micrones, lo que deja levadura en la cerveza) y luego se empaqueta (sin pasteurización) antes de enviarla.

¿Esto la convierte en una auténtica cerveza? Probablemente, pero quién sabe realmente. ¿Y a quién le importa realmente? El hecho es que la cerveza ya no debe ser acondicionada en botella / barril o filtrada y pasteurizada. Ha surgido una nueva forma con la ola de elaboración artesanal que trasciende estas convenciones obsoletas.

Real Ale se centra exclusivamente en la cerveza re-fermentada en barrica o botella independientemente de su calidad o sabor. La cerveza artesanal se enfoca en ser jodidamente increíble independientemente de las reglas arbitrarias y las distinciones anticuadas.

2. Diversidad estilística

Hay mucha más diversidad estilística en la cerveza artesanal que en la real ale. Esto no quiere decir que no haya cierta diversidad estilística en la cerveza real, y estoy seguro de que alguien comentará sobre el momento en que encontraron un barril de 7.5% & lsquoimperial & rsquo stout en el Peterborough Beer Festival en 2007, sin embargo, en comparación con la cerveza artesanal épica. espectro, la cerveza real limita con ser un pony de un solo truco.

En el Scottish Real Ale Festival 2011, más del 90% de todas las cervezas exhibidas fueron entre 3.5-5% vol. El 85% de las cervezas eran amargas, suaves o golden ales. La World Beer Cup (los premios de cerveza más prestigiosos del planeta y rsquos) reconoce oficialmente casi 100 estilos de cerveza. En un típico festival de cerveza real en el Reino Unido, puede elegir entre solo 3. Es probable que cada uno sea más aburrido, fundamentalmente estable y más aburrido que el anterior.

* esta foto fue publicada por un bebedor de cerveza en nuestra página de Facebook.

La diversidad es lo que hace que la cerveza artesanal sea emocionante, atractiva y atractiva. Entra en un gran bar de cerveza artesanal y la gente disfrutará de IPA, saciando cervezas agrias, cautivadoras stouts imperiales, lagers debidamente envejecidas, monstruos envejecidos en barril, cervezas de frutas delicadas, cervezas de sesión con todo el sabor, cervezas estilo belga y mucho más. Todo ello aportando una inmensa gama de sabores y experiencias para el bebedor.

Los cerveceros artesanales no están restringidos por la tradición ni por el énfasis dominante en una gama limitada de estilos, sino que son completamente libres de seguir a su musa. En consecuencia, la ola cervecera artesanal internacional indudablemente está produciendo las cervezas más emocionantes que el mundo haya visto jamás.

La mayoría de las marcas de Real Ale parecen estar hechas en un vacío retorcido, desprovisto de gusto y lógica (Tony Naylor, The Guardian). Las referencias sexuales dignas de vergüenza, los clichés anticuados y los eyaculadores se estremecen y el diseño que induce a las muecas dominan tristemente la marca de cerveza real.

Compare esto con el envasado de cerveza artesanal y rsquos, que es a la vez relevante y carismático con los cerveceros artesanales emergentes del Reino Unido, como Kernel y Magic Rock, diseños icónicos que probablemente cambiarán las percepciones de la cerveza en el Reino Unido más que una Sheepshagger & rsquos Gold o Ginger Tosser.

4. La cerveza Full Flavor necesita carbonatación.

Realmente no nos importa en qué recipiente se transporta o almacena nuestra cerveza siempre que se agregue a la preparación de manera positiva. Si bien creemos firmemente en la carbonatación de la cerveza, adoptar una postura puritana que rechaza una cerveza basándose únicamente en la carbonatación o el barril solo sirve para empujar a la industria hacia atrás en lugar de hacia adelante. Diferentes cervezas se adaptan a diferentes tipos de dispensación. Las cervezas como las suaves o amargas se exhiben mejor en barrica, donde la cremosidad impartida compensa un poco la falta de sabor y cuerpo reales, mientras que creemos que las cervezas artesanales de sabor completo se adaptan a la dispensación de barril mucho mejor que la bomba manual. Sin embargo, para nosotros, las cervezas de sabor completo necesitan carbonatación para evitar que se vuelvan pegajosas o empalagosas en la paleta y ayudar a entregar el sabor a sus papilas gustativas de la manera más satisfactoria y encapsulante.

Y realmente no nos importa si ese CO2 proviene del acondicionamiento de botellas (como Sierra Nevada), la fermentación primaria (como BrewDog) o la cerveza se carbonata antes del envasado (como Three Floyds o también nuestras cervezas añejadas en barril).

También creemos que la cerveza debe estar fría. Más frío que el estándar de cerveza real de 13 grados. Sírvelo a 6 grados y deja que el bebedor lo abra y experimente la cerveza a medida que cambia la temperatura. No vamos a ser pioneros en una revolución cervecera en el Reino Unido con cerveza tibia.

De nuevo a Tony Naylor para dar la última palabra.

& lsquo¿El mayor enemigo de la cerveza real? Cerveceros británicos que inundan el mercado con cervezas marrones aburridas, constantes y fundamentalmente aburridas, en un espectro de sabor definido por Greene King IPA y Taylor's Landlord. Compare esto con Estados Unidos, donde las cervezas artesanales desinhibidas y desafiantes están floreciendo. & Rsquo


¿Cuánto cuesta una caja de cerveza? (52 Estados)

¿Alguna vez has intentado preguntar a tus amigos cuánto cuesta una caja de cerveza o cuántas botellas hay en una caja de cerveza? Aunque la mayoría de ellos beben cerveza y saben todo sobre su bebida favorita, probablemente se sorprenderá al darse cuenta de que la mayoría de la gente responde & # 8216twelve & # 8217 por instinto.

Sin embargo, el estándar incluye paquetes de cuatro, seis, doce, veinticuatro y treinta botellas o latas de 12 onzas (0,35 l). El estuche es una medida para 24 botellas o latas de cerveza, mientras que un estante incluye 30 de ellas. Veamos & # 8217s el precio medio de esta cantidad de cerveza.

Historia

Aunque la Vigésima Primera Enmienda permitió la elaboración de cerveza legal después de la Prohibición, muchos condados no la ratificaron por completo antes de la Segunda Guerra Mundial. Gracias a una campaña agresiva, la producción de cerveza aumentó aproximadamente un 40% entre 1941 y 1945, a pesar de solo unas pocas cervecerías activas.

En la década de 1970, el movimiento de la cerveza artesanal era fuerte, y el 14 de octubre de 1978 se promulgó la HR 1337. Legalizó la pequeña producción casera de cerveza o vino para consumo personal. Desde ese momento, cuando solo había 42 cervecerías en los EE. UU., Este número aumentó a 2.750 en 2012, incluidas las pequeñas e independientes.

El caso del precio de la cerveza

El costo promedio de la caja de la cerveza es significativamente diferente, dependiendo del estado en el que viva. Este precio cambia cada año, pero la cerveza es siempre la más cara en los mismos dos, incluidos Alaska ($ 31,21) y Wyoming ($ 26,68).

Debe pagar más de $ 21 por el caso en Hawaii, Montana y Tennessee ($ 22.25), Vermont y Pennsylvania. El precio de este producto es superior a $ 20 en Nevada, Oregon, Washington, Maryland y Texas.

En la mayoría de los estados, el precio del estuche oscila entre $ 16 y $ 19, mientras que los paquetes más baratos se encuentran en Illinois, Carolina del Sur, Nueva York y Rhode Island. Parece que los residentes de Illinois son los más afortunados cuando se trata de cerveza, ya que solo necesitan pagar $ 15.20 por caja.


Una instantánea de la ruta 66

Durante casi un siglo, la Ruta 66 ha inspirado a intrépidos aventureros y vagabundos sin suerte a salir a la carretera. Primero llegaron los fugitivos de Dust Bowl en busca de una vida mejor en el oeste. Luego, los soldados de la Segunda Guerra Mundial y los trabajadores de las fábricas recorrieron el mosaico de las calles principales, las carreteras estatales y los senderos rurales que unían Chicago con Los Ángeles. Por último, los habitantes de los suburbios de la posguerra y los guerreros de la carretera se apiñaban en coches relucientes y jalopies destartalados por igual para conseguir sus "patadas en el 66".

La industria artesanal de las atracciones en las carreteras que surgió para sacar provecho de la locura de los viajes motorizados dio paso a algunos de los puntos de referencia más peculiares del país. Muchas de estas maravillas siguen en pie, esparcidas a lo largo de las aproximadamente 2,400 millas de ruta entre los Grandes Lagos y el Océano Pacífico. Su pátina de décadas los hace aún más deliciosamente pegajosos hoy que cuando fueron erigidos por primera vez. En estas vistas notables se incluyen la (antigua) mecedora más grande del mundo, la torre de agua inclinada de Texas y Cadillac Ranch, por nombrar algunos.

El Camino Madre resistió períodos de guerra, depresión económica y disturbios civiles, pero no pudo sobrevivir a la obsesión de Estados Unidos por priorizar la eficiencia sobre el ocio. En 1956, cuando finalmente aceptamos que lamentarnos "¿Ya llegamos?" fue un rito de iniciación estadounidense, se lanzó una iniciativa para despedazar la Main Street of America.

Durante las siguientes tres décadas, las líneas rectas de asfalto se dinamitaron a través de los acantilados del desierto que durante décadas habían sido abrazados suavemente por desvíos serpenteantes y sinuosos. Los pasos elevados de asfalto de cuatro carriles reemplazaron hermosos puentes arqueados. Ciudades enteras fueron pasadas por alto por el sistema interestatal y se dejaron marchitar y morir como lúpulos desechados arrancados de la vid.

La Ruta 66 dio origen al concepto de "viaje por carretera", que se grabó para siempre en el alma y la topografía del país, pero todo lo bueno llega a su fin. El 27 de junio de 1985, la Ruta 66 fue desmantelada.


Jarro de cerveza

Las jarras de cerveza (y jarras) son un recipiente de cerveza por excelencia, incluso si no son ideales para el producto. Son un espectáculo familiar para los que no beben cerveza debido a su presencia, una vez común, en los bares y su ubicuidad en el Oktoberfest. Ahora muchas cervecerías ofrecen un club de tazas para los clientes habituales en el bar. Las jarras de cerveza vienen en una gran variedad de tamaños, ¡pero muchos clubes de jarras vienen en alrededor de 20 onzas y a veces tienen un descuento!


El auge de la cerveza artesanal en los Estados Unidos sigue creciendo, con casi 7.500 cervecerías artesanales y macrocervecerías solo en los Estados Unidos. Según las cifras de 2018 de la Asociación de Cerveceros, la cerveza es un mercado de 114.000 millones de dólares, pero su impacto va más allá de los dólares. La Asociación Nacional de Mayoristas de Cerveza (NBWA, por sus siglas en inglés) publicó un informe el año pasado titulado "La cerveza sirve a Estados Unidos", que expone el impacto económico de la industria de la cerveza en la economía. Según este informe, las cervecerías emplean directamente a cerca de 70.000 personas, con otros 2,1 millones de puestos de trabajo relacionados con la elaboración de cerveza de diversas formas, desde camareros hasta distribuidores. El mismo informe afirma que la industria de la cerveza por sí sola representa el 1,6% del producto interno bruto (PIB) total de los EE. UU., Contribuyendo con $ 328 mil millones al año. A modo de comparación, el PIB de Dinamarca en 2018 fue solo ligeramente superior a $ 352 mil millones.

No siempre ha sido así. A lo largo de la historia de la cerveza en América, ha habido períodos en los que la suerte de la industria cervecera se ha vinculado a la cultura de la época. Empieza por el principio, cuando elaborar cerveza no era un hobby, era una necesidad.

La elaboración de cerveza comercial llega a América del Norte, 1632

Comercialmente, la primera fábrica de cerveza en los Estados Unidos se estableció en New Amsterdam (ahora la ciudad de Nueva York) en Brewer Street (ahora Stone St.) a principios del siglo XVII. Fue inaugurado por la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, que había recibido órdenes de construir el área como un asentamiento holandés. La elaboración de cerveza comercial no era tan común en ese momento. La cerveza era algo que todos elaboraban individualmente, por lo que aún no era necesario que una entidad separada lo hiciera. Los holandeses fueron pioneros en la eficiencia del comercio. Un siglo antes, fortificaron el vino como una forma de enviar más, esperando agregarle agua cuando llegara a su destino. Construyeron cervecerías para asegurarse de que los pocos cientos de colonos de la isla pasaran su tiempo desarrollando la tierra sin tener que preocuparse por hacer cerveza.

Las cervecerías se manifestaron lentamente en todo el nuevo país a medida que los colonos se trasladaban más y más hacia el nuevo mundo. A medida que la población crecía, las cervecerías cumplían varias funciones. Inicialmente, cuando los colonos llegaban a una nueva ubicación, elaboraban por su cuenta. La mayoría de las estructuras nuevas tenían un lugar para establecer un área para la elaboración de cerveza, pero la elaboración de cerveza casera podría ser increíblemente peligrosa. Se produjeron muchos incendios al llevar todo a ebullición. Con una cervecería separada, la casa era un poco más segura. También trajo un impulso económico a la zona. En muchos asentamientos, las cervecerías y tabernas eran típicamente los primeros edificios allí, para alentar a las personas a detenerse en un área establecida o viajar a una nueva. La elaboración de cerveza comercial ayudó a fomentar el crecimiento de las colonias más allá de las costas y más profundamente en el nuevo mundo.

Melanio Salome Jr., vía Pexels

Beber cerveza en la época colonial (siglos XVII y XVIII)

La elaboración de cerveza comercial fue un negocio complicado de despegar. La mayoría de la gente puede hacer cerveza en casa. Muchos veían la cerveza como una alternativa más ligera al ron, el vino, el whisky y otras bebidas que consumía la gente. La mayoría de las cervezas que se disfrutaban en las colonias no superaron mucho el 3% o el 4% de ABV. No era raro que las mujeres y los niños disfrutaran de "cervezas pequeñas", cervezas elaboradas con lo que sobraba de una cerveza más fuerte para hacer una más débil. Por lo general, tenían menos del 1% de ABV y se consideraban una opción más segura que el agua. Los colonos bebían mucho más por persona de lo que consumimos ahora, pero consumieron lo que consideraríamos una cerveza de sesión en su punto más fuerte, o casi sin alcohol en su punto más débil.

Si la gente quería una cerveza mejor, probablemente tuvieran que obtenerla a través del comercio con Inglaterra. Las cervezas y los porteadores eran de buena calidad, pero eran mucho más caros que los disponibles localmente. El ron era mucho más barato y tenía más sabor. La sidra era otra opción popular entre los bebedores. Estaba disponible, ya que los manzanos y los melocotoneros se adaptaron bien al suelo en el nuevo mundo, lo que significa que la fruta era abundante. Los vinos baratos también estaban disponibles a través del comercio, lo que hacía que el vino fuera una excelente opción para beber.

A medida que se avecinaba la Guerra de la Independencia, la cerveza se volvió más difícil de conseguir en Inglaterra. Incluso si la gente pudiera obtenerlo, los verdaderos patriotas no bebían nada del otro lado del estanque. Solo bebían lo que se podía elaborar aquí, y varios de los padres fundadores comenzaron sus propias cervecerías o participaron en el suministro de materiales para elaborar cerveza.

Adolphus Busch a través de Wikimedia Commons

Lagers alemanas y Anheuser-Busch, cambian la forma en que bebemos - 1879

St. Louis se convirtió en un refugio para los alemanes que llegaban a Estados Unidos a mediados del siglo XIX. Con la afluencia de alemanes vino una explosión de cerveceros, la mayoría de ellos haciendo lagers. Hasta la década de 1840, había pocas o ninguna lager en los Estados Unidos. La cepa de levadura responsable de una cerveza lager, Saccharomyces pastorianus, no viajó bien a través del Atlántico. A medida que los viajes por el océano se volvieron más rápidos, fue posible traer cepas de él a Estados Unidos, lo que los inmigrantes de los estados alemanes estaban felices de hacer. Había docenas de nuevas fábricas de cerveza surgiendo en St. Louis, incluida una pequeña operación dirigida por un fabricante de jabón y velas, Eberhard Anheuser. Su negocio iba bien, pero no tan bien como lo hizo después de que su yerno Adolphus Busch se uniera a él para dirigir la cervecería. Adolphus buscó construir una marca nacional durante una época en la que toda la cerveza aún era local. Planeaba usar tecnología emergente para hacerlo. La estabilidad inherente de la lager se prestaba para viajar, siempre que se mantuviera lo suficientemente fría. Compró vagones refrigerados para trasladar su producto más allá de Missouri, refrescando esos vagones en las casas de hielo cerca de los patios ferroviarios. La pasteurización permitió a Anheuser-Busch distribuir su producto para ir de costa a costa. La compañía también compró cervecerías en otras partes del país, lo que facilitó el envío de su cerveza a destinos más al oeste. Estas ventajas tecnológicas hicieron de Budweiser la primera marca disponible a nivel nacional, inspirando a los competidores a comenzar a abrirse camino en todo el país.

El impacto de la prohibición (1920-1933)

De todas las industrias del alcohol que se vieron afectadas por la Prohibición, la industria de la cerveza tuvo uno de los peajes más masivos. La mayoría de las bebidas espirituosas tenían un mercado legal secundario creado para ellos en este nuevo mundo posterior a la 18a Enmienda a través de varias lagunas como recetas. La industria del vino tenía vino sacramental para ayudar a mantener en funcionamiento algunas bodegas, aunque no muchas, así como algunas otras lagunas que permitían a las personas hacer su vino en casa. Había una laguna similar para las sidras, en parte para agradecer a los agricultores por su apoyo, en parte porque la naturaleza no puede dejar de hacer lo que hace. Dejar un celemín de manzanas descubiertas afuera podría producir una sidra, pase lo que pase. Además, los licores y las bebidas espirituosas podrían pasar a fabricar disolventes, limpiadores o municiones similares. Al igual que con las bebidas espirituosas, se escribieron algunos guiones medicinales para la cerveza, pero no lo suficiente para sostener una industria que estaba en su apogeo apenas una década antes.

Durante los trece años de existencia de la Prohibición, poco más del 40% de las 1.356 fábricas de cerveza en funcionamiento a mediados de la década de 1910 todavía estaban en funcionamiento. Aquellos que lo lograron tomaron algunas rutas muy innovadoras para hacerlo. Se permitió elaborar menos del 1% de cerveza, lo que muchos cerveceros intentaron hacer con diversos grados de éxito. Algunos elaboraban extracto de malta para panaderos y partes de la industria alimentaria. (Aunque si el brebaje estuvo expuesto a levadura y algo de agua, puede haber el efecto secundario “desafortunado” de hacer cerveza). Con todo el equipo de refrigeración que poseían, muchas cervecerías pasaron a la industria láctea, haciendo queso o helados. Pero la Prohibición, combinada con la Gran Depresión y ambas Guerras Mundiales, todavía asestó un golpe a la industria de la que no comenzó a recuperarse hasta finales de la década de 1970. En ese momento, solo había alrededor de 100 cervecerías en los Estados Unidos, propiedad de un puñado de grandes empresas.

configuración de elaboración casera, a través de Wikimedia Commons

El regreso de la elaboración casera (1977-1978)

Aparte de unos pocos cerveceros atípicos, había poco para beber salvo lagers en los Estados Unidos en la década de 1970. En California, Anchor Brewing Company había resucitado la cerveza al vapor a principios de la década. New Albion Brewing fue fundada por un veterano de la Marina en Sonoma, CA, en 1976, cuando regresó y descubrió que Estados Unidos carecía de la diversidad de cervezas que disfrutaba Europa. Esta compañía inspiró a una gran cantidad de otros jóvenes cerveceros, como Jim Koch, Ken Grossman y Sam Calagione, a dar un paso por su cuenta, trayendo al mundo las entonces cervecerías independientes Samuel Adams, Sierra Nevada y Dogfish Head. Estos pioneros comenzaron a preparar y revivir porters, ales y otros estilos olvidados hace mucho tiempo, aunque sin el beneficio de probar las recetas en casa. Eso es porque hasta 1978, la elaboración de cerveza en casa era ilegal.

Las secuelas de la Prohibición todavía se pueden sentir en todo el país. Uno de estos vestigios era una línea en el código tributario que decía que solo el jefe de una casa podía elaborar cerveza, solo 200 galones al año, y estaba sujeta a impuestos. En H.R.1337, el 95 ° Congreso (1977-1978) enmendó este lenguaje, permitiendo que cualquier adulto en un hogar elabore cerveza libre de impuestos. Esta relajación de las restricciones llevó a que más cerveceros caseros probaran la cerveza artesanal, buscaran recetas y las probaran con amigos y familiares.

No es una coincidencia que a principios de la década de 1990, el número de cerveceras en el país casi se triplicara, llegando a 286 cervecerías en 1990. Tampoco es una coincidencia que las ales impulsaran el boom de la cerveza artesanal. Después de casi un siglo de dominio de las lagers, los bebedores de cerveza estaban listos para un nuevo sabor. Con todos los nuevos avances en tecnología, las cervezas se volvieron más fáciles de preparar y monitorear. Para una empresa nueva que busca ganar algo de capital rápidamente, las cervezas también proporcionaron un rápido retorno de su inversión. No es hasta los últimos cinco años que muchas cervecerías artesanales volvieron a hacer lagers de la vieja escuela. Muchos de los antiguos incondicionales, como Samuel Adams, Great Lakes Brewing Company, Brooklyn Brewing y Oskar Blues, todos han tenido lagers en su línea durante años, junto con sus otras ales (y han ganado múltiples premios para ellos, incluso en el NY Concurso Internacional de Cerveza, que se celebra cada mes de febrero). Si bien había una red clandestina de cerveceros artesanales que compartían recetas, el hecho de que pudieran practicar su oficio sin temor a ramificaciones fue el detonante del boom de la cerveza artesanal.

Craft Brewing Takes America (2010 - hoy)

K yryll Ushakov, a través de Unsplash

Muchas de las cervezas artesanales que se disfrutan hoy en día comenzaron en el sótano o el garaje de una cervecera casera, encontrando cualquier espacio que se pueda encontrar para elaborar cerveza. Por ejemplo, las cervecerías mencionadas anteriormente utilizaron las cenizas de la antigua industria cervecera para sus innovaciones. Great Lakes Brewing Company tomó un edificio del siglo XIX que anteriormente albergaba una fábrica de cerveza y lo convirtió en su sede, expandiéndose a otros edificios y revitalizando el área de la ciudad de Ohio en Cleveland. Samuel Adams, cuando se expandieron al medio oeste, compró una antigua fábrica de cerveza en Cincinnati para albergar su nueva operación. Incluso Anchor Brewing Company, la primera en traer la cerveza artesanal de vuelta a la corriente principal, comenzó en una antigua fábrica de cerveza. La cerveza artesanal no solo estaba revitalizando la industria, sino que también estaba revitalizando áreas de ciudades que estaban deterioradas o que habían visto días mejores. Construyeron comunidades a medida que construían su negocio (haga clic aquí para leer sobre cervecerías en iglesias abandonadas).

Esta comunidad de cerveceros ha tenido un gran impacto en la industria. La cerveza artesanal continúa creciendo en todos los sentidos medibles, según el Informe de crecimiento anual de la Asociación de Cerveceros. La cerveza artesanal registró ganancias en todos los ámbitos, aumentando su volumen de producción en un 4% y su participación en los ingresos totales en un 7% en 2018. Según otro gráfico de la Asociación de Cerveceros, el número de barriles elaborados se cuadruplicó entre 2008 y 2018.

La Asociación de Cerveceros reconoció la importancia de la artesanía para una comunidad y desarrollaron un sello para informar a los consumidores cuando compran un producto artesanal. Esto se creó después de que las corporaciones más grandes comenzaran a comprar cervecerías artesanales para mantenerse competitivas en el mercado. En una era en la que el acceso a la información y la transparencia sobre cómo se fabrica un producto ayuda a informar las compras de los consumidores, los bebedores de cerveza artesanal son particulares sobre la cerveza que consumen. Apoyar a las empresas pequeñas e independientes es importante, y beber local es importante. Muy parecido a cuando los ingleses empezaron a gestarse en este Nuevo Mundo.

Incluso cuando la industria del seltzer duro se acerque, esta era será conocida como una marca de agua en la historia de la cerveza. La variedad de cervezas disponibles para el público está en su punto más alto, y hemos llegado casi al punto de partida a donde estaban los primeros cerveceros en el siglo XVII: la mayor parte de la cerveza que puedo comprar es elaborada localmente por cerveceros profesionales, justo en el vecindario. Las microcervecerías se están convirtiendo una vez más en lugares para que las personas se reúnan, compartan las noticias del día y disfruten de un borrador con amigos.

¡Es hora de pensar en lo lejos que hemos llegado y lo lejos que puede llegar la industria cervecera!


Compañía cervecera de nivel sur en el lado norte

Southern Tier, con sede en Nueva York, se expandió al mercado de Pittsburgh con su cervecería y taberna North Side a principios de 2017. El establecimiento está configurado en formato de gastropub con un menú de comida completo, casi dos docenas de cervezas de barril (incluidas varias de Victory Brewing y Sixpoint que ahora son socios de Southern Tier), y también incluye creaciones locales exclusivas de Pittsburgh (consulte el Pittsburgh Speed ​​Date si está disponible, ya que es una colaboración entre más de una docena de cerveceros de Pittsburgh).

Nuestra visita fue poco después de la apertura, donde encontramos la cervecería llena un domingo por la noche temprano. Incluso con la multitud, un camarero que pasaba nos atendió en el bar y vio que no teníamos cerveza y quiso arreglarnos eso (también nos mantuvo llenos toda la noche). ¡Ganar!

Este es uno de esos lugares donde te perderás probando cerveza, ya que terminamos tomando seis pintas entre los dos, principalmente en el lado de la cerveza marrón y el lado afrutado del espectro (mientras que también probamos sorbos de aproximadamente cinco más a lo largo del camino). Los alimentos básicos son de la calidad que esperarías de Southern Tier, y algunos de los más inusuales, como Creme Brulee, realmente salen al reino extraño de una manera que extrañamente funciona (aunque luché por terminar todo mi vaso ya que el sabor es realmente fuerte). No estoy seguro de poder elegir uno que fuera uno de los favoritos del grupo, pero todos fueron buenos en general y hay algo que decir sobre ese tipo de consistencia con una lista de borradores tan grande.

Como tal, no tiene excusa para no visitar este, ya que Southern Tier literalmente tiene algo para todos.

Southern Tier Brewing Company está ubicada en 316 North Shore Drive en el lado norte.


10 cervezas terribles que contaminan la escena cervecera internacional

Un espectáculo horrible cuando marcas como Budweiser y Heineken están ocupando el espacio de las cervezas decentes.

En muchos países de todo el mundo, las cervezas artesanales están en aumento como microcervecerías, así como cerveceros aficionados que experimentan en una escala aún menor para su propio consumo. No solo porque sea divertido, no porque estas personas tengan demasiado tiempo libre, sino sobre todo porque cada vez es más difícil encontrar cervezas decentes y normales. La mayoría de las marcas más importantes de este mundo saben a un suave cóctel de orina de caballo mezclada con orina de cabra. Y para empeorar las cosas, estos grandes actores del mercado tienen la costumbre de comprar empresas más pequeñas, cambiar sus viejas recetas y hacer que sus cervezas también sean horribles. Es hora de exponer algunas de estas marcas de terror que le dan mala fama a la cerveza.

10. Foster & # 8217s Lager
Originalmente una marca de Australia, pero lo único que es realmente Down Under acerca de esta cerveza es que está muy por debajo de la línea de calidad aceptable. Si Foster & # 8217s Lager es el estándar para las cervezas australianas, es un milagro que un aborigen se haya convertido en alcohólico, a menos que realmente le guste el agua sucia de la tina de un refugio para perros. Los derechos para vender Foster & # 8217 están en manos de SABMiller (en todo el mundo) y Heineken (Europa), no casualmente dos de los grupos cerveceros más notorios entre los & # 8216Beer Nazis & # 8217.

9. Chang
Uno solo puede adivinar cuántas personas miraron con sospecha la etiqueta después de su primer sorbo de cerveza Chang. ¿Son esos dos elefantes del logo una broma cruel? Pero sin duda la orina de elefante es uno de los ingredientes menos preocupantes de esta sucia mezcla de Tailandia. Una encuesta mundial de 2014 mostró que el 95% de las personas, si tuvieran la opción, preferirían ser violadas en grupo que & # 8216Chang violadas & # 8217. Sin contar a los encuestados insociables ni siquiera al 100%. Por supuesto, acabo de hacer esta encuesta, pero podría ser cierto que Chang es realmente repugnante.

8. Coors
Esta cerveza de Estados Unidos sería un gran motivo para iniciar una nueva prohibición en este país. Con sede en Colorado, no lejos de las poderosas Montañas Rocosas, es un milagro cómo el agua de deshielo fresca y deliciosa puede convertirse en una infusión tan sucia de quién sabe qué. Hace que la historia de Jesucristo, que convirtió el agua en vino, parezca un truco de magia barato. Se rumorea que el nombre original no era Coors sino Floors, ya que su sabor recordaba a la gente el agua utilizada para limpiar los suelos de los establos de caballos.

7. Brahma
Esta orina de mono brasileña es propiedad de Anheuser-Busch InBev, un grupo cervecero que hizo más daño a la cerveza como producto en todo el mundo que la Luftwaffen a Varsovia. Pero más sobre esos tipos más adelante en esta publicación. Volvamos a Brahma. ¿Brahma? El término & # 8216drama & # 8217 era más apropiado para esta marca. Este brebaje repugnante hace que las favelas y la tala sistemática de la selva tropical en Brasil parezcan problemas menores en este país.

6. Rolling Rock
Otro ejemplo perfecto de por qué Estados Unidos tiene una cultura de cerveza artesanal tan floreciente. Marcas como Rolling Rock son prácticamente imbebibles. Al igual que Chang Beer, los productores de esta & # 8216pale lager & # 8217 parecen burlarse de los consumidores poniendo un caballo en la etiqueta. Nunca fue el término mear de caballo tan apropiado para describir una cerveza como el caso de Rolling Rock. & # 8216 Extra pálido & # 8217, afirma la etiqueta. Probablemente hubo un error en la impresora y debería haber dicho & # 8216 ahora con más orina & # 8217, pero ¿quién & # 8217 va a pagar por algunos miles de millones de etiquetas nuevas, verdad?

5. Pabst Blue Ribbon
Otra buena marca clásica americana. What they call lager can better be described as those rotten liquid leftovers at the bottom of a green container. Boy, do you need a strong stomach for this one. The name Blue Ribbon comes from the fact that in the late 19th century Pabst bottles had a small blue ribbon wrapped around them. Nowadays the same bottles should come with a good amount of yellow tape, so you can mark your own crime scene before drinking the content.

4. Corona
This beer is probably the main reason why Mexico by many is still seen as a Third World country. People in refugee camps just outside Somalia even joke that their situation isn’t that bad, since they don’t have to drink Corona. The fact that bottles usually come with a slice of lemon basically says it all. You know what other products have a touch of lemon? Dish soap and windex tissues. Personally I never tried to consume any of those products but I highly doubt they taste worse than Corona.

A Chinese Snow advertisement.

3. Snow
Given the English name you might not expect it, but Snow is actually a Chinese beer. Officially a lager but it’s probably safer to drink water straight out the Yangtze River. Or maybe this is part of China’s One-child Policy, since a few bottles of Snow must be able to cause infertility for both men and women. The perfect evidence to support the myth that Chinese people indeed do eat and drink just about anything.

2. Budweiser/Bud Light
The absolute symbol of the low quality of American macro beers. The next time you see a typical Hollywood cowboy ask for ‘a Bud’, just know that he is just another patriot who wants to show his manliness by drinking the piss of all national symbols at once: the American eagle, the mountain lion and the skunk, now in one handy little bottle. Bud Light is even worse. It’s the same piss mix, only more watery. At that’s not all. The beer group Anheuser-Busch InBev seemed to have made it their holy task to spoil the whole world with nasty beers, producing brands like Corona, Brahma, Stella Artois and Skol.

Heineken, the worst beer in the world.

1. Heineken
As a Dutchman myself, let me start by offering everyone who ever drunk a Heineken my sincere apologies. You were probably better off having a cup of unfiltered canal water in Amsterdam. The horrible taste of this brand through the years has been covered up by brilliant marketing strategies. Which foreign company was first to drop of a few beers after the American prohibition? Right, Heineken. Who was supplying the Japanese soldiers (the same who tortured thousands of Dutch people in concentration camps that made Dachau look like a 3 star resort) with beer during World War II? Right, Heineken. Who raised the prices per bottle on purpose to make the brand seem exclusive? You know it, Heineken.
These green bottles don’t even deserve to wear the word ‘beer’ on their labels. It’s polluted water with 5% alcohol, leaving for prices as if the Dutch king brewed it himself. And like the other major players on the international beer market, Heineken too is buying lots of nice old breweries that are struggling because they hold on to their original recipes. All over the world decent brands have been completely ruined by switching to ‘the Heineken Way’. Thanks a lot, you deserve your number one spot.

Sponsor Lords of the Drinks

Do you enjoy our website? Please help us by making a small donation, so we can continue to inform and entertain you with everything alcohol related. We promise we won’t drink all of the money. ¡Salud!


Which Beer App Should You Use To Track What You Drink?

There are about as many beer-related apps out there as there are different types of beer. Well, not really, but there’s a ton. From the gimmicky beer pong simulators and beer glugging apps to the hardcore beer brewers statistics applications, there’s really something for everyone. Just like beer! I’ve spent some time perusing the good, the bad, and the ugly of some of the more downloaded beer apps out there so that you don’t have to. My thoughts are below:

Untappd (Android, iOS, Windows Phone)

After playing with over 25 different apps, I really found Untappd to be the most useful, user-friendly, and all around well-built social beer app. Untappd lets you connect with Facebook, Twitter, and Foursquare friends and invite others via e-mail. The basic premise of Untappd is that you “check-in” whenever you sit down to enjoy a beer. You can rate it, upload pictures of it, and see who else in your social network also likes or hates the beer. You can also search for nearby bars, breweries, and beers which is especially helpful if you’re interested in trying some uncommon microbrews that are not widely available. The more you check-in, the more badges you earn, like “Newbie,” “Liquid Lunch,” and “I Believe in IPA!” The badges don’t really serve a purpose other than to remind you what a lush you are, but as a former Pokémon addict you “Gotta catch em all!”

36 obsequios y artilugios para quien ama las bebidas

One of my favorite features of this app is that you can look up “trending beers” and further filter by micro and macro brews that are trending. For instance, earlier this week The Concourse (part of the Gawker network) ran an article about Troeg’s Nugget Nectar. And sure enough, this beer was trending on Untappd. Using Untappd, I found what bars around me serve this beer, what other users think of the beer, and the other beers I should check out if I like Nugget Nectar.

One other small feature I enjoy about this app is the ability to connect with your brewers. For example, I checked in while drinking Bear Republic’s Racer 5 IPA, gave it a 4 Bottle Cap review (out of 5) and got a nice little note from the brewery itself. I doubt Anheuser-Busch would ever send me a similar message. Feeling connected to and appreciated by the people who make your beer is a nice bonus.

If I had to find a downside to this app, it would simply be that I’m not sure I need a reminder of what a drunk I am. I’m not a heavy user of the app, not yet anyway, but if you check-in frequently, your friends and family now have hard data that shows them how much of a degenerate alcoholic you are. Fortunately, you can still drink all the liquor and wine you want. Shhhhh, our little secret.

Beer Citizen (Android, iOS)

This app has a huge database of beers with detailed beer descriptions and user submitted reviews. It doesn’t really do anything that Untappd can’t do, but the depth and detail of reviews far surpasses what Untappd offers almost to a fault. A user can review a beer by its appearance, scent, taste, and mouthfeel. But within each of those categories there are literally dozens of additional fields you can review. These include things like heavy, frothy, oily, warming, acidic, effervescent, floral, citrus, pine, malts, dark, carbonation, head retention, the list goes on and on. For my purposes, this is just too much detail that I don’t find particularly useful – it’s also a bit overwhelming. I also don’t know how a beer can be both light and crispy and also heavy and creamy, but the way the reviews are laid out, this seems to be the case quite a bit.

Beer Counter (Android, iOS)

Pretty much just what it says. It counts how many beers you’ve consumed and can also tell you how much you’ve spent. You can change the amount of dollars per beer and also change the amount of currency. I suppose this could be useful for trying to split up a bill at the end of the night, but if you’re seriously using a counter to track your beer consumption for the night, you’re doing it wrong. There’s also an iOS version!

Beer?! (Android, iOS)

This app will just text your friends “Beer?!” so you can invite them out for a beer. I’d rather just text my friends. It’s easier than using this app.

BeerCalc (Android)

BeerCalc is really for more hardcore home brewers. With this application you can type in the original gravity and final gravity of the beer you made and the app will tell you things like the ABV of your beer and how many calories and carbs are in your beer per 12oz. It provides even more detail than that, but again this app is really not for the casual beer drinker and is only going to find use among serious home brewers. BrewR is a similar app, but after playing with both for a bit, BeerCalc seems a little more fleshed out and user-friendly.

TapHunter (Android, iOS)

This app has a lot of potential, but it’s just not there yet. TapHunter can tell you what beers are on tap at bars near you as well as what that bar has in cans and bottles and also beers that are “on deck.” Let’s say you’re a huge fan of some super rare Belgian Trappist Ale and you see that it’s “on deck” at a bar you like. You can figure out when it’s officially tapped and go enjoy it before they run out. Unfortunately, TapHunter’s database is just too small to be useful right now. I live in a part of Brooklyn, NY that has nearly an infinity amount of bars and the app only tells me there’s 3 bars within 3 miles of me. It’s useful for tracking those few bars, but not much else.

Any Beer ABV (Android, iOS)

Any Beer is the only app I actually paid for. It was only .99. The app is incredibly simple and has an enormous database of beers, telling you the brewery they’re from and the alcohol content they contain. I’m not sure I’ll ever get much use out of this app, but every once and a while I do find myself staring at a bottle of beer that doesn’t mention the ABV and more likely than not this app will be able to tell me what the alcohol content is. Pretty useful if you want to make sure you’re not accidentally drinking some 2.0% beer for weaklings or accidentally getting some 11.0% beer and thus blacking out faster than intended.

BJCP Android (Android, iOS)

BJCP, or Beer Judge Certification Program, is easily the most detailed app when it comes to describing different types of beer. This app is basically the equivalent of a giant study guide for people who want to pass the beer equivalent of whatever the top sommelier exam would be. Their database lists everything from light lagers and pilsners to meads and ciders. The categories are then even further subdivided and tell you, in excruciating detail, all about the beverage’s aroma, appearance, flavor, mouthfeel, ingredients, and history. If you want to homebrew a pale ale and make sure that your pale ale could win the equivalent of best in show at Westminster, then this app should be your guide. There’s also an iOS version!

Normally, Michael is a public health and legal consultant who primarily works with government clients evaluating health and social programs. He contributes to VinePair periodically to offer his poorly conceived opinions on many topics related to the alcohol industry.


NOLA Brewing Company

A Louisiana mainstay and the first brewery to operate in New Orleans since Hurricane Katrina, NOLA Brewing opened its doors in 2008 on Tchoupitoulas Street. For quite a while it stood as the one and only, but that didn’t mean NOLA (actually an acronym for New Orleans Lager and Ale) remained complacent. The brewery is continuously innovating and releasing new and curious takes on beer in its large two-story taproom with more than 20 draft lines.

After the 2014 taproom expansion, McClure’s BBQ took up permanent residence in the brewery, offering yet another reason to stop by for a pint and grab a seat on the large, inviting deck overlooking the Mississippi River wharfs. NOLA is also experimenting with sours and wild fermentation beers, including their aptly named Wharf series. In fact, a love and celebration of all things quintessentially New Orleans is what’s been behind the brand all along.

Although initially slow to kick off, Louisiana craft beer is growing rapidly and is increasingly diverse. Breweries are slated to open nearly every week for the foreseeable future and produce interesting, innovative styles, with talented folks collaborating to make unique regional brews. Experimentation in the taproom is key to providing new experiences for returning customers, but increasing distribution is also a focus in order to put a delicious brew within arm’s reach of any Louisianian.


Ver el vídeo: Cual es la mejor cerveza artesanal cual es la cerveza mas popular. (Octubre 2021).